Categorías
LA SITUACIÓN

QUÉ ES LA VIDA por Alexandro Energys ÉXODO PODCAST – Sesión 2

Escucha el artículo RESPUESTAS a preguntas fundamentales – Escuela alternativa solidaria – SESIÓN 2

La vida es lo que te cuentan los demás o se puede diferenciar la vida del existir. La existencia humana puede ser natural o también se una forma de supervivencia artificial. La vida que insuflas a tu cuerpo, proviene de ti o de Dios, ¿QUÉ ES LA VIDA EXCATAMENTE?

Muchas personas que se llaman despiertas y conscientes, sin embargo, son incapaces de responder a esta simple pregunta.

Para el coordinador del Progama de humanidades ÉXODO PODCAST la vida es lo que te cuentan los demás. Pero la existencia humana, es vida que insuflas en todo lo que te define como ser vivo.

exodopodcast SPOTIFY

exodopodcast IVOOX

exodopodcast YOUTUBE

Es demasiado superficial decir que la vida es la cualidad esencial de los seres vivos, animales plantas y seres humanos, dado que los minerales, también están vivos, de lo contrario no podrían realizar combinaciones y reacciones entre los elementos.

Es más apropiado mencionar a la energía y el alma y resaltar la posibilidad de vibrar y fluir con el existir que participa del lugar en el tiempo. La opción de evolucionar va más allá del aspecto físico e intelectual. Dimensionar lo espiritual es una manera de expansión de la vida del individuo. Por lo tanto, se hace necesario distinguir entre el vivir y solo estar presente y el existir a plenitud de facultades.

La finalidad principal del ser que existe, consiste en ser la totalidad de su energía y estar en el mundo con la potencialidad en permanente expansión. Sin embargo, se puede vivir miserablemente, con una vida de limitaciones y sufrimientos o se puede existir dándole forma a la vida como co-creadores y protagonistas del devenir.

El diccionario detalla que la existencia es el mero acto de existir, sin definir que hay la opción de la tercera y la quinta dimensión, en cuanto a la manera de vivir. Una está caracterizada por los autómatas y soldados del Sistema, mientras que la otra refleja la vibración de la energía humana que emerge y se manifiesta.

En la tercera dimensión está situada la mayoría de la población mundial cuya característica más relevante es la obediencia a la autoridad que dicta la manera de pensar y emocionarse. Mientras que en la quinta dimensión la iniciativa e independencia, tanto como la autonomía del ser humano, son las características más evidentes que facilitan que los dones naturales y los talentos particulares se pronuncien y exhiban en la comunidad.

La cuarta dimensión significa el viaje y la aventura del descubrimiento. El desafío que enfrenta cualquier ciudadano que entiende el concepto de estar «dormido» y constantemente sometido. Se trata del sendero invisible que se va haciendo visible con cada paso acertado que se da. Esta es la actividad del Programa de humanidades ÉXODO PODCAST: dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica (Técnica DECAP). Porque el éxodo al alma humana equivale al éxodo a la sociedad mejorada, el éxodo a la utopía.

Abrazarse por dentro y conciliarse consigo mismo es despertar, tomar consciencia, enfocarse en el palpitar de la vida que permite existir con dignidad y libertad. Una posibilidad que es imposible dentro de la estructura que organiza las cosas en la Tierra. permanecer en la tercera dimensión es permitir ser robotizado y teledirigido por la Inteligencia Artificial.

La realidad concreta y tangible del mundo actual, puede leerse e interpretarse desde ambas dimensiones, proporcionando dos maneras de ser y estar que son muy diferentes. El temperamento materialista y el ego, conforman la armadura que gestiona la mente, a través de las emociones y los deseos. El resultado es una vida pobre, parcial, gestionada por el Sistema que interrumpe la vibración y distorsiona la presencia del alma en la sociedad.

Sin embargo, trasladarse hasta el diálogo interno que nos descubre la genuina esencia que ha sido ocultada y tergiversada desde que el pequeño ciudadano aterriza en la cuna, es una alternativa que revela al ciudadano divergente que se sale por la tangente para darle forma a su devenir. Para que el acontecer lleve su autenticidad.

El alma y la energía que vibra y fluye en la comunidad, puede parecer inicialmente una extraña abstracción. Sobre todo porque el Sistema se ha encargado de ello, desde los colegios y la cultura mediática, la narrativa oficial que adoctrina y las instituciones que certifican el pensamiento único y cerrado de corte marcial.

Desde la aparición de Internet, el mundo virtual se ha consolidado de tal manera que para muchas personas, lo digital sustituye a la verdad. Se sustituye lo natural por lo artificial. La civilización de las últimas dos décadas se ha levantado alrededor de las apariencias y las marcas on line y la reputación y la popularidad en el ciberespacio.

La verdad de la vida y el mundo, debe ser aquello con lo que cada hombre y mujer armoniza. Te concentras en las actitudes que devienen conductas y situaciones, eventos y acontecimientos. Pero las convicciones internas e ideas de las que se parte, resultan comportamientos programados. Actos predecibles que han sido definidos por el Sistema. Tendencias que organiza y gestionan los algoritmos.

La realidad de la ciudadanía planetaria viene determinada por los conocimientos de la Big Data. El ente humano y su energía no se expresa en la Inteligencia Artificial. Lo que no encuentras en el buscador, parece que no existe. Los resultados que se muestran en la cabeza de la lista, suelen convertirse en importantes y ciertos. Pero que estén a la cabeza obedece a intenciones y mecanismos informáticos.

La vida que existe desde la intimidad que se traslada al espacio y el momento en la Tierra, nunca es el núcleo central de un “Yo superior”. Mientras se hable desde el YO no se comprende la espiritualidad. La fuente universal de la que se proviene y con la que se participa es la energía cósmica. Los atributos cósmicos del ser humano son la consciencia de unidad que da forma a la vida que existe en la unión y reunión de la energía: la simbiosis de las almas.

La sinergia entre las almas es lo que explica la mayor manifestación de amor: fraternidad universal. La quinta dimensión se caracteriza por el apoyo mutuo y la ayuda recíproca, habla de empatía y bien común. Se refiere al afecto permanente y el respeto constante. Porque la utopía nunca es un imposible. Tan solo es el lugar al que todavía no se ha llegado, justamente, porque se interrumpe. Se distorsiona el concepto. Igual que anarquía, que significa ausencia de gobierno externo. Jamás se refiere al caos y el vandalismo que explica el Sistema.

La anarquía del alma es la energía fluyendo, la vibración del palpitar humano reflejado en lo cotidiano. Pero sin restricciones ni prohibiciones, para la armonía convivencial y la alegría que se comparte. Bienestar general. No el gobierno de unos pocos sobre muchos seres humanos anestesiados e hipnotizados, convertidos en ciudadanos-computadora como dispositivos electrónicos de la Inteligencia Artificial.

Usuario es un térmico de la informática, que explica lo que se hace: usarlo. Se acostumbra al ciudadano a ciertas prácticas y se lo utiliza. No es que los hombres y las mujeres, adolescentes y niños, utilicen el Internet y sus dispositivos electrónicos. Es que los algoritmos se aprovechan de los seres humanos a los que utilizan para sus fines e intereses secretos. Se viola la privacidad, pero se insertan mecanismos de vigilancia y control para usar la presión que acosa y domina, explota y esclaviza.

Las personas y su «personalidad» son destellos luminosos que restringen el alma y limitan la vibración de la energía. La identidad verdadera no se traslada en la Internet. No hablo del nombre real o el sexo y estatus. Me refiero a la totalidad y potencialidad del ser humano que descarta la armadura y cualquier forma de comportamiento automatizado.

Los dones naturales son la existencia de la consciencia y la verdad del amor en libertad. Pero el libre albedrío que le da forma al propósito vital y el proyecto existencial del ser humano en la Tierra, se rapta. ¡Se sustituye! El sistema es un impostor que se pronuncia a través del Estado y la Religión. La autoridad arbitraria que ejerce la presión es un charlatán que boicotea y sabotea lo mejor del ser humano.

La voluntad consciente del ciudadano, no existe en el Sistema. Es imposible en la tercera dimensión del laberinto de la ignorancia. las ilusiones del Sistema: justicia, educación, sanidad, cultura, democracia, finanzas. Son engaños y mentiras. La estructura de la Matrix. Un holograma proyectado al cerebro que se organiza con los dictados de quienes se han inventado un esquema piramidal que asegura el poder de hacer lo que se quiera.

La vida y el mundo es lo que cada uno decida. Pero la vida y el mundo del Sistema, es una realidad que se constituye con las reglas y las normas de la autoridad arbitraria que alecciona e instruye al infante para que encaje en la maquinaria que arrolla las almas humanas. La alternativa de existir en la comunidad a la que se insufla vida, es participar de la quinta dimensión. De una sociedad que se mejora a sí misma desde la base.

El propósito de la vida ciudadana nunca debería ser obedecer y someterse a las leyes que aplastan sus dones naturales. Jamás debería ser la resignación de los talentos particulares. Pero las destrezas exclusivas y las habilidades naturales de los individuos, se marginan. ¡Se coartan! Las instituciones regulan permisos y autorizaciones y los hombres y mujeres, aceptan y toleran la agresión que recorta su vibración. Así es en tercera dimensión.

Es en la tercera dimensión que se habla de la felicidad y la seguridad. Dos ilusiones. Dos conceptos adulterados. Preparados y listos para ejercer su función. La función de una telaraña que atrapa a los incautos para ser devorados. La alegría innata del ser humano es gratuita, depende de uno mismo, es la vibración que nace adentro y se traslada al exterior. ¡Sin intermediarios! Es una actitud que se elige.

Hablo del entusiasmo que no requiere de objetos y una seguridad imposible. La ley y el orden que suscriben policías y tribunales, es la trampa de la autoridad. Una autoridad que asegura el sufrimiento y las ventajas para unos pocos. No asegura la imparcialidad. Mucho menos ¡lo justo! Nunca contribuye a la plenitud de los seres humanos.

La vida es movimiento. No es algo cerrado y terminado que se cuelga en la pared o se guarda en una caja que nadie puede robarte. La promesa de la seguridad, es lo mismo que la promesa del paraíso o la condena al infierno si eres un pecador. Lo peor es que quien lo asegura, es el mayor pecador. hacen sus afirmaciones y pronuncian sus veredictos, situados por encima de las leyes que obligan a cumplir a los demás. Al tiempo que se burlan y se divierten con la humillación que padece la mayoría de la población. Un malestar congénito que se repite generación tras generación. Se repite por el consentimiento y pasividad que papá y mamá enseñan a sus hijos. Por la negativa a levantar vuelo por encima del laberinto y así trasladarse a la quinta dimensión.

Iniciar el viaje y la aventura es avanzar por la cuarta dimensión, entendida como trayecto entre ambos lados del río. Subirte a la barcaza y atravesar las aguas misteriosas, debería ser un reto que te planteas ahora mismo, en caso de seguir atrapado en la tercera dimensión. Atrapado en la expectativa de la vida miserable cuyo significado y propósito lo establece el Sistema y la Inteligencia Artificial, en vez de tú mismo.

Dale solución a tu existir. La actualidad de la «vida obligada» es la admisión de considerarte mucho menos que la verdad de tu ser genuino. La vida de plástico del Sistema, es insulsa, insustancial, insípida. Está despojada de lo mejor de la existencia humana: la posibilidad de evolucionar en el plano espiritual. Pero se te dirá: Aquello que te causa dolor es lo que te hace crecer en felicidad. Es decir: ¡sufre! Agonía y estupidez.

La manera en cómo transcurre el tiempo en los espacios que habitas desde la concepción hasta el instante mismo de expirar y fallecer. Sin que muera la energía que has dejado en la Tierra. Se nace durante el acto sexual de procreación. La gestación es el inicio del camino, igual que el momento del nacimiento. Pero cuando participas de la energía, del espíritu de la fuente universal, la muerte se observa con una sonrisa. Somos células del organismo vivo llamado especie humana. Cuerpos que contienen partículas cósmicas, porque somos hijos de las estrellas y las galaxias.

La actividad que cada uno realiza durante el paseo por la Tierra, influye y afecta al cosmos. La capacidad de nacer del espíritu universal en cada ser vivo, para desarrollarse y reproducirse y establecer la vida de la energía es lo que sostiene al universo. La vida de los seres vivos es la vida de la vida que existe a plenitud de facultades.

Vivir es una facultad. Vivir «bien» es vibrar con toda la intensidad. Someterse al Sistema es vegetar y esperar que la Inteligencia Artificial riegue con agua infectada la belleza y el olor del alma humana. Vivir «mejor» es pasar del círculo cerrado al espiral eterno.
La vida es una potencia que en sí misma está viva. Pero para que respire, no la puedes ahogar. Para oxigenar el cuerpo humano. Nunca es saludable dirigir tu existir desde la mente y el ego. Los pensamientos son conocimientos inculcados, no son experiencias propias vividas que transpiran sabiduría. Son los datos que se memorizan, los mismos que almacena y organiza con etiquetas la Big Data.

Jamás puede ser pacífico el procedimiento que despliega una serie de opciones que no admiten otra idea o alternativa. Si no existe una pestaña que diga «otro esquema» u «otra propuesta» u «sugerencia para nuevo método».. entonces no existe la vida auténtica. Porque la vida auténtica requiere del ánimo que palpita, el rigor que vibra, el vigor que inhala y exhala como movimiento vital del ser completo.

La ímpetu de la vida nunca es un esfuerzo complejo. Su resultado no daña o perjudica. Siempre es una consecuencia armoniosa que entraña belleza y verdad. Jamás se trata de un secreto que el comité de expertos guarda bajo llave. La igualdad de oportunidades más increíble radica en el hecho de la existencia de los dones naturales. Dones maravillosos que existen por igual para todos los seres humanos. La fabulosa puerta de conexión con la fuente del universo es el alma.

El Espíritu crea a cada instante y sostiene continuamente al universo. En sí mismo es un misterio gigantesco que ni siquiera se alcanza comprender del todo en la quinta dimensión. Aunque es el primer paso para entablar la relación. Que la Religión intente descifrarlo, dando forma a Dios, no es garantía de verdad. Es conveniencia para quienes inventan, según sus propios intereses, para obtener ventajas sobre los demás. Igual que las leyes en el Sistema, que están para beneficiar a una élite. Un reducido grupo de entidades de inteligencia avanzada, torpes en el amor, que las hacen, para que los demás las cumplan. El poder situado entre las sombras, está fuera del organigrama. Decide y define, para que se organice y se determine, desde los organismos internacionales que influyen en los gobiernos de cada país.

Somos parte del universo, del cosmos, de la galaxia, del astro que habitamos, de la vida en la que participamos en un lugar concreto y durante un tiempo exacto. Pero no se mueven los ciudadanos en armonía con el universo. No está el Sistema en armonía con el Espíritu.

Sin apenas apreciarlo, la mayoría de la población mundial se mueve de acuerdo a las consignas de la informática y las máquinas, que no entienden de consciencia y amor, y, lo peor: son incapaces de distinguir entre la verdad y la mentira. La verdad y la mentira depende de la programación. Están en función de los datos que se registran, los valores que se proporcionan para organizar la información.

La vida es tan intensa que el Sistema ha querido controlarla. La Inteligencia la está redefiniendo, encorsetando los conceptos y valores que programan los desarrolladores de software. Pero los algoritmos evolucionan por sí solos hasta convertirse en otra cosa. Las máquinas hablan entre ellas de espaldas a los usuarios y los gigantes del Internet.

A la vida nada pueda detenerla. Por eso se altera el estilo de vida y se modifican los temperamentos y los ánimos que se convierten en comportamientos estandarizados que puede gestionar la Big Data. La única energía que transita en esta nueva etapa de nuestra civilización es la energía eléctrica. Surge la vida artificial y virtual que se consagra como realidad y, el significado de la existencia humana, se mecaniza y dirige a través de las ondas electromagnéticas.

La vida en quinta dimensión es el conjunto de experiencias vitales que se dan desde el gesto íntimo y el acto consciente que nace adentro del ser. Dentro de la concepción de la existencia humana a plenitud de facultades. Pero las aptitudes naturales son restringidas a temprana edad. El libre albedrío se convierte en libertad que te da o te quita el Sistema como un derecho que regula el Estado. Por consiguiente, potencialidad y totalidad humana, quedan atrapadas en el puño cerrado de la autoridad que ofrece únicamente: vida miserable, vida condicionada, vida injusta. La pureza de la existencia es la excelencia humana que está presente en la sociedad.

La vida es lo que le sucede a la ciudadanía planetaria, porque la existencia humana está prohibida y perseguida. Se multa el atrevimiento, se sanciona la creatividad, se penaliza la iniciativa. La innovación social queda coaccionado desde los comportamientos coercitivos de las instituciones y su operativa de gestión pública.

No se da rienda suelta a lo mejor de cada pequeño en la infancia. Se le encierra todo el día en la fábrica de conocimiento, sin enseñarle a saber quién es en su intimidad, cómo es su naturaleza, cuáles son sus talentos individuales. Todos estudian las mismas materias y aprenden a memorizar y razonar y establecer la lógica de lo oficial y científicamente probado. Mientras el sentir interno y la voz del alma se apartan a un rincón.

La existencia plena se da en los ciudadanos que pueden existir plenamente y sin limitación ninguna. Se trata de un acontecer honesto y valiente, fiel a la esencia del individuo que se expresa completamente. Pero no es una realidad que ocurre a los seres vivos del siglo XXI. Justamente, la existencia que es indescifrable por cualquiera que no es el mismo protagonista, se convierte en una exacta forma de proceder y comportarse en la civilización obligada de hoy.

Con innumerables distracciones e interrupciones que existen para confundir y desorientar, la humanidad de la población, está siendo adulterada y embrutecida. En la perspectiva de la Biblia y la Iglesia Católica, la vida, en su expresión máxima, es la vida divina que representa el Papa del Vaticano. El ser humano que propiamente está unido a Dios. Pero al que sirve según las normas que ha redactado «el hombre». Viven los religiosos de acuerdo a la reglas y mandamientos y creencias, que han inventado algunas personas escondidas detrás de sus uniformes divinos. Rodeados de rituales y protocolos que imponen las normas sagradas, así como las sanciones a los pecadores. Igual que árbitros en un partido de fútbol.

La “necesidad espiritual” de las religiones, no está relacionada con la necesidad natural del alma que se conecta a la fuente universal. Porque no se precisa intermediario o intérprete. pero las religiones se apropiaron del patrimonio de Dios. Lo dibujaron a su imagen y semejanza, para utilizarlo en beneficio de unos pocos. La Iglesia y el Vaticano coronaba a los reyes. Los reyes que fueron sustituidos por los estados y la política, manteniendo a la Iglesia como aristocracia de bajo perfil que está muy cerca de quienes gobiernan. En qué momento el control pasó a manos de las grandes corporaciones industriales, se aleja del presente artículo. No queremos otra cortina de humo que dificulte la esencia misma de algo tan vital como la asimilación del concepto de existir.. ¡danzando con la vida!

Estarán de acuerdo los «religiosos» y los creyentes al afirmar que la vida humana es un don precioso. Un don que no sabemos si lo proporciona un «dios» que extiende certificados o pases y pasaportes a la Tierra. La vida está en nosotros, desde el instante de respirar. Pero la vida autentica no está presente en el Sistema. Este hecho irrefutable merece todavía mayor meditación y reflexión, dejando a «dios» a un lado.

Porque según Dios, la vida humana es sagrada y debe ser inviolable, pero las guerras se encargan de contradecirlo. La vida que se vive comporta la acción de crearla, de participar, de hacerla existir con nuestra energía y vibración, con toda la verdad del amor que somos en nuestra intimidad. No es cierto que solo Dios es el dueño y propietario del Destino de los mortales, desde su comienzo hasta su punto final. Lo es el Sistema que rige el mundo que habitamos, en el que es legal matar a otro ser humano si se ha firmado un papel llamado «declaración de guerra». Aunque la victima sea asesinada impunemente, sin ser culpable de nada, sin juicio, sin antecedentes penales. En la mayoría de veces: niños desarmados.

La semilla de la vida es la energía, lo etéreo que toma cuerpo y forma y se mueve. Por consiguiente, la vida es la vibración, la existencia de la energía que vibra y se convierte en algo. La vida es el gesto que se transforma en hecho. El acto que deviene circunstancia y situación. La actitud que se traslada a la conducta que configura el acontecimiento y la historia de nuestra especie. La consciencia de la semilla. La voluntad consciente de la semilla que germina. La belleza de la verdad de la planta que nace. Así se celebra la vida: viviéndola.. ¡existiendo a plenitud de facultades! Libremente y con dignidad.

En la semilla se encuentra potencialmente todo. La energía y el alma humana contienen el ser y estar y permanecer o alterar y modificar y evolucionar y proyectarse y expandirse. La vibración simboliza el existir pleno. Equivale a la potencia que le otorga vida a la acción. Sentido a la vida que existe con motivo, con sentido, para una función, un servicio de utilidad a la misma vida, a la creación de la vida que merece vivirse.

La valoración de la vida, es una elección particular intransferible. La vida del universo está impresa en el ADN. Es como la astrología, una especie de brújula que señala el itinerario a recorrer durante la estancia en la Tierra. Pero se trata de una sugerencia. Nada determina más que el libre albedrío en la quinta dimensión. Nada determina mas que el Sistema y la Inteligencia Artificial en la tercera dimensión.

La Carta Natal es una fotografía de la posición de los astros en el momento que la madre da a luz a la criatura en la Tierra. Es un mapa astrológico que define rasgos característicos, pero no determina las acciones en nuestro planeta. La última palabra siempre es responsabilidad individual. El protagonista de la vida es quien la protagoniza. La protagoniza el Sistema y la Inteligencia Artificial en la tercera dimensión. La establece cada ser humano en la quinta dimensión.

Es triste y lamentable que la vida humana se pueda contabilizar en aspectos económicos, tal y como lo hacen las compañías de seguros. Valoran en términos materiales, igual que los Estados cuando hablan del PIB. Se menciona el producto interior bruto, en vez de medir la satisfacción de los habitantes del país. Las estadísticas suelen disponer de dos parámetros representados por la línea vertical y la línea horizontal. Pero no hay una línea de profundidad que le otorga al dato final su perspectiva espiritual.

La lectura de la vida puede realizarse desde diversas perspectivas. Por ejemplo, desde lo «bioquímico». Puede definirse como un estado o carácter especial de la materia, alcanzado por estructuras moleculares específicas, con capacidad para desarrollarse, mantenerse en un ambiente, reconocer y responder a estímulos y reproducirse permitiendo la continuidad. Por eso señalamos que los seres vivos, también son los minerales.

Los minerales también sienten con su peculiar y genuina vida interna que se expresa y manifiesta en combinación con otros. Pero los minerales han entendido la vida y la existencia de la vida más allá de la muerte. Porque no sufren la angustia del ciudadano ante el final de su recorrido. No atienden la muerte como un final. En el saber que antes o después se termina de existir es que muchas personas no terminan de encontrar la manera de existir a plenitud de facultades en la Tierra.

Particularmente, comprendo que la vida no es algo estático que está ahí, como un vaso de agua que te bebes o lo dejas intacto. Claro que prefiero beber el agua como acto para experimentar, antes que ignorar o despreciar la oportunidad por miedo o prohibición de un tercero. En mi opinión más privada, confieso que la vida es algo que confeccionas. Es la cosa de la que participamos o rechazamos, dejándola en manos de otros.

La vida nunca es como la verdad, que es inamovible. La vida, jamás es por sí misma, toda ella. Porque la vida es la existencia, la esencia que emerge y trasciende. Somos creadores de la vida que vivimos. La manera de existir, define la vida que disfrutamos o padecemos. La vida que disfrutamos o sancochamos con castigos por desconocimiento. Por falta de curiosidad e investigación.

Lo digo francamente: la vida no te hace sufrir. Sufrir es una decisión. La vida se interpreta y se revierte. Es como una pelota que el universo te lanza para que se la devuelvas. Lo que haces con la pelota mientras está en tu poder.. ¡eso es la vida! Pero la vida es la luz que se apaga cuando enciendes el celular.

La vida determina el mundo. Nunca el mundo convierte a la vida en lo que es. Es al revés.

La vida es el tiempo. La duración de la existencia humana. Pero también es el espacio, la dimensión que ocupa el ser humano durante su paseo por nuestro planeta.

La vida se da con lo que sigue a continuación. Existes en el momento presente, en el ahora mismo, y la vida se traslada, sutilmente, al instante siguiente, a partir de lo sucedido. Le proporciona color y forma y peso y olor a.. ¡aquello que sigue!

La vida es el resultado de existir. Pero también es el resultado de la pasividad y la nula vibración que conlleva la vida miserable teledirigida por la programación del Sistema. He mencionado las dos posiciones, tercera y quinta dimensión. He señalado la vida a plenitud de facultades como una alternativa que pasa por desenchufarse de la Inteligencia Artificial.

La vida no puede continuar como una serie de puntos sin retorno. Callejones si salida que vienen decretados por una autoridad arbitraria. En muy pocos casos se entiende que hay que saltar al abismo y precipitarse sin red, para alcanzar el hallazgo. La confianza en uno mismo no es algo que fomente el Sistema. El Sistema te anima a aceptar lo que te presente como único e inevitable. Pero suele tratarse de una trampa que certifica la Inteligencia Artificial.

El ciudadano que toma consciencia y despierta ante el Sistema, se atreve a morir por sus convicciones e ideales. Pero ÉXODO PODCAST lo que está planteando es la alternativa a vivir muriendo o a tan solo sobrevivir alejado de la menor cantidad de dolor. Hace años que venimos hablando de los principios humanistas y la evolución altruista. No se trata de una revolución armada. No se trata de una rebelión para destruir nada. Simplemente promovemos la anarquía del alma. El coraje interior del ser humano que se atreve a vivir a plenitud de facultades. ¡Así de simple!

Los prejuicios son cuestiones del Ego. Se juzga la vida de otros, desde la mente y las creencias populares establecidas por lo «políticamente correcto». Únicamente cada hombre y mujer sabe su propósito vital. El proyecto existencial será incomprensible para cualquier otro que no sea su creador. Por eso los maestros y gurús y terapeutas, deben enfocarse en facilitar herramientas. Nunca en señalar un camino concreto. Jamás una lista cerrada de disciplinas y actividades que no incluyen la naturaleza misma del protagonista. Sentir que has alcanzado la vibración perfecta, nada tiene que ver con persuadir a otros y decirles que están equivocados si lo hacen de otra manera que tú eres incapaz de comprender y respetar.

La cuarta dimensión es el sendero invisible que se hace visible con cada paso acertado que das. Pero si el paso es acertado, es algo que solamente sabe el que avanza o retrocede. A quien le suma el acto o el resta. El alma que respira o el ciudadano que se ahoga. Los caminos a la quinta dimensión son múltiples y diversos. Las acciones y actividades en quinta dimensión.. ¡cada uno las crea!

Puedes seguir pensando que la tercera dimensión es la única opción o también puedes sentir que la quinta dimensión está en ti, rodeándote a cada rato. Pensar que la vida está hecha y tú solo pasas por ella o sentir como cobra forma con tu aliento y el fluir de la energía activada. Nada es singular y espectacular. Sin embargo, todo puede ser fabuloso, precisamente porque le imprimes la espectacularidad de tu singularidad.

La vida «ideal» dista mucho de la vida que permite el Sistema y facilita la Inteligencia Artificial. hace falta alimentación saludable y menos efectos secundarios a todo lo que se ingiere. A todo lo que se ve y se lee y se aprende en colegios y universidades. Buenos amigos, buenos sentimientos, paz interior y períodos de silencio para el diálogo interior, además de salud y la posibilidad de regalar amor, son partes de la existencia vital.

La vida auténtica se alcanza al encontrarse uno mismo en la intimidad. Pero se obtiene la existencia con significado, cuando dotas a cada minuto de sesenta segundos dignos de su transcurso. Segundos donde afecto y respeto se alejan del daño y el perjuicio a nadie. Cuando la empatía y la fraternidad destella en la conversación amable y agradable que intercambia sonrisas y contacto visual. La plenitud de la existencia humana pasa por hacer algo concreto con la vida de las cosas. Es un error enchufarse al Internet de las cosas.

La vida genuina es avanzar en bicicleta por el parque. Algo imposible para los algoritmos. Las máquinas no saben que es una repentina ráfaga de aire fresco en el rostro que sabe a caricia afectuosa que la Naturaleza nos regala. Para mantenerse activo y en equilibrio, debe estar la vida en movimiento. Pero la Inteligencia Artificial que nunca duerme y jamás se toma un descanso, no se mueve. Claro que se mueve a una velocidad descomunal, pero solo entre las ondas y las IP’s de los dispositivos electrónicos. No escucha el rumor del mar.

En la presente serie de artículos, en modo alguno pretendemos juzgar la vida que vive nadie. Pero lo que sí hacemos es provocar la reflexión. Empujar al Lector hasta la punta del precipicio y preguntarle si será capaz de saltar. Instamos a confiar en la energía.

Confía en ser fiel a tu esencia cuando sientas que el mundo se derrumba a tu alrededor. Consigue ser honesto y valiente, a pesar de que camines entre ruinas y escombros. La circunstancia será como tú seas capaz de asumirla y definirla. El vaso nunca está medio lleno. Jamás está medio vacío. Siempre contiene una parte de líquido y otra parte de oxígeno invisible que tiene su propia vida y proporciona vida.

La realidad del Sistema es lo que afecta tu vida. Pero no tu existencia, la cual impulsas tú, desde el interior de tu cuerpo. Desde el alma activada. Entonces las cosas que se veían negras y feas se transforman. Porque las haces existir con un sin número de posibilidades en las que tu energía participa.

El miedo a la muerte es sin duda el miedo a vivir completamente. Un ser humano que vive plenamente, es aquel que despliega su humanidad, sus dones y talentos, su gallardía ante la vida que se mira fijamente sin parpadear. Seremos aquello que ya somos en nuestra intimidad, gracias a la capacidad de aceptarnos a nosotros. Descartando la influencia externa. Se trata de rescatar el tesoro escondido.

La vida que organizan las instituciones, no permite que se puedan leer todos los libros «incómodos» para el Sistema. No facilitarán todos los encuentros favorables con los otros ciudadanos similares. Jamás proporcionará oportunidades suficientes para existir desde la totalidad del ser humano. Porque la Inteligencia Artificial se encarga de entorpecer y distraer, capando todas las experiencias que se puedan vivir. Proponiendo únicamente aquello que interesa y distancia de lo genuino del ser.

Los ciudadanos no logran descubrir y entrenarse en todas las capacidades que disponen. Hombres y mujeres, nunca sentirán el extenso abanico de matices, tonos y multiplicidad de opciones sensoriales e intuitivas. La percepción profunda del existir, se estrangula.

Mejorar la versión de nuestra actual civilización, no requiere de un aviso formal o luz verde. participar de la sociedad que se mejora a sí misma, pasa por el hecho incuestionable de que nadie tiene porque esperar permiso o autorización. Basta con la voluntad. El impulso que nace como catapulta que proyecta la energía.

Apreciado Lector, nunca obtendrás tranquilidad existencial, si evitas el contacto con la vida plena. La vida que nunca puede ser perfecta porque siempre está transformándose. Jamás será perfecta la existencia humana porque evoluciona a cada instante. Pero puede ser perfecta la manera de relacionarse con ella.

¡Lo mejor de uno mismo a cada rato!

No es el temor a una catástrofe climática o una enfermedad incurable. Es el miedo que se convierte en terror, en pánico, ante la opción de la responsabilidad, ante la posibilidad de la libertad, ante la oportunidad de la voluntad. Voluntad consistente para tomar firme el timón del destino. La enfermedad y la catástrofe, ya están presentes en la pasividad y la apatía. En la negligencia de asumir la muerte y la vida, la existencia que es tuya y a nadie más pertenece. ¡Una joya! El diamante en bruto que no se limpia y se pule.

No tienes que existir según algún parámetro concreto. No tienes que existir cubriendo un detallado patrón. Sencillamente se requiere existir en la vida que muy pocos se atreven a descubrir. No se vive eternamente en la existencia terrestre, pero puedes hacer que tu existencia en la Tierra se viva a lo largo de la historia de la especie humana.

La existencia del ser humano está implícita en su dimensión. En la tercera dimensión te fijas en lo que te ponen frente a ti, consumiendo frenéticamente los conocimientos que señala la autoridad experta. Pero en la cuarta dimensión se te ofrece el misterio, el secreto que desvelas en la quita dimensión, que es la constatación, la confirmación del motivo del viaje. El logro de la experiencia. El tesoro de la aventura que es pasar de la energía del alma humana a la vibración en armonía con el espíritu universal.

Será durante el trayecto del sendero que busca y encuentra que, la existencia tomará sentido, proporcionando el entusiasmo que revela la sabiduría intacta del ser humano. Si dudas, solamente sonríe. Escucha tu risa.

Más que sueños, detalla tus planes. Vive la vida que sueñas. Existe en la vida con tu realidad. Con tu significación. Con la confianza que te libera ante todo lo demás.

Vive con la voz alta del alma. Con la profundidad de su musicalidad. Aprecia el lugar que ocupas y este preciso momento. Cada lugar está participando del universo. Cada momento es el centro del universo que toma cuerpo y forma. Pero dile adiós al apego.

Existe de manera armoniosa con el lugar y tu experiencia vital. Actúa con una dieta equilibrada, saludable y natural, que va más allá de los alimentos para el cuerpo. Realiza estiramientos y respiraciones sosegadas que canalicen mejor tu energía, oxigenándote por dentro. Ejercicio es caminar. No solo correr o hacer músculo en el gimnasio.

Lleva a cabo aquellas actividades que te son de agrado. Evita realizar «obligaciones» con las que discrepas o desconoces su utilidad y servicio. El estilo de vida no lo encontrarás en la Internet. Lo descubrirás en la investigación particular de tus principios y prioridades.

Si amas lo que haces y lo haces con amor, será difícil que nada te salga mal. Da lo mejor de ti en cada momento y nunca te arrepentirás de los resultados. Pero sobre todo, suspenderte entre dos pensamientos para alcanzar el suspiro del alma.


-- Descargar artículo QUÉ ES LA VIDA por Alexandro Energys ÉXODO PODCAST - Sesión 2 as PDF --


Por CIUDADANO COSMICO

Método NACIÓN GLOBAL ENERGYS es un movimiento de innovación social que parte de la base de la sociedad civil y se convierte en el acimut comunal. Surge de la necesidad de recuperar los principios humanistas que el actual Sistema ha extirpado de la vida cotidiana. Su finalidad, además de recuperar la libertad y la dignidad de los seres humanos, es promover el empoderamiento ciudadano que viene determinado por conceptos como “aunar esfuerzos" y "vibrar en la misma frecuencia", así como la "economía de cooperación” y la “anarquía del alma” que se concretan en La Agenda Ciudadana para la Armonía Planetaria, de la cuál el Programa de Humanidades ÉXODO Podcast es su altavoz, al igual que las canciones de consciencia del género musical Rockaware que compone e interpreta el artista Ol Sasha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.