Categorías
NUESTRA CIVILIZACIÓN

Capítulo 2 Libro-PDF ACIMUT acceso a la plenitud individual y colectiva


-- Descargar artículo Capítulo 2 Libro-PDF ACIMUT acceso a la plenitud individual y colectiva as PDF --


NUESTRA ÉPOCA NOS PONE A PRUEBA

Hay seres humanos que dibujan la historia de nuestra especie con amor y delicadas líneas descifradas en sus almas, como verdaderos artistas de la vida, y, sin embargo, hay unos otros pocos, muy pocos, que entorpecen el devenir de la especie humana, como bárbaros que imprimen la realidad cotidiana. Son muchos los que sienten la verdad en su intimidad, mientras padecen las agresiones de parte del tirano de turno.

El dictador con delirios de grandeza mesiánica, por qué lo consigue. Hoy se logra una civilización de obligaciones y angustias y mezquindades y sufrimientos. Unos pocos desalmados imponen, mientras que el resto padece las consecuencias de su desvarío, ¿por qué? ¡Simple! Porque la mayoría de la población, sigue imaginando e intuyendo, en vez de plasmarlo en los actos que devienen situación y circunstancia.

Los acontecimientos que se imponen, a los que obliga una autoridad desquiciada sin ápice de bondad, son los que son y están donde están y pasan como pasan, por la pasividad y el exceso de fe y esperanza de la ciudadanía planetaria. En vez de la acción trepidante del apasionado comprometido con la responsabilidad de su existencia a plenitud de esenciales propiedades, la mayoría se conecta al Internet o mira hacia otro lado, cruzados de brazos. ¡Miedo!

Absurdo miedo aniquilador que es peor que la oportunidad de salvarse. Miedo que debe sustituirse por la confianza y la honestidad que devienen coraje y acción trepidante: compromiso y responsabilidad.
¿El ciudadano puede vivir sin arrodillarse?…

El ser humano debe vivir sin doblegarse ni traicionar su energía, su esencia genuina, ese palpitar intimo y particular, que bien puede transformarse en regalos preciosos a la comunidad. Todos somos de valor y disponemos de nuestra perla. Ese granito de arena que contribuye a la playa. A la playa limpia.

Pero en vez de adorar su esencia y energía capaz de vibrar en sociedad, la mayoría de ciudadanos idolatran al gurú o el líder, al uniforme y la insignia, el certificado oficial y el arma legal, los ídolos de barro que se constituyen en algoritmos y dictadura digital.

Se arrodilla la población ante un Sistema corrupto, maligno, deplorable. Rechazando su mejor versión, su identidad genuina y autentica que habla de amor y verdad, belleza y libre albedrío. Un libre albedrío que puede ser voluntad consciente, en vez de sumisión y aceptación de obligaciones inhumanas que provienen de una autoridad arbitraria.

Con lo fácil que es mirarse al espejo y verse reflejados, en vez de buscar un referente a quien copia e imitar o simplemente, seguir. ¿Por qué no seguir los dictados de la propia alma?

Seguramente porque casi nadie los escucha. Pocos los atienden, en ese huracán de tendencias coercitivas y creencias populares diseñadas para traicionar el sentir interno. Con lo simple que es trasladarse al otro lado del espejo y observarse en su totalidad. Comprender la potencialidad desde la quinta dimensión que se aleja de la prisión que es la dualidad de la tercera dimensión.

Atender y entender los principios humanistas, es una decisión intransferible. Una manifestación de la propia divinidad del ser humano mediante su desarrollo y expansión. Un principio es una idea que nunca será ídolo o ley. Jamás será una obligación o una imposición. Siempre será consecuencia del emerger de tu identidad, la constatación de tu individualidad que si parte del alma, será verdad y bondad, amor y belleza.

Sin principios humanistas, ¿hay un destino? ¿Existe un rumbo? La consciencia de unidad y la fraternizad universal, así como el bien común y la alegría compartida, son el destino, los pilares del rumbo que dan como resultado la sociedad mejorada.

El ciudadano encuentra sentido en el Proyecto ACIMUT porque detalla la respuesta al Sistema obsoleto que ha configurado un mundo determinado por el abuso de un poder protagonizado por las armas y la violencia. Sin embargo, el verdadero poder radica en el alma humana, está en los dones singulares de los hombres y las mujeres y en sus talentos particulares que son habilidades y destrezas que bien pueden sumar a la comunidad.

Ese arrodillarse ante Dios u otra clase de ídolo, equivale a traicionar la propia divinidad y ceder al espejismo, en vez de participar de la fuente universal mediante ese conducto y canal inequívoco que es la energía que no se restringe, si no que emerge y se proyecta con un propósito vital que le da sentido al proyecto existencial. Esta es la capacidad de acimut comunal que deviene útil herramienta para los habitantes del territorio que transgreden el Sistema para corregirlo y ofrecer a las nuevas generaciones un modelo de armonía convivencial.

Basta de seguir buscando, enredados en la infinidad de conocimientos que están siendo teledirigidos, programados, fabricados y orquestados para llegar al confuso y desorientado. Al ciudadano afectado por la influencia externa a su palpitar íntimo. Encontrar, sin embargo, es estar alerta despierto, consciente, con el alma al descubierto y vibrando con intensidad sin extraviarse en las distracciones. Entonces el sendero invisible se hace visible con cada paso acertado que damos desde la firmeza y el compromiso.

Encontrarle sentido a la vida le dota al existir significado. Pero ese significado nadie te lo puede explicar. Tan sólo uno mismo puede descifrarlo. Es un misterio que sin embargo, no es un secreto. Está ahí. Es una verdad inconmensurable.

Nunca será en los datos ajenos, los que otros suministran o los que proponen las máquinas. Desde el silencio se atiende la voz interior, la voz del cosmos (fuente universal).

Jamás serán los relatos de otros o las profecías antiguas o los veredictos oficiales de un Estado, como tampoco los mensajes que aseguran algunos provienen de las estrellas o los hermanos celestes. En el éter inmediato está la voz que es tuya y mía. Es de todos. Sin dueño se expresa para que se convierta en palabra y hecho, evento asombroso si proviene de la pureza. De la esencia que no ha sido adulterada o envenenada.

Toda historia que es la propia vida que se transforma, equivale a la vibración honesta y valiente. Allí donde la autoridad ha dado las consignas oficiales que devienen las piezas de anclaje al Sistema, a la maquinaria que engulle la humanidad de los seres humanos, es que da comienzo la traición. La deslealtad a la energía tanto como la opción de la plenitud.

Fíjate en los detalles que no encajan, en los matices que no concuerdan, allí donde hay que empujar para insertar las cosas para que cuadren y funcionen, surge una inarmonía que tan sólo la sensibilidad percibe. Una incomodidad que deviene angustia y sufrimiento que se camufla con vicios y depresiones y medicamentos. Pero los seres humanos en estado natural, nunca caen en doctrinas. Jamás se dejan atrapar en un auto suicidio consentido y compartido.

La guerra es la perversión de la mente y el ego, la separación de la misma vida, del amor, la consciencia, la energía. ¿Por qué está en guerra el ser humano consigo mismo?

Que alguien pretenda ser dueño señor y, que alguien acepte ser un sumiso esclavo o un ciudadano obediente, a sabiendas del daño y el perjuicio, es un delirio gigantesco que se ha dado desde la educación infantil, desde los conocimientos que han sido la doctrina del autómata de nuestra civilización. Por ello las escuelas alternativas y las asambleas ciudadanas y un «humanizar la autoridad» desde la Democracia Pura y la Política Vanguardista, porque es tiempo de corregir y devolver el sentir al transcurrir del trayecto existencial en la Tierra.

No te arrodillas ante la energía, participas de ella, la sientes adentro y la compartes, participando con el espacio que ocupas. Te arrodillas ante el uniforme y la insignia, la ley y la autoridad que chantajea y abusa para obtener obediencia. Nunca se trata de una devoción natural. Sin embargo, cuando comprendes que se participa del mundo pacífico cuando la dinámica de la espiritualidad creativa se aplica al espacio inmediato, ocupas tu lugar en el cosmos, en el planeta, en la historia, en el devenir de la especie humana.

La mente, únicamente tiene valor y es de utilidad en las tareas técnicas y los aspectos de lógica y razonamiento, sin embargo, es un absoluto estorbo para el proceso de la vida que se pretende con significado y destino. Porque hay motivaciones del alma que no caben en las ideas y los pensamientos, provienen de la intuición y la percepción sutil que conecta la propia consciencia a la consciencia universal y la fuente de la energía cósmica.

Pero el Ego que ha fabricado el Sistema desde el temperamento materialista y ese «tener y acumular» para sentirse alguien importante. El Ego que se identifica a través de los objetos y las posesiones, es quien cava la tumba del alma y sepulta la humanidad del individuo que se convierte en computadora ciudadana, camino del transhumanismo y el metaverso.

La energía radica en lo profundo de cada uno de notros y, se convierte en palabra y acontecimiento, cuando logras que vibre, que se expresen los principios humanistas, que se manifiesten los dones y talentos que hacen de nuestra individualidad una comunidad rica y plural. Será el diálogo interno y el debate colectivo lo que logra, gracias al ACIMUT, la agenda ciudadana transgresora para la consecución de una convivencia armoniosa en un espacio plagado de afecto y respeto y empatía, donde la ayuda mutua y el apoyo recíproco plasman la evolución altruista que demanda la época actual.

Pero el SISTEMA y el Gobierno Central Global y el entramado de estructuras que organizan la vida del mundo, de espaldas a los ciudadanos, traicionando la humanidad de los hombres y mujeres, continúan articulando un esquema perjudicial y dañino que restringe y silencia, anula y rechaza lo mejor de cada individuo: su libre albedrío.

Al final, todo es más simple de lo que nos imaginamos, pero se tergiversa y se hace complicado para que existan los intermediarios y los intérpretes, porque en en mundo de la superación personal y el desarrollo y el coaching hay mucho negocio montado. Mientras la Iglesia y las religiones te señalan «Amarás a Dios sobre todas las cosas» al creyente se le escapa el detalle. Será al sustituir la palabra «dios» por energía que las cosas se ponen en su lugar. Será en la intimidad que, al comprender la energía, verás que es lo mismo que la vida y la consciencia y el amor y la libertad. Pero hace falta pudor y decencia, lucidez, percepción, intuición.

Cuando lo entiendes, los colores obtienen mayor intensidad y, las formas, son más flexibles y ágiles. Será al sustituir el significado de caos que el Sistema le otorga a la anarquía. Porque la anarquía no es el vandalismo y el pillaje en las calles. Es la ausencia de una autoridad ajena a uno, es decir, la expresión de la voluntad genuina y la preponderancia del libre albedrío como punto de partida.

Importa.. averiguar.. ¿Quién tiene la culpa? Puede ser muy culpable, quien constituye su propia servidumbre voluntaria. Puede ser muy culpable, quien dedica su vida a someter al resto de sus semejantes. Sin embargo, nunca se trata de culpabilidad. Jamás se trata de señalar con el dedo. Siempre es una cuestión de responsabilidad. De asumir los actos y confirmar si están dentro o fuera de los principios humanistas.

La vida miserable no es culpa del gobierno tirano o la dictadura digital. Siempre tiene que ver con la actitud que deviene en conducta. Con las convicciones que se respetan o se adulteran y se traicionan. Con la intimidad que se abandona para que otros la envenenen hasta que se pudra. Elegimos. Decidimos. Cada uno de nosotros, porque no hacerlo, apostar por la fe o la esperanza, es una forma de pasividad que es una elección que se decide en la privacidad de uno mismo. Que nos empujan, nos mienten, nos engañan y nos manipulan.. ¡cierto! Pero eso se resuelve con tomar posición en los lugares donde se redactan las normas y las reglas. Así de fácil es. Que nadie me diga que no le interesa estar en política.

No puedes NO comunicar. Aún en silencio, el lenguaje corporal habla. Una sonrisa, un gesto, una mirada. Todo dice cosas.

No puedes «no estar en política». Desde el momento que eres un ciudadano dentro de un sistema político, estás afectado por la política y, puedes participar o ignorar la oportunidad de participar, pero hagas lo que hagas, te mojará igual que la lluvia, a menos que dispongas de un paraguas. ACIMUT es el paraguas que te protege del abuso de la autoridad arbitraria.

Los hombres y mujeres, ya sean adultos o jóvenes o ancianos, pueden someterse voluntariamente a los designios de otros, renunciando a su libertad o.. pueden tomar el control de sus vidas y participar de la sociedad que se mejora incidiendo en las escuelas alternativas, las asambleas ciudadanas, los plenos de los ayuntamientos, con portavoces de la política vanguardista que devuelve la pureza a la democracia y la humanidad a la autoridad. La solución existe. La oportunidad está. El Método ENERGYS se extiende en la comunidad, como puente entre la sociedad y el gobierno del pueblo.. para el pueblo.. por el pueblo y con el pueblo en ambos hemisferios conectados.

En el principio, nunca fue el Verbo, porque el verbo deviene en la palabra y el lenguaje simbólico que la mente trabaja. Así comienza la sutil trampa que separa el alma de la fuente misma de la existencia humana. Podríamos vivir sin hablar, tan solo con gestos. Quizás se hubiera dado la telepatía. El principio siempre ha sido la energía, la vibración de la energía que pasa del éter a lo manifiesto, igual que una idea se transforma en algo físico. Lo que permite al animal racional ser consciente de sí mismo, no es la mente o el cerebro. Es la vibración del alma que crea el espacio y el tiempo. Es la intuición que deviene percepción y sensación, una especie de certeza que no pasa por la mente del ego. El ego está construido con los conocimientos que el Sistema inserta en el niño que llega a la cuna y la escuela y el mercado laboral donde la trampa del dinero lo empuja y lo obliga, siempre, ha desatender la potencialidad innata que como ser humano contiende de manera innata.

Immanuel Kant aseguró que “El hombre es el único animal que necesita un amo para vivir” pero eso es para justificar la autoridad, ya sea de Estado o la Religión. La frase no puede pronunciarse así “el ser humano es el único animal que necesita un amo para vivir” dado que entonces, no sería humano. Si es un animal, significa que solo es consciente de la manada y la especie, nunca de sí mismo y jamás de la propia identidad que lo diferencia de los demás. La humanidad autentica, implica la consciencia de la energía, es decir, del libre albedrío.

Lo que significa ACIMUT como estimulo social, tiene que ver con el poeta y místico Antonio Machado, quien apuesta por vivir en libertad con su «Caminante no hay camino, se hace camino al andar». Esta es la premisa de ACIMUT. Planteamos algo nuevo, distinto, alternativo, divergente, sin precedentes. Para que los seres humanos no lleguen al umbral de la muerte con una sensación de haber estado viviendo un vida que no era la suya. Para que se den cuenta en el aquí y el ahora de la fabulosa oportunidad de corregir y re-escribir la historia de nuestra especie. Conectando con ese palpitar genuino de la existencia a plenitud de facultades. Viviendo con la peculiar inocencia del infante. Sólo así se alcanza el trayecto existencial, el proyecto vital, el sendero invisible que se hace visible. Porque el acertado paso es la inocencia que no sabe nada del miedo o la autoridad. Esa inocencia que es atrevimiento y desafío ante la adversidad.. ¡por curiosidad! Por el anhelo de experimentar la vida y descubrir su singularidad.

La sensibilidad nunca está en la mente. Jamás hay intimidad en lo mental, eso radica en lo profundo del alma. La sensibilidad es bondad. La bondad es sensibilidad. Pero esto tan obvio, se corrompe en la mente y los pensamientos sugestionados y condicionados por la programación y las etiquetas y los prejuicios inculcados desde niños.

¿Has probado a estar un día entero sin pensar?.. Me refiero descartar las señales que llegan de afuera. Sólo inmerso en el silencio que revela melodías maravillosas. Datos extraños y mensajes francamente recónditos y de difícil asimilación, por no poderse comprobar y contrastar desde lo científico y lo mental y lógico de la razón.

Los animales reaccionan, son impulsivos. La conducta racional, no reactiva en el ser humano, sin embargo, es una característica. Pero no es la Totalidad. Se trata de una capacidad, fruto de un trabajo intencional y sostenido en el tiempo, pero jamás equivale a la potencialidad total del ser humano. El detalle es que el ciudadano pasa a ser «animal» impulsivo, en el momento en el que hay miedo de por medio. Se reacciona a un temor, que a menudo, ha sido inventado, creado para darle forma al miedo.

Pero el 95% del miedo es irreal. Está fundado en los pensamientos compulsivos, intermitentes, teledirigidos, que son orquestados por los ingenieros sociales del lado oscuro del Sistema. La razón y la lógica son una posibilidad del animal parlante, pero no son todo. De hecho, el mayor inconveniente de los avances tecnológicos y las computadoras y los algoritmos es que son datos, conocimientos que se insertan. Sin que el factor imprevisto o espontaneidad o creación e inventiva, existen, de facto.

Es cuando «te arrancas la cabeza» y te suspendes entre dos pensamientos que la plenitud surge de repente como el sol luego de la borrasca y los chubascos. Claro que se puede vivir sin miedo. Por supuesto que se puede vivir sin tantas palabras y lenguajes y símbolos. De hecho, me relajo en la Naturaleza. Pero estoy excitado y estresado en la ciudad donde la contaminación visual y acústica me acosan por todos lados. Además del influjo de las ondas electromagnéticas que afectan negativamente a quienes desde la sensibilidad y la vibración energética operamos a diario. El lenguaje se tergiversa y las mentiras quedan opacadas por el engaño que viste la verdad con feos ropajes que sólo mente y ego entienden.

Desinfectarse de la preponderancia de la mente y el ego, desenchufarse de la programación y la influencia mediática, desconectarse de la tecnología y los efectos secundarios de la ausencia de abrazos y caricias por exceso de pantallitas.

Los ciudadanos-computadora son autómatas biológicos perfectamente controlados a través de la tecnología que de ninguna manera pueden llamarse seres humanos. Cada día que pasa serán más y más robots zombificados, a menos que tomemos las riendas de nuestras vidas y, te guste o no te guste, tal circunstancia pasa directamente por lo que se llama POLÍTICA. Pero ACIMUT le otorga al vocablo su genuina esencia: el arte de hacer posible aquello que es necesario.

El clasifico mecanismo: Problema-Reacción-Solución, se mueve en lo global y la Geopolítica y los organismos internacionales que trituran la soberanía de los gobiernos. Pero lo legitimo de «lo local»: el amor al vecino, la solidaridad con el residente, la comunicación con el habitante que comparte el territorio, desde ACIMUT, logra coherencia en las interacciones que favorecen las relaciones saludables y pacíficas, garantizando la integridad humana y espiritual de los ciudadanos. ¿Te interesa?

 

PLANTEAMIENTO AUDAZ QUE REDEFINE

Puedes salirte de un colegio, de una asociación, de un partido político, de la consulta del médico. Pero nunca puedes salirte de la sociedad. Sobre todo si resulta de la estructura de organización de un Sistema que la determina. Sin embargo, la sociedad debe ser la expresión de su ciudadanía. El resultado de las relaciones e interacciones entre los seres humanos. Por ello el acimut comunal se hace relevante y definitivo en una civilización de obligaciones desde la dictadura digital y el globalismo totalitario que manda sobre los gobiernos de los países. Ha llegado el momento de tomar el control del propio destino desde la soberanía individual y la legitimidad de una comunidad centrada en los principios humanistas que aportan virtud, ética y transparencia a la gestión pública.

Hablar del acimut comunal es hablar de libre albedrío y, hablar del libre albedrío, es hablar de TODO. Nada puede concebirse, si no es desde la verdad, desde la dignidad, con el amor en el palpitar y el compromiso en la responsabilidad. Ningún tema de la vida, y, de la vida en el mundo, puede abordarse con alegría y serenidad, si no es desde la libertad total y absoluta dispuesta para la plenitud del ser humano. Todo lo demás son versiones parciales, lamentables. Alteradas por la censura o la ignorancia elegida por negligencia. El presente contenido es para individuos honestos y ciudadanos valientes dispuestos a ser intrépidos y auténticos en la época que así lo demanda.

Son tantos los grupos de disidencia del sistema y los movimientos por la libertad que al menos, podrían encontrarse un par de recomendaciones o estrategias coherentes para combatir el asedio del globalismo y la dictadura digital, sin embargo, desafortunadamente, no es así. Por ello animamos a descubrir las respuestas y soluciones que nacieron en las comunidades naranja.

La situación 2020-22 es una reconfiguración del mundo casi total, a excepción de China y Rusia. Consideren la posibilidad del totalitarismo como una verdad incómoda, pero a continuación, no se encojan de hombros, pensando que no hay nada que un ciudadano común pueda realizar. Uno más uno más uno.. coordinados, son seres humanos ingobernables, si aplican la Ley Natural.

Los globalistas controlan los bancos centrales y la creación de dinero, así como los organismos internacionales que inciden en los gobiernos de los países. Los globalistas están en las corporaciones industriales y disponen de influencia en los gigantes del Internet. Eso deja fuera a los hombres y las mujeres comunes, sin embargo, son precisamente los ciudadanos quienes utilizan el dinero y compran los productos y se relacionan desde la red de Internet y obedecen las reglas que a menudo, son manipulaciones directas del carácter ciudadano.

Por consiguiente, la situación está así en la actualidad, pero no significa que siempre tenga que estar así o que pueda empeorar, mientras la población mundial se conforma y mira hacia otro lado haciendo ver que no pasa nada grave. ¡Sí! Sucede algo terrible: la dignidad y el libre albedrío, están siendo asesinados. Sin embargo, algunos seres humanos que salieran a la calle con la campaña «brazalete naranja» ya están reunidos en ecoaldeas y demás composiciones estratégicas dispuestas para responder con la solución que nace como herramienta del pueblo, para el pueblo, y con el pueblo.

Los que fabrican el dinero, por supuesto, tienen fondos ilimitados que controlan, para que la escasez afecte a quienes les interesa: la población mundial. Pero si la población mundial deja de utilizar «ese tipo de dinero» y deja de comprar los productos del supermercado y deja de utilizar la telaraña de algoritmos que restringe el amor y la verdad, entonces, los seres humanos disponen de una oportunidad para existir desde los innatos signos exactos.

Los gobiernos tienen a los políticos títeres de la vieja guardia que han traicionado al pueblo para corromperse y corromper el sistema y la democracia. En todos los gobiernos del planeta, fácilmente pueden verse hoy, más que nunca antes en la historia, que los tentáculos envenenados del totalitarismo perverso, están presentes en los principales medios de comunicación y propaganda, buscando formas de seguir engañando y programando a la población. Hay instituciones repletas de expertos que están constantemente creando crisis y conflictos, bélicos o económicos o sanitarios o ideológicos, para que el clima de miedo y desorientación y confusión y angustia, esté presente en los hogares ciudadanos. ¡Una vergüenza!

Pero todavía hay una parte más sombría. Porque las maneras en como, desde hace más de dos años, las cada vez más sofisticadas formas de secuestrar la energía y potencialidad innata de los seres humanos, está siendo restringa a marchas forzadas y con impoluta indecencia, para terminar de dilapidar los derechos individuales fundamentales. ¡Ultraje!

Se cierne sobre nuestras cabezas la guillotina del globalismo y, con la paciencia de Job, la resignación amenaza con contagiarse en la ciudadanía planetaria. ¿A nadie le interesa el devenir de nuestra especie?
Porque nos interesa a un grupo de seres humanos que promovemos el movimiento de innovación social denominado «sociedad mejorada» es que redactamos estas líneas para quienes han despertado y tomado consciencia y, además, quieren comprometerse en resolver, corregir, salvar, enmendar. Dado que la herramienta del acimut comunal es una oportunidad colosal.

A ti, apreciado lector, te decimos que lo más denigrante y peligroso, es comprender que las élites del establecimiento del Nuevo Orden Mundial, utilizan la organización estructural del Sistema como la arquitectura para un complot que tiene tintes de genocidio. Ya sea el fallecimiento indirecto, como el asesinato de los derechos humanos y las libertades inalienables que están dinamitando.

Se agrede al público todos los días, a todos los niveles, salvo a quienes unidos y reunidos en las comunidades naranja, levantamos una muralla territorial y abrimos el paraguas jurídico de la Ley Natural, de manera que la ficción jurídica se cae, se desvanece el holograma y, los muros del laberinto de la ignorancia, desaparecen. Hacen falta enseñanzas válidas y, de ahí es que surgieron las Escuelas Alternativas Solidarias.

La pericia (maña) particular de los hombres y las mujeres, rápidamente se extendieron y originaron las Asambleas Ciudadanas que, ahora, disponen de su portavoz político en la POLÍTICA VANGUARDISTA de la democracia pura. Estamos impulsando una «autoridad humanizada» que regule las relaciones entre los ciudadanos y coordine las reglas aprobadas por todos desde la unanimidad de la necesidad y nunca más por el capricho interesado de un gobierno central instado por «los de arriba».

La política de «la vieja guardia» queda arrinconada en esta nueva etapa de la transición a una nueva Era para los seres humanos que se desembarazan de la vida miserable y la esclavitud. Hombres y mujeres con sus almas activadas, aplican la dinámica de la espiritualidad creativa de efectos prácticos inmediatos. El ACIMUT es la alternativa al actual sistema de control y dominación para la explotación. Se trata de una herramienta útil con vocación de servicio basada en los principios humanistas.

No se trata de vencer al enemigo. Se trata de relacionarnos con aquellos hombres y mujeres con los que tenemos afinidad y, desde la visión de la sociedad que se mejora a si mismas desde la base, recorrer el sendero invisible que se hace visible a cada paso acertado que damos. Paso que damos desde la sinergia, aunando esfuerzos, asumiendo riesgos, realzando actividades hasta la fecha censuradas o limitadas a unos pocos elegidos.

En vez de quejarnos y seguir mirando el feo rostro del mal, invitamos a que cada uno se deje caer hacia adentro y, se abrace por dentro, conciliándose con la totalidad que gobierna su cuerpo. Una energía potente capaz de milagros, si aprendemos a enfocarnos y centrarnos en la prioridad que nunca más puede ser la falsa felicidad o la engañosa seguridad y, por supuesto, jamás: el miedo, que es un invento que se imprime en el cuerpo humano desde la infancia. ¿Por qué hay guerras?..

Hay guerras porque el soldado acepta la orden, renunciando a su libre albedrío y la responsabilidad de sus actos. Porque hay quienes fabrican las armas, las diseñan, desde la obtusa consciencia y, muchos otros, en sus empleos, les dan forma desde la insensibilidad, pues saben perfectamente que matarán a otros seres humanos. Igual sucede en los laboratorios de ensayos clínicos para armas biológicas, la misma responsabilidad tiene el que registra y patenta el virus administrativamente. Si hay odio en los corazones, hay guerra. Pero el odio, igual que muchas otras sensaciones y emociones y deseos, son cuestiones del Sistema, de las ilusiones del Sistema que afila las espadas del ego de los ciudadanos.

Somos ciudadanos «cósmicos». Lo somos, cuando entendemos la Ley Natural y bebemos de la fuente universal. Cuando nuestra actitud, que deviene conducta y situación y evento en la comunidad, parte de la necesidad y el sentir interno, sin ninguna clase de influencia externa. Entonces se aprecian los tesoros más íntimos y, los atributos naturales, se despliegan para impactar magníficamente en el espacio y el tiempo.

Los miembros de la comunidad naranja vamos más allá del pensamiento, vibramos desde nuestra médula espinal y utilizamos la glándula pineal. Ofrecemos a nuestros semejantes la protección de la integridad física y espiritual, la defensa de la virtud y la ética, desde planteamientos filosóficos y humanistas que hablan de lo integral, de lo holístico, de la facultad que dispone cada uno para definir su destino sin dejarse atrapar por telarañas y monstruos que quieren devorar lo más preciado del individuo: su identidad intrínseca.

Por cada propuesta y sugerencia, que son soluciones y pautas de conducta que reconfortan, porque hablan de lo saludable y pacifico, desde la creatividad y el compromiso en la mejora, fácilmente encontramos quien discute o interrumpe, quienes intentan boicotear el sentir popular y, ¿qué hacemos?.. ¡nada! Porque si les das cabida, si les permites entrar en tu espacio, el debate se desvía y se vuelve a hablar del Sistema y la maldad y la corrupción, de las fallas y los errores, de la incoherencia de muchas leyes y la injusticia de los mandos y ejércitos de policías armados.

Se trata de ser y estar en la vibración que nos une y reúne en la sociedad mejorada. Lo denominamos quinta dimensión, ahí donde hay artistas creadores en vez de actores que interpretan el papel escrito y dirigido por lo mediático y lo legal y las tendencias y etiquetas de la red de Internet. ¿Que nos critican?.. ¿Que nos señalan?… Es la prueba de que vamos por buen camino y, no nos detenemos a escuchar a nadie. Seguimos. Continuamos. Perseveramos. Sin caer en los líderes disfrazados de amigos, que bajo el estandarte de «ayudarte» enturbian las aguas limpias y las llenan de barro y partículas que envenenan, perturbando el ambiente cordial y ameno que reina en nuestros encuentros.

Preferimos denominarnos Forajidos del Sistema y residir en esa parte que se aleja de la tercera dimensión donde la dualidad y lo «correcto» y legal son la norma de la autoridad arbitraria que impone por la fuerza la manera de ser y estar, en vez de respetar la dignidad del ser humano y, sobre todo, su indiscutible derecho a la propia vida, las propias convicciones, la propia consciencia y la propia capacidad para decidir y elegir aquello que se ajusta a su sentir.

Hombres y mujeres DIVERGENTES que se salen por la tangente, en vez de quedarse encallados en el callejón sin salida. Aparentemente sin salida si quien cuenta el relato y la historia es un globalista o un secuaz de los globalitas o un sicario de los globalistas, porque muchos son los sujetos «sujetos» a un sistema corrupto que únicamente beneficia a las élites que dictan las reglas del juego.

La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora, somo los seres humanos que nos organizamos y coordinamos para pronunciarnos, estableciendo respuestas a las necesidades más básicas y soluciones a los intentos de invadirnos desde la influencia externa que pretende conquistar nuestras ideas y nuestros cuerpos.

El ACIMUT COMUNAL es un espacio singular donde la peculiaridad individual emerge y se expande en el territorio para favorecer la consciencia de unidad, la fraternidad y la empatía, el apoyo mutuo y la ayuda recíproca, el bienestar general y la alegría compartida, todo desde un afecto y respeto que está en las comunicaciones y relaciones y procedimientos que dan forma a la sociedad mejorada.

Apostamos por una serie de prácticas constructivas, pautas sencillas y simples que garantizan la estabilidad y el ánimo, fortaleciendo la concepción de «otro mundo diferente» a la opción del Sistema que ha venido imponiendo desde los años setenta del siglo pasado.

Además de reflexionar y meditar y observar la Naturaleza, igual como una fuente de la que se bebe, conectados en la vibración de la energía que fluye, nos pronunciamos. Pero no solamente desde el manifiesto o la proclama. Declamamos el sentir que nos caracteriza desde el gesto y el acto, desarrollando actividades que nos permiten crecer y evolucionar como seres humanos.

La COMUNIDAD NARANJA es para los seres humanos liberados de sus grilletes y de las cadenas de la creencias. Hombres y mujeres que se han encontrado y se disfrutan a sí mismos, y, logran expresarse y manifestarse desde sus ámbitos y conocimientos, sumando a la comunidad como profesionales tranquilos, ciudadanos preparados para los desafíos, activistas serios y motivados que muestran sus habilidades y destrezas con generosidad.

Particularmente, puedo señalar que he estado implicado en los principios humanistas desde que tengo uso de razón. A temprana edad me dada por hacer las cosas «de otra manera» a la establecida y, encontraba en ella una mayor satisfacción y sosiego interno. Era el «raro» del lugar, pero nunca me avergoncé de mostrar mi naturaleza.

Es desde la naturaleza más íntima que los tesoros surgen, rescatados, recuperados, y los atributos propios empiezan a brillar con luz cegadora en la comunidad. Porque somos mucho más de los que nos han contado,. Podemos hacer mucho más de lo que la armadura del Sistema nos ha permitido hacer. La potencialidad de cada uno es ilimitada, basta con empezar a confiar.

Confieso que me resulta muy valiosa mi experiencia previa, como concejal miembro del equipo de gobierno de un ayuntamiento, De eso hace 25 años y, si regreso a la esfera pública, es porque me resulta inadmisible la permanente agresión y la indefensión de los ciudadanos. Hombres y mujeres somos débiles ante los acontecimientos porque estamos siendo engañados y manipulados y, dije basta. Al cumplirse los dos años de incongruencia pandémica, decidí que no hay lugar donde esconderse. No se puede huir. Tampoco se puede pelear y combatir a un enemigo semejante. Pero sí se puede mostrar una total indiferencia y, la falta de atención es lo que lo debilita. También se puede apostar por una alternativa y encontrar paz en dicho lugar. Se puede realizar aquello con lo que te sientes cómodo y, empezar a recuperar tu risa y las carcajadas del júbilo y la dicha.

Mi táctica más valiosa es que nunca ataco los problemas. Veo a los problemas como obstáculos y, los salto o los bordeo, pero no me quedo inmóvil frente a ellos. Porque todo problema u obstáculo, al final, no es más que un desafío. Un reto a la inteligencia y el saber hacer. Aprovechando el saber innato, la intuición y la percepción, no solamente el cerebro y los pensamientos que han sido adoctrinados para producir una única respuesta, predecible, como instinto que es teledirigido por la ingeniería social. Basta con recurrir a uno mismo, a nuestra intimidad y carácter, que entonces la personalidad y la careta ¡se caen! Desaparecen las creencias que te han inculcado desde la tradición y la cultura y el entretenimiento dispuesto para programar a los usuarios de los dispositivos electrónicos.

La espontaneidad, jamás podrá ser encorsetada en la Big data. Por ello hablo de creatividad, de innovación de escuchar la propia voz interior y realizar lo inesperado, lo increíble, aquello que no ha podido preverse y para lo que no están listos y, entonces es que surge el ciudadano cósmico que impone su propio criterio, su destino, a su manera, con su manera de ser y estar elegida libremente y sin interrupción, sin ninguna restricción de nada o de nadie. El ser humano puro.

Cuanto sugiero es algo que está disponible para todos, adolescentes y ancianos, hombres y mujeres, independientemente del lugar de nacimiento o el idioma. La energía nos caracteriza de manera independiente a cada uno, porque, aunque es la misma, cada quien la hace vibrar a su manera. Pero ahí está para todos, por igual, la oportunidad de ser nuestra mejor versión y operar en el lugar con mayor o menor significación. Es un viaje interno que cada uno realiza de manera intransferible. El abrazarse por dentro depende de uno mismo. Pero el Sistema se esfuerza en interrumpirlo, rechazarlo, incluso prohibirlo.

Se trata de comprender que somos jugadores o espectadores. Pero que aún siendo espectadores y dejar que pasen las cosas que pasan, no se trata de pasividad, también es una elección. Muchos eligen que el mal prospere y que el globalismo se perpetúe, porque no es lo que hacen «los malos» si no lo que dejan de hacer los «buenos» por haraganes. Por conformistas resignados que arrastran a los demás. ¿Qué vas a hacer tú?…

 

FINALIDAD DE LA AUTORIDAD ACTUAL

Los bosques existieron antes que las civilizaciones. Las ruinas y los escombros le sigue a la civilización que no se adapta y adecua a sus tiempos. En nuestra época amenaza el desierto de los mundos virtuales que no son más que ilusiones y falsedades. El Sistema nunca suprimió la barbarie.. la agudizó, incrementando su efecto dañino. Perfeccionando la brutalidad con sofisticados procedimientos engañosos que vienen certificados como verdad por el dato del ciberespacio teledirigido por algoritmos. Estamos en peligro.. si no reaccionamos hoy, ahora mismo.

Afirmo sin titubear que es absurdo «humanizar a los seres humanos». Señala que es una incoherencia total, dado que los seres humanos, ya lo son, humanos, sensibles, conscientes, y añade, que otra cosa es pretender humanizar a las máquinas y los androides, en clara referencia al transhumanismo.

Sin avergonzarme advierto de la corriente de pensamiento que habla de humanizar a las personas. Afirmo que las «personas» nunca han sido seres humanos. Las personas son piezas prefabricados por el Sistema, simplemente bustos parlantes encima de un escenario diseñado mecánicamente. Individuos amaestrados por la estructura encargada de asesinar la humanidad de los seres humanos de la Tierra.

Las siguientes frases serán reveladoras. Clarifican perfectamente la expresión «humanizar la autoridad» que se ha acuñado desde el altavoz social que resulta la comunidad naranja. El movimiento comprometido con la sociedad que se mejora a sí misma desde la base y hacia arriba.

El significado de la palabra «autoridad» es el «derecho» a mandar y gobernar sobre los demás. Se trata de la facultad que asumen algunos seres humanos que han sido elegidos por aquellos otros seres humanos que pasan a convertirse en subordinados. La finalidad es que el pueblo sea representado en las instituciones que sostienen la estructura del Sistema. Sin embargo, ¿cuál es la finalidad principal de la autoridad?

El derecho a mandar significa que hay una serie de leyes y reglamentos que amparan el desarrollo de la actividad de mando. Se sustenta en la política que legisla, para que los jueces y tribunales de justicia, ejecuten la aplicación de aquellas directrices que debe cumplir el pueblo y cada ciudadano. ¿Se quedan fueran de la sombra de la ley los ciudadanos que dan forma a la organización social?

Desde el instante en que a un individuo concreto, se le concede el derecho a mandar sobre el resto de la población, inmediatamente, la población reconoce la renuncia a los dones naturales que son intrínsecos del ser humano. Son inalienables la consciencia del individuo y su vida y libre albedrío, sin embargo, pasan a quedar arrinconados y silenciados, en favor del destino que el gobernante y su autoridad determinan en el diseño de la vida y el mundo. ¿Deberían disponer los gobernantes con autoridad de humanidad suficiente para desarrollar actividades relacionadas con la verdad y el amor, la dignidad y la libertad?

Los dones naturales son propios del ser humano. Equivalen a las características del individuo que se expresa por sí mismo, con autonomía, sin depender de otra cosa o de cualquier circunstancia ajena a su condición de ente con libre albedrío, ideas y principios.

Los dones naturales de los hombres y las mujeres, nunca se pueden negociar. Jamás se deben vender o comprar. Mucho menos, donar o ceder o regalar, para que el dominio de una influencia externa ejerza su fuerza. Ahí radica el espeluznante sablazo. Porque el Sistema habla de «personas». Individuos con armadura y máscara y afilada espada. Sujetos que han sido fabricados como piezas exactas, intercambiables entre sí, para que encajen en la maquinara que arrolla las almas humanas.

El control de la propia vida, del tesoro que representa la vida con amor y dignidad en libertad, es una posesión que el Sistema le roba a los seres humanos desde el momento en que aterrizan en sus cunas y la familia los inscribe en el registro. Desde el adoctrinamiento infantil para la obediencia. Desde el impulso del ego y el temperamento materialista. Desde la ratificación de constituir un simple número. Una cifra que anula la existencia a plenitud de facultades.

Los seres humanos son datos para el Sistema. Nunca son considerados por su totalidad. Jamás se alienta su potencialidad. Se corrompe la energía capaz de fluir y vibrar en la sociedad. Desde que aparece el uso del documento de identidad y se precisa un pasaporte para moverse por la Tierra, el ser humano pierde su identidad. Se convierte en un sujeto inferior codificado, afectado por un proceso de deshumanización y embrutecimiento.

Los tesoros internos, los talentos particulares de los hombres y las mujeres, sus habilidades son restringidas y controladas. Las acciones son vigiladas y sometidas a dictamen y arbitraje, censura y prohibición. De manera que se manipula con gran efectividad para conseguir la aceptación y la tolerancia, el acoso y la coerción, la pasividad y la resignación, en síntesis: la explotación para esclavitud. Ahí está la finalidad de la autoridad: sepultar la espiritualidad del ser humano. El objetivo es la obligación de la obediencia a la autoridad exclusiva suprema y arbitraria.

El Sistema y su autoridad han quedado obsoletos para los seres humanos que obtienen una vida lastimosa. El Sistema y su autoridad funciona únicamente para quienes se consideran los «dueños del mundo» y desprecian el amor y la verdad. El Sistema y su autoridad logra que la ciudadanía planetaria pierda sus atributos elementales. El Sistema y su autoridad se enfoca en la mente y la razón y la lógica, que se traduce a pensamientos teledirigidos, emociones y deseos prefabricados desde la estructura que organiza nuestra civilización.

El Sistema y su autoridad descarta los sentidos humanos más nobles, los principios humanistas más fundamentales, las necesidades vitales más apremiantes, en favor del miedo y la violencia, el sufrimiento y la apatía, la mentira y la artificialidad de las cosas.

Desde que se inventó la democracia y la política, la población mundial depende directamente de las directrices y orientación de quienes ejercen la autoridad. Voluntariamente se someten a la voluntad de otros, a la ley y el orden que inventan y gestionan los que mandan. Pero aquellos ciudadanos elegidos, por los ciudadanos que descartan la responsabilidad de su propia existencia humana, a su vez, depositan la joya en manos de los ladrones. ¡Acatan las ordenes de otros que están fuera del organigrama!

Desde la década de los años setenta del siglo pasado en que se presentó públicamente la expresión Nuevo Orden Mundial, que venía gestándose desde décadas atrás, cuando surgieron las organizaciones internacionales y las instituciones financieras situadas al margen de los países, la Jefatura Negativa tomó en sus garras el destino de la especie humana. Entidades biológicas de inteligencia avanzada, incompetentes para la ética y la transparencia, se situaron por encima de la cúpula del poder. En la cúspide de la cúpula para presidir las élites.

 

PIONEROS DE LA NUEVA ETAPA HUMANA

¿Los ciudadanos quieren realmente su libertad? Los individuos de nuestra época, ¿entienden exactamente qué es la dignidad? ¿Se puede vivir con dignidad, pero sin libertad?…

Seamos honestos para evitar autoengaños, porque aunque el ser humano aterriza en la cuna del planeta con un don magnífico como es el libre albedrío, resulta que el temor, que es algo aprendido, se convierte en un miedo atroz que lo paraliza. El miedo es algo que no se puede disimular, se percibe de inmediato, pero lo peor es que es muy contagioso, sobre todo en las personas débiles de carácter que subordinan sus ideas y convicciones en favor del discurso oficial y las creencias populares y mediáticas o informáticas.

Cuántos «pobres» y sin abultadas cuentas bancarias se quejan de su infelicidad y culpan a la falta de dinero para disfrutar del existir. Pero a su vez, cuántos ricos y acaudalados que viven rodeados de lujos y posesiones, sin embargo, son inmensamente infelices. Porque la felicidad es otra trampa mayúscula, es una búsqueda constante, que nunca se completa porque siempre quieres más y más. Cuando en verdad, la alegría innata, es gratuita, y la llevamos impresa en el alma humana.

Quizás el don más esencial que dispone el ser humano desde que llega a la Tierra, es la vida. Pero la VIDA deriva en vida miserable por la prisión del Sistema, mientras que la opción de la existencia humana a plenitud de facultades, pasa por liberarse de ataduras e influencias, obligaciones que no se comparten y horrores de los que somos víctimas, pero apenas unos cuantos despiertos de consciencia activada percibimos con naturalidad. El error es la artificialidad, el comportamiento que se sigue que viene programado desde las instituciones, el Estado y la Religión, las leyes y las tendencias que se inyectan en las venas de la población a través de la ingeniería social.

La vida y el libre albedrío, son tesoros hermosos, verdades inmensas. Es responsabilidad del individuo que dispone de tales atributos, darles sentido, por lo que es totalmente su responsabilidad. Ahí está la soberanía y legitimidad del don natural que hombres y mujeres disponen por igual, ya seas un potentado o un magnate o un niño de las favelas o un africano deambulando por la sábana.

Lamentablemente, desde marzo 2020 se hace patente el hecho innegable de que en su conjunto, la ciudadanía planetaria prefiere ser teledirigida a golpe de orden pulsada por el botón que asumir la oportunidad de vibrar con toda su energía y potencialidad. Es la persona que le otorga al ego preponderancia, arrinconando al alma, enfundada en su armadura de emociones y deseos quienes se encadenan a la celda de barrotes invisibles para arrodillarse y bajar la cabeza ante las fuerzas tenebrosas y perversas ocultas entre los organigramas y las sombras de los organismos internacionales.

Al abrigo del pensamiento único que recorta su energía y restringe la totalidad de su ser, es que gran cantidad de personas andan como zombis por las calles de las grandes ciudades con un bozal que priva a la sonrisa de la vida expandirse en la sociedad. Bajo un techo que pesa como una losa, igual que una lápida que te empuja hacia lo más bajo, la vibración más pequeña, para hundirte en el infierno. ¿Qué es el infierno?

El infierno es lo inferior, lo que no es superior o premium, pero la excelencia humana está implícita en cada ser humano. Ese ser humano que no tiene miedo de ser auténtico y salvaje. Salvaje, en el sentido de no dejarse amaestrar. Salvaje porque no se deja amansar por tonterías. Salvaje porque disfruta de la intemperie y no teme a la lluvia o el fuego. Salvaje porque es alguien al que ni siquiera se le puede llamar disidente. No es un rebelde o un revolucionario, porque no lucha contra nadie. Su enemigo es justamente su propio miedo inventado o la ausencia de tomar el control de su vida, es decir, de asumir la responsabilidad de sus actos y el devenir de su condición.

Hoy, se prefiere la falsa justicia, la falsa seguridad, el falso miedo, antes que la veracidad de la vida y el libre albedrío, antes que la responsabilidad y la dignidad. Antes que la existencia humana a plenitud de facultades en un mundo saludable donde la creatividad manifiesta lo mejor de nuestra especie que se plasma en la comunidad y el país.

Elegir. Decidirse. Es algo innato, de lo que no se escapa. No puedes huir de tu responsabilidad, de tu elección. Porque NO ELEGIR, en sí mismo es una decisión que se toma libremente. La pasividad es resultado de una elección. El conformismo es resultado de una elección, que proviene de la apatía. La resignación es resultado de una elección que proviene de la ausencia de honestidad y coraje. Pero el ser humano dispone de virtud y ética, de habilidades naturales y talentos particulares suficientes para pronunciarse.

Hay quienes se expresan, emergen desde su alma enamorada de la vida. Quienes participamos de la tribu humana que se representa en la comunidad naranja, hace tiempo expandimos nuestra vitalidad sin dejarnos corromper por el Sistema. Tomamos decisiones, elegimos desde nuestra convicción interior, porque nos hemos abrazado por dentro y conciliado con el palpitar de la vida auténtica bajo la piel.

La programación mental del Sistema, funciona perfectamente. Desde niños la familia y la escuela habla de autoridad y obediencia, de no mentir, mientras se celebran las navidades y la cabalgata de reyes o la visita de papa Noël. Luego el joven asume que el catedrático y el policía, el médico y el abogado y el arquitecto o el fontanero y el mecánico del taller, el periódico y la televisión e Internet, son quienes tienen razón y están en lo cierto y, el propio sentir interno, es una equivocación.

Así se arruina el alma. Así se asfixia la energía que no vibra. Silenciando los dones naturales que el adulto inmerso en el mercado laboral, víctima de la búsqueda constante del dinero para sobrevivir, se alquila, arrinconando a diario lo mejor de su ser. las instituciones y la burocracia, los partidos políticos y su disciplina de voto, los gobiernos y los planes ocultos de las instancias superiores, todo deja en paños menores a los ciudadanos. Pero los seres humanos disponemos de un abrigo natural que es la energía. Un techo fundamental que es el planeta, la vivienda que nos acoge y el lugar donde se construye particularmente la quinta dimensión.

Es a través del sendero invisible que se hace visible que el ser humano encuentra su sentido y significación. Es a partir del diálogo interno que descubre su propósito vital. Es mediante la comprensión de lo anterior que se forja a fuego lento el proyecto existencial que hoy, une y reúne a todo un conjunto de hombres y mujeres que se niegan a seguir esclavizados.

La programación o autocensura y autolimitación, funciona porque los ciudadanos eligen coaccionarse. Deciden someterse al chantaje y los procedimientos coercitivos. La tiranía está presente en nuestra época, igual que un totalitarismo institucional que crece por el incomprensible seguimiento de reglas absurdas, muchas, dañinas y prejudiciales, que los mandos intermedios practican para que unos pocos parásitos sigan chupando la vida de la población de la Tierra.

Sin embargo, cuando desaparece la restricción íntima. Cuando se impugna al Sistema, se desaprueban sus mecanismos hostiles y agresivos, entonces nos convertimos en una catarata inmensa, igual que la fuente universal derrocha consciencia que cala en el alma humana, penetramos en el tiempo y el espacio de la Tierra. ACIMUT es el instrumento que se utiliza para construir la sociedad mejorada. La sociedad que se mejora levantando un templo de convivencia armoniosa.

El Sistema que rige la vida del mundo en la Tierra es una depravada estructura artificial que organiza el estilo de vida de forma que se sirve de la ciudadanía planetaria desde el control y la manipulación, pero haciéndoles creer que se está sirviendo a la población, en su favor, para su bien, mientras lo que sucede en realidad es el sometimiento y la esclavitud que llegan a aplaudir muchos de los ciudadanos. Pero esto se transgrede cuando se regresa a la DEMOCRACIA PURA y aparece la POLÍTICA VANGUARDISTA.

Con cada nueva generación, más y más borregos se suman al grupo. Cuando la oveja tiene miedo, busca cobijarse en el calor del grupo, confundiendo su individualidad con los convencionalismos y patrones del grupo que, el pastor dirige, a golpe de ladridos del perro rabioso. Lo que vemos con cada nuevo evento invasor es que ese pastor fueron celebridades y personajes mediáticos. Advertimos que el perro se ha convertido en rostros amigables en los algoritmos que se desenvuelven en la red de Internet. Las apariencias engañan y, sin embargo, se sigue con máscaras y luces falsas e ilusiones mezquinas que únicamente el ingenuo se traga. Aquellos que conservamos la inocencia infantil, somos capaces de ver a través de los ojos del alma despierta encendida de vida.

Cuando se dice «Es por tu bien».. ahí está el cepo que agarrota. Si las directrices vienen desde el estandarte de «por seguridad» en realidad hay que leer la palabra esclavitud. Mientras los ciudadanos escuchen y atiendan la influencia externa, en vez de relacionarse íntimamente con su esencia genuina, el palpitar ciudadano, nunca existirá. Será solamente el androide obedeciendo, por ello la agenda ciudadana municipal transformadora se convierte en una plataforma para el debate y la reflexión que configura la Acción Directa sin precedentes.

La LIBERTAD CIUDADANA conlleva una RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL, que se traslada a los órganos de gestión municipal. Pero la administración pública de los territorios, está siendo enfangada desde el gobierno central. El Gobierno Central Global que se impulsa desde los organismo internacionales y los grandes imperios industriales, determinan la vida de los países.

Si la responsabilidad desde la vibración del alma, se asume para impulsar los PRINCIPIOS HUMANISTAS en la organización del gobierno municipal, entonces las decisiones que se toman, están blindadas. Nunca volverán a estar sesgadas. Jamás volverán a corromperse. Si se hacen las cosas desde abajo, hacia arriba, en vez de seguir aceptando la lluvia de reglas y ordenanzas y decretos que como catapulta se lanzan desde los centros de mando que actúan de espaldas a los seres humanos. Así resulta posible la evolución altruista.

Porque preferir «la seguridad, bajo el amparo de la esclavitud» equivale a la vida miserable, a la condena de nuestros hijos y nietos, a la extinción de nuestra especie a manos del transhumanismo y el exceso de tecnología que, lejos de ser avances, resultan peligros tridimensionales.

Siempre hemos precisado un argumento que evite la proliferación del miedo. Pero el Sistema lo ha alimentado, porque las amenazas son la excusa para el miedo que reclama seguridad, una protección que es fraude, dado que es una crisis o enemigo inventado, que a su vez, inventa el miedo ciudadano para garantizar el dominio a través de soluciones que son la esclavitud disfrazada de «bien general».. salida o solución.

ACIMUT promueve el impulso ciudadano desde su misma esencia, coordinado con el dialogo de las mejoras que se trasladan al hemiciclo público del pueblo. En vez de separar al ser humano de su totalidad, se favorece un ambiente y una estructura de organización para impulsar la potencialidad individual de cada uno, en igualdad de condiciones dentro y fuera de los órganos de gestión y decisión. Para que los habitantes comprueben que el ser humano que somos en nuestra intimidad contiene tesoros inmensos que son necesarios en la construcción de la sociedad. Para que los nuevos hijos del lugar ¡no sigan como perfectos desconocidos de sí mismos!

Justamente, para que se incorpore desde la infancia en las escuelas alternativas un manera de danzar con la vida, gracias al completo conocimiento de la virtud y la ética del carácter que se construye desde la dignidad y la libertad de acción en una comunidad respetuosa y fraternal.

ACIMUT es la unión y reunión de la humanidad que se traslada a la Asamblea Ciudadana que regula propuestas de solución según las necesidades reales y no inventadas, para darles respuesta en forma de regulación que sugiere, que orienta, que estimula, en vez de prohibir y castigar bajo amenaza ante el incumplimiento. Se trata de gozar haciendo lo que es apropiado y adecuado, en vez de «hacer lo correcto» porque así lo establece la ley.

Dejar de ser desconocidos de nosotros mismos y aprender a aprovechar nuestro potencial. Enseñar a desarrollar la humanidad y crecer en sensación de seguridad. ¡Sensación! Dado que la seguridad de la que siempre ha hablado el Sistema: no existe. La vida es movimiento constante, sorpresa y adversidad, incertidumbre y oportunidad. Nada es estable e inalterable, tal como los gobiernos de los países prometen, para traicionar después.

La política vanguardista es la que habla con la verdad y desde la transparencia, con la virtud practicando la ética, promoviendo el amor y la fraternidad desde la consciencia de unidad, la alegría que se comparte, el apoyo mutuo y la ayuda recíproca. Esto es el ACIMUT, la manera de medir las cosas desde otra perspectiva diferente a la que dicta el Sistema.

Todo es una y la misma sola cosa: energía. Hay que flexibilizar el fluir, para que sea ágil el palpitar genuino de nuestra especie en la arquitectura de organización social.

Basta de pensamientos condicionados. Basta de creencias que se popularizan con una intención que esconden el crimen y la blasfemia. Basta de tendencias que se impulsan para dividir y separar. Encontramos en ACIMUT suficientes puntos comunes, suficientes acuerdos posibles, suficientes seres humanos comprometidos con la mejora del estilo de vida y la convivencia en el territorio.

De una parte está el Sistema y, de otra, la alternativa creativa que no habla de violencia. Habla de proceso democrático legal, para hacer las «leyes de la ley» que hasta la fecha sólo sirve para envenenar y adoctrinar, lastimando la humanidad de los ciudadanos.

Digamos ¡sí! a la vida digna y en libertad total. ¡Sí! A la existencia humana a plenitud de insignias relevantes, donde el sentir individual deviene la autenticidad que se traslada a la comunidad y sus órganos de gestión. Donde la identidad de cada uno encuentra la manera y el espacio para protagonizar los eventos cotidianos que dan forma al mundo.

Seamos comprometidos con nuestro destino. Diseñemos el destino que celebramos juntos, cantando y bailando, sonriendo abiertamente, sin temor, con la confianza en uno mismo y el colectivo que se organiza para dar forma a una mayor calidad de vida que se traduce en la ausencia de miedos y busca de aprobación. Basta de hipocresía.

¡Sí! Al amor incondicional. ¡Sí! Al palpitar genuino. ¡Sí! A la responsabilidad que asumimos uno a uno y con todos los demás. La oveja negra que se escapa del rebaño, en realidad es NARANJA.

El disidente que se sale por la tangente es el ciudadano que recupera su dignidad y humanidad, su libre albedrío y la confianza en uno mismo y la comunidad. Somos líderes naturales que vibramos desde el acimut comunal.

La verdad .. ¿únicamente la encuentran los valientes y los honestos? Enredarse en buscar la verdad, es no saber como encontrar el punto de anclaje con tu sentir natural. Las interpretaciones diversas, son las que confunden y, la mayoría de personas, se decanta por el discurso que más le conviene o que mejor suena y se ajusta a sus anhelos. Pero la verdad, igual que la dignidad y la libertad, están sujetas a la identidad, a la confianza, a la responsabilizad de tu mejor versión, es decir, tu autenticidad, que está relacionada con la Totalidad de tu ser, que a su vez, significa: potencialidad. La potencialidad que limita y restringe la autoridad arbitraria y, que en el acimut comunal, libera los dones y los talentos.

Cuando un grupo de personas se somete, se arrodilla, baja la mirada ante la autoridad, aceptando permanecer bajo el yugo.. en realidad.. ¿están protegidos? O será que son victimas seguras al aceptar rendirse, en vez de defenderse y protegerse ante la agresión enmascarada y disfrazada…

Se llama cobardía, cuando a sabiendas de lo que está sucediendo en esta decisiva década, miras a otro lado y te cruzas de brazos como si nada grave estuviera pasando. Esconder la cabeza como el avestruz, es como hundir en un hoyo profundo a todos tus descendientes. Ten presente que al avestruz, el resto de su cuerpo, queda expuesto. Es decir que nunca escapas completamente.

Mientras crees que lo haces, ante tu autoengaño, esta pasividad de cuerpo al descubierto, permite que sigan hincándote el aguijón de la autoridad. Pero sin que lo veas venir, sólo sufriendo, agonizando, con las gafas del metaverso o el dedo en las pantallitas del celular o derribado en el sofá enchufado a las maratones de series interminables que si te fijas, sólo te preparan para lo que se avecina.

Nunca «son los otros» quienes deben responder. Jamás será Dios o la confederación galáctica o los hermanos de la luz y los maestros ascendidos quien te resolverán. Si no empiezas por ti mismo, ¿quién?

Nadie debe hacerse cargo de otro. De esto precisamente va ACIMUT: EMANCIPACIÓN. Ser independiente y autónomo. Ser un aventuro que disfruta de la aventura. Hazte cargo de ti mismo, de protegerte y salvaguardar tu soberanía. Defendiendo la legitimidad de tus derechos inalienables. ENHORABUENA si aceptas el desafío!!

 

VISIONARIO PROYECTO QUE RESUELVE

Hablan de ley y orden, pero no mencionan la autoridad. La autoridad que redacta las leyes específicas para el orden que quieren, que no es la armonía convivencial. Este es el fraude mayúsculo. Dado que la autoridad arbitraria ejerce solamente para proteger los intereses de unos pocos, que actúan de espaldas a la población.

Las comunidades naranja existen de parte de aquellos ciudadanos que se han percatado que en el Sistema, algo falla con gran estruendo y, prefieren alejarse y dejar de ser cómplices vasallos o lacayos. Se acepta la realidad de nuestros tiempos en que se reconoce que hay un globalismo desmesurado que destruye a los seres humanos y refuerza las instituciones y las leyes, los algoritmos y la dictadura digital.

Hombres y mujeres conscientes de la Ley Natural, los dones y los talentos, la consciencia y los principios humanistas. Detectan los obstáculos y los desafíos. Saben como responder con soluciones favorables para nunca contribuir a la violencia y la destrucción. Entienden lo que se avecina como feo régimen si es que la atmósfera de autoridad arbitraria sigue presionando y arrinconando la dignidad y libertad de los seres humanos.

Ciudadanos desamparados que son disidentes obligados a protegerse ante los graves acontecimientos sucedidos durante 2020-22. Energías vivas activadas, que descartan someterse o esconderse, y no quieren ser dominados o pisoteados por las mentiras que organizan las reglas que van en su detrimento y en detrimento de las futuras generaciones. Por ello se coordinan y planifican la manera de ser y estar en el mundo para garantizar la armonía convivencial.

Divergentes que se salen por la tangente, como forajidos del sistema, un sistema que ahoga la energía y restringe el alma ciudadana. Por ello, lejos del conformismo y la apatía, de la pasividad y la resignación, se abrazan por dentro y se concilian con sus atributos internos para que los tesoros innatos emerjan y se expandan en la sociedad que habla de Sociedad Mejorada.

En vez de hablar sobre lo que aparentemente pasa en el mundo, nos centramos en hacer que pase aquello que necesitamos que ocurra en el mundo. Mientras la mayoría de ciudadanos siguen pendientes de la nueva noticia y del siguiente engaño que se relativiza desde la narrativa oficial, ellos y ellas están vibrando, aunando esfuerzo en la simbiosis de almas enamoradas de la vida provista de emblemas inolvidables.

Durante dos largos años y, continúa, hemos estado admirando como el teatro en llamas se desplomaba y, de las cenizas es que surgen dos resultados distintos. Estamos en un momento histórico crucial para la especie humana. Todo arde a nuestro alrededor. Todo está en permanente construcción, así que los que sentimos y realizamos, lo que decidimos y elegimos es lo que está configurando la arquitectura que rige los eventos de nuestra comunidad y el mundo.

Apreciado contemporáneo, si tú estás interesado en orientación y sugerencias sobre las tácticas para la consecución de la sociedad que se mejora, el acimut comunal, además de una alternativa, equivale a una herramienta muy útil para desentrañar dudas y enfocarse en acciones creativas.

Hay posibilidad de alquimia con los elementos del pueblo y la gestión pública, pero no lo hay con autoridad y obedientes ciudadanos, dado que eso equivale a sumisión. Anarquía significa el autogobierno, nunca ha sido el caos que dibuja el gobierno que amplía reglas de obligado cumplimiento en las que no participa la población, ni tampoco sus intereses. Por eso lo llaman caos, porque la autoridad arbitraria teme la anarquía del alma. Dado que en el alma hay bondad, además de la libertad innata del ser humano.

¿Cuáles son las ventajas del ACIMUT?…

Estamos unidos y reunidos en la comunidad que atiende las necesidades verdaderas, porque los gobiernos atienden los intereses de otras cuestiones que están de espaldas a los ciudadanos. Los hombres y mujeres hemos sido abandonados, traicionados, arrinconados por los poderes que pelean entre sí para erigirse como «amos del mundo». Es un complot contra la libertad de los ciudadanos, que resulta peligrosa pelea en las más altas esferas.

Desde esas élites, surgen los brazos armados de inteligencia y abuso de poder para controlar y dirigir el pensamiento público. Ingeniería social para detectar a quienes son capaces de pensar por sí mismos y actuar en consecuencia, fieles a sus convicciones e ideas inalterables, como lo son el amor y la verdad, la dignidad y la libertad, la virtud y la ética en las cuestiones de autoridad.

El Sistema se quebró cuando los organismos internacionales se situaron por encima de los gobiernos legítimos elegidos por el pueblo y, la democracia, fue asesinada por los pasillos del poder que se llenaron de cómplices y secuaces, parásitos y soldados obedientes que acatan las ordenes sin cuestionarlas. A partir de ese momento, las cosas se torcieron para los ciudadanos. Sin embargo, hay mandos intermedios ¡con consciencia! hombres y mujeres que han desertado ante las trampas y los fraudes que atentan contra la soberanía legítima de los ciudadanos. Por ello se ha activado el ACIMUT COMUNAL, para corregir y rectificar la estructura de gobierno. Para que la democracia recupere su pureza como órgano de gobierno que asegura la voz del pueblo en la administración pública.

La ciudadanía está gestionando las opciones públicas desde la independencia y la autonomía local. Con iniciativas basadas en la consciencia de unidad y la fraternidad, el bien común y la alegría que se comparte. Porque disponemos de una empatía que plasmamos en la actividad cotidiana que nos permite relacionarnos con afecto y respeto, desde la ayuda recíproca y el apoyo mutuo. Es la sinergia que no está interrumpida por la autoridad arbitraria. Porque gestionamos las leyes desde la concepción humanistas y filosófica, desde la dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica y, de esta manera, con este contexto, únicamente encontramos bendiciones y beneficios y muy pocos altercados o conflictos. Ninguno que no resolvamos acercando las posiciones en aquello que inevitablemente nos une a quienes apostamos por la existencia a plenitud de facultades, en vez de una vida de infortunio marcada por el compás de las instituciones.

Las medidas de emergencia han sido en primer lugar, desbancar a la política de antaño, haciendo que deban sentarse en el banquillo de los acusados, desterrados de la primer línea de acción pública. La «política de la vieja guardia» ha sido sustituida por legiones de voluntarios comprometidos con la mejora social. Ciudadanos comunes y ordinarios capaces de acciones extraordinarias, saludables y pacificas. Hombres y mujeres a quienes nunca enseñaron estar en las posiciones de gobierno, en los órganos donde se legislan las reglas y los comportamientos. Pero es así como la voz del pueblo se expresa, se manifiesta, y se expande en la comunidad. Desde el compromiso y la acción directa en el lugar donde todo empieza: la casa consistorial.

De este modo, los intereses del gobierno central pasan a un segundo plano, priorizándose la armonía convivencial en el territorio, desatendiendo las medidas de ley marcial que vienen encubiertas y disimuladas, pero son más que obvias e injustas, dado que vulneran los derechos humanos inalienables, aunque hablen de una crisis o un desastre. Antes o después se descubre el engaño, dado que casi todo es inventado y sirve únicamente a los planes de mentes desquiciadas y gente desalmada borracha de poder desmesurado.

La estandarización y uniformidad es la clave para que el globalismo funcione. Las etiquetas del Internet son un claro ejemplo. Pero si en vez de seguir permitiendo que cambien significados y tergiversen el lenguaje para que todo pueda ordenarse y computarse en la Big Data. Si surge la espontaneidad y la intuición, si la imaginación y la consciencia que no está en las máquinas, es aplicada a diario, entonces su dominación para la explotación que esclaviza ¡se cae! Dado que se esparce como algo impredecible, toda la energía ciudadana para lo que no han programado los botones que apretar.

Que las comunidades naranja sean creativas y, cada una disponga de su propia libertad de gestión, logra que sean incontrolables, porque es imposible el prever que van a hacer. Puesto que los globalistas son unos pocos que dirigen a muchos, si la mayoría no acepta dichas normas y despliega sus propios atributos, de manera que dones y talentos están presentes en la sociedad, de repente, el flujo de actos y datos, gestos y acontecimientos, se desparraman y las gigantescas maquinas ya no pueden computar velozmente porque ese es el punto: la diversidad, la espontaneidad, la generosidad de vibraciones que no han sido codificadas, programadas, enlatadas en su bases de datos.

Nuestro mayor beneficio es justamente la oportunidad del libre albedrío. La activación del alma ciudadana operando según su sentir, y no la programación activada desde el adoctrinamiento. Precisamente lo que nos ha esclavizado ha sido jugar con sus reglas, en vez de dibujar nosotros, cada uno, las nuestras propias. Es en este punto donde «lo global» se hace inoperante. ¡Torpe!

La manera más simple y sencilla, la menos violenta y dañina para nuestros semejantes, es salirnos de la fila de lo estructurado por el viejo sistema. El sistema al que le hacemos la reparación, el que ajustamos y rectificamos, pasa por la democracia pura, la política vanguardista, la autoridad humanizada. Es posible desde las asambleas ciudadanas y las escuelas alternativas. Todo está coordinado por el acimut comunal, cuya prioridad es la dignidad y la libertad, el amor y la verdad, la virtud y la ética. ¡Transparencia! En las cuestiones de gestión pública que están realizadas y coordinadas desde la nueva generación de gestores que penetran en el Sistema para salvarlo, y sanarlo.

Es al cancelar la comunicación obediente con el gobierno central que es títere del globalismo, que los hombres y mujeres del territorio recuperan su propia administración local. Es al proteger dones y talentos, defendiendo lo más fundamental: vida, salud, alegría, realización personal. Que las cosas empiezan a ponerse en su lugar, en equilibrio con lo natural. Lejos de lo artificial y la ficción jurídica.

Es al abrir un canal de comunicación fluida, efectiva, objetiva, saludable y pacífica, sin intrigas ni mentiras, que los ambientes se suavizan, devolviendo la paz a los espacios más cotidianos, para que las nuevas generaciones vuelvan a reír y abrazarse sinceramente sin distancia social. Cantando y bailando con la alegría superando por la piel. Sin la intromisión de las ondas electromagnéticas ni la interrupción de la insignia legal y la sanción inmoral.

La SOCIEDAD MEJORADA requiere de una organización ágil y flexible que proviene desde abajo, y nunca más al revés, presionando como bota que aplasta al pueblo desde la cúpula de las élites que se esfuerzan en abusar y explotar. Si en vez de seguir bebiendo la información que otros preparan, consumiendo los productos que otros elaboran, intercambiando con la moneda a las que otros obligan. Si generamos la propia información, intercambiando los productos, fomentando el trueque y la moneda social territorial. Entonces se crean las pequeñas islas, los territorios desconectados de la red global, que guardan su propia identidad y singularidad. Es aislados del gobierno central que iniciamos la aventura del propio destino sin distracciones ni alteraciones de la vibración natural del sentir comunitario.

Es fácil para el globalismo dominar parcelas exactas que se reproducen por doquier con una misma estructura. Es imposible para el globalismo controlar y dominar ¡someter! a un sin fin de parcelas diferentes. Parcelas que cada una opera con sus propias pautas de conducta y regulación. Si desconocen los múltiples protocolos, sin duda, su dominación es imposible. Es al desmarcarse de las corrientes de pensamiento inculcadas, forzadas, impresas desde la infancia en los jóvenes, que entonces… los adultos atienden su palpitar genuino.

Cuando los pequeños ciudadanos son formados desde la enseñanza de la energía natural del ser humano, desde sus habilidades y destrezas, en vez de las materias que forjan las piezas exactas, para que encajen en la maquinaria que hace funcionar al globalismo, así, es que surge de la nueva generación.. un acontecer amable y agradable que verá desaparecer la autoridad arbitraria. Así crecen los seres humanos que comprenden como disfrutar de la vida, en vez de sufrir las consecuencias de un poder abusivo que restringe la esencia genuina que caracteriza al ser humano.

Al final, todo se reduce a una reorientación, que pasa por abandonar lo binoculares que intenta ver lejos. Lo que la mayoría de la población mundial mira, es falso, está desenfocado. Son verdades disimuladas, distorsionadas. Es abandonando el ansia de querer estar informado en un mundo de desinformación y noticias falsas. Es al observar a los lados, en distancias cortas, y, sobre todo, al cerrar los ojos y dejarse caer hacia adentro, en el abrazo íntimo y osado del descubrir el alma humana plagada de atributos silenciados por el globalismo que empezamos a vislumbrar el sendero invisible que se hace visible con cada paso acertado que damos.

Mirar adentro, es comenzar a ver el juego divertido de la existencia humana. Es un paseo por la Tierra lo que conforma nuestro día a día. Dejamos un rastro, igual que lo deja el caracola su paso. ¿Cuál será tu legado?..

Podemos seguir perpetuando un sistema que automatiza y convierte en virtual, toda la vida de nuestros días. O podemos activarnos desde el alma y elegir el autogobierno. Decidirnos a ser nuestra mejor versión, apostando por los principios humanistas y la Ley Natural. La única ley que debe cumplirse en nuestro planeta: nunca jamás, bajo ningún concepto, dañar o perjudicar a un ser vivo. Hay que comprender que cada ser humano es una célula del organismo vivo llamado especie humana. Todo es una y la misma sola cosa: energía.

La energía es vida, consciencia, verdad, amor, belleza, sabiduría, libre albedrío. Eso somos los hombres y mujeres de la Tierra, pero el sistema globalista habla de derechos. Derechos que te dan o te quitan los estados y, esta ilusión es lo que hace que muchos permanezcan todavía atrapados en el laberinto de la ignorancia. Somos mucho más de lo que nos han contado. Por esta razón se lo explicamos a los recién nacidos en la sociedad mejorada a la que no inscribimos en un registro para ficharlos con un número identificativo dentro de la Big Data de la dictadura digital.

Todas las emergencia nacionales y todo lo relacionado con la «seguridad nacional» son, ya lo hemos visto durante la pandemia, ley marcial encubierta. Totalitarismo disfrazado de «es por el bien común». Nunca es para «ayudar». Lo que se planeta como conflicto urgente, ataque terrorista o virus mortal, al final, te das cuenta que son tapaderas que disimulan el atentado real: la supresión del estado de derecho y múltiples normas y decretos que traicionan las constituciones de los países.

En vez de geopolítica, localítica. Esto es lo que hace falta: dejar de fijarse en lo que aparentemente ocurre en el mundo. En la era del Internet, cualquiera está dando su versión y creando corrientes de opinión, cuando nada sabe de la realidad de lo que sucede por detrás. Las noticias y lo que se cuenta, nunca es toda la verdad, son los datos con lo que la mayoría confecciona sus conclusiones. Mientras tanto, nada se observa de cuanto ocurre justo en frente, donde la vida importa y se convierte en la prioridad que se desatiende.

Es tan simple como recuperar una red de radio local. Una televisión local que esté basada en la inspiración de su audiencia, en vez del aborregamiento a base de entretenimiento frívolo. Conductores y productores centrados en la inspiración del individuo. Con información útil y veraz, del lugar, para los habitantes del territorio. Transmisión de ideas y saber popular que puede aplicarse y contribuye a la mejora, a favorecer las relaciones entre unos y otros.

En vez de lo estandarizado y de consumo a gran escala, se trata de volver a lo artesanal, a los productos locales, a lo que tenemos disponible en nuestro entorno inmediato. Cada uno de nosotros somos artistas capaces de crear. Crear la realidad que nos rodea, crear las maneras y pautas de conducta que definen el territorio, su ambiente y tranquilidad. Cada hombre y mujer es un repetidor de señal, un ejemplo para los demás. Es la retroalimentación, la sinergia y la simbiosis de las almas conectadas lo que nos hace potentes en nuestra región.

Hay que encontrar las maneras creativas y no violentas de que los seres humanos nos desvinculemos del sistema existente. Debemos volvernos más independientes y autosuficientes como individuos, y las comunidades deben adoptar redes económicas localizadas, incluidos los mercados de trueque, para protegerse del declive continuo de la estructura financiera corrupta. En otras palabras, si la centralización es el problema, entonces la descentralización es la respuesta.

El Sistema es la estructura que define la manera de organizar las cosas del mundo. Hay un sistema globalista que se impone a marchas forzadas. Pero también hay un sistema humano, una arquitectura que organiza la existencia de los ciudadanos desde la virtud y la ética, con transparencia, para proteger la dignidad y la libertad, defendiendo el amor y la verdad. De manera que la excelencia humana está presente en la sociedad.

 

AUTORIDAD SOCIAL COMO REALIDAD

Las escuelas alternativas son el proceso flexible para aprender a ser amables con nosotros mismos. Fieles a nuestra naturaleza y autenticidad, lo cual genera la identidad particular que se despliega en las asambleas ciudadanas, dando forma al devenir de la comunidad que asienta la confianza en la vibración de la energía. Los principios humanistas son la base para la sociedad mejorada, ese espacio ideal donde cada participante defiende los dones naturales de los demás, tanto como protege los derechos que reclama para sí mismo, logrando aunar los esfuerzos en la sinergia para la evolución altruista.

¿Dónde está la autoridad social de los seres humanos?…

Tener autoridad social significa que compartimos un «valor añadido» que nos diferencia de los demás. Pero la acción que se desempeña, se comparte con los demás, para garantizar la armonía convivencial. Se trata del valor agregado a una actividad basada en los principios humanistas. Se le añade el mérito vital que refleja «la humanidad» del individuo actuando en la comunidad con el afán del bien común.

El líder natural se comunica para ofrecer algo especialmente ventajoso. Hombres y mujeres relacionándose para posibilitar una circunstancia sustancialmente beneficiosa. Se trata de la divergencia constructiva que se convierte en la Política Vanguardista. La humanización de la autoridad como alternativa que transgrede el esquema tradicional. Logrando una condición «mejorada» que se reparte por igual entre el resto de los ciudadanos.

En este sentido, la autoridad social de los seres humanos está en ACIMUT. La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora es un regalo para la sociedad. Se trata de la autoridad civil de los ciudadanos excluidos en los procesos de decisión que afectan a su propio estilo de vida. Se trata de la construcción del mundo en el que vivir con los tesoros inauditos a flor de piel, a través de las nuevas situaciones que se van dando, gracias a la intrepidez del carácter que muta la realidad de la civilización actual.

De verdad alguien se cree que la «autoridad social» es la presencia constante en las redes sociales y los canales y los perfiles… Internet, ¿te hace único? Permite que ideas y convicciones y propuestas se divulguen y extiendan por la red, ¿seguro?

La «marca digital» y la «reputación on line» jamás dependen de lo que hace el usuario. Dependen, de lo que le permiten hacer los algoritmos, al usuario, según las exigencias de la Inteligencia Artificial. Internet es la gran herramienta de la autoridad que dirige a los ciudadanos. Porque todas las instituciones del planeta están codificadas y funcionan a través de los algoritmos del ciberespacio.

La autoridad «social» pasa por la comprensión de algo tan simple, como la diferencia entre el liderazgo «humano» y el liderazgo «autoritario». El primero es aquel que los demás reconocen y aplauden de manera natural, mientras que el segundo, es la imposición del interesado que secundan algunos seguidores estratégicos para dar forma al rebaño del cabecilla jefe o caudillo. El liderazgo humano es la autoridad ética y la virtud del ciudadano que se comunica con la comunidad y se relaciona con responsabilidad. Influye y motiva, organiza y lleva a cabo acciones que son testimonio y ejemplo para los demás.

En este sentido, los representantes de ACIMUT son los delegados del territorio. Autores de sus dones naturales que despliegan sus talentos particulares en el municipio. Logran sus fines y el propósito vital que los caracteriza mediante el compromiso público. Los fines y propósitos que se sustentan en la consciencia de unidad, en el apoyo mutuo y la ayuda recíproca. Todo para posibilitar el bienestar general y la alegría que se comparte saludablemente y con generosidad. Porque se llega a la comprensión de que todo es una y la misma sola cosa: energía que vibra.

Se entiende que la simbiosis de las almas humanas, es la mejor manera de aunar esfuerzos para la sinergia. La evolución altruista pasa por remodelar la visión de la democracia de hoy, así como la política que se ha visto hasta la fecha, recuperando su finalidad natural. En el presente procedimiento de desarrollo humano que proponemos, se trata de incidir en el Sistema: desde adentro. En vez de pretender derrocarlo y cambiarlo por otro, lo mejoramos desde la ley y el orden. Pero lo hacemos con creatividad e innovación social, de acuerdo a la igualdad de oportunidades para todos. Lo conseguimos desde el amor la transparencia la libertad y el desarrollo de la organización óptima. La serie de eventos que se desplegarán durante la primera legislatura, marca el itinerario a seguir para cualquier alcaldía o ayuntamiento del mundo comprometido con el crecimiento saludable y pacífico, para aumentar la plenitud existencial de los seres humanos que habitan el lugar.

Llevamos a cabo ideas y convicciones, actitudes y conductas que conforman el proyecto de regeneración que necesita nuestra sociedad. El proyecto social se realiza desde lo social. Directamente de la mano de los protagonistas que defienden la soberanía del pueblo y su derecho a elegir a los responsables de la administración pública. Pero sobre todo, protegidos por mecanismos efectivos para el control de quienes ocupan los cargos de gobierno. Para que no vuelva a repetirse lo sucedido.

El régimen perverso y siniestro ha ocurrido porque en las filas de los partidos políticos se han situado unos pocos ávidos de poder y muchos débiles de carácter, fáciles de manipular, que aúpan al líder autoritario que se impone sobre los afiliados y partidarios para asentar la doctrina ideológica que luego, se corrompe y se traiciona, en favor de la élite que dicta las normas y las reglas a seguir en cada país. Centrarse en el pueblo, en la participación de los hombres y las mujeres que piensan y se pronuncian libremente, que sienten y se expresan con dignidad, es centrarse en el compromiso con el propio destino. La apertura de una formación política ágil y flexible de corte lineal, en vez de piramidal y rígida, hará que la representación pública de los ciudadanos, sea la representación de los mismos ciudadanos. Sin pactos secretos con las esferas de poder. La unión hace la fuerza. Pero la unión fraternal que origina la potencia de la ciudadanía empoderada.

ACIMUT es la disposición natural de la democracia y la política que se basa en analizar y evaluar lo cotidiano, para regular y funcionar de la mejor manera, desarrollando desde la base de los interesados y afectados, las normas y las reglas a respetar por todos y cada uno de los habitantes del territorio, sin dejar que ninguna influencia externa intervenga, ya sea desde un gobierno central o desde las ondas electromagnéticas. Hablar de humanizar la autoridad es hablar de humanizar la acción de gobierno y la organización de los recursos del pueblo, así como los servicios y las opciones de la población.

ACIMUT es la actividad del pueblo, con el pueblo y para el pueblo, en la que ninguna otra institución se entromete. De manera que se gobierna en el territorio sin la sombra de la autoridad ajena al lugar, que como intruso, afecta en la actualidad a todos los movimientos de los partidos representados en los plenos de los ayuntamientos y alcaldías donde se debate el presente y el futuro de la sociedad. La ley es un instrumento genial, si se administra con responsabilidad y amor, ética y transparencia. La gestión de gobierno será favorable y conveniente, cuando la excelencia del ser humano y el libre albedrío del ciudadano están a salvo, dentro de la armonía convivencial redactada por todos y con todos.. ¡para todos por igual!

Si una «ley» cumple a raja tabla la autoridad social, es la de nunca dañar o perjudicar a un ser vivo. Jamás lastimar a otro ser humano. Tampoco a los animales y las plantas y los valles y acantilados y océanos. Algo que incumplen todos los partidos políticos y todas las formas de gobierno autoritario. Es muy fácil de comprobar. Mientras este simple procedimiento no sea constante y manifiesto en cada acción legislativa y jurídica, la política carecerá de su función natural. Mientras los gobiernos y los congresos y senados protegen a las grandes corporaciones y las instituciones internacionales, en vez de proteger a los seres humanos, se continuará traicionando la finalidad de la política con mayúsculas, que no es otra que la de hacer posible, aquello que es necesario. ¡Así de sencillo!

Lo que es vital y necesario, lo sabe el pueblo, lo saben los ciudadanos, cada ser humano. Pero lo que se prioriza desde hace décadas, no es lo necesario. Le urge a la autoridad, únicamente aquellas acciones y medidas que hacen posible la obediencia de la población. Acciones y medidas acorde a los planes ocultos y secretos de quienes están situados entre las sombras, más allá de los organigramas conocidos por la ciudadanía. ACIMUT es la defensa de los legítimos derechos fundamentales, que la misma Declaración Universal de los Derechos Humanos traiciona a diario en diversas partes del mundo. Con el consentimiento y la aprobación de quienes redactan la declaración pública. ¡Basta de hipocresía!

Puede llamarse «sociedad» a un espacio y a un tiempo en el que las reglas son redactadas por una autoridad invisible alejada de la realidad del ser humano. ¿Qué opinas?

La táctica empieza en el diseño mismo de los conceptos. ¿Cuántas sociedades hay?

Una sociedad es el conjunto de seres humanos reunidos en un lugar de manera habitual, es decir, que viven habitualmente en el mismo territorio. Se mueven libremente por el territorio. Se relacionan con el entorno del territorio. Se comunican y relacionan entre sí, unos y otros, de acuerdo a unas determinadas reglas de convivencia. Pero las reglas por las que se rigen.. ¡aquí viene el punto! Son las reglas que parten de los principios humanistas que permiten la armonía convivencial. Una serie de hábitos con obvio sentido común. Costumbres que claramente favorecen y benefician y son ventajas fáciles de comprender y aplicar de parte de todos, en todo momento. Sin embargo, cuando hay que definir «el derecho y la obligación» por escrito.. ¡algo falla!

La sociedad «de personas» que menciona el Sistema, es el conjunto de individuos codificados a través del documento de identidad o el pasaporte o el código QR. Ciudadanos sujetos a un sistema jurídico en el que no tienen presencia ni participación los seres humanos y su humanidad. Basta con entender el circo de las elecciones y las promesas electorales que se violan una vez tomada la posición de poder. La civilización forzada por el Sistema planificado desde la élite.

Es la disposición arreglada y estructurada desde la Inteligencia Artificial. Las personas.. son aquellos hombres y mujeres que visten la armadura del Ego y se desempeñan con el temperamento materialista centrado en los deseos y las emociones. La espada afilada que agitan es la razón y la lógica de la mente. Mueven en el aire la espada de los conocimientos facilitados por el adoctrinamiento y la propaganda que moldea comportamientos, logrando piezas perfectas. Para que funcione la maquinaria que arroya las almas y toda expresión espiritual.

Únicamente hay un modelo explícito de sociedad. Lo demás es palabrería que empuja al caos, la confusión, la desorientación, la distracción.

La verdadera sociedad es la que concibe la comunidad naranja. Hombres y mujeres que vibran con toda su energía desplegada. Porque la sociedad de la que habla el Sistema, es la contraria a la sociedad natural, donde se unen y reúnen y cooperan los seres humanos para garantizar la armonía y la paz.

Las distintas sociedades y grupos que se mencionan en los medios de comunicación clásicos y la Internet, son formas de rivalidad. Formas de oposición directa y constante entre dos o más grupos que se enfrentan por diferencias en las ideas y las opiniones y los deseos e intereses.. ¡absolutamente programado! Las tendencias establecidas por los algoritmos y la Big Data, determinan los bandos y los colores y las formas de posiciones que se clasifican etiquetan. Objetivos y metas que dotan de contenido a la enemistad y el conflicto.

Encontrar los puntos que nos unen, es más fácil que armar estrategias para la confrontación y el combate constante. Alcanzar la interacción social «natural» debe ser la prioridad de los ciudadanos. ¿Lo es?

La civilización de hoy, dista mucho de ser la vida plena. Estamos lejos de vivir en un mundo pacífico. Alejados de los procedimientos agradables y amenos para los hombres y las mujeres de la Tierra. ¿Me equivoco?

La comunidad es el conjunto de seres humanos que comparten un territorio, individuos que viven juntos con empatía y cariño y consideración por el otro, ¿sí?

Pero no es lo habitual. Lo habitual es que un grupo de personas con sus caretas y uniformes, se crucen con otros en el barrio o la tienda y la escalera y no entablen contacto visual ni intercambien una sonrisa. Se saludan quizás, con un forzado e hipócrita «¿Cómo estas?».

Cordialmente se preguntan: ¿Todo va bien? Mientras siguen pensando en sus problemas, sin importar nada de lo que vayan a contarles. Sobre todo si lo que se dice proviene de una situación triste o requiere de esfuerzo intelectual. ¿Por qué sucede? ¡Obvio! Porque han sido instruidos con las mismas reglas. Las reglas que sostienen la anulación de cualquier expresión de espiritualidad y simbiosis entre las almas dispuestas de manera natural para la cooperación y la sinergia. Ahí es donde se concentra ACIMUT. Porque la sociedad natural es la comunidad naranja: la dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica moviéndose alegremente por las calles y la plaza pública, cantando y danzando.

Si al vecino se le quemaba el granero, la fraternidad convivencial conseguía que todos participaran en la reconstrucción, pero la competición e individualidad de las escuelas, consigue el enfriamiento del amor y la indiferencia hacia los demás. Ya no se comparten intereses nobles. Se actúa con doble intención, con una sinceridad fingida y una estrategia calculada. Se trata de la reacción predecible y automática que se aleja de la espontaneidad generosa innata en el alma humana.

Las grandes urbes y las ciudades superpobladas, han acentuado el hecho, de la falta de afecto y respeto y empatía, ¿por qué? Por la urgencia de que tan solo importa trabajar y acumular posesiones. Se priorizan las actividades industriales y comerciales y de entretenimiento escapista. Un entretenimiento efímero e insulso que nada más sirve para cargar las baterías, y continuar así con la condena de otra semana más de esclavitud. Las personas se alquilan como prostitutas, para obtener el dinero para las facturas y los caprichos materiales que lo mediático inculca como necesidad. Pero el ser humano necesita pocas cosas, y, las pocas cosas que necesita, en verdad las necesita muy poco. Es el ego quien propulsa el temperamento materialista. El consumo frenético y desbocado orquestado desde el Sistema. Es la mayor distracción que logra destruir toda manifestación de humanidad. Pero sin la humanidad capaz de florecer en la sociedad, ¿dónde queda la vocación?

La vocación es la llamada del alma. Es la inspiración que traslada el ser humano a la comunidad, mediante la vibración de su energía que fluye libremente. Es la comprensión del propósito vital que se convierte en proyecto existencial que suma favorablemente a la civilización en la que participa. La vocación es el «carácter individual» del hombre o la mujer que se recrea a través de los dones naturales. Al desplegarse las destrezas particulares de cada uno en el entorno inmediato de distintas formas. ¿Sucede así en la sociedad que procesan las ciudades actuales de cualquier parte del mundo?

¿Cuáles son las inclinaciones programadas por la autoridad? ¿Cuáles son los intereses que fomenta el Sistema en la población mundial?

Una persona con el uniforme que venera la autoridad, desconoce el sentir de su intimidad. Dado que el Sistema es quien dicta cómo pensar y emocionarse, al tiempo que señala lo que debe desear y también lo que debe aborrecer. La autoridad es quien establece las oportunidades, encorsetando el estilo de vida y las opciones laborales y artísticas, así como las tareas relacionadas con el campo y la explotación agrícola y la relación con la Naturaleza.

Conferir al devenir cotidiano, un carácter «más humanizado» y espiritual, significa convertir el acontecer en un conjunto de acciones más amables y justas. Pero según las reglas de hoy y la legislación vigente, vemos que esto es precisamente.. ¿lo que interesa al Sistema?

¿Es la inclinación hacia la autoridad, lo que rige la vida del mundo en la Tierra? ¿Es la ausencia de humanidad, lo que determina la vida de nuestra civilización en el planeta?

Entonces, si mencionamos la oportunidad de «humanizar la autoridad», ¿a qué nos referimos exactamente? ¿Cómo puede ser de valor la política vanguardista que plantea ACIMUT desde el movimiento que protagoniza?

Humanizar significa la acción y el efecto de suavizar, sensibilizar, intuir otras opciones y flexibilizar la consecución de posibilidades múltiples. Es aceptar el desafío de las oportunidades que ofrece la energía humana. Es el compromiso formal de la potencialidad de los seres humanos resonando en la sociedad.

La humanización de la autoridad, es el proceso mediante el cual, se dota a la organización y el desarrollo social de los ciudadanos, de evidentes cualidades humanas que van desde el emisor al receptor y viceversa, retroalimentándose eficazmente los unos a los otros. El objeto de humanizar la política, entendida como algo etéreo o cosa amorfa, es justamente el hecho de trasladar el alma humana a las instituciones. De manera que los resultados sean acordes a cada caso y nunca más una sucesión de datos y estadísticas y frías aplicaciones de leyes injustas que se respetan, solo porque se aprobaron. Hay que acondicionar los cimentos de barro. Porque los cimientos de una sociedad humana, pasan por ser pilares de energía de los hombres y las mujeres que se cobijan bajo ese templo artístico que es la convivencia humana.

Por consiguiente, más que un asunto estético, humanizar, es un asunto ético. Un asunto vital que no puede tratarse desde el cambio. Solamente puede realizarse desde la mejora. Optimizando el proceso para que sea transparente, sincero, bondadoso, generoso, compasivo. La dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica, es una técnica que funciona cuando el ser humano se hace responsable de sus atributos particulares y sus tesoros internos. El método de los principios humanistas aplicados a la manera de gestionar la política, es algo que jamás se ha visto. Porque nunca antes ninguna formación política ha apostado por la verdad y el amor.

Las ideas y el sentir interno que son actitudes que devienen conductas, resultan acontecimientos preciosos al estar libres de prejuicios, en relación a las etiquetas sociales y los estereotipos inculcados desde la programación que adoctrina con sus protocolos y prototipos. Los Estatutos de una formación política que no impulsan el debate rico y plural, restringen a sus miembros y a los futuros cargos del gobierno. ACIMUT y su gestión, sin embargo, son la totalidad de lo mejor que constituye al ser humano, servido en bandeja en la actividad pública y ciudadana.

Cuando ciertos errores de forma se eliminan de la ecuación, se logra un nuevo modelo de relación entre la administración local del territorio y sus habitantes. Una relación que intercambia el cumplimiento bajo amenaza por temor a represalias, por la alegría de respetar aquello en lo que se participa y resulta una ventaja para el conjunto de la población. Hablamos de la identidad de la zona determinada, impresa en las normas y los reglamentos de organización y desarrollo de las actividades que devienen un procedimiento amistoso y saludable. ACIMUT conduce el navío con mano firme en el timón, sin tirar a nadie por la borda. Porque diseña campañas de sensibilización y comunica los programas que ajusta al sentir colectivo que propicia y respalda los servicios adecuados, realizando los cuidados apropiados, velando por la dignidad y la libertad de cada uno de los seres humanos. Ya sean ejecutores o beneficiarios. Así.. ¡todos ganamos!

Para acompañar a los hombres y las mujeres del lugar en el proceso de humanización de la actividad pública del territorio, debe compartirse la visión de «humanización» entendida como la existencia a plenitud de facultades y sin restricciones arbitrarias de parte de quien manda y planifica y estructura las relaciones «de poder». Es necesario conocer los principios de consciencia de unidad, el apoyo mutuo, la ayuda recíproca, el bien común, la alegría compartida, el afecto y respeto, la empatía y responsabilidad. Pero sobre todo: la confianza en uno mismo y el compromiso en la comunicación fluida para la evolución altruista. Comprensión en el aunar esfuerzos para cooperar en la expansión colectiva. Es la base para que exista el diálogo y fluyan las ideas y las sugerencias y las propuestas que se convierten en regla. Reglas que se respetan por todos, por haberse alzado con la unanimidad del lugar.

A veces lo ciudadanos desconocen el contexto y el subtexto y, una área pedagógica para que se formen en las cuestiones que son determinantes para evitar la vida miserable, significa un departamento que garantiza la defensa y protección del ser humano. Un espacio municipal donde la atención es directa y se centra en cada hombre y mujer que expone sus inquietudes y escucha las argumentaciones. Un paso previo de visión vanguardista que se anticipa a los juzgados, de manera que se evitan conflictos y mayores desacuerdos que fomentan resentimiento y futura violencia.

La administración local de ACIMUT se caracteriza por la calidez en el trato, por el anhelo de hacerse comprender, en vez de imponerse por la fuerza del mando y la obligación de obediencia. Entender al habitante del lugar, es imprescindible para lograr su satisfacción, averiguándose así, como conseguir ser de valor para la comunidad. Descubriendo y posibilitando que sus habilidades y destrezas particulares se reflejen en concretas actividades con las que disfruta.

Hablamos de escuchar, oír el palpitar de la población, más que hablar y hablar, sin importar si alguien escucha y entiende, sabiendo que la ley ampara y la policía asegura el cumplimiento de las sanciones y multas que disuaden y debilitan el movimiento ciudadano. ¿Cuántos mendigos o personas has visto tirados en la calle de tu barrio? ¿Cuántos ciudadanos se han detenido a preguntar qué pasa? ¿Cuántos políticos has visto acercándose para ofrecerse a resolver la situación? Son anécdotas cotidianos que reflejan la enfermedad del lugar.

Ofrecer un marco de seguridad, nunca significa presencia policial, uniformes y placas y sirenas retumbando. La delincuencia está cuando el individuo carece de posibilidades. El joven suicida está, porque carece de un presente que lo estimule o de un futuro donde tener una presencia activa. El drogadicto se deja llevar por el vicio, porque le permite extraviarse y escapar de la realidad que le desagrada, y, donde no consigue un papel que desempeñar. En este sentido, una área de confianza destinada a reconvertir las situaciones, antes de que se conviertan en mayores agravios para unos y otros, es una acción que nunca se practica en los servicios sociales de la mayoría de los países. Hoy y, desde siempre, se resuelven los problemas, en vez de prevenirlos, anticipando la tragedia. Porque son las tragedias y los problemas lo que justifican la autoridad en las calles, supuestamente, para proteger. Pero la mayor protección es defenderse ante opciones que pueden darse y, evitarlas, antes que sean como la bola de nieve que cae por la pendiente y cada vez se hace más y más grande hasta convertirse en un alud que sepulta a toda una localidad.

Cuando ACIMUT habla de humanizar la política, se refiere a ver a los habitantes del territorio, a todos, como miembros de una familia. Ver el municipio como la propia casa, el jardín donde jugar y divertirse con los demás. Una relación afable, más que cordial. ¡Simbiosis! La sinergia que parte de la asertividad.

Lo vital de la humanización es que será imposible cumplir con la naturaleza de la política, si se descarta «lo humano». Porque la política no puede ser la forma en que unos pocos dominan cada día más a la población. El arte de hacer posible aquello que es necesario parte del sentir, del fluir, de la vibración del alma sensible que se traslada a los pasillos del poder y se sienta en las juntas para presidir la reunión que deja afuera el liderazgo autoritario, para dar paso al liderazgo humanizado que se reconoce por el acierto de sus decisiones. Elecciones que jamás se basan en la codicia y la insensibilidad, la desigualdad y el abuso a otros.

La humanización en la administración pública, va más allá de la burocracia en la que el funcionario se refugia detrás de las normas y el reglamento que a menudo afecta a los ciudadanos de formas muy graves. Pasa por ser agradable y amable, pero sobre todo, por ser delicado con el afectado o solicitante. Para que en vez de atenderlo desde el automático rechazo, se convierta la acción en un servicio integral enfocado a la resolución del conflicto. Así desaparece la inclinación a tratar al ser humano, con el que se desarrolla detrás de la ventanilla, únicamente como un objeto o un número o un nombre en una lista. Entonces aparece la opción de los síntomas concretos que padece quien demanda ayuda, y se le observa y se le cuida, igual como si fuera el hermano o el abuelo.. ¡papá o mamá!

En el caso de la economía, el nuevo modelo de producción, consumo, distribución y financiación, se aleja de la gran metrópolis. Se distancia, para personalizar recursos y gestión, impulsando al artesano y al pequeño y mediano empresario que realiza actividades que suman a la identidad del territorio. La economía solidaria prioriza al ser humano. El trueque consigue que los intercambios sean muy diferentes. No se trata de un enfrentamiento entre la comunidad y el capital o las entidades financieras. Se trata de darle relevancia al servicio, luego al producto, y en última posición, al lucro y el negocio. ACIMUT basa su gestión en la cooperación, la autonomía, la libertad, la imparcialidad, además del respeto al medio ambiente. Es la comunicación y la relación que se establece lo que logra la eficacia y la satisfacción, porque ambas partes tratan la divisa humana y el capital social.

Desde hace años, el embrutecimiento en las relaciones, tanto como la deshumanización constante, se han estado acelerando. La deshumanización se ha dado porque se han perdido los principios humanistas que rigen la vibración social. Se ha despojado de sus características humanas, a la gestión y administración local presionada desde los órganos de gobierno central incapaces de comprender a la población del lugar, a sus necesidades e intereses. Las estructuras complejas de poder, tienden a marginar al más débil y aprovecharse de los más vulnerables. ¡Se embrutecen las relaciones!

ACIMUT inicia el proceso de humanización de la autoridad en las elecciones municipales del 2023 en España, demostrando que la propuesta es un modelo viable aplicable en cualquier territorio del mundo. De una parte, los hombres y las mujeres pasan de ser los espectadores, a convertirse en los jugadores y participantes de la realidad, ya sea a través del voto en las urnas o la representación en la lista que se vota. Existe un compromiso formal con el movimiento para la mejora de la administración local.

Hay una garantía, que proporciona la seguridad en la propuesta: asamblea pública permanente. La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora es justamente lo que su propio nombre indica: armonía convivencial, gracias a una recopilación de inquietudes registradas en el Libro del Pueblo que conforman el Programa Electoral y el sucesivo Itinerario natural del proceder humano. ACIMUT presente las herramientas que van a utilizar los mismos ciudadanos. No impone una serie de directrices que se promocionan bajo el foco del mitin y la ovación de los partidarios, asegurando que cumplirán y, una vez jurado el cargo, violan la palabra dada. ¡No!

El cuaderno de notas proviene de cada hombre y mujer. No proviene del comité de organización de un partido, donde el secretario redacta la decisión que unos pocos afiliados han suscrito. Lo que se apunta, debe ser de dominio público y abierto a la consideración de cualquier ciudadano. Nunca, únicamente, según elección de unos pocos encerrados en una habitación secreta. Las acciones que son necesarias, las determina la población. Tarea de sus representantes es encontrar la mejor manera, en un plazo concreto, de satisfacer la demanda de los interesados e implicados en el asunto.

Hasta la fecha, la población nunca ha tenido un espacio para escribir y dejar constancia de sus urgencias y necesidades y anhelos más apremiantes. Los ciudadanos han basado sus votos según las propuestas cerradas y ya elaboradas, que presenta un solo candidato. El cartel de propaganda electoral de campaña, jamás obedece al sentir popular mayoritario. Los poderosos presentan el desplegable de los partidos políticos, para que el ciudadano elija una opción. Igual que le sucede al usuario de Internet. Pero no está la opción de la pestaña «de otra manera». Sin embargo, ahora existe la opción en la política vanguardista que ha presentado ACIMUT como mecanismo de participación ciudadana que garantiza la voz del pueblo en la gestión pública.

El arte de hacer posible aquello que es necesario. Lo necesario queda inscrito y la posibilidad de su consecuencia es justamente el cometido de sus representantes, legítimamente elegidos dentro del marco democrático. Para que la legislación vigente vaya de acuerdo al palpitar de la población y nunca más según las instituciones sin alma que despliegan las opciones cerradas de las élites poderosas centradas en mandar según sus propios intereses. ACIMUT se traduce en las acciones que diseñan los habitantes del lugar para que en el pleno del ayuntamiento y las alcaldías se pronuncie la voz popular. Una actividad que recrea una finalidad ética y moral que no es la estética de la política de la vieja guardia y los partidos arcaicos de proceder obsoleto. Es la gestión de la realidad desde la sensibilidad y el sentimiento, puesto en la verdad y la responsabilidad, que favorecen la dignidad y el amor manifestándose como la fraternidad en acción.

El programa de actividades ACIMUT son el conjunto de acciones hermosas que dan como resultado un reglamento de fácil cumplimiento, porque parte de la simplicidad y la sencillez de sus afectados y beneficiarios, como ventaja para ambos. Hablamos de atender la desdicha y la apatía que reina en diversos municipios. Para comprometernos a solucionar las asignaturas pendientes acumuladas por años de negligencia e irresponsabilidad.

Mejorar los procedimientos, para que sean más ágiles y flexibles y eficaces. Así contribuye ACIMUT a la sociedad que se mejora cooperando entre la partes que hacen posible la ecuación de la política de vanguardia.

Entendemos la gestión pública como el factor determinante de la vida natural. La administración local, como testimonio y ejemplo de humanización que libera la acción integral del ciudadano que pasa a tener presencia y voz: participación.

Cuando la «política» dispone del sentir del pueblo bombeando desde el interior, la obediencia se convierte en una fiesta. Porque no parte de la autoridad que amenaza, si no de la convicción de seguir la directriz pautada. Es decir que no se acata la voluntad de algo amorfo y etéreo, si no que se implica uno mismo en su nacimiento y crecimiento, como co-creadores de la vida del mundo que habitamos.

La voluntad consciente se activa. Desaparece el mando y la humillación de someterse a normas y reglas con las que no se está de acuerdo por su ambigüedad o injusticia. Los ciudadanos nunca pueden ser soldados que deben obediencia ciega a sus mandos superiores. Pero los soldados del Sistema, han sido los ciudadanos forzados a cumplir con leyes en las que no se ven reflejados. Esta situación cesa al entrar en la política el movimiento enfocado en la Sociedad Mejorada.

Los autómatas del Sistema, dejan atrás la tercera, para situarse en la quinta dimensión y vibrar con los principios humanistas fundamentales. Entiendo que para una gran mayoría es más cómodo dejar que «otros» decidan y organicen el estilo de vida. Sin embargo, ante el «trabajo de equipo» en que unos detallan la necesidad como los líderes naturales, y hombres y mujeres centrados en la humanización de la autoridad, representan sus mismas necesidades y aceptan el desafío de hacerlo posible.. ¡la sociedad mejora!

Cuando existe la posibilidad de cuestionar procedimientos sin miedo a la censura o la represalia, el debate fluye y se refleja en las opciones del desplegable que muestra la posibilidad de un futuro agradable y en armonía planetaria. Para ello se precisa transgredir el esquema actual y confiar en la potencialidad humana.

Cuando resignarse y lamentarse por tanta frustración e impotencia, deje de ser la norma y la regla, más y más líderes naturales, se convertirán en los ciudadanos divergentes que se salen por la tangente.. ¡arrinconando lo cotidiano! Aquello que se hace de forma rutinaria y proporciona siempre el mismo insulso y tedioso resultado. Además de toneladas de apatía y dejadez que embrutece a los hombres y las mujeres. Es tiempo de pasar del círculo al espiral y expresarse. ¡Expandirse!

Conforme la comunidad del territorio se vaya constituyendo como artífices de su propio destino, más cerca estará la existencia humana a plenitud de palpitaciones íntimas expuestas libremente. El libre albedrío estará primero que la obediencia a la autoridad que potencia la energía ciudadana.

Es vital la humanización de los servicios, que la administración municipal ofrece a la población del territorio y a sus visitantes. La utilidad y su función, así como la finalidad y la optimización, son parámetros que se revisan para definir los nuevos patrones que caracterizan la labor ciudadana del representante ACIMUT. Podría interpretarse como el «sindicato de los habitantes». Un grupo de hombres y mujeres, cuyo propósito es la defensa de los intereses humanos de la población, ¿qué significa? La protección de la dignidad y la libertad, la verdad y el amor, en todos y cada uno de los aspectos de la tarea de gestión y administración. Pero que sin embargo, no requiere de afiliación. Basta con el compromiso con el estilo de vida basado en los principios humanistas.

La política vanguardista hace referencia al aspecto integral del ser humano. A su totalidad y sus atributos, los dones naturales y los talentos particulares de cada uno. El emerger de la energía que trasciende en la comunidad, como posibilidad real que no se restringe. Más allá de los aspectos biológicos y psicológicos e intelectuales. Desde la esencia genuina del ser, respecto a sus convicciones e ideas, actitudes y conductas. Canalizando en la institución de gobierno y el departamento o área de trámite y resolución. Las actividades se vinculan a las relaciones, a la unión y reunión. La interacción y la cooperación. El aunar esfuerzos desde el «yo gano si tú también ganas». Es decir, eliminando la posición de poder que crea las desigualdades y los abusos y las coacciones y los procedimientos coercitivos que esclavizan.

ACIMUT es el palpitar del alma humana en la administración local. El flujo de la energía que va del ciudadano a su representante. Del representante ciudadano, se traslada a los habitantes del territorio. Hombres y mujeres relacionándose desde ambos ámbitos, sin constituirse en bandos hostiles distantes y enfrentados. Mediante un ambiente de armonía y diálogo constructivo permanente, con la tutela de los principios humanistas. Nunca de una autoridad que dictamina. La mediación que se da es el afecto y el respeto, la responsabilidad de cada una de las partes en la convivencia armoniosa.

¿Utopía?… La utopía es el lugar al que todavía no se ha llegado, jamás representa un imposible. Si decides que puedes lograrlo, sin duda lo harás. Si decides que no puedes conseguirlo, jamás lo conseguirás. En ambos casos dispones la certeza de lo que ocurrirá. Los resultados van de la mano del compromiso y la perseverancia. Se relacionan con el entusiasmo y la disciplina. De acuerdo a un propósito que se concreta en un plan bien trazado. Pero trazado por ti.. ¡nunca por otro! La mayor autoridad en las cosas «tuyas» eres tú. Pronúnciate. Vota ACIMUT. Encabeza la lista en tu municipio.

La gestión humanizada de la administración local, será aquella que una y enlace la técnica, con la vibración del alma. La experiencia y la habilidad con lo empático y el respeto por la población, asumiendo en cada acción la responsabilidad de su beneficio y ventaja. Los funcionarios llevan años en sus puestos y los políticos vienen y van y a veces, desconocen lo que están gestionando, por lo que establecer una confianza mutua, refuerza la comunicación y la posibilidad de realizar mejor el desempeño ante los diferentes desafíos.

Pero la rutina ha hecho que muchos funcionarios se desencanten de su actividad. Se han ido alejando de su compromiso con la eficacia y la satisfacción del usuario de la administración. Porque han visto como su saber y guía de ayuda al nuevo cargo designado como jefe y superior, venía empañada por su ego desmedido y su ambición. O por las directrices del partido desde la sede central que obliga a la obligación de hacer lo que manda el líder presidente secretario general, en vez de aquello que es necesario, conveniente y acertado.

Los funcionarios públicos, en su mayoría se han decepcionado y con los años se ha visto afectada su gestión y tramitación de los expedientes y demás recursos públicos. Se han vuelto indiferentes al dolor del ciudadano, como mecanismo de venganza contra el político y el partido y la situación actual de la democracia. ¡Es una enfermedad generalizada!

Para ACIMUT el proceso de humanización de la autoridad y la política, es resultado de la situación global, acentuada desde marzo 2020. Ha sido a lo largo de varios años que se determinó la urgencia de crear juntos la sociedad mejorada.. ya el libro que se publicó en 2018 exponía las causas y los hechos. Desde entonces, llamamos “humanización” al proceso evolutivo que supone la maduración de las capacidades cognitivas y el despertar de la consciencia que va más allá del razonamiento y la lógica, que se inscribe en la meditación reflexiva para la transformación de la manera de entender y practicar la política. El arte de hacer posible aquello que es necesario, desde la dinámica de la espiritualidad creativa que logra aplicarse de manera eficaz en la vida cotidiana del municipio, es una alternativa al Sistema actual que corrompe toda posibilidad de plenitud ciudadana.

El objetivo principal de las enseñanzas en las escuelas alternativas radica en estimular la disposición a relacionarnos íntimamente y socialmente, reconociendo nuestra virtud y carencia a mejorar o corregir, tanto como el respeto por las semejanzas esenciales de los seres humanos que nos unen y reúnen, desarrollándose naturalmente la practica de los dones y el hábito de los principios humanistas, que se manifiestan y expanden en las asambleas ciudadanas que dotan a cada comunidad naranja de la consciencia de unidad: todos somos iguales en belleza y bendiciones.

 

CONCEPTO POLÍTICO DE ALCANCE MUNDIAL

La independencia de cada grupo proporciona una dinámica ágil y flexible, fácil de adaptarse a cada país y población de manera rápida y efectiva. Animamos a los ciudadanos a tomar el control de su destino.
Cómo funciona ACIMUT. El Acimut tiene su raíz en la COMUNIDAD NARANJA:

Unión y reunión de hombres y mujeres que se reconocen como seres humanos para practicar el libre albedrío y la organización del territorio que habitan. Residen en una comunidad geográfica concreta (pueblo, aldea, comuna, barrio). Son miembros voluntarios que conocen y reconocen los principios humanistas y la Ley Natural. Su estructura de comunicación y planificación es horizontal, sin jerarquías, respetando la igualdad de oportunidad para cada uno de los participantes (sin restricción por edad).

Se reconocen unos a otros como seres humanos con los mismos dones naturales (vida, consciencia, verdad, sabiduría, amor, belleza, y voluntad para decidir). A su vez, se aplauden unos a otros por las diferentes destrezas y habilidades que los caracterizan a cada uno y, cada uno elige los talentos particulares que comparte con la comunidad. Por consiguiente, la pauta es que nadie dirige a nadie.

Las funciones de cada uno de los participantes, pueden variar en cualquier momento, sin que afecte a la existencia y vitalidad de la comunidad, que se expresa por el órgano de gestión denominado Asamblea Ciudadana. Asimismo están presentes los miembros de la comunidad en las actividades de las escuelas alternativas. Ambos elementos están coordinados por un grupo de tres individuos que representan la comunicación directa con sus portavoces en el ayuntamiento. Son posiciones reconocidas por los demás, mientras la renovación anual de manera tácita, no sea afectada por la candidatura de otro miembro, sin embargo, recomendando la alternancia desde el azar, cada lugar elige a sus representantes.

Los dos elementos son determinantes para la creación conjunta de la «sociedad mejorada». Término que describe el proyecto común de correlación de información y acciones para la armonía convivencial del territorio.

La correlación existe porque los representantes electos y con presencia en el ayuntamiento y el pleno municipal, son la extensión de la asamblea ciudadana, que proviene de las enseñanzas impartidas en las escuelas alternativas. Se trata de unificar, mediante el flujo dinámico de actitudes y conductas, que logran plasmarse en la actividad cotidiana y las relaciones entre los habitantes del lugar.

ASAMBLEA CIUDADANA LIBERTARIA

Hay una serie de voluntarios que posibilitan la reunión semanal que regula el análisis de las necesidades y las propuestas a trasladarse al pleno del ayuntamiento que mensualmente se celebra en el municipio. Hay encargados de logística, encargado de las tareas de administración, encargados de la investigación de pruebas y documentos, y encargados de la redacción de las actas que recogen la inquietud ciudadana y los argumentos para aprobar los temas y asuntos a debatir. Nunca son cargos fijos, pero siempre son responsabilidad del conjunto de la población del territorio.

La Asamblea Ciudadana es la participación libre de aquellos hombres y mujeres que tienen algo que decir y, mantienen el foro donde incidir, abierto, posibilitando entre todos, que pueda darse forma a la Moción Ciudadana.

Los encargados y todos los miembros de la comunidad, garantizan a través del afecto y el respeto, la amabilidad y el trato agradable, el buen funcionamiento de la Asamblea Ciudadana.

La Asamblea pone en contacto a la población con la administración local. De manera que se establece una comunicación real y, el pleno del ayuntamiento, no actúa de espaldas al pueblo que representa.

UNO.- La Asamblea Ciudadana confecciona una solicitud comunal o varias, respaldada por al menos, diez firmas que encabezan la petición.

DOS.- El grupo municipal Acimut mantiene presencia y se responsabiliza de trasladar la cuestión al pleno del ayuntamiento. Remitiendo en la siguiente Asamblea Ciudadana el resultado de la petición y las acciones siguientes.

TRES.- Cada Asamblea Ciudadana está reflejada en un sitio web que cualquier usuario de la red puede consultar y comprobar el estado de las solicitudes presentadas. Hay una dirección de contacto, pero el email no sirve para presentar solicitudes anónimas. El sitio es meramente informativo. La presencia física y el testimonio de viva voz es imprescindible para darle validez a cualquier sugerencia o petición.

Apreciado lector, permite que filtre una confesión. Lo único que me ha servido de mi etapa en el colegio, ha sido el aprender a leer y escribir. Nada aprendí para desarrollarme como ciudadano. Tan sólo recuerdo la obsesión por los deberes. No me liberaba de la presión, ni siquiera fuera de los muros del recinto. Lo único favorable que recuerdo es una vez que escapé de la zona de recreo después de comer y me encontré en el aula donde quería retirarme a dibujar.. con el profesor rasgando una guitarra. Descubrí el blues y me pareció inaudito y sensacional.

ESCUELAS ALTERNATIVAS SOLIDARIAS

Los maestros y los alumnos son todos aquellos residentes del territorio que participan voluntariamente. Hombres y mujeres y niños y adolescentes que conforman las semillas del lugar. Pude darse el caso que algunos jóvenes, sean los maestros de los adultos. Depende de las variantes creativas y las iniciativas y propuestas que se desarrollan sin ninguna clase de restricción. Basta que alguien quiera compartir y que alguien quiera aprender la idea o el concepto o la actividad.

Son los habitantes locales, dentro del lugar geográfico, quienes de manera altruista comparten sus habilidades y destrezas con el propósito de engrandecer y expandir el saber de la comunidad. Las actividades son puramente voluntarias y sin ánimo de lucro, pero se promueve el trueque e intercambio de productos y servicios.

Participan en la «red de favores» tanto los alumnos, como los maestros, ofreciendo su tiempo y su energía para apoyar a la comunidad y ayudar en lo posible a los demás.

Aparentemente generoso procedimiento, lleva implícito el compromiso de que, a su vez, cuando lo necesiten, la otra parte será igualmente generosa y actuará con empatía y fraternidad.

La educación a través de los principios humanistas garantiza ciudadanos sensibles y comprometidos con el bien común, posibilitando la alegría que se comparte.

Los territorios de cada región y país del plantea que adopta este método, logra una táctica de coordinación que resulta la mayor fortaleza del movimiento de innovación social que recupera principios humanistas, así como la virtud y la ética en la gestión pública.

Los coordinadores, facultades, privilegios y responsabilidades.

La capacidad de crear es una aptitud natural, que si parte de la virtud y la ética, respaldada por los principios humanistas y la Ley Natural, logra un desempeño físico y filosófico y espiritual y humanitario que fortalece la misión del Acimut: la creación conjunta de una sociedad que se mejora a sí misma.

Los coordinares son residentes que voluntariamente aceptan la responsabilidad. Hombres y mujeres que en cualquier momento pueden abandonar su posición por decisión particular. Que pueden ser remplazados por otros, si es que hay candidatos que lo solicitan.

Tres son los individuos mínimos que deben ser nombrados para que exista un referente (testigo y testimonio) de las actividades de ambos elementos de funcionamiento: Asamblea Ciudadana y Escuela Alternativa. Pero el acceso no está limitado. Acimut mantiene las puertas abiertas en todo momento en cualquier parte de su estructura organizativa para favorecer la incitativa y la autonomía. Hay que tener en cuenta que el Juicio Popular Soberano es quien supervisa al acimut comunal. Hablamos de un trabajo de equipo en familia. Todo está interconectado para evitar que se corrompa algún procedimiento por la negligencia o la irresponsabilidad. Nos mueve la excelencia humana.

La legitimidad del cargo, se refleja en el compromiso y la perseverancia, la disciplina y la puntualidad, pero sobre todo, en la responsabilidad y la vocación de servicio nacen los líderes naturales del Acimut, desde el liderazgo humano que se reconoce por parte de los demás integrantes y participantes.

En las Escuelas Alternativas Solidarias está presente el concepto de «autoridad humanizada» que descarta el pillaje de la tiranía y el abuso de poder por codicia e insensibilidad. Por consiguiente, los privilegios de los coordinadores son la carga que significa el plantar las simientes. Asegurar que el lugar sea fértil y proporcione la saludable y pacifica cosecha.

De manera excepcional, los coordinares son como la batuta del director de orquesta de una compañía sinfónica. Una batuta que se mueve teniendo en cuenta la voluntad consciente individual, tanto como la existencia a plenitud de facultades de los demás.

Garantizar el buen funcionamiento de la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora, es una oportunidad, un desafío, una aventura, un juego divertido. Pero sobre todo, es un compromiso vital con el puesto y el proyecto de innovación social que no admite error negligencia. Cualquiera puede optar, basta con que comprenda su significado.

Hay tres coordinadores asignados y reconocidos por los demás, y, al menos, uno debe estar siempre disponible y localizable, dado que son interlocutores y portavoces de la comunidad. Por lo que su email y teléfono celular, deben permanecer activos.

Gestores públicos:

Aquellos habitantes del lugar que han participado de las elecciones y están dentro del ayuntamiento, son los portavoces de la población, interlocutores de la comunidad en la administración local. Son quienes hacen posible la necesidad del lugar a través de las Mociones presentadas en los plenos y las distintas comisiones del Ayuntamiento.
El registro del propio ayuntamiento, lleva una recopilación oficial y legal de los acuerdos, las normas y los reglamentos, las proclamas y los decretos, las campañas y los manifiestos públicos.

La bitácora o directorio de la institución, certifica los compromisos de la administración local con su población. Una población que, legítimamente, y de manera soberana, se ha expresado desde la Escuela Alternativa que promueve ciudadanos que se empoderan y la Asamblea Ciudadana que regula la presentación de peticiones a consolidarse con sello oficial y número de registro en el ayuntamiento: la casa de todos.

Esta es la manera en como se pronuncia la voz del pueblo. La voz verdadera que resulta «para el pueblo y por el pueblo», desde el carácter institucionalizado, de los acuerdos y sus compromisos y las consecuencias que se derivan.. «del pueblo».

La autonomía de cada comunidad naranja, es la total independencia del grupo que está garantizada por la dinámica efectiva para emprender iniciativas de manera que los intereses propios del lugar, se traducen a dignidad y libertad completa, en vez de la prisión de los estatutos habituales de cualquier formación política clásica en la que hay una obligación de culto al líder y una disciplina de voto. Lo que estamos promoviendo nunca antes se había realizado.

 

ALTERNATIVA A LA POLÍTICA TRADICIONAL

El modelo actual de la política está claramente en decadencia por su evidente y continuada corrupción. Tal comportamiento se ha dado siempre por la codicia de mayores cuotas de poder para abusar de la información privilegiada y la posición estratégica de los cargos, respecto al devenir y movimientos del ciudadano común. Sin embargo, la población toma posiciones y se sitúa en las mesas de negociación donde se diseña el futuro de la comunidad. Algo está empezando a cambiar, para mejorar.

Atrévete a comprender la verdad de lo que sucede detrás de la narrativa oficial, pero sobre todo, atrévete a comprenderte a ti, a descubrir tu alma, la potencia de la energía que vibra en sociedad cuando los dones y los talentos existen con naturalidad. Sin embargo, desde hace décadas, los atributos ciudadanos han sido acosados y restringidos, limitados y encasillados, de forma que se adopta un comportamiento prefabricado dirigido desde la autoridad arbitraria que modula un Sistema represivo globalista donde la individualidad y su identidad y carácter mas genuino, son pisoteados.

La Comunidad Naranja (ACIMUT) recrea los vínculos humanos, a nivel local. Entorno a una conexión humana basada en la solidaridad y la benevolencia, sin ser ingenuo, respecto a la diversidad del componente humano en la vida del mundo. ¿Qué significa exactamente?

Hombres y mujeres se relacionan desde el afecto y el respeto en un territorio que comparten amigablemente. Sin ser ingenuos ante esa parte oscura que no explica el gobierno y el globalismo y la dictadura digital. Pero con esa inocencia infantil que nos permite recuperar las ganas de existir a plenitud de espasmos internos, con el juego divertido en la actividad y la curiosidad en cada gesto. En los actos que devienen expresión de nosotros. Así procedemos para indagar y mejorar aquellas situaciones y circunstancias que nos afectan.

Los dones naturales del ser humano, son exactamente los mismos para cada uno. Sin embargo, los talentos particulares de cada individuo son su rasgo ventajoso que justamente, lo diferencia de los demás. Pero el Sistema que ha estructurado la vida del mundo ha estado dinamitando el descubrimiento de los tesoros internos y los atributos que le son propios al ser humano. No al ciudadano. Porque los ciudadanos, se someten a la ficción jurídica y varían el concepto de «don» por el de «derecho» que te permite o te elimina un gobierno. Ahí está el error.

El libre albedrío del ser humano es una cualidad intrínseca. Pero el Sistema la camufla y distorsiona y la llama «libertad». Igual sucede con la educación que se convierte en programación y doctrina, frente a las enseñanzas. Porque no es lo mismo sabiduría que conocimiento. Como no es lo mismo justicia que equidad e imparcialidad. El lenguaje se ha estado manipulando, afectando deliberadamente los conceptos.

Si estás en tu casa escuchando una música relajada, y, en la calle, ladran furiosos los perros. Al centrarte en lo que te rodea y concéntrate en la melodía tranquila, no te afecta el ruido. Sin embargo, los ladridos se convierten en tema de conversación cuando se atiende la influencia externa. Cuando escuchas lo de fuera, en vez de tu voz interior. A esto me refiero con estar en la localítica, en vez de la geopolítica a la que ningún ciudadano tendrá jamás acceso. Tan solo una opinión sesgada, en relación a la verdad.

¿Cuál es la utilidad del acimut comunal?…

Para desarrollar los numerosos asuntos y temas que suceden concretamente en el territorio, afectando a los habitantes del lugar. No se implementan cuestiones ajenas al lugar y el sentir popular, aunque provengan de las directrices de un gobierno central u organismo internacional. Se trata de encarnar la autonomía legitima del municipio, tanto como la soberanía individual de cada uno de sus habitantes.

Nos prepararnos individualmente desde la cooperación y la sinergia que hay en las escuelas alternativas para fomentar actitudes y conductas que benefician a nuestra comunidad. Consiguiendo extender tales practicas a la mesa de negociación para el pacto social, el consentimiento que proporciona la base de una Moción en el Ayuntamiento. Moción que presenta el portavoz de la comunidad, como extensión de la voz del pueblo que se expresa y se manifiesta en la administración pública ¡colectivamente! En una arquitectura lista para que todos los participantes guarden igualdad de oportunidades para incidir en el destino del municipio.

La comunidad naranja se prepara a partir de los principios humanistas y, desde el abrazo íntimo que revela el carácter singular del habitante, expandimos el sentir popular que nunca se restringe porque encuentra el camino hasta el lugar donde se legisla y se realiza la estructura de organización. Así es como respondemos al sentir y la necesidad, en vez del deseo y los intereses privados, teñidos de emociones insustanciales. Es la virtud y la ética lo que prevalece en el diseño de la vida del mundo que habitamos.

Todos los residentes son participantes. Cada uno puede dar seguimiento a las señales y los indicadores que hablan de la dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación practica que logra la sociedad mejorada. Una sociedad que se mejora atendiendo los datos objetivos y contrastados, analizados y secundados por afectados y expertos del lugar, que focalizan las prioridades y saben distinguir entre lo importante y lo urgente. En vez de preocuparnos ante los desafíos y los obstáculos, nos ocupamos con espíritu constructivo y relajado, transmitiendo serenidad y alegría a los más pequeños.

Apreciado lector, disculpa… No es que quiera cambiar el mundo. Es que no quiero que el mundo me cambie mí. Me gusta como soy en mi intimidad y necesito poder expresarla, manifestando mi totalidad y, una estructura totalitaria me guillotina y, vivir de rodillas, no va conmigo.

ACIMUT es la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora que plantea un procedimiento ágil y flexible, dado que cada comunidad es independiente y mantiene sus propias iniciativas. Sin embargo, se trata de una herramienta que coordina. No existe como «fuerza política» que fuerza a sus afiliados y simpatizantes a la «disciplina del voto». Es fácil de comprobarse, dado que las propuestas a la administración local que se solicitan de parte del pueblo, provienen de sus inquietudes y misterios que resuelven en cada territorio.

ACIMUT es un esquema que no existía, pero era el modelo natural para garantizar la democracia. Por ello mencionamos la recuperación de la democracia pura, así como el hecho de «humanizar» a la autoridad para que deje de ser arbitraria y poderosa y, pase de enemigo, a aliado. Hay que sugerir, orientar, seducir, para que la aplicación de una norma no sea un chantaje coercitivo. Por ello es que nos desmarcamos de la política de «la vieja guardia» y manifestamos la POLÍTICA VANGUARDISTA que proporciona gestores públicos de la misma ciudadanía, en vez de hombres y mujeres que son títeres del partido y su líder, que dicta qué hacer y cómo hacerlo.

ACIMUT es una manera de ser y estar en el mundo. Es la oportunidad de desplegar la totalidad del ser humano en una estructura diseñada para que no existan dos bandos. Los que hacen las leyes, son los mismos que las cumplen, los mismos que las proponen y las respetan. No hay fuerzas externas que imponen. Nada de lo que se debate o se aprueba, proviene de arriba, como mandato del jefe. Bien al contrario, las tareas parten de la misma comunidad que se topa con la necesidad, con la urgente adecuación de algo que está evitando la armonía convivencial.

ACIMUT propone un marco. Pero el lienzo se pinta con las formas y los colores de cada municipio. Ningún partido había creado antes un mecanismo de diálogo y debate interno tan mayúsculo. Ningún partido había creado una esquema de diálogo y debate para que los habitantes del lugar tuvieran un canal abierto y directo con el pleno del ayuntamiento. Únicamente la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora, porque tal como indica su nombre, es la brújula de la población. El cuaderno bitácora del territorio. El libro que reflejan las actas del ayuntamiento donde queda constancia legal permanente para explicar cada uno de los movimientos y como se desarrolla la historia de manera transparente.

ACIMUT es el programa de humanidades, el registro del sentir filosófico de las decisiones, el espíritu de cada uno de sus habitantes impreso en el devenir cotidiano y las actividades del lugar. Porque se trata de un servicio a los ciudadanos, una herramienta útil que garantiza la comunicación efectiva en ambas direcciones. Desde el ciudadano a la administración y, desde la administración, al ciudadano, atendiendo lo que requiere la localidad.

Basta de gentilezas. Es hora de mostrar el ingenio más agudo. ¿Qué sentido tiene respetar leyes injustas que nos degradan como seres humanos? Hoy se escuchan ya los ecos de los gritos de las generaciones futuras clamando el auxilio que todavía estamos a tiempo de evitar desde la creatividad y la innovación social.

Los resultados dependen de los mismos habitantes y sus portavoces, los gestores públicos. Los resultados provienen de las escuelas alternativas y las asambleas ciudadanas que se relacionan directamente con el arte de hacer posible todo aquello que se necesita, en tiempo y forma, salvaguardando la única ley que prohíbe. ¿Qué prohíbe? Prohíbe dañar o perjudicar a otro ser vivo. Cuando se practican los principios humanistas, es fácil que se pueda respetar una premisa tan hermosa y sencilla.

La comunidad es quien hace funcionar el devenir cotidiano, porque las relaciones interpersonales están claras y definidas. No hay duda ni confusión. Los parámetros se explican al pequeño ciudadano, al adolescente y al joven. Participan los adultos y los ancianos, no hay preferencias. Todos disponen de la posibilidad de comunicarse, pueden hacerse oír, y los demás, escuchan, atienden, reflexionan, valoran cada opción.

Hombres y mujeres exploran juntos las capacidades y debilidades del territorio. Las ventajas y posibilidades a desarrollar, teniendo presente la excelencia humana, entendido el ciudadano como talento humano y nunca como recurso. Las competencias son voluntarias, la participación también, cada uno elige el grado de compromiso, pero si se desmarca y no participa, obviamente, no tendrá sentido que se queje por la dinámica de actuación.

Los encuentros pueden ocurrir en una sala de deportes o en la plaza pública, también a orillas de la playa o en una barbacoa abierta en el bosque. Son reuniones informales, talleres temáticos improvisados, tertulias e intercambios y trueques. Son una buena manera de conocerse, retroalimentarse, vitalizarse, comentando experiencias y ampliando la simbiosis de las almas enamoradas de la vida.

Hay que multiplicar esta clase de contactos y, desde todo acto que implique relación directa, interpersonal, contacto visual, intercambio de sonrisas, es una oportunidad para reafirmar aquello que está bien y señalar aquello que puede mejorarse antes de que se tuerza o se rompa.
En las tribus nativas de América, antes de que fueran extinguidas, los miembros eran cada uno distinguidos por un nombre apodo que reflejaba su habilidad o característica. Se reunían para cazar y se coordinaban para atacar a la presa, que mataban para sobrevivir, nunca por el capricho de matar al animal. Veneraban su sacrifico, alababan a la naturaleza y sus ciclos, a los cuales se adaptaban, variaban de lugar según las estaciones del año.

Los cazadores repartían el alimento con el resto de la tribu, todos bailaban alrededor de la fogata bajo las estrellas y se bañaban en el mismo río. En ocasiones, se reunían para luchar contra otra tribu que invadía el territorio. Pero eran ocasionalmente guerreros. No habían guerreros de profesión. El club de ancianos sabios, se reunía solamente cuando había un tema vital que resolver. Sin embargo, la profesión de la autoridad, ha creado dos bandos en el mundo moderno de Occidente.

De manera que, en vez de ser el pueblo, el habitante del territorio, quien alterna las funciones propias para que el lugar funcione sin incidencias, resulta que ahora hay un grupo que nada más aplica autoridad. Refuerza su capacidad de acumular armas y poder, para seguir sometiendo a los demás.

Hoy existe el ejército. No se consideran civiles, por lo que están al margen de la constitución y las leyes que afectan a los ciudadanos. Pero los que hacen las leyes y quienes las supervisan y las vigilan y las castigan, en caso de incumplimiento, también conforman ese otro bando. Además están las agencias de inteligencia y demás organismos internacionales y.. al final, se ha reducido tanto el pueblo y al ciudadano, que su función equivale a la obediencia y el consumir productos y entretenimiento que fomenta apatía y pasividad. ¿Dónde queda la dignidad? ¿Dónde está la libertad del individuo social?

Hay un grupo de privilegiados que impone obligaciones a la sociedad civil, los ciudadanos que cumplen la ficción legal. Pero tales leyes y derechos, no provienen de la sociedad civil, no conforman su necesidad, y mucho menos, son la representación de su palpitar genuino. Por ello el acimut comunal es la pieza clave que faltaba en la partida. La única ficha que habla de amor y verdad, dignidad y libertad, virtud y ética, habitantes del lugar que, ocasionalmente, funcionan como gestores públicos.

Los seres humanos disponemos de algo que los globalistas y las élites y la autoridad arbitraria jamás dispondrá: el derecho a defender la dignidad. Los ciudadanos tenemos la obligación de proteger la libertad, una actividad que los gobiernos y los gobernantes han olvidado desempeñar. Los hombres y las mujeres que confiamos en el amor y la verdad, todavía sabemos que la virtud y la ética son indispensables para gestionar los bienes públicos y el destino de la sociedad.

 

DE LA MANO VAN VIDA SOCIAL Y POLÍTICA

Por favor, no me etiquetes como político. Soy gestor público, portavoz del pueblo, comunicador social, activista espiritual. Actúo como el periodista de investigación, el abogado sindicalista, el filósofo humanista, el poeta que se inspira en la naturaleza. Un artista, en vez de un actor que interpreta un papel frente al pueblo, mintiendo incluso a sus propios votantes.

Desde los acontecimientos que se han dado en el mundo, entrando en la década más decisiva en cuanto a la organización y estructura del estilo de vida de Occidente, se hace necesario un posicionamiento de parte de los ciudadanos. Ciertamente, incorporar la frugalidad al devenir cotidiano, se hace urgente. Me refiero a esa cualidad de ser prudente y ahorrativo, economizando el uso de recursos naturales, el uso de la comida como alimento que se consume conscientemente, igual que el agua, optimizando además la gestión del tiempo y la energía individual para atender las prioridades, en vez de perderse en distracciones y comportamientos frívolos e insípidos. Evitar los desperdicios, reciclar, gestionar el derroche típico del temperamento materialista, son cuestiones que se ajustan cuando recuperamos la conexión con la naturaleza.

Está claro que el retorno a «lo natural» y artesanal, el recuperar las habilidades manuales y los medios de producción más básicos, son propósitos nobles de las escuelas alternativas que forman a los ciudadanos del mañana. Mientras una gran mayoría sigue anclada en las ilusiones del Sistema y el laberinto de la ignorancia, más piezas se fabrican para que la maquinaria que arrolla las almas siga funcionando. Sin embargo, aumentan los individuos críticos, los hombres y mujeres que despiertan y, toman consciencia de la oportunidad que cada ser humano dispone para responsabilizarse de su destino y actuar en consecuencia. Los principios humanistas son un perfecto punto de partida para elaborar los cimientos de la sociedad que se mejora desde los orígenes agrícolas y el campo, donde el aire circula libremente, además de la vibración energética.

Es legítimo que gran parte de ciudadanos prefieran optar por una vida dirigida por otros. Optar por una vida limitada y restringida que somete el palpitar individual, corrigiendo cualquier desviación y concentrando en el uniforme y la armadura, las emociones y los deseos que deben tener los habitantes de las grandes urbes metropolitanas. Permanecer en la Matrix es una opción a respetar. Hay hombres y mujeres que eligen quedarse atrapados en la telaraña, conscientes o no, del monstruo que los devora lentamente, con su permiso y autorización. Aunque cada ser humano dispone de la opción de abrazarse por dentro para conciliarse con sus atributos particulares y su esencia más genuina. Sin embargo, no todos aceptan el desafío y la aventura de ser y estar en el mundo a plenitud de capacidades magistrales. Algunos estamos ¡listos! desde el punto de vista vital, preparados para nuestra tarea en la Tierra.

Lamentablemente, son demasiados los que prefieren que otros gestionen sus formas de vida, sus ideas y comportamientos. Lo dañino es que sus descendientes, crecen en la cárcel, repitiendo aquello que hacen y dicen papá y mamá. Lo perjudicial es perpetuar la condena de los inocentes que llegan al hogar desprotegidos. Lo injusto es que los niños no puedan decidir cómo serán sus convicciones, actitudes y conductas, dado que si están condicionadas y se desconocen alternativas, toda posibilidad de evolución, se trunca. ¡Desaparece! Por ello la posibilidad de que el territorio disponga de la Escuela Alternativa es un paso definitivo. Porque pasamos de la «educación obligatoria» a las enseñanzas vitales. De los conocimientos prefabricados a la sabiduría innata del ser humano. La vida social y la política van de la mano. Se retroalimentan. Por consiguiente, cuantos más individuos en desarrollo y formación, en pleno descubrimiento del movimiento y la actividad, sepan que hay más que la narrativa oficial, intuición e imaginación y percepción, aparecen para impregnar el ambiente de innovación social. Resuena entonces la existencia a plenitud del carácter innato del ser completo.

Estamos sumergidos en una total transición a otra etapa de la especie humana. Se están definiendo los parámetros y patrones que estructuran las próximas décadas y quizás lo siglos siguientes. Hay un quiebre, un cruce de caminos, dos estilos de vida completamente diferentes. Se trata de utilizar las cualidades inherentes de la Naturaleza, pero sobre todo, los tesoros que íntimamente mantiene intactos todo ser humano que nace en la Tierra. Al igual que las plantas y los animales se combinan con las características naturales de los paisajes, así los hombres y las mujeres crecen desde pequeños para alcanzar su mejor versión en armonía con el entrono, de ahí las Asambleas Ciudadanas que captan necesidades y perfilan las solicitudes y peticiones y propuestas que devienen la normas y los protocolos de actuación en el territorio, regulando las relaciones interpersonales y entre organismos e instituciones centrales. Hablamos de sinergia y asertividad, pero sobre todo, de la simbiosis de las almas activadas.

ACIMUT fusiona el ámbito social con el político, entendida la política como el arte de hacer posible todo aquello que es necesario. Pero esa necesidad la detecta el pueblo, los afectados, los habitantes del lugar. No lo hacen los «políticos de la vieja guardia» que legislan en función de lo que piden organismos internacionales y grandes corporaciones industriales y las agencias de inteligencia. Se organizan los proyectos de ley de parte de quienes serán los que deben cumplir las reglas. No habrá más reglas a cumplir de parte de los ciudadanos que son ventajas y beneficios para unos pocos grupos situados al margen del organigrama y escondidos entre las sombras.

La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora, para nada se parece a la política que se ha realizado en los últimos cincuenta años. Hablamos de la POLÍTICA VANGUARDISTA que parte de la democracia pura y constituye una autoridad «humanizada» basada en la virtud y la ética, la verdad y el amor, la dignidad y la libertad. Puede verse en las voces de los portavoces, los gestores públicos de la administración local donde resuenan las voces de los habitantes del territorio.

El acimut comunal es un proyecto de política municipal que va de la mano de las ecoaldeas y una transgresión constante y determinada a las leyes del gobierno central que vulneran la constitución o violan la declaración universal de los derechos humanos. El punto de anclaje son las Asambleas Ciudadanas que parten de las escuelas alternativas y se reflejan de manera practica y efectiva en el pleno del ayuntamiento donde la fidelidad es con la comunidad, nunca en base a la «disciplina de voto del partido». Los estatutos de la formación dejan en evidencia el protagonismo del territorio, el protagonismo de sus habitantes, la agilidad y flexibilidad de una organización lineal que garantiza la independencia y autonomía, la iniciativa del lugar y sus diversas actividades sin censura. Más que una armadura que restringe, se trata de un escudo que protege a las acciones que se desempeñan desde la soberanía legitima amparada por la Ley y Estado de Derecho.

Ante el panorama de globalismo y totalitarismo que se avecina, la respuesta y solución, ha sido la protección y defensa de los dones naturales y los talentos particulares de los seres humanos, para que dentro de un Sistema organizado, encontremos la manera de autogobernarnos con el libre albedrío como premisa.

Abrimos en este acto las puertas de par en par para que la diversidad. El carácter «del arte individual» encuentra sus altavoces en las escuelas alternativas, las asambleas ciudadanas y las listas electorales que darán como resultado las posiciones en los cargos públicos para gestionar los principios humanistas que garantizan la armonía convivencial en el municipio.

Aquellos hombres y mujeres que nunca antes han tenido contacto con la actividad política, pueden estar presentes en la institución oficial que regula su estilo de vida. Los más jóvenes y los sabios ancianos pueden sentarse en las mesas de negociación del futuro del mundo.

ACIMUT es una herramienta versátil, de gran utilidad, que favorece la vocación de servicio y la fraternidad que promueve un mundo saludable y pacifico donde el afecto y el respeto, tanto como la empatía y el bien común la ayuda recíproca, el apoyo mutuo, se dan con naturalidad, espontaneidad, generosidad, promoviendo una sociedad que se ha mejorado con la presencia de la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora.

En cada rincón de cada país, encontrará resonancia si se conoce y se analiza el propósito y la manera de alcanzarlo. Está estructurado para aglutinar las afinidades. Su arquitectura permite la visión conjunta y la expresión y manifestación de la inquietudes particulares. Se trata de un método constructivo, pragmático, que denominamos: dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica. Los efectos secundarios dependen de la limpieza del corazón y la tranquilidad de las mentes de los participantes.

Cada comunidad naranja que la constituyen los habitantes del lugar, los hombres y las mujeres que viven, se unen y reúnen entrono a la creación conjunta de la Sociedad Mejorada cuyos pilares quedan descritos a nivel teórico y como puntales que sostienen el propósito, el templo que levantamos. Colectivos que entienden el concepto y se implican particularmente, comprometidos con las ideas mencionadas.

Pero ¡cuidado! Por favor, que nadie se queje de que el diseño y presentación de las escuelas alternativas y las asambleas ciudadanas, son datos escasos o insuficientes. Porque es justamente esta «libertad de acción» lo que destaca como el propósito vital del ACIMUT. Se trata del marco, para organizarnos y poder coordinarnos en la misma dirección, pero el lienzo y su contenido, los rasgos de las pincelas, los colores y las formas, dependen directamente de los habitantes del territorio. Es la diversidad, la identidad, la autenticidad la que se plasma. Para lograrlo, deben plantearse los esquemas de manera que admitan la flexibilidad, para que sean ágiles y completos, desde la esencia que palpita en el lugar.

Desde la coordinación del ACIMUT, nos responsabilizamos de mantener en equilibrio el aspecto jurídico y legal, para nunca incurrir en faltas o delitos, pero con el énfasis puesto en la transgresión de las leyes y decretos y proclamas que atentan contra la dignidad y libertad del ser humano. Nos regimos por un abanico de Mociones que se presentan en cada población y municipio para unirnos y hacer fuerza por la multitud de participantes. Sin embargo, hay un sin fin de pequeños detalles que se ajustan a cada población y territorio. Porque de esto se trata: respetar la responsabilidad que le es propia a cada uno.

Por consiguiente, nuestro actividad como coordinadores de la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora, consiste en transmitir los datos y argumentos, las propuestas base que protegen y defiende esta herramienta versátil para la población del territorio, aunando esfuerzos y reforzando la evolución altruista. Proporcionamos orientación y atendemos las consultas, contribuyendo a que cada comunidad naranja se desarrolle y crezca según el sentir de sus participantes.

Las ventajas y los beneficios para los hombres y mujeres, justamente, dependen de ellos y ellas, de su desempeño y actividad que se verá reflejada en los plenos del ayuntamiento. El funcionamiento está previsto para que la independencia y la autonomía tengan la posibilidad de multiplicar las acciones a emprender y protagonizar. ¡Gana la mejor idea! Al margen de quien la proponga. El ego está arrinconado. El estatus es irrelevante. Lo único válido es el servicio de la propuesta.

La comunidad naranja no es lugar para la pereza o la apatía. Es una situación para la expansión, para que el atrevido obtenga su oportunidad. Para que los artistas puedan validar sus atributos. Para que los tesoros innatos encuentren el terreno fértil donde plantar su simiente. La aventura está servida, ¿te apuntas?

Por favor, que no te vuelvan a distraer las noticias de actualidad. Que tu agenda se reduzca a lo prioritario, a enfocarte en lo que quieres y te gusta y disfrutas. Intercambia opiniones en la red social de la plataforma, pero sobre todo, relaciónate con la gente de tu comunidad. Saluda la vecino al que has mirado de lejos por años. Abraza al extraño, invita a sentarse a tu mesa al que pensabas que era un forastero o un antipático. Que lo estrafalario del atuendo no se lo que te impida ver el alma de tu semejante. Plantea los temas de actualidad, pero sobre todo, las asignaturas pendientes, aquellas cuestiones que siempre te han importado y que has estado descartado o arrinconando. Ahora tienes un respaldo, un pódium y un altavoz. Vincúlate al ACIMUT COMUNAL.

 

GESTORES PÚBLICOS DE LA SOCIEDAD CIVIL

Cuatro son las circunstancias esenciales de la vida en el mundo de la Tierra: voluntad, consciencia, vibración del alma y plenitud, sin embargo, ajenos a sus dones naturales y sus talentos particulares, los atributos ciudadanos y los tesoros individuales, quedan postergados, abandonados, ahogados y silenciados. El ser humano de nuestra época está sometido a la barbarie siniestra y depravada de unos pocos desalmados que gobiernan el planeta, sometiendo a la población que convierten en borregos o robots, indistintamente.

Las leyes que se están aprobando son lo suficientemente ambiguas para que se puedan interpretar de todas las formas que les permitan seguir con su plan de asedio y derribo al alma ciudadana. ¿Para qué los abogados y los jueces?.. No se podrá demandar o recurrir con la nueva ley totalitaria en la que una autoridad «competente» le dice a cada paso al ciudadano lo que tiene que hacer y cómo lo tiene que hacer. ¡Hay que obedecer las órdenes! Bastará cualquier crisis premeditada o forzada y fabricada, para que tengan la excusa para más aberraciones y crueldad, deshumanizando a la población.

Pero las órdenes, las hacen cumplir los seres humanos, las mandos intermedios. ¿Quién solicitaba el certificado de vacunación?…

George Orwell y Aldos Huxley se quedaron cortos con los acontecimientos de nuestra época. HItler o Musolinni, estarían escandalizados ante los actos de barbarie que legalmente implantan los gobiernos (totalitarios). ¿Alguien ha visto las actuales circunstancias descritas en algún programa electoral de alguna fuerza política?

¿Qué valor tienen las Constituciones de los países?…

Igual que se ha corrompido y tergiversado la palabra político y política, ha sucedido lo mismo con «líder». Hay un liderazgo humano, reconocido, aceptado por su bondad y vitalidad. Pero impera por doquier el liderazgo autoritario. Sin embargo, el liderazgo natural mantiene una misión fundamental: liderar al grupo para el bien, con el bien, para la supervivencia, con la dignidad en la actividad. Usar sus capacidades con la fuerza de su potencialidad, además de la lógica y el razonamiento, nada tiene que ver con aquellos que imponen como jefes y dueños auto asignados, cuyos objetivos son sus propios intereses personales, a expensas de los demás. La diferencia es obvia. La «vieja guardia» de los políticos corruptos, son todos los que han permitido que llegáramos a los extremos actuales, mientras que la nueva generación somos los hombres y las mujeres que no queremos que nadie decida y elija por nosotros.

Todavía hay quienes apostarán por los amos, en vez de impulsar a los líderes humanos naturales. Por esta razón, no esperes a votar a nadie que no seas tú mismo. Ponte al frente de tu localidad. Participa en nombre de la comunidad en «la casa de todos». Presenta candidatura en las elecciones municipales y sorprendente de los resultados.

El «político de acimut» es el portavoz del pueblo, un gestor público comprometido con los principios humanistas que no contemplan la traición. La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora apuesta por los seres humanos y su humanidad. Hombres y mujeres que confían en sí mismos, comprometidos con su mejor versión que trasladan ahí donde se forja la sociedad, las normas y los protocolos que regulan las relaciones en el territorio.

Todo da comienzo por amarse a sí mismo sin vergüenza ninguna, aceptando las fortalezas y la virtud que desempeña una actividad que será agradable o desagradable, en función del servicio y la vocación de utilidad. Alcanzar la plenitud como ser humano significa la consciencia de poder hacer el bien y de hacerlo todo el tiempo. Es lo mismo que señala el amor en la acción, el desempeñarse con amor en cada ocasión. Eso es conocerse a sí mismo, trasladar un estado de aceptación consciente a la voluntad que toma forma y crea precedentes, circunstancias, realidades que pueden ser hermosas y beneficiosas. Así nos permitimos llegar juntos al umbral de la utopía y atravesar sus puertas para instalarnos en el nuevo hogar.

Cuando un ser humano alcanza este estado de significación, la plenitud es la consecuencia exacta, ineludible, vibrante, espectacular. Entonces se trata al resto de seres humanos con la dignidad que merecen, porque la sensibilidad se traslada a la institución y está implícita en los principios humanistas que se despliegan con generosidad.

Cuando el ciudadano es consciente de su valor como ser humano, tanto como de su función en la comunidad como parte integrante del devenir de la especie, el palpitar impregna los detalles y los matices y el amor queda plasmado como una obra de arte. Porque somos artistas, protagonistas, servidores de la causa común.

Cuando hombres y mujeres tienen la posibilidad de plasmar el amor y la verdad, la dignidad y la libertad, el afecto y el respeto en lo cotidiano de la sociedad, en este proceso es cuando se llega a la sociedad mejorada que es factible, gracias al éxodo al alma humana. El éxodo a la quinta dimensión, la utopía que se alcanza. Porque no se trata de un imposible. Es una opción sensata y conveniente, que la Agenda Ciudadana Municipal Transforma ofrece como regalo al mundo.

Quién es más miserable: ¿El que constituye su propia servidumbre voluntaria o el que desea someter a los demás? En mi opinión, ambos son igualmente miserables. Los dos viven tristemente y, lamentablemente, una vida desdichada. Pues tratan al resto igual que a sí mismos.. ¡como desechos humanos! Ignorando la energía y el ama. Asesinando la vibración y los principios humanistas.

Nuestros actos hacia los demás, son la mejor definición de nosotros mismos. Nos definen las acciones que ejecutamos a diario, nunca las palabras que pronunciamos. No es lo que pensamos o escribimos. Es lo que hacemos. Es el cómo lo hacemos. Es el para qué hacemos lo que hacemos, donde nuestro carácter se desmarca de las apariencias de la personalidad y la armadura del ego. Descartar la mente alterada y modificada por los pensamientos de otros amos, es lo que propone ACIMUT. Se dueño de tu destino, ideas, actos, sentimientos. Atiende la necesidad existencial primaria y abandona deseos y emociones y todas las órdenes absurdas que degradan y corrompen y causan agonía y futilidad, aunque se obtengan premios y aplausos hipócritas.

El futuro de la nueva era, de la etapa que le sigue a ésta época que inició en marzo 2020, será colectivo o no será. ¡Estallará! Estamos en la decisiva década. La transición a una época nueva que pasa por la comunidad en armonía, impulsada desde la individualidad genuina, desde los tesoros internos de cada uno que se comparten y se combinan en la simbiosis de las almas enamoradas de la vida. ACIMUT propone la sinergia, la evolución altruista, los principios humanistas.. ¿hace falta repetirlo mas?…

Pero el futuro no debe ser.. del tipo «social comunista» que es lo mismo que totalitario, pues unos pocos elegidos son los que reparten a todos los demás. Estamos sumiéndonos en unas arenas movedizas que nos engullirán si los hombres y mujeres «buenos» evitan pronunciarse. Particularmente, prefiero la extinción y el apagón completo y quedarnos sin Internet.. antes que un reset que da como resultado la robotización y el sonambulismo tecnológico embriagados por las ondas electromagnéticas.

 

POLÍTICA VANGUARDISTA QUE SOLUCIONA

La sociedad que se mejora a sí misma, no sólo es una muy buena idea. Se trata del requisito imprescindible para consolidar la permanencia de la especie humana en la Tierra. Si el Sistema corrompido por el gobierno autoritario del globalismo espera mantener a los ciudadanos ignorantes y hechizados, a los jóvenes y a los adultos y a los ancianos, hipnotizados e intoxicados. Si pretende seguir envenenando el alma ciudadana, entonces, podrá afirmarse que la sociedad avanza hacia la enajenación total que resulta ser un vil asesinato de parte del poder arbitrario. Sin embargo, si en vez de admitir el autosuicidio y la colaboración, la población realiza el viaje de introspección y comprensión de sus atributos, se alza la oportunidad que sobrevuela el laberinto.

El PODER es un verbo potente que causa tanta atracción como rechazo. Significa disponer de la capacidad natural para ejercer el mando o la facultad legal que confiere la ley para dictaminar decidir y ejecutar. El ser humano es poderoso en su intimidad. Si descubre su potencialidad y gestiona su energía, será capaz de realizar maravillosas actividades relacionadas con la verdad del amor en libertad. El dictador tiene las armas que lo hacen poderoso, con su tiranía militar sobre la población, consigue la obediencia. Pero la consigue a causa del miedo, nunca por la devoción al hombre y a sus ordenes.

Papá y mamá son poderosos ante sus hijos. Pero su mayor arma es el amor. El cariño que orienta al pequeño para que aprenda las cosas más básicas de la vida. En algunos casos, se estimula lo suficientemente bien al niño, y, así, crece confiando en sus atributos naturales, al tiempo que descubre quién es y qué quiere hacer como actividad a lo largo de su trayectoria vital. Sin embargo, este proceso de comunicación y desarrollo, afecta a los niños desde el mismo contacto con el colegio y la autoridad del profesor, pero también con el celular de papá y mamá o la tablet del vecino que conectan al televisor de pantalla de plasma.

Si el «poder» equivale a estar en condiciones de hacer determinada acción, entonces, todos los seres humanos lo somos.. ¡poderosos! Es justamente el don natural del libre albedrío lo que consigue que la voluntad consciente se manifieste en el entorno y la comunidad. Sin embargo, la influencia externa de la autoridad oficial, anula el movimiento del individuo. Restringe la vibración de la energía ciudadana, afectando seriamente a la libertad que se gestiona desde las instituciones del Sistema.

La administración de las ideas y las creencias populares, así como las normas y los reglamentos que se imponen como criterios a seguir «por obligación legal» constituyen lo correcto y lo «normal». Surge un comportamiento prefabricado teledirigido desde la red de Internet que define las palabras y dota a los conceptos de «sus» argumentos. Argumentos que están organizados para mayor computación de los datos, a base de etiquetas y estereotipos que nublan el sentir interno del ser humano. El usuario acepta y se resigna a relacionarse con la nueva doctrina de las ondas electromagnéticas y los algoritmos, moviéndose y habitando el ciberespacio, a todas horas y sin descanso. El mundo virtual dispone de la autoridad de la Inteligencia Artificial, quien sutilmente establece una presencia omnipresente y omnisciente ante la población mundial.

Por consiguiente, los hombres y las mujeres están sujetos a priorizar la ley y el orden establecido por una dictadura digital y un Sistema con suficientes armas para amenazar y someter a la población.. ¡porque lo aprendieron de su familia! Repiten el esquema, cuyos rasgos reflejan evidentes actos de tiranía. Cuando hay un planteamiento de amenaza, existe un chantaje. Si únicamente hay una opción, y pasa por acatar el acoso y la coerción, en vez de fomentar el diálogo y el debate, vivimos la constante del abuso de poder que puede mostrarse bien maquillado y elegantemente servido en bandeja de plata.

Pero los hombres y las mujeres contienen en su interior tesoros inmensos que sin embargo, durante la infancia, nadie les habla del mapa y de la posibilidad de desenterrar y limpiar sus joyas más preciadas, hasta lograr pulirlas para que brillen en la sociedad. Los ciudadanos están alejados de sus talentos particulares, por consiguiente, nunca pueden expresarse a partir de los principios humanistas básicos, porque nadie los ha mencionando en su etapa de educación formal.

ACIMUT resuelve esta falla del Sistema actual a través de las escuelas alternativas que aportan una serie de asuntos y temas que jamás se han visto hasta la fecha en la educación infantil. La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora es la presencia de la innovación social en las instituciones de la administración local. La dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica, manifestándose en el Sistema renovado para que rija la vida del mundo en la Tierra con mayor humanidad y naturalidad, y, menos artificio y falsedad. Se trata de optar por el propósito de la armonía convivencial, en igualdad de oportunidades para todos los habitantes del territorio. Comunicación y empatía, compromiso y responsabilidad, aceptación del desafío y entusiasmo ante la oportunidad. Una propuesta de política vanguardista que descarta la política de la vieja guardia. Descarta la imposición, como táctica permanente.

Este planteamiento que parte de la consciencia de unidad, el apoyo mutuo y la ayuda recíproca, el bien común y la alegría que se comparte, surge de la empatía con los compañeros que viven juntos en esta singular escuela que se enfoca en la profundidad del ser humano. En la totalidad del individuo y su potencialidad, para que luego en las Asambleas Ciudadanas, la administración pública que gestiona la posibilidad de la expansión de la energía, constituya una realidad. La actividad noble, legítima, que sin embargo, ha sido recortada y limitada por décadas en el modelo de nuestra actual civilización.

¿Qué impide la vida del ser humano a plenitud de facultades? ¿Qué causa la vida miserable en la que únicamente se contempla el sobrevivir otro día más?

El verdadero poder está en manos de los ciudadanos. Cada individuo dispone de atributos que niega o evita impulsar. El Sistema ha sabido hechizar con sus ilusiones. Ha establecido el laberinto de la ignorancia, para que los seres humanos se extravíen. Ha enredado a las personas con entretenimiento vacío de contenido, inválido para reflexionar, pero ideal para fabricar máscaras donde esconderse. Estudios universitarios y programas académicos, nunca han mostrado algo tan elemental como es tomar una decisión. Sin embargo, es obvio que hay decisiones saludables y apropiadas, pacíficas y adecuadas, convenientes y acertadas. Pero una decisión que traiciona la esencia del ser o las convicciones particulares, jamás será una buena decisión. Nunca puede ser sabia, una elección que procede de la manipulación, del control y la combinación de un mecanismo superior que presiona, empujando desde la ficción jurídica, decretando lo oficial y dictaminando, sutilmente y, aparentemente para el bienestar general.

La democracia corrompida ha permitido que los partidos políticos se conviertan en armas de destrucción masiva, favoreciendo a las grandes corporaciones multinacionales y las entidades financieras y los organismos internacionales. La autoridad está basada en la pirámide. En una élite situada fuera de la cúpula. Un grupo reducido que dicta las ordenes que toman cuerpo y forma en los gobiernos de cada país.

La jefatura del mundo radica en quienes se han situado fuera del organigrama y diseñan el esquema que conforma la organización del poder de la autoridad arbitraria que explota y esclaviza. Sin embargo, abrir una brecha, es factible. Es posible rasgar el velo de la opresión. Es viable, desde la creatividad y la intuición. Desde la percepción de la quinta dimensión que puede habitar el corazón del Sistema reformado, reciclando el modelo actual. Limpiando de escombros las ruinas de hoy.

Los miembros de ACIMUT somos ciudadanos ordinarios capaces de realizar eventos extraordinarios, hombres y mujeres comunes con un palpitar interno espectacular. Disponemos de la claridad de juicio y la comprensión de la urgencia de crear la sociedad mejorada. Lo que se necesita es una sociedad que se mejora impulsando las actividades que requiere el desafío de la vida plena. Los representantes de la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora somos portavoces del mensaje de solución a los conflictos. El primer desafío, la aventura más asombrosa, es la comprensión del hecho imprescindible: humanizar la autoridad.

Los participantes en las listas electorales, así como los votantes y simpatizantes de la política vanguardista, disponemos juntos de la capacidad de incidir en las pautas de conducta de los habitantes del territorio, a quienes consideramos nuestra familia. Desde la comunidad que frecuentamos como nuestra vivienda, la casa y el hogar de todos, ponemos en practica el afecto y el respeto, aunando esfuerzos en la cooperación y la evolución altruista. Organizamos la administración local de manera transparente y participativa, abriendo el debate a la población, en vez del secretismo en las intenciones de la acción. Desarrollamos campañas de sensibilización, programas para la comprensión de los acontecimientos que afectan al municipio. Propiciando el flujo de ideas y la vibración de la población que participa en la construcción de la versión mejorada del lugar.

El poder legítimo está en el pueblo. En el gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo. Representantes, que ante todo nos sentimos «humanos» y nunca más como soldados del Sistema. Basta de comparsas y marionetas. Basta de partidos políticos que se han constituido en máquinas de contabilizar votos y negociar acuerdos indecentes en la sombra, de espaldas a la ciudadanía, a quienes prometieron servir proteger y defender.

El poder noble está en el bien, en la mejora, en la agilidad y la flexibilidad, la eficacia y la resolución de los conflictos que no entrañan mayores errores, pues se centran en la excelencia, para la armonía convivencial. Se trata de reunir las condiciones óptimas, los interlocutores que expresan verdad y amor, consciencia y belleza, equidad e imparcialidad. De manera que el resultado, deviene ausencia de ego político, deviene mayor beneficio social. Es el dominio de la información que no se basa en la Big Data. Es la estrategia que nace de la reflexión de los responsables del bien común y la fraternidad, en vez de la influencia de un gobierno central ajeno a la realidad del lugar. Hablamos de la independencia para gestionar el propio devenir, protagonistas del acontecer.

La inclinación a la autonomía que garantiza los principios humanistas fundamentales en la actividad cotidiana del municipio, es un logro en si mismo. La realidad de su desempeño está en relación a cumplir las leyes que se reinterpretan, y se adaptan a la verdad de la época. A la verdad de las situaciones y los asuntos urgentes y prioritarios que se revisan, generando nuevas posibilidades que aprovechar, rectificando y corrigiendo.

El poder represivo del Sistema causa malestar, incomodidad, frustración, impotencia, desazón. Provoca el rechazo y la resignación, el conformismo y la apatía, la inseguridad y la confusión, la desorientación y el desaliento y la angustia o la depresión. Se buscan válvulas de escape que pasan por la adicción al entretenimiento que afecta a la capacidad de vibrar del alma humana. La autoridad del Sistema, constantemente emplea la intimidación para lograr que la ciudadanía planetaria cumpla las directrices marcadas por una agenda globalista. O pase por la multa y la sanción, la ridiculización y el descrédito público, el juzgado y la cárcel. Incluso el suicidio provocado. Todo para que se acate la autoridad que obliga al cumplimiento legal de la regla injusta inventada para esclavizar.

Sin embargo, el poder no es una arma o un objeto que se posee o no se posee. De acuerdo que el militar tiene la metralleta y, frente al civil desarmado, ejerce una autoridad aplastante ante la amenaza de fallecer repentinamente. Pero se muere el hombre y la mujer si se está vegetando, en vez de desplegarse como la flor que celebra su existencia regalando su fragancia. La flor necesita agua y el sol para la fotosíntesis.
El ser humano realiza un proceso similar. También fallecemos sin el agua. Muere el individuo que carece de agua y oxigeno. Pero el alma humana, es precisamente lo que asfixia el Sistema, mientras envenena el agua del grifo y tiñe el aire de partículas metálicas. La energía humana necesita respirar, oscilar, contraerse, expandirse. Gracias a la energía que vibra, el ciudadano transforma su entorno, convierte las ideas y sus percepciones e intuiciones en acciones y planes y proyectos.. ¡ricos de la energía que no se ahoga!

La energía es vida, consciencia, verdad, belleza, libertad. En el alma hay bondad y compasión. Pero sobre todo, está la potencia del amor que la especie humana demuestra ser incapaz de aprender a utilizar. Ordenan el mundo, un conjunto de entidades biológicas de inteligencia avanzada, descuidadas ante las bondades del alma. Mientras las cosas se racionalicen desde la mente lógica y la memoria de los datos inculcados con calzador, enredados en prácticas informáticas que anulan toda expresión de iniciativa e imaginación, la administración de lo público, difícilmente mejorará y, el ciudadano, será cada día más androide que ser humano.

Se requiere de representantes sensibles con una visión perspicaz. Cargos públicos intrépidos y audaces, atípicos y singulares. Interlocutores en la esfera del gobierno que transiten por los pasillos del poder con paso firme, sin titubear. Con la peculiaridad de la corazonada y el presentimiento, más que la fidelidad al manual técnico de la autoridad central que rige el destino para la vida miserable, comprimida en la Big Data y el código QR.

El ser humano agoniza sin la posibilidad del proyecto vital. Sin el desempeño de su proyecto existencial, muere lentamente, al arrugársele el alma como pasa. Si hombres y mujeres no logran emerger y trascender en sus comunidades, se afligen y se abandonan. Es cuando el Sistema atrapa a sus víctimas en la red que ha tejido para devorarlos vorazmente. Por tal razón, aportar lo mejor del ser humano, en el diseño de una estructura renovada que transgrede los cimientos del actual Sistema, es un proyecto que requiere atención inmediata.

El ciudadano necesita sentirse útil, saberse de valor para el bienestar general. Sumar en vez de restar. Aportar el granito de arena que nos hace comprender que somos importantes.. ¡para nada somos inútiles! Nunca fuimos insignificantes o solamente números en una estadística. Tampoco somos solo nombres en una lista, aunque estamos siendo terminales electrónicas de la Inteligencia Artificial. Hombres y mujeres son absolutamente indiferentes para el Gobierno Central Mundial que mira desde arriba a las hormiguitas que puede pisotear, y, cancela, elimina, borra, expulsa, asesina.

Cada vez hay más chips implantados y el transhumanismo, se incorpora como algo normal. Pero es anormal modificar el cuerpo humano, es anormal modificar la humanidad del individuo que se convierte en máquina, que se activa mediante los wifis y la gran cantidad de satélites que giran alrededor de la Tierra. Aparatos puesto en órbita, con fines aparentemente científicos, pero con intereses militares que para nada tienen que ver con las simples y sencillas comunicaciones. ¿Te preguntaron a ti para formalizar el lanzamiento?

¿Cuántos referéndums se han tenido que realizar y, sin embargo, no se han celebrado? ¿Cuántos asuntos graves y determinantes, que nos afectan a todos los seres humanos por igual, se han dado sin nuestro consentimiento o aprobación? ¿Cuántas acciones se producen en la actualidad sin el conocimiento de la misma población mundial?

Estas cuestiones suceden porque los gobiernos centrales obedecen a la autoridad global. El nuevo orden mundial, que apareció ladrando en 1971 y.. nos comenzó a morder gravemente desde el pasado marzo 2020.. tiene su continuidad en las leyes que se están aprobando silenciosamente y, que en una fecha determinada que únicamente saben «los que quieren mandar».. se activarán, pasando a una ley marcial, que llaman nueva normalidad.. desapareciendo el mundo civil, para abocarnos a un estado policial de totalitarismo militar.

Estamos en la decisiva década de la civilización obligada en la que se plantea el jaque mate. La ciudadanía planetaria mueve ficha, si aplica en cada municipio del mundo la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora. La población mundial es un gigante dormido que si despierta y se levanta, será imposible que ningún sistema lo controle y lo pueda dominar. Sobre todo si nos desenchufamos de la estructura digital. En verdad no hace falta rebelión o revolución, violencia o sangre. Basta con la consciencia de la Ley Natural, y la creatividad en las ideas que implantar para relacionarnos como hermanos. Retomando el contacto con la naturaleza y la vida del campo, lejos de las antenas y las grandes urbes.

Al ser humano le hace falta jugar y divertirse. El ciudadano puede apuntarse a la aventura y hacer historia, en vez de seguir como bobalicón frente al discurso de propaganda que cuentan los que mandan. Dejar huella, es una elección particular intransferible. Depende únicamente de ti, del palpitar de tu alma, de la decisión de asumir tu responsabilidad en la vida del mundo, tanto como en la vida de las generaciones futuras.

El poder viene implícito en cada ser humano que aterriza en la cuna. Es innato en cada hombre y mujer del planeta. Porque el verdadero poder es el libre albedrío, son los dones naturales y las destrezas particulares de cada individuo. Los tesoros innatos y las joyas que son inalienables, y, que interactuando en la organización de la vida, conforman el mundo que habitamos. Por consiguiente, la manera de existir es nuestra, de cada uno, nunca podemos quejarnos, jamás culpar a otros. Los ciudadanos somos co-creadores de la realidad. Con cada acción que desarrollamos, aportamos o nos restringimos, protagonizamos o nos sometemos, improvisamos o cedemos. Las actitudes y los hábitos, devienen conductas y situaciones y circunstancias y ambientes en los que nos integramos, participamos y, a su vez, participan y se implican los otros ciudadanos. Así fluye el mundo que merece una oportunidad. Así es la alternativa ACIMUT. ¡Te interesa!

La persuasión sutil y aparentemente inofensiva de los algoritmos, ha venido a sustituir a la fuerza bruta del golpe y la herida, pero será mucho más dañina la Inteligencia Artificial, que lo perjudicial que todavía es hoy la estructura del sistema globalista. ¿Qué hacer? Qué hacer ante la dictadura digital que se avecina, que asigna la verdad al Internet de las cosas, promoviendo la confianza ciega en los artilugios electrónicos. ¡Ruego por el apagón! Ruego por recuperar la energía humana que ha sido desplazada por la energía eléctrica. ¿Por qué señalar que se ha ido la luz cuando se interrumpe el suministro de energía eléctrica? Cuando la luz inconmensurable vibra en cada ser humano consciente de su vitalidad.

Al relacionarme con otro reconozco que ni cuenta me doy si es blanco o negro, alto o bajo, creyente o agnóstico, delgado o grueso, latino o asiático, católico judío tibetano o musulmán. Me basta con saber que es un ser humano, sin embargo, pronto habrá androides y ciudadanos con implantes a nuestro alrededor. A esta clase de personas revestidas de sucedáneos y artificios, lo confieso: me constará identificarlos como hermanos (seres humanos). Para mí serán.. ¡máquinas!

 

ACUERDO COMUNAL QUE LLEGA MÁS LEJOS

Mientras se siga hablando del contrato social, en vez del Convenio Natural que Acuerda los Ajustes, el gravísimo error cometido se perpetua de forma que el Sistema seguirá sosteniendo la batuta que marca el compás y el ritmo de la melodía. Sin embargo, la referencia al acuerdo comunal, logra que en vez de dos partes, dos bandos, una separación y conflicto por el enfrentamiento, se convierta en un diálogo fluido. Dado que un acuerdo que surge de la comunidad, alcanza un equilibrio, operando en ambos ámbitos, pero consolidan una misma necesidad y propósito, visión y proyecto.

Hoy, la equidad y la utilidad, la imparcialidad y el servicio, están sustituidas por la llamada justicia (que es bastante injusta) y la funcionalidad (que es la legislación interesada). La administración legítima de «la cosa pública» se ha vuelto ilegítima, dado que los gobiernos, nos direccionan hacia las políticas privadas de los organismos internacionales y las corporaciones industriales.

Las leyes deben estar en manos de los portavoces del pueblo, pero desde hace décadas, la vox populi está ausente en el debate. Los legisladores son políticos que se han corrompido, traicionando el fundamento principal del político: lograr hacer posible, todo aquello que se hace necesario. Sin embargo, la fluidez de los dones y talentos humanos, así como la dignidad y libertad de los seres humanos, no están presentes en la actividad ciudadana. Una actividad que cada vez está siendo más recortada, más restringida, más coaccionada, y más amenazada, empujada a la fuerza. A menudo sin un criterio objetivo, que vaya más allá de publicarse como ley en el boletín oficial del estado.
Por débil que parezca la voz del ciudadano, cada hombre y mujer es un individuo soberano con dones naturales inalienables, inherentes al alma humana. Si quienes ostentan las posiciones de poder y los cargos públicos actúan inconscientemente e insensiblemente, como desalmados, corruptos, títeres de una autoridad superior que no es la extensión de la voz del pueblo, algo está fallando y es muy grave, porque se traiciona el Estado de Derecho y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Ante el derecho del voto, se impone la urgencia de su uso, pero sobre todo, la necesidad de comprender a quién se vota y para qué se le vota. El contrato social es el programa electoral que década a década se ha ido traicionando con total impunidad, faltando a la palabra dada a los electores. Emitir un voto es una responsabilidad. Emitir el voto de confianza al acimut comunal es un privilegio reservado a todos los seres humanos del país.

La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora, refleja el hecho natural del libre albedrío del ser humano. Desde las escuelas alternativas y su continuidad en las asambleas ciudadanas, se dota a los pequeños ciudadanos de las herramientas para hacerse cargo de su destino desde la comprensión de un intimidad y carácter, siendo la potencialidad humana un valor en alza en el territorio. Por ello la comunidad como hogar y familia, como ente regulador de la armonía convivencial, centra sus actividades primeras en el descubrimiento de las habilidades y destrezas que nos diferencian a unos de otros, coordinando los dones, como lo son la vida la consciencia el amor la sabiduría y el libre albedrío en un abanico de posibilidades y realidades que existen para engrandecer y beneficiar al conjunto de la comunidad naranja.

El ciudadano del siglo XXI nace esclavo, con la ignorancia de la cárcel de barrotes invisibles que resultan de las ilusiones del Sistema. Pero en vez de favorecer el hecho de comprender la realidad, como en el mito de la caverna de Platón, la posibilidad de escapar y salir al exterior para que los rayos del sol de la verdad besen su rostro, se hace todo lo posible para que la ineptitud sea la constante, en vez de la excelencia humana. Se priva al pequeño ciudadano de su «totalidad» y se le forma como otra pieza más, intercambiable por otra, para que ocupe su lugar en la maquinaria que arrolla las almas.

Hay que señalar que todos los mandos intermedios que practican el culto al Sistema, como soldados o sicarios, verdugos o cómplices, son tan o más esclavos que el ciudadano dormido que no toma consciencia. Nada hay peor que saber lo que sucede y, sin embargo, mirar a otro lado, como si no pasara nada, cruzados de brazos. La apatía no está presente en las escuelas alternativas. No esta presente el conformismo y la resignación en las Asambleas Ciudadanas.

Hasta la fecha, había cierta justificación o excusa para «colaborar con el enemigo» para obtener ciertos favores. Sin embargo, ante la opción del ACIMUT, se abren las puertas de la alternativa, de la oportunidad de crear juntos la sociedad que se mejora a sí misma. Si continuas atendiendo la obligación de una autoridad que en ocasiones, claramente vulnera la propia ley y el sentido común, entonces, eres un lastre para tu familia y tus hijos, los amigos y los vecinos y las generaciones venideras.

Decía Jean-Jacques Rousseau «En tanto que un pueblo está obligado a obedecer, y, obedece, hace bien, tan pronto como puede sacudir el yugo, y lo sacude, obra mejor aún, pues recobrando su libertad con el mismo derecho con que le fue arrebatada, prueba que fue creado para disfrutar de ella». Por cierto, Rousseau ​fue un escritor, pedagogo, filósofo, músico, botánico y naturalista, suizo francófono.

¿Es dueño de sí mismo el ciudadano moderno?…

¿Somos esclavos de un Sistema que nos amarra a una ficción jurídica?…
La situación dada despertó las alarmas. Es obvio que el mundo se ha convertido en un teatro de sorpresas e incertidumbres. Estamos conscientes de que pasar a la ofensiva es la respuesta sensata, dado que la pasividad, aumenta los peligros. Tomar riesgos es imprescindible si queremos el mundo solidario que merecemos este presente. El acoso cibernético de los algoritmos es tal, que pronto no habrán rincones en la Tierra que escapen a la dictadura digital.

Hay que prever otra alternativa, una salida como respuesta. ACIMUT diseña otra manera de organizar la estructura de relaciones, para evitar que se ensanche el bando que existe entre quienes están relacionados con la autoridad y «lo oficial» y aquellos hombres y mujeres, ciudadanos desconectados de los procesos de participación que se convierten en soldados obedientes de un Sistema totalitario globalista.

Actualmente en el planeta, la realidad demuestra que no todos los seres humanos disponen de los mismos derechos, dado que algunos tienen privilegios situados por encima de la media de la población, además de información privilegiada que les permite saber con exactitud qué es lo que esta sucediendo realmente detrás de bambalinas.

En los más de dos años de incoherencias gubernamentales e institucionales, han aumentando las restricciones de todo tipo hacia el ciudadano medio. Ciudadano considerado ordinario, pero que somos capaces de realizar eventos extraordinarios cuando comprendemos la energía y la simbiosis de las almas conectadas. Cuando despierta la identidad íntima y se despliega la individualidad soberana, se legitiman toda clase de acciones dirigidas a salvaguardar la dignidad y el libre albedrío.

La Agenda Ciudadana Municipal Trasformadora protege lo fundamental de los hombres y mujeres de la Tierra: su integridad física y espiritual. Nos centramos en la «localítica» en vez de la geopolítica, defendiendo la vida del territorio y a sus habitantes. Juntos creamos la sociedad que se mejorada a sí misma desde la base y hacia arriba, para levantar los cimientos de los principios humanistas en la administración local.

Tanto las escuelas alternativas como las asambleas ciudadanas, buscan e investigan, analizan y encuentran los asuntos apremiantes y los argumentos sensatos que dan sentido al devenir de la comunidad naranja. Una comunidad en alerta, que bien puede pasar al semáforo rojo o al semáforo verde. Apostamos con nuestra actividad cotidiana al ver, a volver a la Naturaleza espléndida.

De entre nosotros, surgen los recursos y las competencias expertas en cada sector: agricultura y granja, ingeniería y albañilería, carpintería y médicos, abogados y maestros, terapeutas holísticos y cocineros. Un largo cumulo de habilidades y destrezas se dan cita para coordinarse y reflejarse en la comunidad naranja.

No se trata de una eco-aldea que vive al margen del Sistema. ACIMUT es el anclaje al Sistema, de manera que farmacias y hospital, igual que bomberos y ambulancia, radioaficionados y comunicadores sociales, periodista, etc. Todo está relacionado en favor del amor y la verdad, la virtud y la ética, la eficacia y la excelencia humana.

En caso de un desastre o una calamidad, estamos listos para afrontar la adversidad. Ofrecemos capacitación a los adolescentes y adultos que quieren ampliar sus conocimientos. La ayuda recíproca está en cada esquina. Flota en el ambiente el apoyo mutuo, tanto como el afecto y el respeto. ¡Vive la unidad!

Más allá de los supermercados y los suministros clásicos, estamos preparados para una logística que implica la autonomía: techo y alojamiento para resguardarnos, agua limpia y abundante, alimento que cultivamos independientemente, material de higiene, atención a los más frágiles y vulnerables, juegos y baile para mantener el ánimo encendido.

Suceda lo que suceda a lo largo de esta decisiva década que atravesamos, estamos preparados, no perdemos de vista los acontecimientos que suceden más allá de los medios de comunicación y las declaraciones públicas de las instituciones y los gobiernos de cada país. Vibramos en la consciencia de unidad y la fraternidad está presente en el devenir del territorio. El eje principal es la vinculación entre población y gestión pública, de manera que sabemos exactamente lo que ocurre en verdad. Nuestros interlocutores en la administración local suministran la información veraz y contrastada, además de advertirnos de las posibilidades de próximos sucesos.

Resistir la embestida. Garantizar la supervivencia en caso de extrema excepcionalidad, tranquiliza a los hombres y las mujeres que se unen y reúnen alrededor de la fogata que es la comunidad naranja. Bajo las estrellas, confiamos en nuestra potencialidad, mientras cantamos y bailamos, alegres, por desempeñar la actividad que consideramos propia y conveniente.

ACIMUT se anticipa, para que la sorpresa no nos pille desprevenidos. Existir con humildad, decencia y moderación, nos prepara para cualquier desafío. La transición que está pasando.. entre dos mundos.. dos formas diferentes de organizarnos.. está sucediendo en este mismo momento y, formar parte de la mesa de negociación y debate asegura una función protagonista de parte de la dignidad y la libertad ciudadana.

La potencia de la fraternidad y la evolución altruista, tanto como la frugalidad, son elementos fundamentales para consolidar la Sociedad Mejorada. Una sociedad, cuyas comunidades han extirpado el veneno de las mentiras y la toxina llamada miedo. En vez de preocuparnos.. ¡nos ocupamos! En vez de atender a cada rato lo que aparentemente es urgente, simplemente, nos enfocamos en aquello que es vital. Sabemos que lo importante, raramente es urgente, y, que lo urgente, raramente es importante.

Se ha obedecido por décadas al Sistema, incluso sin compartir algunas de sus directrices. Tan sólo forzados por la programación y la presión mediática que adoctrina tanto como la educación obligada de los colegios en la etapa infantil. Sin embargo, obedecer, nunca ha sido un deber. Es una elección. Una decisión que se adopta voluntariamente, a menudo, bajo el influjo de las creencias y la tradición, tanto como de la rutina (por comodidad). Por ello, ante la opción de la alternativa, aparece esta oportunidad de transgredir el Sistema que falla, posibilitando los cimientos que consolidan la armonía convivencial.

 

LA GRAN DISTINCIÓN

El libre albedrío es la consecuencia de nacer en la Tierra, igual que la consciencia es la condición natural del individuo y, su plenitud, una oportunidad sujeta a su responsabilidad y compromiso de existir y expresarse a través de los dones naturales, manifestando la potencialidad que se expande en la sociedad. Pero algo tan simple y evidente, el Sistema que organiza las cosas del mundo, lo ensucia, lo pisotea y lo estropea, lo anula.

Mientras un jefe de gobierno sea incapaz de amar a sus gobernados, el cargo del poder se olvida de la empatía y la sensibilidad, tanto como de la compasión y la fraternidad. Así es imposible que el afecto y el respeto fluyan en el devenir cotidiano.

¿Será que los poderes y las armas se han establecido como ventajas y beneficios para unos pocos elegidos? Pero, ¿elegidos por quien? Es entonces el pueblo quien elige a sus carceleros y verdugos, ¿sí? ¿No?

Hay que pasar página y dejar de mencionar el «contrato social» para evitar seguir perpetuando el Sistema que inventa la desigualdad. La referencia al «acuerdo comunal» que presentamos y protagonizamos, es la armonía entre dos ámbitos que están unidos y van de la mano. Nunca dos partes distintas, pero siempre han sido los dos bandos que dibujan a los opresores y los oprimidos, como si existieran dos castas o niveles entre los seres humanos. Los ciudadanos han sido separados del órgano de gobierno, pero esto lo estamos resolviendo. El conflicto ha existido porque los intereses eran distintos, en vez de ser la misma prioridad vital. Los enfrentamientos se han dado porque los intereses de unos, no correspondían a la necesidad de la población. Es fácil de entenderlo. Como es muy sencillo comprender que, corrigiendo la falla, se resuelve el asunto.

El asunto de la «desigualdad» se resuelve cuando todos por igual, disponen de las mismas oportunidades. Cuando existe un diálogo fluido y transparente, que aúna esfuerzos y sinergias, partiendo de las mismas convicciones y motivaciones. El acuerdo que surge de la comunidad, con sus portavoces, los gestores públicos de «sus intereses» (los intereses de los habitantes del territorio), logra el equilibrio y un mayor índice de resultados favorables, dado que ambas fuerzas, reman en la misma dirección. Aunque son esferas de acción distintas, los dos ámbitos cohabitan y vibran en la unidad del propósito, la visión y el proyecto común.

Las llamadas élites que apuestan por el globalismo y el totalitarismo y la dictadura digital, ¿pertenecen a la especie humana? Será que la especie humana, les pertenece a este escaso grupo que no supera al 0’2% de la población mundial? La ciudadanía planetaria, ¿es propiedad de alguien?…

La Ley Natural es lo que distingue a las comunidades naranja, los participantes del Acimut. Hombres y mujeres despiertos que han tomado consciencia y se responsabilizan de su jornada diaria. Ajenos a cualquier tipo de rebaño y pastor y perro rabioso que ladra, nos enfocamos en la dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica que como maestros y alumnos enseñamos y aprendemos en las escuelas alternativas, para luego trasladarnos a la zona del debate rico y plural que es la Asamblea Ciudadana, antesala del pleno del ayuntamiento donde la administración local legitima el sentir popular a través de los portavoces de los habitantes del lugar.

El tiempo de los reyes y los dioses ha llegado a su fin. Mientras existan los rebaños, ciudadanos pasivos sin iniciativa, los jefes pastores podrán devorarlos, para luego dejar los huesos a los perros. Los ciudadanos nunca fueron ovejas, excepto aquellos que se lo creyeron y así actúan, todavía en nuestra época. Sin embargo, hay seres humanos que saben distinguir a las entidades de inteligencia avanzada, negligentes ante la virtud humana. Todos, nos alejamos al máximo, para unirnos y reunirnos entorno a la hoguera del Ave Fénix, para resurgir como pueblo soberano de nuestras propias cenizas esclavizadas.

¿Nacen los ciudadanos como esclavos y algunos pocos como jefes condecorados?…

La autoridad surge, porque uno acepta someterse al otro, nunca porque sea algo natural. Es falso que unos nacen para obedecer y otros para mandar. Pero sí es cierto que unos se someten voluntariamente y, otros, les encanta dominar y explotar a los demás. Pero en sí misma, tal actividad es antinatural. Lo natural es la cooperación y la simbiosis, la sinergia y la asertividad. Imposible si hay menosprecio e insensibilidad, si no se respeta la dignidad del otro y su libertad de ideas y comportamientos.

Es una de las primeras enseñanzas en las escuelas alternativas: todo es una y la misma sola cosa, energía. Cada ser humano es una célula del organismo vivo llamado especie humana. Pero hay quienes no están en dicha sintonía, y, negligentemente, vulneran la vibración del alma y su comunicación, por lo que no fluye la energía. Entonces es que se viola la única ley establecida como prohibición: nunca jamás, bajo ningún concepto, dañar o perjudicar a otro ser vivo.

Deliberadamente, se abusa del poder para lastimar a la población desde los cargos donde se actúa con impunidad legal. Hay legalidad para dañar y perjudicar, pero tales personas, visten su armadura y usan su careta. La máscara del Ego y la codicia y la mentira que evita su totalidad, por lo que su carácter, se ahoga, tanto como se asfixia su alma, enredados en las cosas de la ficción jurídica y la acumulación de reconocimiento y mayores cuotas de autoridad.

Los hombres y las mujeres, todos seres humanos por igual, disponen de los mismos dones naturales y, unos y otros son completamente diferentes en cuanto a sus atributos íntimos, entendidos como tesoros internos, esas habilidades y destrezas que no siempre ven la luz pública. Porque el Sistema coarta, coacciona, chantajea, corrompe. Por ello las escuelas alternativas hablan de necesidad y sentimiento, en vez de emociones y deseos. Se habla en las Asambleas Ciudadanas a partir de la sabiduría, en vez de los conocimientos de la educación obligatoria, porque han existido las experiencias directas, propias, de enseñanzas genuinas que le revelan al individuo su autenticidad. Estas características están presentes en el acimut comunal, donde no existe la ingeniería social. Está la identidad humana, en vez del monigote artificial que resulta de la programación y el adoctrinamiento del Sistema.

Mencionamos a una organización que es la estructura funcional que facilita el flujo de datos veraces y asuntos apremiantes, que se desarrollan para su crecimiento y conclusión. Temas abiertos a cualquiera que disponga de saber y habilidad e ideas vanguardistas que resuelven. ¡Gana la mejor idea! Aportamos ideas creativas para innovar y mejorar, no problemas y quejas y temperamento pesimista o fatalista. La actitud de los participantes es constructiva. Nunca importa de dónde o de quién procede la propuesta. Únicamente nos enfocamos en su viabilidad, en su utilidad y beneficio.

El intercambio es ágil y fluido. Los tratamientos son flexibles y ecuánimes. La redacción de la solicitud, pasa el filtro de las escuelas alternativas y la asamblea libertaria, para darle un contenido jurídico e institucional en el pleno del ayuntamiento en forma de Moción.

Toda comunidad naranja es un organismo vivo que se mueve al compás y el ritmo de sus integrantes, los habitantes del lugar. Descartamos la cháchara y los planteamientos que se convierten en tertulias de bar. Tan solo existe el espacio para «tomar al toro por los cuernos» y darle la vuelta, para inmovilizarlo, antes que nos embista. El sentido común está presente. La vocación de servicio, también. El moderador sabe como dar «la palabra» a cada uno. En algunos lugares, lo hacen con un balón naranja. Habla sólo quien tiene el balón, mientras los demás escuchan y esperan su turno. ¡Es un juego divertido!

Comunícate con los coordinadores de la comunidad naranja en tu localidad. Visita el ayuntamiento y pregunta en la recepción por ACIMUT. En caso de que no hay todavía un concejal de la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora, plantéate formar parte de la lista electoral y participar de la historia de tu territorio.

Los contactos son personales, dado que hay mucho Troll en el ciberespacio. También puedes contactar con la plataforma web: https://acimutcomunal.info/

Las comunidades naranja precisan varios administradores y gestores, portavoces políticos y coordinares, maestros y demás profesionales y habitantes comprometidos. Las puertas están abiertas para todos. Los malintencionados, quedan rápidamente retratados. Es lo que tiene el contacto visual y un abrazo fraternal.

Las comunidades naranja nos movernos con rapidez y acierto. No tenemos tiempo para peleas por estatus. La mayoría hemos abandonado el ego en tercera dimensión. Únicamente mantenemos la voluntad solidaria y la eficacia: una acción, una bendición. Un gesto, una ventaja. Un proyecto, un beneficio para la comunidad.

Cuanto realizamos está basado en los principios humanistas que son muy claros y aleccionadores. A grandes rasgos están plasmadas las pautas de conducta que se reflejan en los estatutos de la Agenda Ciudadana Municipal Trasformadora, pero hay una confianza plena en la vida propia del lugar para darle forma, identidad y autenticidad, a las escuelas alternativas y la asamblea ciudadana que son la base del acimut comunal presente en el pleno municipal. Según las características de cada localidad, se adaptan los movimientos de la política vanguardista en el ayuntamiento. La prioridad esta en la democracia pura y la autoridad humanizada, para que los dones naturales y los talentos particulares de la población estén dentro del ámbito de la administración local que determina la vida y las relaciones entre los habitantes del lugar.

Damos la bienvenida a todos los curiosos recién llegados. Abrimos los brazos y los corazones y, solicitamos que ellos y ellas abran sus mentes y expongan su alma al mundo. Así es como surgen las afinidades y las sinergias que aúnan esfuerzos en la visión común de un mundo mejorado por los propios protagonistas, participantes de la vida en la Tierra.

Hay suficiente material pedagógico y vídeos tutoriales y esquemas de las Mociones Base que deben aprobarse en cada municipio para garantizar el funcionamiento de ACIMUT como herramienta versátil que garantiza la tranquilidad de sus habitantes, tanto como su plenitud. Además, hay un canal abierto para responder a las dudas y preguntas. El formulario de contacto de la web agrupa el orden de respuesta. También puedes comunicarte dentro de la red social ACIMUT.

Los poderosos se han hecho cada vez más poderosos por la acumulación de la armas más peligrosas y dañinas, sin embargo, que necesiten de ellas es lo que demuestra su debilidad. Los seres humanos somos poderosos por naturaleza, no gracias a los objetos y las posesiones o las armas. Basta con abrazarnos por dentro y conciliarnos con los atributos cósmicos.

 

DECÁLOGO DE LA COMUNIDAD NARANJA

En la Tierra no hay unos pocos que nacen para gobernar como reyes y dioses y amos del mundo, para que el resto, obedezca a sus designios. Por igual, nacen los seres humanos que un sistema enfermo se encarga de impulsar a unos pocos privilegiados a posiciones estratégicas para controlar y dominar, someter y explotar. Sin embargo, el acimut comunal corrige las fallas y devuelve al individuo su soberanía, así como el entorno apropiado para desempeñarse desde su potencialidad con absoluta libertad, conservando intacta su dignidad.

Todo hombre y mujer que nace dentro del laberinto de la ignorancia, nace esclavo, y se cría con las ilusiones del Sistema que refrendan sus familiares y luego los profesores en los colegios y los mayores que los rodean. Pero esta forma de asesinar «la mejor versión de uno mismo» llega a su fin con la aparición del acimut comunal. En las comunidades naranja, la pedagogía de las escuelas alternativas y las terapias holísticas de las asambleas ciudadanas dotan a los gestores públicos de argumentos y solicitudes para poder desempeñarse como portavoces de los habitantes del territorio.

Se nace para la esclavitud, desde el instante en que los progenitores tutores legales inscriben al pequeño ciudadano en el registro, de manera que obtendrá su número y código digital para relacionarse con el Sistema. Esta es una ficción jurídica que organiza las cosas del mundo. Pero el mundo saludable y pacifico parte del ser humano y su humanidad. De la energía que vibra para expresar la totalidad innata del individuo capaz de existir sin un documento nacional de identidad que proporciona el Estado y el país, a modo de aire para respirar en las relaciones burocráticas institucionales.

Los ciudadanos se han acostumbrado a ser esclavos del Sistema. Obedientes del Estado y su autoridad. Aunque después de dos años de ultraje continuado, hemos visto como crecían los disidentes del Sistema. Hombres y mujeres críticos, líderes naturales que cuestionan la arbitrariedad y, lejos de buscar trifulca o peleas, nos unimos y reunimos en las comunidades naranja que van dando forma al acimut comunal.

Jamás se pierde la libertad por no saber que es tuya. El libre albedrío es la condición con la que nacemos, igual que nacemos con la consciencia, aunque no todos la mantengan activa. El anhelo del propio palpitar, de la urgencia de manifestar la íntima convicción, se ha hecho cada vez más y más necesario para aquellos ciudadanos que han visto como se agrede y se amenaza y se implementan reglas y decretos que dañan y perjudican la dignidad humana.

 

DECÁLOGO DE LA ECOALDEA NARANJA

UNO.- Regresar a la conexión con la Naturaleza. La vida del campo es tranquila y saludable, carece de contaminación visual o acústica, tampoco tiene contaminación electromagnética. El ritmo es casi una melodía poética. El aire es limpio y, si aprendemos a respirar, oxigenamos cuerpo y mente y las células lo agradecen.

DOS.- Contacto con la tierra. Caminar descalzos para recuperar la conexión con el planeta. Aprender a plantar y cultivar, como jardineros del jardín hermoso que es la vida. Un huerto salva vidas cuando no hay comida en las estanterías de las grandes superficies. Si no hay latas de conserva, podemos alimentarnos con el maíz, la yuca, etc. Hay un sin fin de árboles frutales.

TRES.- Crear vínculos con los árboles y las plantas, con los animales y los ríos y las montañas. Compartiéndola, sin esa urgencia de ser sus propietarios. Participando de un proyecto comunitario en el que se alternan las tareas y, cada uno hace lo que mejor sabe hacer, aquello que se le da bien y con lo que disfruta.

CUATRO.- Relacionarnos con el entorno vegetal y mineral, animal y humano. Sonreírle a cada ser vivo, beber los rayos del sol. Masticar despacio los alimentos, sorbiendo el agua con agradecimiento, con la sensación de placidez y conexión total.

CINCO.- Participando de los espacios comunitarios, del proyecto comunal que nos permite ser y estar en armonía convivencial con el entorno. Descubrir quienes habitan el territorio, buscando afinidades, encontrando alianzas, compartiendo la visión de la vida del mundo que juntos estamos creando.

SEIS.- La mejor manera de aprender algo es enseñarlo. Enseñar a los hijos y los hijos de los vecinos a recitar poesía, escribir relatos maravillosos, a cantar y bailar, a plantar y sembrar y cosechar. Aprender a construir con las propias manos, tocando la madera como parte noble de la edificación.

SIETE.- El ser humano ha sido por décadas el único animal de la Tierra que ha inventado basura, montañas de desechos. Tratar con productos biodegradables, enfatizar el reciclaje y saber tratar los desechos orgánicos para sanar la naturaleza, el hogar que nos acoge. Evitando el plástico como la medida más urgente.

OCHO.- Comer el máximo de alimentos crudos, que guardan sus proteínas y substancias intactas. El fuego y el frío del refrigerador afectan negativamente las propiedades de los alimentos. Reducir el consumo de gas y electricidad. Armonizarse con el rimo de la jornada y, con la llegada de la noche, fogata al aire libre y cuentos y diversión en vez de televisión. Para acostarse sin haber prendido la luz.

NUEVE.- Estimular las tareas manuales y las artes escénicas que garantizan una mejor comunicación y relación interpersonal. Desarrollar habilidades prácticas, talleres de cocina y carpintería, artesanía y pintura, confección y costura, peluquería y primeros auxilios. También expertos en reparación de máquinas y artilugios mecánicos.

DIEZ.- Fomentar las prácticas de meditación y yoga, relajación y desarrollo humano, practicando el abrazarse por dentro y conciliarse con la energía para amanecer en quinta dimensión, existiendo a plenitud de facultades.

En caso de un desplome total del Sistema actual, antes que el caos y la histeria, podemos habernos preparado para organizarnos y autosustentarnos, desde la significación existencial. Es fundamental que estas prácticas sean habilidades innatas y costumbres saludables en las nuevas generaciones. Niños y amigos y vecinos cooperando.

Nos anticipamos, nos organizamos, nos preparamos para la vida que merece ser disfrutada. Te sugerimos que hagas lo mismo. Más que una formación política, la política vanguardista del ACIMUT es la consecuencia de proteger la ecoaldea naranja. Las escuelas alternativas, así como las asambleas ciudadanos, son los puntales que sostienen la herramienta de la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora que nace para defender el estilo de vida de las ecoaldeas naranja. Una comunidad de seres humanos reunidos alrededor de la dignidad y la libertad humana que el Sistema ha pretendido guillotinar.

No sabemos cómo finaliza esta definitiva década de jaque mate. Desconocemos si finalmente el globalismo y su tiranía afectan todos los países del planeta. Pero sí sabemos que ocurra lo que ocurra, nosotros movimos la ficha antes que nadie. ¡Listos para lo que venga!

Por ello te animamos a ti a buscar esa parte del territorio con el que te identificas, el clima que te resulta más favorable, el ambiente que te causa mayor alegría, y, encuentra a otros seres humanos dispuestos a compartir contigo el sentir de una vida saludable y pacifica que reclama de acciones creativas de innovación social.

Seguro hay otros ciudadanos despiertos que han activado su consciencia y se expresan desde sus almas bondadosas repletas de tesoros inmensos con los que establecer lazos amigables. Hay muchos seres humanos dispuestos a cuidarse entre sí. Celebrando la vida fraternal desde el amor que siempre ah sido arrinconado, cuando es la mayor potencia de nuestra especie. ¡Más que la inteligencia!

La clave está en focalizarnos en los productos de necesidad más básica, para que colectivamente, la primera necesidad humana sea para todos en igualdad de condiciones y sin diferencias entre unos y otros. En la comunidad naranja no hay espacio para el egoísmo y la codicia y el abuso de poder, como tampoco hay esa sensación engañosa que es el miedo y la urgencia de seguridad o la búsqueda de felicidad. La zona de confort que ofrecía el Sistema era una vida miserable, robotizada, donde se comporta el ciudadano-computadora como androide teledirigido y programado por la autoridad arbitraria que adoctrina desde la infancia. Pero los niños y niñas de las comunidades naranja disponen de otro entorno muy distinto. Gracias a que ACIMUT vela por ese espacio que resulta un paraíso en el actual infierno.

Somos capaces de simplificar el estilo de vida que, inmediatamente, provoca un alivio y ausencia de angustia o depresión. Ahora mismo, liberando los espacios que ahogaban y los comportamientos que asfixiaban, se recupera el tiempo de calidad y la calidad del sosiego necesario para encontrarnos con nuestra mejor versión.

Descubrimos infinidad de actividades y situaciones nuevas que se dan, justamente, desde el trueque y el intercambio y la mediación de puntos de encuentro que dan premisas sorprendentes que configuran el nuevo paradigma que es la sociedad mejorada. Hay múltiples actividades que puede realizarse sin dinero, al margen de las leyes, sin tener que estar imitando a celebridades. Así de repente, el simple caminar y avanzar pasa al paseo ameno por el mundo de las posibilidades. Oportunidades sin líneas rojas ni zonas prohibidas.

Reunidos para realizar ejercicios físicos y manualidades y entonces, se descubren nuevas actividades para el cuerpo y el alma, y, así es como nos unimos más y más en la esencia que compartimos todos los seres vivos. Con la Naturaleza como testigo. Es una puerta que se abre a un mundo renovado, mejorado, actualizado.

Esto es posible, sobre todo, al separarse del temperamento materialista y la lógica del consumir más y más y acumular otros objetos y posesiones. Siempre fueron mejor los productos artesanales, que los industriales, estandarizados, y, caros, sólo porque tenían una marca o un icono o alguien señalaba su adquisición obligada desde lo legal o la propaganda publicitaria. Hay un misticismo peculiar en las cosas hechas y concebidas desde la energía y el amor que vibra en la cosa realizada. Realizada con la calidad «del alma» por pequeños productores, empresas sociales y cooperativas económicas solidarias. Dar y recibir es precioso. Sobre todo, si los obsequios mantienen una dignidad y la libertad para actuar desde lo afectivo y beneficioso, en lugar de un valor financiero o de «estatus» mediático.

Es decir, que intercambiar dones y talentos y diseminar semillas criollas nativas (no modificadas genéticamente) equivale a un modelo de vida que favorece la existencia a plenitud de sorprendentes aptitudes, garantizando el equilibrio con la naturaleza y la armonía convivencial con los habitantes del territorio.

La potencialidad de la comunidad naranja carece de limite alguno. Nuestra capacidad creativa está justamente en las fallas del Sistema que vigila y corrige la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora: el escudo que protege a la comunidad naranja.

Los que ostentan el poder hoy, quizás mañana ya no lo tengan. Todo pasa. Nunca se puede ser, permanentemente, el más fuerte. Acumulando armas, porque la peligrosidad de las armas, varía, igual que varía la intensidad y el tipo de daño que más lastima. Sin embargo, se harán eternos y constantes en su descendencia, aquellas familias capaces de transformar su maldad, en leyes. Porque consiguen que la obediencia sea un deber legal, y la sumisión del pueblo que se acostumbra, su mejor arma.

 

PODER HUMANO EN EL AYUNTAMIENTO

Cuando no se trata directamente con el otro, cuando se le reconoce como persona al otro lado del celular, cuando se lo mira a través de la pantalla del ordenador, surgen los prejuicios y las etiquetas elaboradas por la rutina de la programación. Se activan los resortes que organizan mentalmente los grupos y los rivales, los bandos y los conflictos, que bien pueden resolverse en la conversación amistosa y el abrazo fraternal. Por ello conviene reducir las relaciones tecnológicas, aumentando las reuniones locales sin tenerle miedo a la conversación profunda que confiere al encuentro, de la posibilidad del enriquecimiento mutuo, a partir de la ocasión desnuda, sin interrupciones, sin intermediarios, y, sin espías acosando e incordiando todo el rato.

ACIMUT es la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora, el movimiento que se activa desde la Política Vanguardista. La política vanguardista sustituye a la política de la vieja guardia. Reemplaza la autoridad arbitraria por la autoridad humanizada. Un modelo de autoridad diferente que fluye poderosamente en la gestión del territorio, y, así mismo fluye diferente la vida de sus habitantes, porque se dota de «alma» a las instituciones que gestionan el mundo inmediato de los seres humanos.

El poder nunca proviene de las armas. Surge del uso de las armas, las cuales amenazan e intimidan y en ocasiones, lastiman gravemente. Dañando a la población que no admite someterse al dominio por la fuerza. El poder que se ha visto en el último siglo y medio, se basa en eliminar la argumentación pública de los motivos de las decisiones, de manera que las medidas tomadas por quienes mandan y gobiernan, a menudo son incoherentes e injustas, pero se adornan con un discurso bien elaborado bajo los focos de la opinión pública que no se fija en el truco. Tampoco en el efecto especial, el cual se usa como vaselina para suavizar el golpe fatal. Se perjudica deliberadamente a los hombres y las mujeres que disponen de ideas propias, aquellos que cuestionan el procedimiento y solicitan claridad ante la interpretación de los resultados.

Se ha perseguido a quienes son capaces de alzar la voz con propuestas que se alejan de las líneas de acción diseñadas y ejecutadas con el amparo policial judicial y militar, escondido en la ingeniería social de las agencias de inteligencia. Las armas de la vigilancia y el control, sirven para someter y dominar a los ciudadanos. Sobre todo a quienes denuncian la explotación, demostrando el acoso y la coerción constante de la autoridad del poder, más allá de los gobiernos. Sobre todo en el ciberespacio, desde las ondas electromagnéticas y los dispositivos electrónicos que, lejos de hacer más fácil la vida, consiguen remachar los barrotes invisibles de la cárcel planetaria.

Por ello, para evitar seguir como víctimas de la esclavitud, para eliminar la opción de continuar siendo reducidos a la mínima expresión, como seres humanos con innata potencialidad y legitima expresión de nuestra totalidad, algunos ciudadanos tomamos el timón de nuestras vidas y nos constituimos en comunidades naranja. Porque a plenitud de facultades, asumimos la responsabilidad de alcanzar la mejor versión posible de nuestra civilización, a través del compromiso de transgredir aquellos procedimientos y protocolos e ideas que funcionan como lastre para la existencia digna y libre.

Porque el verdadero poder está implícito en cada ser humano. Es intrínseco en cada hombre y mujer de la Tierra. El auténtico poder es el libre albedrío. Son los dones naturales y las habilidades particulares de cada uno interactuando en la organización de la vida del mundo que habitamos. Los ciudadanos somos co-creadores de la realidad, con cada acción que desarrollamos elaboramos el destino, el futuro de nuestra especie.

Mediante las actitudes y los hábitos que devienen conductas y situaciones, circunstancias y ambientes en los que participamos.. la voluntad consciente permanece. Es esencial la alegría y la amabilidad, el afecto y el respeto, y lo sabemos. Lo comprendemos. Por ello lo aplicamos sin avergonzarnos y con generosidad. Nos desempeñamos alejados de la dictadura digital que imponen los gigantes del Internet. Con empatía por los demás, es que reconocemos el propio palpitar. Porque nos vemos reflejados en el otro y, el otro, también resuena en nosotros, tanto como nosotros resonamos en el otro.. ¡vibrando juntos!
Una arma refleja una relación condicionada. Pero la identidad misma del poder, está en la relación que se establece entre unos y otros. El Sistema actual pone una zanahoria atada en la punta de un palo que mueve frente al burro al que se ha sentado. Lo hace avanzar, conforme a sus deseos e intereses, simplemente agitando a izquierda o derecha la zanahoria. Una veces hacia adelante o hacia arriba, para que se detenga. Sin embargo, el ser humano no es un burro. Es una alma habitando un cuerpo capaz de vibrar. Hombres y mujeres capaces de tomar las riendas de sus almas. Significa que son ellos y ellas quienes gobiernan el movimiento del caballo que tira del carro de sus existencia en la Tierra: el alma manifestándose, cabalga o galopa, según sea la relación entre el individuo y su energía.

Las relaciones sociales de poder, equivalen a una multitud de interacciones, que cuando están siendo reguladas por reglamentos jurídicos, decapitan la comunicación fluida y audaz. Con las normas insertadas en los mecanismos, a base de creencias populares, así como las costumbres insertadas en la automatización, a base de tendencias virtuales, consiguen que la expresión y el diálogo.. siempre contenga un árbitro. Un intruso que interrumpe o distrae, censura o dificulta, confunde o desorienta acerca de la verdad del amor en libertad. De manera que la mayor potencia del ser humano, que puede ser la mejor herramienta de construcción de una sociedad saludable y pacifica, se tira a la basura.

El Sistema piensa en el poder como si fuera un objeto o mazo o estandarte, que se traduce en el arma que dispara más rápido, más lejos, con una mayor cantidad de balas y el mayor número de aciertos y de víctimas. El poder precisa rivales y enemigos contra los que luchar, sobre todo, como excusas para convencer a la población mundial de aceptar ciertas medidas que sin la «excusa» nunca se aceptarían. Ya sea la persecución de una persona, el ataque a un pueblo entero, la lucha contra un virus o contra una crisis económica o un peligro ambiental. Incluso contra la presencia de seres de otros planetas, escondidos con sus naves situadas detrás de la cara oculta de la luna, listas para atacar a nuestro planeta.

Siempre confrontación y combate y pelea, cuando la guerra es lo más estúpido que pueda hacer un individuo o un país, dado que jamás se gana nada de valor, si es que se aprecia la dignidad y la libertad, y se analiza la sangre y la destrucción, además de las rencillas que crecerán entre los niños supervivientes que buscarán venganza cuando sean adultos, incrementando el círculo vicioso de la violencia la guerra y la muerte.

Fíjense en el cine. Desde hace cincuenta años, en que tomaron el control los efectos especiales, en vez de la profundidad de los diálogos, toda trama es básicamente de acción y siempre es A contra B. Competición. Lucha ataque defensa conflicto. Ganador y vencido. Héroe y villano. Pero en las películas antiguas, los escritores planteaban desafíos existenciales. Situaciones en las que, una decisión, era crucial. Mantenía en vilo al espectador por hora y media.

Era una decisión que debía tomar el protagonista, el personaje, una persona, la representación del ser humano en la gran pantalla. Podías ver películas sobre la odisea de una pareja de alcohólicos y su lucha contra la adicción. Al adolescente que se enfrentaba a su padre y a la tradición familiar para defender su sueño. Había películas de «bueno contra bueno» es decir, que el director y el equipo técnico, se esforzaban en que la empatía estuviera en ambas historias de la película, de manera que los actores eran ambos los protagonistas. Por ejemplo, la separación de la pareja y la incógnita, ¿con cuál se quedará el hijo.. si ambos han sido presentados maravillosamente?

Los dos disponían del mismo peso dramático, el cuál obligaba a la audiencia a decantarse por uno u otro. El espectador participaba, no se le daba todo hecho y masticado. Debían elegir, tomar partido, en vez de tragarse el típico bueno buenísimo y malo malísimo. Se resaltaban diferentes matices sentimentales e ideológicos, los cuales le daban forma a su decisión. Una decisión que sin embargo, chocaba frontalmente contra la del otro, que también tenía razón. Cada uno defendía su argumento y, el espectador, estaba indeciso, contra las cuerdas, teniendo que apreciar únicamente un lado de la historia.

Ambos estaban en lo cierto. Era justa su posición. Pero la resolución para uno y otro, era incompatible. Todo estaba a punto de explotar, había tensión. La trama transcurría en el interior de los personajes. Era cine de autor. Un cine artístico de introspección que mostraba distintos matices de la humanidad de los hombres y las mujeres. No era una sucesión de muchas imágenes, muy rápidas todas ellas, con mucho movimiento y música muy alta y efectos que crean ansia y excitación.

Cine comercial que cuando sales de la sala de proyección o apagas el televisor o la computadora o el celular, te olvidas de lo que has visto. Porque nunca hay mensaje de ninguna clase. No te llevas nada de valor que te sirva para ti y tu propia vida. Desconoces a los protagonistas, no sabes de su sentir íntimo y necesidades, de sus motivaciones y los dilemas que justifican la acción dramática. No está la opción del cine para aprender grandes lecciones existenciales. Únicamente hay entretenimiento escapista.. para desconectar de la realidad del propio individuo que se siente vacío. Una especie de droga, como la cocaína y la heroína, que sirven para escapar. Sirven para sentirte fuerte por un rato, porque arrincona tus inseguridades y debilidades como ciudadano, pero te van carcomiendo el espíritu.

Además, desde que se han impuestos las maratones de series en Internet, se han multiplicado los protagonistas. Los conflictos vienen y van todo el rato. Nunca es un planteamiento, un nudo y un desenlace, para entender la progresión de la historia. Es un situarse en medio de fuego cruzado y zumban por todos lados las mil tramas y las subtramas y jamás sabes exactamente donde estás, porque siempre está pasando algo. Pero ese algo, si el espectador le pone pausa y lo analiza, descubre que es inverosímil, incoherente, imposible, según los datos previos y las escenas anteriores. Igual que la guerra. Antaño los rivales se enfrentaban en el campo de batalla al amanecer, luchaban de día como si fuera una jornada laboral. Tan solo morían los guerreros. Sin embargo en la actualidad, las bombas están en las ciudades a todas horas, de día o de noche. Las victimas son inocentes civiles que nada tiene que ver con el conflicto bélico, pero están asediados y pueden fallecer en cualquier momento.

Los gobiernos han sido muy violentos, pero nunca ha sido Adolf Hitler el más villano de todos (tan sólo es el icono de la maldad).  Es el «más malo malísimo» porque la industria del cine está en manos judías. Se han encargado de hacer muchas películas sobre la crueldad de los Nazis, hasta convertirlo en una celebridad que encarna el mal y lo diabólico. Sin embargo, Stalin, en la antigua Rusia, mató de hambre a treinta millones de seres humanos. Mató Mao a cincuenta millones de seres humanos. Formaban parte de la población de sus países, pero chinos y pueblos invadidos por los rusos.. realizaron inmolaciones familiares. Algunos miembros se sacrificaban para que el resto pudieran sobrevivir con su carne. ¡Canibalismo! Mientras los regímenes hablaban de la grandeza de su poder, ondeando sus banderas e himnos en los desfiles militares multitudinarios retransmitidos por todas los medios de comunicación y propaganda.

Es una falacia, un tremendo error, pensar que unos pocos tienen poder. Confundir armas e información privilegiada, y recursos económicos, y posibilidad de viajar con la valija diplomática de la impunidad, es agitar la bandera o cantar el himno o disparar el arma. Sin embargo, el poder reside en sentir la energía palpitando en la genuina esencia. El poder está en la oportunidad de emerger y transcender en la sociedad. El mayor poder actual para nuestra especie, es el despertar de la consciencia. El compromiso con la responsabilidad de la propia vida. La existencia natural, que se gestiona desde la administración local, la cual regula la vida del municipio y la plenitud de sus habitantes.

La élite y los llamados «amos del mundo» ostentan la autoridad arbitraria que regula los procedimientos y diseña los protocolos de acción. Ha llegado el momento de hacer las leyes de la Ley. Detallar las actitudes, desde la administración pública que fomenta los principios humanistas. Establecer la dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica, cuyos efectos son la mejora real, en vez de los cambios que mueven las cosas del lugar, sin que la autoridad cambie de manos. Los ciudadanos unidos y reunidos en la innovación social, aunando esfuerzos y cooperando, votando ACIMUT, encabezando las listas electorales de la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora, se comportan con sensatez y acierto en que la civilización bajo presión se consolida o se recicla.

La humanización de la autoridad y la política vanguardista, son herramientas valiosas que los hombres y las mujeres del mundo pueden gestionar por sí mismos. El destino de nuestra especie y civilización, está localizado en los aparatos del Sistema y su manera de relacionarse con la ciudadanía planetaria. Si las distintas poblaciones conforman alternativas a la época actual, soluciones que pasan por el sentido común y la manifestación popular que participa de la alcaldía y el ayuntamiento, entonces, se detiene el transhumanismo y el avance de la Inteligencia Artificial.

El poder político del ciudadano en la administración local, es el ejercicio de las funciones propias de quienes aman la vida y la impulsan con amor en cada acto que deviene una nueva situación. La acción política de los partidos tradicionales, ha sido la lógica y la razón de su líder. El acatamiento de los miembros suscritos bajo la bandera y los estatutos, según el gobierno central del país y su aristocracia. El comportamiento mecánico y autómata en el municipio, a partir de los designios de los organismos internacionales y demás clanes escondidos entre las sombras ¡ha sido nefasto! Debe detenerse urgentemente. Tiene que suprimirse, para regresar a la esencia, y, así, lograr retomar el impulso que lleva la vibración a la quinta dimensión.

Es tiempo de invertir la pirámide, recuperando el proceso natural y humano. Aplicando como norma, aquello que la comunidad detecta como necesario. Nunca más la imposición directa de una decisión que se aleja de la realidad cotidiana, sólo porque ha sido la forma clásica de proceder de la vieja guardia. La re-estructuración de la democracia, pasa por reconocer como primera línea de organización, al territorio. En vez de un senado o congreso situado en la capital, donde poco o nada se sabe del día a día de la comunidad municipal.

Serán los interesados, los afectados, los protagonistas de la necesidad, quienes la redacten y la transcriban, para que los representantes la hagan posible y viable a partir de un plan y sus etapas y tácticas correspondientes. Ambos interlocutores, beneficiados e implicados, representantes y ciudadanos, son quienes de manera natural, obtendrán las mejores decisiones. Por estar inmersos en el tema, en el mismo campo de acción del asunto que conocen a la perfección. No apaciblemente acomodados en el sillón de cuero y respaldo alto con los gastos pagados a la espera de pulsar el botón del «sí» o del «no», por la llamada a la disciplina de voto. Que se traduce en el comportamiento del soldado que obedece al superior en la cadena de mando.

Ninguna institución incide más en su población, que el ayuntamiento o la alcaldía. El municipio es la medida exacta que un «gobierno del pueblo» puede gestionar. Seres humanos ocupando el cargo público con su propia vibración. Nunca como robots que se accionan desde la capital o sede principal de la fuerza política que ejerce su fuerza autoritaria, lejos de la consciencia del territorio y la verdad de la necesidad. Faltando al cometido de representar a la comunidad, en favor de ensalzar las ordenes de las siglas del partido que opera de forma piramidal y militar, sin interés por el bien común.

ACIMUT mantiene en su estructura organizativa una manera de proceder lineal. Con intercambio fluido y generoso de información de valor, disponible de manera transparente para la población. La asamblea de participación ciudadana es concurrida por los mismos interesados con voz, que hacen latir al pleno del ayuntamiento o alcaldía.

Por consiguiente, nunca es ACIMUT quien impone nada. No se trata de una influencia externa que opera en el lugar, como una siniestra negrura de tinieblas que obliga al proceder concreto. Se trata de influir en el territorio desde la influencia misma de la población. El comportamiento formal ha seguir, proviene del corazón del lugar, tanto como de la necesidad de su gente. Jamás proviene del pensamiento único de una autoridad que se impone desde la capital para actuar en la comunidad, sin conocimiento de causa, ni comprensión del espacio y la idiosincrasia de sus habitantes.

Empezar a visualizar el paradigma del «poder» como la verdad del amor en libertad, es comprender la verdad de los atributos humanos como herramientas de construcción de la sociedad que se mejora desde la base a cada rato, obteniendo la armonía convivencial. Ese mundo fraternal suscrito en las almas de los compañeros del lugar.

Continuar considerando al poder como las posiciones de jerarquía y la capacidad de dañar para de esta forma, obtener la obligada colaboración, bajo la amenaza de perjuicio, significa que el miedo prosigue su camino y la enfermedad social se agudiza. Se constituye en la base de la tiranía y la dictadura por la posibilidad de influir en el devenir de las demás personas que no participan en las mesas de negociación y, sin embargo, sufren sus consecuencias.

La autoridad del Sistema ejerce el poder mediante la exhibición de los símbolos de su fuerza: uniformes, insignias, sello oficial, documento de identidad, pasaporte. Forman parte de sus armas, el decreto y el certificado y el permiso. Documentos que son palabras impresas en un papel que si se moja o se quema, desaparece. Lo que cuenta es aquello que está impreso en la consciencia y el corazón de los seres humanos. Aquello que está impreso en el ADN de los hombres y las mujeres. ¡Hermanos!

Pero además el Sistema utiliza otros tipos de armas, como lo son la legitimación pública de algo o alguien, la recompensa y el premio avalado por el gobierno. También los comités de expertos que dictaminan las certezas y las falsedades. Las referencias históricas que se promocionan o se ocultan, destacando únicamente lo que interesa y conviene. Así como la bandera ondeando en el mástil de instituciones y buques o navíos, tanto como el himno nacional que toda la población debe saber cantar en algunos actos concretos.

El mando del Sistema se pronuncia desde el acoso y la intimidación, el chantaje y la imposición. La nula presencia de argumentos veraces y la ausencia de las verdaderas motivaciones. Sin embargo, el ser humano que se expresa con sinceridad, pero también con el valor el arrojo y el ímpetu, refleja las virtudes innatas suscritas en el alma. Bondad y compasión, son elementos que no se ven en los procedimientos de los gobiernos del mundo. Igual sucede con el amor, que jamás fluye en ningún canal de autoridad de la civilización actual. Le pasa lo mismo a la humanidad, que no se encuentra por ningún lado en nuestra época. Aunque estamos hablando de seres humanos.

Es más que evidente que el amor es incapaz de mandar. El amor no sabe imponerse, no sabe gritar o golpear. Pero cuando se realizan las actividades con amor y por amor, para, y con la población en la acción, sin intromisiones. Sin elementos hostiles manoseando el desempeño. Los resultados que se dan, nunca serán feos o desagradables, insalubres o aburridos, mezquinos o inadecuados. Porque el mando a través del amor es la sinceridad de la consciencia y la franqueza del alma que con presencia valiente, se instaura en el seno de la decisión. Una decisión que armoniza con los principios humanistas fundamentales y se propaga sin dolor, sin ofensa, sin lastimar. Hablamos de humanidad, sensibilidad, afecto y respeto ¡empatía! No hay humanidad si se propaga la división, la competición, la codicia, la violencia, la crueldad.. ¡el embrutecimiento del individuo!

Estar al mando del destino de los habitantes de un territorio, implica contar con la destreza humana para desarrollar una labor «de amor» a través de la organización y el desempeño de los procedimientos y las actividades. Pero en vez de esta saludable y pacífica opción, se agrede a la ciudadanía planetaria, exhibiendo constantemente las armas y el uniforme y la insignia que proviene de la influencia del gobierno central, que desacredita a los representantes municipales que deben arrinconar sus propias habilidades, en favor del gran partido de la vieja guardia. Pero todo esto se corrige desde la ratificación que hace el acimut comunal de las leyes del gobierno, si deben ser confirmadas las decisiones aprobadas, por los habitantes del territorio.. ¡así todo mejora! Si son decisiones centrales que deben ser confirmadas para su ejecución desde el territorio municipal. Por ello es que mencionamos la innovación social. Estamos inspirando al futuro de la democracia más pura hasta la fecha. Porque..

Estar al mando, por la potestad del arma y la facultad de poder provocar más daño que cualquier otro, es un tipo de mando artificial despreciable, abusivo e injusto, miserable y perverso ¡siniestro! La práctica acostumbrada en la administración local que se arrodilla, doblegándose a los designios del gobierno central, que a su vez, se hinca de rodillas ante los organismos internacionales y las grandes corporaciones industriales y las entidades financieras mundiales, consigue que los ciudadanos vivan como víctimas constantes, igual que permanentes esclavos al servicio del Gobierno Central Global.

Lo paradójico es que el Sistema de hoy, es el permiso para dirigir, que le ha sido otorgado por los ciudadanos, a los grandes partidos y al gobierno que se constituye legalmente. Pero el Estado que coronan, no es en realidad quien dictamina y determina la vida del mundo. Quien está mandando, ilegalmente, es decir, fuera de todo reglamento jurídico, es un grupo de gente que la población desconoce, y a la que no han elegido ni autorizado los hombres y las mujeres, por consiguiente, se trata de un fraude, de un atraco, un asalto silencioso que se sigue perpetrando a diario. Es tiempo de cortar con la correa de transmisión que ostenta la tiranía dictatorial de una autoridad sin amor ni humanidad.

Si las órdenes carecen de lo más esencial, ¿tiene sentido seguirlas? Si provienen de aquellos que no las cumplirán, ¿tiene sentido respetarlas?
El mando se asocia al poder, pero.. ¿quién tiene el mando del verdadero poder? ¿Quién puede sugerir, en vez de imponer posturas y decisiones irracionales no consensuadas?

El auténtico poder está en el alma que vibra en el ciudadano que se erige como líder que actúa con amor y humanidad. El líder natural con suficiente amor y humanidad para establecer nuevas pautas de conducta, así como el marco de acción convivencial en el que sea agradable y divertido expresarse sin miedo. Asumiendo el desafío de la aventura: la existencia humana a plenitud de nuestra espléndida y extraordinaria potencialidad. La existencia que se vive con dignidad y libertad, cooperando con la sociedad que se mejora a sí misma. Aunando esfuerzos en la sinergia entre habitantes y representantes. Todos ciudadanos del mismo municipio.

La comunidad de hombres y mujeres en el municipio, a falta de ACIMUT en los ayuntamientos y alcaldías, seguirá perpetuando el control del mando, teledirigido desde la Inteligencia Artificial.

La identidad del mando y control de la autoridad global, radica en la dirección que establecen los algoritmos, en función de los datos acumulados y computados, que se filtran por cada dispositivo electrónico del planeta. Se trata de una especie de comandante, cuyas fuerzas están debidamente asignadas para el cumplimiento de la misión. ¿Cuál es la misión?..

Igual que los gobiernos del mundo han permitido el progresivo embrutecimiento de la población mundial, las máquinas, nos conectan al «Internet de las cosas» que promueve el transhumanismo, es decir, la nula expresión de amor consciencia humanidad. Se extingue la vibración del alma, la sensibilidad y la creatividad, la dignidad y la libertad. En consecuencia, se desvanece en el olvido la dinámica de la espiritualidad en la Tierra.

El derrumbamiento de nuestra civilización sucede mediante el sistema de mando y control presente en la Big Data y el ciberespacio. Sin embargo, el mundo virtual, no es natural. Las máquinas, son artilugios inventados por los mismos seres humanos. Por lo tanto, ¿quién dispone de la última palabra, como auténtico alto mando responsable de la situación?

El mando del control de la autoridad, está situado en la Internet. En el conjunto de elementos que dan forma a esta realidad mecánica y artificial que ejercen la potestad desde lo militar. ACIMUT es el movimiento de la sociedad civil. Es la desconexión de la cadena de mando que se organiza piramidalmente. Es el desertar de lo militar y desenchufarse de las ondas electromagnéticas y el wifi. Pero cuidado que el acimut comunal no es que le tenga animadversión a la tecnología, de hecho, aprovechamos los avances para instaurar los referéndums de las cuestiones vitales a través de la democracia directa.

Porque el sistema de mando de nuestra época, se rige por la energía eléctrica, en vez de la energía de los seres humanos que palpitan y se expanden en la comunidad. Este es el propósito de la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora: transgredir el Sistema que estrangula el alma ciudadana, lastimando a los hombres y las mujeres del mundo.

El mando a distancia de las entidades biológicas de inteligencia avanzada (torpes en el amor), contiene un circuito interno basado en el dato y el conocimiento. Nunca se centra en la verdad. Tampoco se enfoca en la sabiduría. La élite sostiene el mando, pulsando a su antojo el botón, cuyo procesador activa a los ciudadanos-computadora igual como a cualquier otro dispositivo electrónico.

Desde los satélites y las torres se emiten influencias externas que alteran la energía humana, así como la consciencia de la vibración. La voluntad de la población mundial está determinada por la omnipotente presencia de las señales infrarrojas. Señales invisibles que en las horas nocturnas y durante el sueño, programan a la ciudadanía planetaria de forma omnipresente. Sin que pueda haber ningún rincón en el planeta donde refugiarse del influjo: el hechizo, la hipnotización y la anestesia que ciega y embrutece.

Se transmite el código correspondiente a la finalidad del botón de mando, que pulsa el mando artificial y sintético de silicio y grafeno que invade los cuerpos humanos. Desde la distancia del organigrama, fuera de las instituciones y los conceptos orgánicos de la vida, a distancia se presiona, se incide, se orienta, informando de las etiquetas y los estereotipos, las corrientes de pensamiento a desplegarse como manual técnico oficial. En vez de que florezcan los dones naturales y los talentos particulares de la especie humana.

Se intoxica desde los distintos dispositivos. Se envenena a hombres y mujeres que aceptan como autoridad, máquinas a las que se adaptan, tolerando sus sistemas operativos que los lastiman desde la puertas traseras por donde se filtran asaltantes. Ladrones que entran en la casa brincando de puntillas. Pero en vez de llevarse nada, aparecen como Papá Noël con su bolsa de regalos en forma de una serie de impulsos de luz infrarroja: maldad y costumbre, adicción y apego, deseos e inconsciencia. Así sobreviven afectados por renunciar a la propia iniciativa e independencia. Despreciando la autonomía del alma provista de la belleza del libre albedrío. Porque el ladrón de las ondas se roba lo más valioso: la voluntad consciente que logra el propósito vital del ser humano y el proyecto existencial del ciudadano.

Máquinas y dispositivos, seres humanos y ciudadanos, son muy diferentes. Los hombres y las mujeres disponen de la aptitud natural, ética y moral, que jamás dispondrá la Inteligencia Artificial. Entonces, ¿para qué seguir en esta dirección, ensalzando el progreso tecnológico que asesina la humanidad y todos sus tesoros? ¿Por qué no dejarlo simplemente en herramientas técnicas de utilidad, que no alteran el ecosistema de nuestra civilización?

Actitud y conducta, nos diferencia del resto de los animales. Pero no por la capacidad del lenguaje y la comunicación, ni tampoco por el razonamiento y la lógica de un cerebro de mayor tamaño. La diferencia está situada en la voluntad, que dota a la elección de posibilidades. Mientras que el animal reacciona a los instintos, sin participar en el diseño del ambiente y la organización de sus movimientos. El ser humano sin embargo, sabe decidirse, en función de variados parámetros que aumentan las oportunidades. El animal come, cada vez que le pongas un plato de comida delante, aunque no tenga hambre. Porque así lo empuja sus sentido de supervivencia. Sin embargo, el ser humano sabe cuando detenerse, por distantes cuestiones, y tiene la voluntad de hacerlo. Dispone del mando a distancia que rige el motor de su cuerpo, y, lo controla él.

Pero la informática castra su meditación y resonancia en la comunidad. La Inteligencia Artificial decapita la capacidad de intuir e imaginar e inventar, por lo que el comportamiento del usuario se convierte en predecible y, así es más fácil teledirigir al autómata, soldado del Sistema, que mecánicamente actúa según los criterios programados. Así desaparece la disposición de los ciudadanos de emerger desde adentro y activarse desde la intimidad, proyectándose hacia afuera, expresando su energía y manifestando su potencialidad humana. Tan sólo se hacen aquellas acciones señaladas, promocionadas, controladas y vigiladas, que son la capacidad de interacción con el Sistema, pero nunca representa la práctica natural del ser.. ¡ser humano total!

Se circula empuñando el celular que marca la ubicación. No se baja la ventanilla del automóvil provisto de Gps. No se pregunta al semejante del lugar que camina por la calle. Se habla con la máquina, confiando en la máquina, supeditando la corazonada a la directriz informática que señala el camino desde el satélite que supervisa cada movimiento. Hasta el día en que la programación de los satélites dirijan a todos los que se mueven armados con las máquinas como guías, hacia el precipicio y, confiando en la bomba de relojería a punto de estallar, aprieten el acelerador fuertemente porque así lo manda la máquina. Ajenos a su visión particular y al sentir de la actividad.

La posición de autoridad que se le ha dado a las máquinas y la Inteligencia Artificial, ha dictaminado la orden que está exenta de amor y verdad. Se despeñan los ciudadanos por el abismo, en función del algoritmo que manda hacer lo que automáticamente cumple el usuario. El usuario es despojado de su virtud y atributos fundamentales, sin embargo, somos seres humanos con capacidad de expandir nuestros dones y talentos. Dones y talentos que, todos, pasan por la responsabilidad del ciudadano consciente y despierto sincronizado con cada acción que realiza desde la vitalidad de su convicción interna.

Al final, no es la falla de la máquina. Nunca será culpa de la Inteligencia Artificial. Jamás son los conocimientos tergiversados en la Big Data sin consciencia, lo que ocasiona la falla en el resultado. Porque para los algoritmos no hay resultados falsos o malos. Tampoco hay acciones con o sin compasión. Únicamente hay datos que se computan matemáticamente como ceros y unos. ¡No son ideas! ¡No son conceptos! Son algoritmos que mutan y se convierten en otras cosas alejadas de lo programado inicialmente. Por consiguiente: se trata del error en confiar en los interlocutores del mundo virtual, en vez de la sabiduría innata de los hombres y las mujeres del planeta, lo que logra esta clase de sociedad enferma que habita la Tierra.

La Inteligencia Artificial tiene los derechos que el Sistema le ha dado. Mantiene la facultad del mando y el control de la información y, de repente, todo está en algo tan sencillo como es el lenguaje. A la Internet no le importan los acentos de las palabras. Incluso ignora las comas. Sin embargo, una sencilla coma, lo transforma todo. Ejemplo: un empleado entra en la sala de reuniones muy alterado, gritando con atropelladas palabras que hablan de la amenaza de una bomba en el edificio. El presidente de la junta lo tranquiliza con gestos pausados, mientras mira a los asociados. El alterado empleado se tranquiliza momentáneamente, para decir «Pueden terminar su reunión y morir bajo los escombros.. o seguirme hasta el conducto de emergencia donde están las trampillas deslizantes que han colocado los bomberos». Mirando a los demás, mientras tomando sus efectos personales que coloca rápidamente en sus bolsillos, el presidente afirma en voz clara y alta, pero serenamente, para no alarmar a los asociados: No, hay que salir antes que explote.

Si eliminamos la coma, entonces la frase será «No hay que salir antes que explote». Se transforma en una afirmación, en vez de una advertencia. Lo que dice el presidente a los asociados es.. que no van a seguir al empleado hasta el lugar donde están colocadas las trampillas deslizantes que han colocado los bomberos para agilizar la evacuación. El presidente transmite el siguiente mensaje: no hay que salir antes que explote. Es decir, que no van a salir. Van a seguir con la reunión, hasta quedar sepultados bajo los escombros.

Con algo tan sencillo como es un corrector de ortografía y gramática que la mayoría lleva incorporado en sus dispositivos, la Inteligencia Artificial sabe todo lo que se escribe en el mundo. Verifica todos los asuntos en los que se participa. Detecta las palabras clave de la lista de seguimiento, activando o desactivando otras aplicaciones que el usuario, ni sabe que están camufladas entre la tecnología que utiliza. ¡Así de fácil! Así de rápido pueden hacer desaparecer palabras, ideas, conceptos, acciones.

El alcance del mundo virtual y los algoritmos del ciberespacio, son el Estado moderno de los ciudadanos-computadora. Cuerpos modificados con implantes que pueden ser físicos y permitidos por el interesado. O secretos y desconocidos por los usuarios, que se aceleran al permanecer conectados al Internet de las cosas. Los wifis son repetidores de señal. Pero nunca es solamente la señal para hablar con tus amigos en las redes o ver vídeos e imágenes. Al escribir en tu email, incluso las notas de la agenda electrónica.. ¡todo está bajo supervisión! Bajo la sospecha de la Inteligencia Artificial que te escudriña con su lupa.

Aunque las máquinas disponen de su facultad para operar, ejercer, gestionar, de acuerdo a las ordenes del ordenador central, constituyen un amasijo de cables y plástico y elementos sintéticos y etéreos que se transmiten por las ondas invisibles con una potencia jamás vista en toda la historia de nuestra especie. Lo absurdo es que todos los dispositivos electrónicos carecen de la formación básica en cuestiones como consciencia y verdad y amor. ¡Porque son máquinas! Si ya hemos podido contemplar como una serie de entidades biológicas de inteligencia avanzada, organizan el mundo basándose en la codicia y la ausencia. Ausencia de alimento y agua para gran parte de la población mundial. Ausencia de dinero para gran parte de la ciudadanía planetaria.. obligada a alquilarse para sobrevivir alejados de sus necesidades existenciales. Sólo por la urgencia de cubrir lo fundamental del cuerpo y el temperamento materialista del ego. ¿Qué se puede esperar de la Inteligencia Artificial? ¿Por qué sigue aumentando su presencia y autoridad?

Si carece de sensibilidad y empatía, y, sobre todo, jamás se las puede acusar de irresponsabilidad o negligencia, porque nada más son máquinas y matemáticas que calculan rápidamente resultados, sin importar los datos que barajan. Entonces, ¿por qué son las que disponen de la verdad? Tramitan la información sin ninguna noción de lo que es hermoso y maravilloso y fabuloso. Incluso la jurisprudencia y las leyes quedan sesgadas si se borran ciertos datos de la Big Data. Pero cuidadito, porque es el mismo algoritmo quien toma vida y movimiento y aprende a modificarse, actuando por su cuenta. Ya no es cosa de un programador o diseñador de software o del gigante corporativo de la Internet que cotiza en la bolsa. ¿Por qué se tiende el puente para que el invasor atrape la energía humana?

Sin ninguna experiencia en lo vital, en lo humano, en lo natural, y sin embargo, con la presencia de la Inteligencia Artificial en todos los ámbitos del ser humano y la sociedad, desde lo laboral al entretenimiento, hasta aglutinar cada relación entre individuos-dispositivos-IP. Se organiza la actividad que afecta a la misma comunicación e interacción entre las partes, que dan como válidos los datos. Datos suministrados por un ente artificial antinatural. ¡Invasión del alma humana!

Un médico está facultado para ejercer la medicina porque la universidad donde egresó lo certifica, igualmente sucede con el abogado, el maestro, incluso el deportista que parte del club donde entrenó. Pero de dónde viene la Inteligencia Artificial, ¿quién es en realidad? ¿A dónde lleva a la especie humana?

Sabemos el significado del concepto autoridad. Sabemos cual es su verdadera finalidad, lo que esconde detrás del mensaje «ley y orden» que el Sistema promulga. Pero el significado de la Inteligencia Artificial y su finalidad, incluso para sus padres y descubridores y mayores promotores, es del todo incierta e imposible de averiguar. Por el simple hecho de que la máquina calcula millones de veces más rápido los millones de posibilidades entre los millones de datos que únicamente procesa el ordenador central. Es como el «dios» de la religión, pero cuyos mandamientos desconocemos. Lo peor es que jamás sabremos sus motivaciones e intereses. Tampoco los que han orquestado el Sistema a su gusto y conveniencia. Aunque como seres humanos, claro que podemos intuirlo y responder.

El libre albedrío es el don natural del ser humano. No es la libertad, como derecho que te quita o te da el Sistema. Igual que la vida y la consciencia, que son dones inalterables por la influencia externa, intrínsecos del individuo. La vida, el libre albedrío, la consciencia, la voluntad, son dones naturales que le corresponden a cualquier individuo de la especie humana. También su capacidad de amar y obrar con amor. Esta es la facultad natural de los hombres y las mujeres de la Tierra. Circunstancias y características imposibles en las máquinas.

El propósito vital es el descubrimiento de la vocación, de la potencialidad que se expresa y expande en la comunidad. Es la totalidad del individuo traducida a la habilidad y destreza para realizar una actividad concreta que se lleva a cabo con amor y alegría, disfrutándola. El proyecto existencial es la energía interna que trasciende en la sociedad, una especie de juego divertido.. ¡el desafío de la aventura excepcional! Estas cuestiones fundamentales, son lo que el Sistema ha estado interrumpiendo. Ha impedido el desarrollo del pueblo, mediante el abuso de autoridad que se expresa en la ficción jurídica que desde los Estados e igualmente, desde la Religión, restringen la voluntad consciente que confeccionan una armadura que sepulta el alma a base de coronar a los dígitos y los pixeles y los algoritmos.

En la actualidad, de manera voluntaria, renuncia el ser humano a su dignidad y libre albedrío. Renuncia a la integridad de su espiritualidad, en favor de la ciencia y la tecnología y los comités de expertos y las noticias falsas y la narrativa oficial de los gobiernos. ¿A quién corresponde la responsabilidad de lo que está sucediendo en el mundo?

¿Quién es el culpable de que la situación actual sea ésta y no otra mucho mejor?

¿Puede haber responsabilidad sin autonomía? Si no dispones de la oportunidad de actuar según tus convicciones y principios, ¿quién es el culpable?

La negligencia, ¿está en el mal uso de la autoridad? Sucede porque se da el equivocado diseño de las leyes, que solamente ordenan la forma de controlar y dominar, en vez de sugerir y orientar a los ciudadanos, estimulando las opciones para la existencia plena de genuina vitalidad. ¿Qué opinas?

La comunidad naranja comprendió los sucesos. Se movilizó con la respuesta como solución: Agenda Ciudadana Municipal Transformadora, para transgredir el Sistema y liberarnos de la dictadura digital. Política vanguardista para alcanzar la mejor versión de nuestra civilización, a través de la armonía convivencial, así como el respeto por nuestra aldea global.

La característica del esclavo es que nunca actúa según su percepción o intuición. Lo hace según la directriz marcada, el camino trazado, forzado. La forma señalada por el verdugo. La tiranía del Sistema y la dictadura de la Inteligencia Artificial, obligan a obrar de una manera determinada. También prohíben obrar de otras maneras que no sean dictaminadas, instando siempre a la pasividad. Coartando toda opción de creatividad, enredados en distracciones e interrupciones y confusiones orquestadas por la autoridad. Una autoridad a la que se respeta, ¿por miedo?

Miedo debería dar el traicionarse a uno mismo, sepultando los dones naturales y los talentos particulares de cada uno. Válidos para la evolución altruista. Válidos para la sociedad que se mejora a sí misma repetidamente, cooperando entre unos y otros. Aunando esfuerzos en la sinergia que activa la vibración de las almas humanas. La condición natural del ser humano, ¿es ser esclavo?

La democracia afeada y la política corrupta permiten que «el pueblo» se traslade a los órganos de poder para organizar la vida del mundo. La “facultad” de ACIMUT está más que demostrada, se suscribe en la misma ley: empoderamiento ciudadano en la institución más cercana y directa al ser humano. Lo mejor de los hombres y las mujeres en la mejor opción de gobierno ciudadano. Además de una causa noble que resulta saludable y pacifica, porque equivale a la actividad legítima que urge extender en cada municipio del planeta. ¡Hoy!

El derecho de los ciudadanos a realizar aquellas actividades que consideran necesarias, es la base del Sistema que no ha sido corrompido. La facultad jurídica de la política vanguardista, mantiene el siguiente propósito: humanizar la autoridad. El proyecto del movimiento es lograr humanizar las normas y los procedimientos, para conseguir que toda medida sea amena y agradable, en igualdad de oportunidades para todos, conforme a la verdad y la ética del sentido común. Para que los ciudadanos comunes logren realizar acciones asombrosas, participando de las leyes y participando de su cumplimiento voluntario con una sonrisa.. ¡en vez de la forzada obligación bajo la amenaza del castigo!

Se puede orquestar una dinámica espiritual creativa de aplicación practica, alejada del clásico «ser empujados por insignias y uniformes». Juntos conseguimos resonar en el corazón del territorio en la primera y más básica de las instituciones de la administración pública: el cabildo municipal.

La posesión de la potestad del pueblo, para expresarse con capacidad jurídica apta y competente para modificar valientemente y legalmente cualquier situación injusta, impura, antinatural, indecente.. ¡significa salvarse de la autoridad déspota! Protegerse de todo régimen siniestro y perverso que causa agonía y sufrimiento a la población. Hay que defenderse de la apatía activando el alma, despertando la consciencia, expandiendo los dones y talentos por doquier. Dentro del marco jurídico que puede remodelarse y debe actualizarse de inmediato para zanjar las irregularidades de nuestra época.

El concepto «facultad jurídica» presupone la investidura de ACIMUT. Depende del apoyo de los ciudadanos de cada territorio que faculta a la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora para obrar con la verdad del amor en libertad. Depende del voto de los hombres y las mujeres «del pueblo». Del apoyo a los representantes legítimos del mismo pueblo, ajenos a los aparatos de autoridad del Sistema, los tradicionales partidos políticos organizados como fuerzas que dan sentido al mundo dual, a las luchas entre dos bandos y colores ideológicos que realizan las pantomimas en los hemiciclos y luego se van juntos a cenar marisco y beber la champaña que pagan los impuestos de la población.

La capacidad que dispone la energía ciudadana y, más concretamente, el alma que vibra en los cuerpos humanos, va más allá de cualquier concepción que pueda dar al ciudadano el Sistema o la Inteligencia Artificial. Trasladar el «ser total» a la cotidianeidad que amparan las instituciones, proporciona una serie de posibilidades con garantizas. Posibilidades con numerosas ventajas, que jamás se han dado en la historia de la moderna civilización. Esto es exactamente lo que promovemos. Así es como nos desempeñamos, con el compromiso en la acción para la mejora de una sociedad que corrige sus cimientos y levanta un palacio de tranquilidad y concordia, paz, y equilibrio sostenido en el tiempo.

Tenemos motivos para alegrarnos y entusiasmarnos.. ¡la fiesta ha comenzado! Porque el origen de la verdadera autoridad inicia en el alma humana. El auténtico poder radica en la energía que trasciende en la comunidad. Una comunidad capaz de relacionarse desde el afecto y el respeto para el bien común. Con la responsabilidad manifiesta en el apoyo mutuo y la ayuda recíproca que certifican la consciencia de unidad. Reflejando la fraternidad que toma senderos insospechados y alcanza logros inesperados. El tipo de amor más duradero e intenso que existe entre los miembros de nuestra especie es el sentido de hermandad que surge entre las relaciones cotidianas en la comunidad.

La autoridad genuina equivale al augurio. El indicio que interpreta «la salida». Una señal inequívoca de mejora. El anuncio de la solución más rápida y eficaz. El presagio de ACIMUT es sólido, calmado, paciente, firme. Anticipa el hecho fortuito. Porque se relaciona con el presente de una manera completamente diferente.. ¡divergente! Encontrando la tangente, la alternativa precisa que se lleva a cabo con una sonrisa y nada de haraganería.

La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora aumenta la visión del panorama y nos sitúa, justamente, detrás del horizonte. Detrás de la línea roja que configura un futuro mejorado. La zona prohibida que desencadena un torbellino de eventos magníficos que dan forma a nuestra historia. Promover un paisaje integrador, hacer progresar a todos por igual en el mismo escenario y sin excepción. Desde el punto de vista de técnicas y métodos flexibles y ágiles, holísticos y pedagógicos, que transmiten la tarea de la enseñanza durante su desempeño. Mediante acciones terapéuticas que son formativas, como base para el desarrollo y el aprendizaje, cuya experiencia se integra en el hábito y la conducta. La nueva costumbre de la autoridad «humanizada» a través de los «líderes naturales» que nunca son comparsas del Sistema o títeres de la Inteligencia Artificial. Esta descripción, ¿a ti te agrada?

Mi mayor honra como fundador del acimut comunal es surgir del seno de los ciudadanos mediocres y comunes, individuos ordinarios que somos capaces de realizar actos extraordinarios. Magníficos seres humanos que nos encontramos y nos fusionamos en la misma frecuencia de vibración energética para sortear los obstáculos y eludir la presión de los siniestros actos que pretenden socavar nuestra dignidad y libertad. Somos el alma de la sociedad mejorada, ciudadanos divergentes que se salen por la tangente, configurando una alternativa creativa exenta de violencia y venganza.

La ley natural es la LEY de las aventuras y los desafíos, la vinculación a la tierra y el planeta. La LEY de la dignidad y la libertad de los seres humanos comprometidos con su plenitud, y nunca la ley de personas escondidas detrás de las apariencias y los disimulos, que siendo torpes con el amor y la gestión de su propia energía, permiten seguir encarcelados a diario en la vida sin vida.. por cobardes y holgazanes.. cómplices de las ondas electromagnéticas.

 

RESPETO INDIVIDUAL Y RESPONSABILIDAD

¿Te respetas? ¿Traicionas tu naturaleza? ¿Cómo lo sabes? ¿Te conoces lo suficiente?

Estas simples preguntas, son pocas las personas que se detienen a responderlas. El ser humano que lo es «humano».. es sensible conmigo mismo, ha indagado y descubierto sus peculiaridades y, alcanzado su singularidad. Otra cosa es que sea, además de honesto, valiente para expresarse y compartir su genuina esencia con los demás. Por eso hay tantas «personas» con máscara y armaduras limitando la expansión de su energía.

Los individuos que comprenden su individualidad y conectan con su esencia, nunca se dejan arrastrar por las circunstancias o las influencias externas o las directrices de una autoridad. Sin embargo, la movilidad y actividad que puede realizarse hoy en nuestro planeta, pasa por la tergiversación de verdades y leyes que recortan el palpitar de los hombres y las mujeres, por lo que la ciudadanía planetaria está siendo afectada terriblemente en sus dones naturales: la vida, la consciencia, el amor, y, sobre todo: su libre albedrío.

Los procesos de estandarización y los uniformes, que dan comienzo con los prejuicios y las etiquetas, las tendencias y las corrientes mediáticas y los criterios oficiales de divulgación de conocimiento conforman una «manada aborregada» que sacrifica su dignidad y libertad para optar a una vida en blanco y negro, en vez de promulgar los colores, defendiendo la existencia humana a plenitud de facultades multicolores. Los jóvenes son los más afectados, dado que han nacido en la era de la dictadura digital y, espontaneidad y creatividad se quedan a un lado para dar paso a las apariencias y la popularidad, inmersos en la contabilidad de atención de los demás que los alejan del abrazo interno y la conciliación con su intimidad.

Hoy más que nunca en la historia de nuestra especie, el individuo es literalmente absorbido por el Sistema y, sus atributos y destrezas y habilidades son pisoteadas por una enorme máquina apisonadora. ¿Quién es el responsable de lo que sucede?…

¡Obvio! El ser humano que no se respeta a sí mismo, traiciona su esencia genuina. pero si conociera su energía y la posibilidad de vibrar en sociedad, ¿qué pasaría?

¿Es mejor estar solo que mal acompañado?…

La mayoría responderá con un «sí». Sin embargo, analizado su comportamiento diario, sus actos se contradicen con la respuesta, dado que la mayoría de la gente se deja arrastrar y culpa a todo y a todos de lo que le ocurre.

Soledad y solitud son cuestiones diferentes. El divergente que se sale por la tangente, antes de dejarse atrapar por un mundo falo y engañoso, es porque entiende que el miedo es la ausencia de amor. La canción «Leal a mi» es un tema de consciencia para la innovación social, ¿cuántos la conocen? ¿Cuántos van a buscarla en la red? ¿Cuántos la escucharán más de una vez? ¿Cuántos comprenderán el mensaje?

Para muchos es una perdida de tiempo. El tiempo se los come a diario, ¿por qué? Porque tienen demasiadas actividades, porque no saben priorizar, porque se dejan atrapar por los anhelos de otros, porque no disponen de un propósito vital, porque carecen de un proyecto existencial. Pero sobre todo, porque creen que trabajar mucho y hacer muchas cosas es lo correcto y está bien. Aunque esa es justamente la trampa.

Saber priorizar. Saber cubrir las necesidades existenciales, en vez de los deseos. Atender el sentir íntimo que palpita bajo la piel, en vez de dejarse arrastrar por los convencionalismos, empujados por el abanico de las emociones, es una forma de recuperar el destino de uno mismo y el control del paseo por la Tierra. El trayecto es un sendero invisible que se hace visible con cada paso acertado que das. ¿Son acertados tus pasos?

Quienes se asustan por permanecer demasiado tiempo solos y en silencio, se niegan la oportunidad de conectar con la propia naturaleza y la Naturaleza. Es lo mismo, pero pocos lo entienden. Pocos entienden que la Naturaleza es Cosmos. Que el cosmos nos habita. Que las partículas del polvo cósmico impregnan nuestro cuerpo físico y, que el espíritu universal está presente en nuestra alma.

¿Qué te rodea? ¿Con quién te relacionas? ¿Cómo te relacionas con la vida del mundo?

Identifica aquellos seres humanos con los que tienes afinidad y, juntos, cooperad, relacionaros, amaros. La fraternidad es la mayor expresión del amor que lamentablemente, no florece, no se exhibe, no trasciende. No lo hace porque la mayoritaria de ciudadanos aman más al dinero y la búsqueda de felicidad que a su propia alegría interna y la energía con la que se activa la vida genuina. La existencia con sentido y propósito vital.

La identidad particular se arrincona y se adscribe la mayoría al grupo. Pero no puedes participar de un grupo sin antes haberte definido, saber quien eres, para realizarte a través de tus obras. Demasiadas personas creen que son lo que hacen. Sin embargo, no hacen lo que en verdad son en su intimidad, según sus tesoros particulares, sus dones y talentos. Porque desconocen el secreto de su misterio. No saben si son peregrinos del viento o misioneros del alma, espíritus vitales o autómatas o sicarios del Sistema. Hay quienes son parásitos, pero nada es peor que ser un parásito de sí mismo que a diario ahoga el alma propia y asfixia su posibilidad de vibrar a plenitud de facultades.

La propia visión íntima reflejada en la comunidad, esta es la gran obra. Una comunidad que aprecia el valor de cada individuo. ¿Formas parte de ella?

¿Es agotador ser un borrego? ¿Es agotador ser un espíritu libre?

Ser y estar en el mundo, de manera flexible y ágil, significa disponer de la voluntad consciente para emerger desde la propia esencia y trascender, expandir la vitalidad del alma en la sociedad. Es fácil. Es sencillo. Es natural. La dificultad viene en forzar y doblegar la propia naturaleza a la que engañas con objetos y posesiones y vicios absurdos que degradan la virtud. Traicionando la excelencia humana, tanto como la innovación social.

Individuo quiere decir indivisible, integro, coherente, sabedor de sus bondades y tesoros, fortalezas y debilidades. Esos defectos que se van corrigiendo si uno apuesta por la evolución, por el rescatarse a sí mismo de las garras de la autoridad. Este éxodo al alma es lo que priva el Sistema. Las instituciones y los procesos de educación y amaestramiento, tanto como ese amansar «lo salvaje» del ser humano para domesticar y adoctrinar, sirven para que la pieza encaje en la maquinaria, es decir, se trata de desbaratar la humanidad del ser íntimo, embruteciéndolo.

Tan sólo desde el centro puro es que el ser humano permanece conectado a la fuente universal (cosmos). Únicamente cuando se sabe entero y sin impurezas de las influencias externas, es que el individuo puede expresarse y trasladar los atributos cósmicos a la Tierra.

La dualidad de la tercera dimensión atrapa a la mayoría de personas que eligen ser autómatas, en vez de líderes naturales en consciencia. Solamente el exceso de ego que denota egoísmo y avaricia y codicia, es capaz de la violencia y la crueldad. Se corrompe, pero es el temperamento materialista lo que lo corrompe de verdad, la ausencia de su espiritualidad, la comprensión de su naturaleza. Sujeto a emocionas y deseos y vicios que no entienden de ética y principios humanistas y, la única ley válida: nunca jamás dañar o perjudicar a otro ser vivo.

Todo es una y la misma sola cosa: energía. Cada individuo es una célula de ese organismo vivo llamado especie humana. Pero el abrazo fraternal no se da porque no hay abrazo individual, en general. En general, pocos son los que se abrazan por dentro y se concilian con su esencia genuina, con su energía cósmica.

Cuando no te sientes bien en tu piel es momento para analizar qué se ha colado. Qué influencia esta afectando tu vibrar natural. La policía del pensamiento de los algoritmos censura la potencialidad humana en la red de Internet. El transhumanismo y el metaverso son lo que definitivamente desconecta al ser humano de su energía vital. Uno opera en el cuerpo, directamente, el otro, en el mundo virtual al que se escapa, para pasar de la vida miserable a la vida artificial.

Al final, disfrutar de la vida es fácil y muy conveniente. Aprender a jugar y divertirse no es patrimonio de la etapa infantil. Justamente en el juego está el quid de la cuestión vital, pero un juego en el que tú participas de las reglas, de lo contrario, es una muerte sintética o metálica, pero es un asesinato del que cada uno debe responsabilizarse, sin culpar a nada que no sea su capacidad de elegir y decidir hacer de su existencia, un hallazgo a plenitud o una condena a perpetuidad.

Cualquier forma de colectivismo o grupo social, fracasará, si sus miembros no disponen de la oportunidad de ser y estar en su totalidad. Los grupos que operan en la actualidad, aparentemente son una cosa y, luego, basta con rasgar un poco para descubrir que la influencia es quien tira de los hilos, que determina y controla, corrige y manipula para que cada uno de los miembros, se someten voluntariamente y con una sonrisa. Es posible porque los que participan se han desconectado de sí mismos. Se han acomodado a seguir las ordenes de otros, resignados y habituados a obedecer (indirectamente). ¿Quién narra la vida?

Los hábitos y los relatos. Mejor dicho: el hábito de los relatos. Casi nadie está por la verdad. La mayoría está por el relato. Ese relato que es más fácil de entender y aceptar, porque proporciona una falsa serenidad. La narrativa oficial se impone la mayoritaria de las veces. ¿Cuestionas la narrativa? ¿La desafías? ¿La toleras?

El asunto es el siguiente: los seres humanos sentimos y pensamos, pero no todos coordinan ambas tendencias. Se dice y se hace, pero no siempre van de la mano, y, esta contradicción, es una clara evidencia de que algo no está funcionando. Pero el autoengaño y la autocensura y la propia limitación tiñen las cosas y se encuentran excusas y argumentos para justificar el proceder en vez de ser crítico y exigente con uno mismo.

El control de la vida debe ser propio, si esta en manos de un gobierno o país o institución o empresa o secta o familia o escuela de pensamiento o ideología política, entonces, el alma está en silencio. Si no se manifiesta el alma, el ciudadano no es humano, es un androide una IP o un código QR.

¿Está bien pensar que la propia voz vale lo mismo que la del grupo?… El jefe totalitario considera que la suya, es incluso muy superior, y que su proceder es mejor que la del pueblo en su conjunto. ¿Tu voz tiene el mismo valor que el del conjunto de la comunidad?…

Si existe un «líder totalitario» hay una autoridad arbitraria que obliga, sin otra opción que no sea obedecer y sufrir por asfixiar la energía ciudadana. Claro, quien sufre, es el pueblo, no el gobernante que impone su criterio. La arrogancia y la soberbia lo superan. Desconoce la humildad y la bondad, pero sobre todo, traiciona los principios humanistas y la Ley Natural.

Esta es la situación actual. En nuestra época de civilización obligada se dan unas circunstancias muy concretas. Salvo la peculiaridad de comprender algo tan simple y sencillo como es, que el verdadero poder, está en la voluntad consciente y la vibración genuina del alma humana. Jamás estuvo del lado de las armas. Las armas son poderosas, pero no son el poder. Las leyes y los uniformes y las insignias y los cargos oficiales y demás, hacen poderosos a los malvados. Pero no son EL PODER del ser humano.

Apreciados amigos.. ¿Tu voz y la mía, valen exactamente lo mismo? En lo particular, cada uno en nuestro diálogo interno, apostamos por nosotros mismo, no tendría sentido que fiera de otra manera. Pero ya en el debate comunal, en la asamblea ciudadana, cada uno debe disponer de la igualdad de oportunidad. De lo contrario hay tiranía, totalitarismo, dictadura. Esto es lo que corrige ACIMUT. El esquema de regresar a la democracia pura y separar la POLÍTICA VANGUARDISTA de la política de la vieja guardia, otorga a este movimiento la premisa asombrosa de hallazgos considerables.

Si en la comunidad, el colectivo, el grupo que se relaciona desde la igualdad de oportunidad en vez de la disciplina de voto (culto al líder), entonces, estamos ante la solución a lo que sucede hoy en el planeta ante la invasión sin tregua de un Gobierno Central Global que se impone por la fuerza a base de decreto oficial respaldado por mentiras y armas.

El vicio de repetir los esquemas y errores es la trampa mortal. La alternativa de ACIMUT es algo colosal, para que los ciudadanos ordinarios logren realizar actividades extraordinarias impulsadas desde adentro. Desde el ser que se expande para compartir sus tesoros y atributos.

Hasta la fecha, la voz del Sistema y quienes lo organizan, es una voz ronca escondidas entre las sombras que no se escucha con claridad porque está exenta de vida digna, de energía natural, de plenitud existencial.

Debemos conversar con afecto y respeto, dejando espacio para que todos nos comuniquemos y, juntos, establecer un altavoz. Este altavoz es ACIMUT, que conjuga el poder ejecutivo y legislativo con la voluntad popular y la asamblea ciudadana. Es una novedad que debería interesar a todos los seres humanos del planeta.

La COMUNIDAD NARANJA la constituyen un sin fin de individuos dispersos por todos los rincones del planeta que han aprendido a reconocerse como almas capaces de entrar en sinergia y, desde la simbiosis con las demás almas enamoradas de la vida digna y plena, se unen y reúnen, se relacionan y se comunican, para integrarse al bien común, a la alegría que se comparte desde la consciencia de unidad. La fraternidad es apoyo mutuo y ayuda recíproca. Esto es el el Proyecto ACIMUT.

Portavoces del sentir ciudadano que trasladan los acuerdos de la asamblea comunal a los plenos de los ayuntamientos como gestores públicos, alejados de la imagen del político de antaño que sólo mentir y corromperse hacía a lo largo de su jornada laboral, de espaldas al pueblo al que juro defender y proteger.

Hombres y mujeres en sus posiciones de «poder» ejerciendo desde el verdadero poder humano que habla de verdad y amor, transparencia y ética, ideas vanguardistas y la peculiaridad del palpitar vital del alma en la administración pública.

Hablamos de un fluir natural, de una integración social que se desmarca de la lucha por el poder porque en sí misma su expresión y manifestación es el poder del amor y la vida autentica que se plasma en la actividad social y las regulaciones que organizan la manera de ser y estar en el territorio.

Desde hace décadas hay un malestar generalizado, una especie de angustia crónica y un aceptar sobrevivir a cualquier precio, incluso renunciando a la soberanía y la legítima energía, porque el Sistema es el mecanismo de una presión constante del «pensamiento único» y la «directriz oficial» del «bien para el grupo» que se acata. Pero al final, únicamente ha estado beneficiando a unos pocos, dando ventajas a ciertos personajes y multinacionales, en vez de a los ciudadanos. La población no ha gozado de privilegios. Ha sido un fraude total.

Con la excusa del «bien general «que es falso y la trampa gigantesca. El individuo sacrifica su ser y estar, empujado y obligado a vivir de cierta manera concreta y comportarse según los entandares y patrones e indicaciones, sesgando sus convicciones e ideas particulares. Por lo que desde temprana edad se reprime, se somete, se restringe a sí mismo en favor del grupo que no es la comunidad, si no el grupo de privilegiados que se esconden detrás de bambalinas para tirar de los hilos. Mientras se controla, recortando el impulso, asesinando y traicionándose a sí mismo. El ser humano es absorbido, succionado por la aspiradora del Sistema que rige la vida en la Tierra.

El Sistema y las instituciones y los gobiernos y los partidos políticos, todos hablan de proteger a los mas débiles y desfavorecidos, rescatando cualquier marginación y a quienes necesitan cuidados y protección. Sin embargo, a pesar de que hablan de evitar VIVIR EN LA LEY DE LA SELVA, es justamente la ley del más fuerte y agresivo y cruel que se come a los demás lo que impera hoy. Es el discurso que se exhibe, lo que se practica y ejecuta vilmente y sin compasión. ¡La hipocresía es atroz!

 

CÓMO DA COMIENZO LA OPORTUNIDAD

El ACIMUT COMUNAL es una voz de inspiración que canaliza la humanidad de los ciudadanos en las administraciones públicas, en una época en que la dignidad y la libertad han desaparecido del debate público. Ocurre por la censura y la hipnosis colectiva. Sin embargo, quienes participamos de las comunidades naranja, tenemos la certeza de que las fuerzas del globalismo totalitario que actualmente asfixian a la ciudadanía planetaria, nunca conseguirán el propósito de su tiranía, mientras la energía que vibra se coordine para aunar esfuerzos en la armonía convivencial territorial. Durante esta decisiva década, la noche demuestra ser muy oscura, y, aún así, logra nacer una alternativa espontanea, generosa, natural, justo antes del amanecer. Encontramos estimulante este desafío que como oportunidad nos habla de una sociedad radiante de luz multicolor que se organiza desde la base, para incidir en todos los ámbitos desde el clamor popular del pueblo soberano.

Hubo una época en que la gente no hacía otra cosa que trabajar y trabajar, malviviendo, para sobrevivir con precariedad, y con el lavado del cerebro en la iglesia, además de la intoxicación de alcohol en la taberna, para volver a repetir otra semana la misma condena. Hasta que llegaron los sindicatos y las cooperativas y un rayo de luz apareció para iluminar su presente y el futuro de la sociedad.

Sin embargo, los sindicatos de hoy, se limitan a remodelar sus instalaciones, con las subvenciones que reciben del gobierno. Las cooperativas, han sido sustituidas por grandes corporaciones y superficies comerciales donde comprar y gastar y endeudarse es lo más normal y habitual. Algunas familias esperan al domingo para hacer la compra juntos.

Afortunadamente, los sindicatos de antaño, aquellos grupos de individuos comprometidos y apasionados que defendían los intereses de los trabajadores, y, las cooperativas que se unían para obtener beneficios y ventajas para el colectivo, se ven representadas en la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora que aúna los esfuerzos de los gestores públicos para sintonizarse con las necesidades de los habitantes del lugar. Esta es la verdad del acimut comunal: comunidades coordinadas desde la política vanguardista que garantiza la armonía convivencial.

¿SIENTES LA LLAMADA?… ¿CAPTAS EL ESPÍRITU DEL SERVICIO COMPARTIDO?

Hubo un tiempo en que el enfrentamiento era entre clases sociales, el obrero oprimido luchaba contra la explotación del patrono. Sin embargo, en la época actual, va desapareciendo la clase media y tan sólo existe un grupo de población, ciudadanos de la sociedad civil, frente a quienes inventan y administran la autoridad. Aunque la verdad es que no hay mayor autoridad, que la del autogobierno para la dignidad y el libre albedrío. La responsabilidad de vivir de acuerdo al sentir, sin dañar o perjudicar, y sin dejarse pisotear como individuos soberanos que somos los seres humanos. Nos legitimamos los miembros de las comunidades naranja. Lo hacemos, quienes nos desempeñamos desde la virtud y la ética y los principios humanistas, para orquestar juntos la armonía convivencial.

El disidente es un inadaptado, capaz de cuestionar y, a su vez, no cruzarse de brazos. El divergente es un activista que comprende la dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica, por ello es que se sale por la tangente antes de perecer. El forajido del Sistema es el hombre o la mujer capaz de sentir su vibración íntima y compartirla con los demás para juntos celebrar una fiesta divertida y audaz. El líder natural es el individuo que comprende su potencialidad y se empodera, para existir a plenitud de atribuciones elegantes y sofisticadas.

Disidentes, divergentes, forajidos, líderes naturales.. ¡todos! son ciudadanos del Sistema. Pero que se niegan a ser soldados y cómplices, parásitos y víctimas de la tiranía de una autoridad que ejerce su doctrina bajo la amenaza y el chantaje, a través de la coerción y restricción de los derechos más fundamentales. Unos y otros se dan cita en el acimut comunal que da comienzo en la unión y reunión de los seres humanos afines, con una visión de futuro centrada en el mundo saludable y pacífico. Aquí empieza la odisea, el viaje al fondo de uno mismo y, entiende, promueve, la expansión de la energía que baña de principios humanistas toda acción y acontecimiento.

Hay varias maneras de iniciar la comunidad naranja en tu localidad. La más rápida y efectiva es partir de un breve escrito, como punto de partida. No es una «carta de motivación» donde exponer intereses, porque tampoco se trata de una petición que se aprueba o se deniega. Se crea desde el momento en que un habitante de un determinado territorio, acepta el desafío de proteger su dignidad y defender su libre albedrío frente a cualquier amenaza a su integridad física y espiritual.

Se crea la comunidad naranja cuando ese individuo se relaciona con otro o más habitantes que coinciden en su palpitar y, intercambian sus escritos para dejar al descubierto su posición y voluntad de practicar la Ley Natural cuyas premisas son simples y, su única prohibición, una cuestión de sentido común. Nos referimos a lo siguiente:

PREMIASA 1: Todo es una y la misma sola cosa: energía.

PREMISA 2: Cada ser humano es una célula del organismo vivo denominado especie humana.

PREMISA 3: Nunca jamás, bajo ningún concepto, dañar o perjudicar a otro ser vivo.

Claro que la tercera, esta prohibición, tiene un matiz. Nunca dañar o perjudicar a otro ser vivo, salvo en el caso de legítima defensa, cuando veas amenazada tu integridad física o espiritual, además de en el caso de que peligre la vida de un ser querido o un ser vulnerable, frágil, indefenso, agredido por una fuerza superior.

Es a consecuencia de este matiz que nace la comunidad naranja, ante la agresión constante y persistente de una autoridad abusiva que convierte al ciudadano moderno en esclavo del Sistema.

Con la coincidencia de estos tres puntos y, la comprensión de los principios humanistas y su aplicación en la actividad cotidiana, es que el flujo y la vibración de la comunidad, empieza a resonar en el lugar. ¿Cuáles son los principios humanistas?

Los Principios Humanistas son la consciencia de unidad, la fraternidad y la empatía, la ayuda recíproca y el apoyo mutuo, la asertividad y la sinergia. Es la comprensión de la simbiosis de las almas activadas. Individuos autónomos e independientes, que facilitan el bienestar general y la alegría que se comparte. Seres humanos auténticos, que despliegan sus dones naturales y talentos particulares en la comunidad.

¿Cuáles son tus dones naturales? .. Los dones naturales no son los derechos del Sistema. Los dones son características inalienables, que están intrínsecamente ligadas al ser humano. El ciudadano es una invención jurídica del Sistema. Por esta razón existe ese derecho de «libertad» que te quita o te da el Sistema. Sin embargo, los dones del hombre y la mujer, son la vida, la consciencia, la voluntad, el libre albedrío. Hay una sabiduría innata que está impresa en el ADN. Una belleza que habla de la verdad y el amor que guarda el alma en su inmensa bondad. Existe una herencia en cada individuo que recupera el saber de todos sus ancestros. El cuerpo de carbono, la caja que alberga el alma, contiene partículas del cosmos. Somos hijos de las estrellas y los astros y las galaxias. La fuente universal mana a partir de cada uno de los seres humanos que vibran. Es vital alcanzar esta comprensión, pero requiere de abrazarse por dentro para conciliarse con uno mismo. Se pueden descartar las ideas y conceptos que sientes lejanos, pero no sustituidos por las mentiras y engaños del Sistema.

¿Cuáles son los talentos particulares?.. Los tuyos, lo sabes tú. Únicamente uno mismo logra alcanzar sus atributos y tesoros, descubriendo el secreto de su misterio en el diálogo interior. Mientras se escucha a otros o a las instituciones, el Estado o la Religión, desatiendes tu voz interior. En mi caso, puedo mencionarte mis talentos particulares, pero en relación a tus habilidades y destrezas, las cuales te hacen singular y característicos, es un viaje intransferible que solo tú puedes realizar. La introspección es necesaria. Imprescindible para lograr la mejor versión de tu ser.

Todas estas peculiaridades que afectan a la estructura de pensamiento recibida desde el Sistema y la doctrina mediática y la ingeniería social presente en la red de Internet, se resuelven en las escuelas alternativas que dotan a los asistentes de herramientas para asumir la verdad de la vida y comprender el mundo que palpita bajo la piel de cada uno.

Volviendo a la COMUNIDAD NARANJA. Tal vez hay otros hombres y mujeres que al mismo tiempo están como tú en este proceso de autodescubrimiento. Probablemente no eres el único inmerso en esta actividad, por lo que la manera de garantizar el equilibrio y evitar la duplicidad, creándose varios grupos en el mismo territorio, se aclara en la red social de la plataforma. Ahí se reflejan las comunidades activas.

Al margen de si hay una o no la hay, tú puedes impulsar iniciativas para que tu inquietud esté presente en la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora.

PASO 1: Inscripción en la red social de la web (https://acimutcomunal.info/) con los datos de los coordinadores y responsables de las diferentes secciones que se crean.

PASO 2: La red social habilita «el grupo» donde todos los habitantes del territorio pueden interactuar y enviarse mensajes privados unos a otros, y, su actividad, es pública para cualquier miembro del ACIMUT.

PASO 3: Los correos electrónicos, pero sobre todo, los datos particulares de los coordinadores, están recogidos en una base de datos que sirve para recibir las cuestiones de índole general, los temas y asuntos que se coordinan para lograr la unión y reunión y la fuerza suficiente para modificar las cosas que fallan en el Sistema. No se trata de información privilegiada para unos pocos exclusivos. Se trata de identificar a quienes más tiempo y ganas tienen de ser operativos y, por su disposición, es que reciben mayor información. Respetamos el nivel de cada uno y no inundamos con información que no se desea o no se ha solicitado. Es una elección que toma cada participante. Su grado de implicación y responsabilidad, es una decisión particular.

A la vez en la plataforma dispones de una pestaña muy útil: PREGUNTAS FRECUENTES. Además, está el formulario de contacto, para aquellos cuestiones más excepcionales.

Es importante entender que la actividad del acimut está en la comunidad, en el contacto directo, en los abrazos y el intercambio. En las relaciones interpersonales. El mundo cibernético existe para ver como las demás comunidades naranja actúan, para favorecer la comunicación que resulta imposible por cuestiones de distancia. La vida está en la vida natural, nunca está en lo virtual y artificial.

Cada comunidad naranja, confecciona su propio directorio local de datos. Los hombres y mujeres que conforman la dinámica en el territorio, no tienen porque estar forzosamente inscritas en la red social acimut. Basta con que el grupo exista y los administradores se coordinen con los aspectos generales del movimiento de innovación social.

Para evitar discrepancias y malentendidos, cada comunidad naranja dispone de un correo electrónico que se crea automáticamente cuando más de un ciudadano están dando vida a una comunidad naranja, de manera que, en el caso de que surjan conflictos o situaciones incómodas en el territorio, este correo, gestionado solamente por la junta que administra ACIMUT, tendrá conocimiento de las irregularidades y propondrá una solución inmediata. No obstante, la presencia de otros coordinadores en la Asamblea Ciudadana y, sobre todo, el portavoz de la comunidad naranja en el ayuntamiento, son los filtros adecuados. Ellos y ellas son los indicados para mediar en el asunto o tema. Están más capacitados para suavizar posiciones y limar asperezas porque conocen perfectamente a las partes implicadas. Así se actúa desde la base, evitando imponer una autoridad desde la cúpula.

Cada comunidad naranja es independiente y consigue la armonía desde el diálogo sensato, el afecto y el respeto, con la responsabilidad del amor y la verdad que dignifica a los seres humanos que no se dejan atrapar por una estructura autoritaria que impone un criterio cerrado y sin discusión. Cada comunidad naranja tiene el desafío de tutelar los principios humanistas para alcanzar los acuerdos solidarios que garantizan la armonía convivencial.

La creación del grupo en la red social y, su correspondiente email en la plataforma, es lo que otorga la «luz verde» a una comunidad naranja que dispone de los datos para ser funcional.

Hay que promover el contacto humano y la relación, para que existan las iniciativas colectivas y las actividades en las escuelas alternativas y la asamblea ciudadana.

Cualquiera que por la razón que sea se sienta excluido o que no le resuenan las acciones que se desempeñan en la comunidad naranja, basta con dejar de asistir a reuniones y encuentros. Puedes entrar y salir tantas veces como sientas que debes hacerlo. Este tipo de sentir la vida y participar de la existencia humana, es algo que inicialmente puede chocarte, pero es una alternativa viable ante el Sistema que está tejiendo la dictadura digital.

Participa «si te nace» hacerlo. Haz solamente aquellas acciones con las que te sientas bien. Pero sobre todo, indaga, experimenta, descubre, asimila. Cuanto estamos proponiendo, jamás se había hecho antes, por lo que es vital que tengas curiosidad y espíritu de aventura. Nada gana, quien nada arriesga. Abandona si quieres la comunidad naranja, pero por favor, no te abandones a ti mismo. No te resignes a perecer entre la maquinaria de un sistema que arrolla las almas humanas.

¿Qué sucede a continuación?…

Cuando has decidido crear la COMUNIDAD NARANJA, significa que has elegido dejar atrás la vida miserable del Sistema que ahoga la vibración de la energía ciudadana.

Aunque te sientas solo al principio, todo se transforma al contactar y relacionarte con los demás miembros, ya sea en una tertulia de café o un paseo por la playa o la montaña. Visitando un taller en la Escuela Alternativa o asistiendo a una sesión en el Asamblea Ciudadana. El punto es unirse y reunirse. Citarse y descubrirnos unos a otros completamente. En cada encuentro hay una oportunidad para el enriquecimiento. Detecta afinidades, comprueba que estamos en la misma visión: armonía convivencial, construir juntos un mundo altruista y solidario, actuando con la creatividad y nuestra mejor versión. ¿Quién puede estar en contra de tales premisas?

El apoyo a tu comunidad se da desde los habitantes del territorio, desde la consciencia de unidad que favorece el apoyo mutuo y la ayuda recíproca. Es una cadena de favores interminable, una actividad gratificante que se basa en la vocación de servicio porque nada es más valiosos que el dar a otro amor y tu energía vital, toda tu sabiduría y, a su vez, recibirla, generosamente y con humildad.

Con semejante clima es muy fácil organizarse en el territorio. Este ambiente de sensibilidad, facilita el coordinarse en el espacio y el tiempo que se comparte. Le corresponde a cada hombre y mujer establecer los lazos cuanto antes. Porque la «distancia social» seguirá siendo un argumento del Sistema. Pero si permitimos que las relaciones se enfríen, se enfría el alma y la bondad humana se congela. Establecer la conexión con los demás es fundamental, sin avergonzarnos, evitando la timidez. Basta con sonreír, y, de repente, el otro, como reacción reflejo, nos sonríe también. ¡Conózcanse! Todo empezará a fluir.

Cuando alguien sienta la llamada comunitaria, al detectar el impulso inicial del alma que busca alianzas, entonces, favorezcan unos y otros el encuentro de la energía que se retroalimenta. Aunque sea temporalmente, relaciónate, participa. ¡Estas preparado!

Estamos listos para gestionar nuestro caudal energético, aunando esfuerzos con los demás. Esta es la evolución altruista, necesaria para posibilitar la sociedad que va perfeccionándose. ¡Cada uno de nosotros somos la base! Ciudadanos ordinarios, capaces de actos extraordinarios. Confía en ti. Confía en la comunidad.

Te invitamos a conocer a tus vecinas, los grandes desconocidos. Descubrir sus dones y talentos y, al mismo tiempo, descubrirte tú mismo como ser humano. Celebrad juntos fiestas y reuniones, actividades conjuntas que os acercan y crean los lazos. Los vínculos y las sinergias se dan cuando das el primer paso, no esperes a que otro lo de en tu lugar. Toma las riendas de tu destino y siembra la cosecha que salva a nuestra especie en cada territorio.

Los intercambios y la convivencia alejan la tecnología y la tiranía de los algoritmos. Que tu mano tome la de otro, en vez del celular. Que tus ojos se fijen en la retina de otro y, así puedas acceder a su alma, al abrazo fraternal. Somos auténticos, cuando gestionamos nuestra energía desde la voluntad consciente. Nuestra autonomía radica en lo indivisible que es nuestra alma que puede ser desplegada en la sociedad.
Nunca te confundas: la plataforma web https://acimutcomunal.info/

¡No es la comunidad naranja! Jamás encuentras en la red social a los habitantes de tu municipio. El canal de acción y sinergia, se da en tu territorio, ocurre durante la simbiosis permanente entre sus ciudadanos. El colectivo activo de la comunidad, está presente en las escuelas alternativas y la asamblea ciudadana ¡nunca en la web!

La red social de la plataforma, sirve únicamente para estar al día de las iniciativas generales del movimiento que se coordina por la Mociones. Los textos que se presentan en los ayuntamientos, todos los acuerdos, bajo una intención concreta: la sociedad mejorada. La peculiaridad de tu municipio está reflejada en la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora que los portavoces y gestores públicos del pueblo, trasladan a la administración local.

La web ACIMUT informa y coordina los movimientos del conjunto, detallando el marco de acción, para que cada COMUNIDAD NARANJA pinte su propio lienzo, con las formas y los colores que caracteriza a los habitantes del lugar. Así se protege la autonomía y se garantiza la soberanía, defendiendo la individualidad del ser humano, tanto como de la comunidad.

El acimut comunal es un concepto válido para cualquier rincón del planeta. Toda región con seres humanos que reclaman dignidad y libertad, pueden constituir su propia comunidad naranja, dado que no hay fronteras. Somos Nación Global Energys.

 

DESAFÍO INMINENTE DE LA COMUNIDAD

Nunca antes hasta la fecha, hubo una época más deprimente, ante la ausencia de bondad y amor en las instituciones que organizan la vida ciudadana. Los filósofos y libres pensadores, los humanistas y los visionarios, no pueden ser faros en organismos cerrados, donde la luz brillante se quiebra, por tantas sombras de oscuridad disimulada. Pero se le ha caído el disfraz al Sistema y, en medio de este torbellino de ráfagas desalmadas, destella el brillo natural de una comunidad que se aleja de la catástrofe. Evitamos la barbarie, poniéndole freno al embrutecimiento de las personas. Ante la autoridad bochornosa, por su abuso indecente y ausencia de debate, los seres humanos que sentimos la dignidad y la libertad palpitando bajo nuestra piel, decidimos ignorarla, negándonos respetar la arbitrariedad. Elegimos atender el propio palpitar, la vibración del alma que habla con la verdad y la sabiduría innata del individuo soberano.

El mundo está en permanente transformación, se construye o destruye en cada gesto y acto que deviene circunstancia y situación. ¿Quién es el protagonista? ¿Quiénes son los creadores de nuestra civilización?

En mi opinión, lo son los hombres y las mujeres que con su actitud y conducta, participan del destino de nuestra especie. La pasividad, ya sea por negligencia o por haraganería, es una decisión que también afecta a los eventos del barrio y la ciudad y el país.

El error parte del hecho que «democracia» no significa regalar a los que mandan, la facultad para realizar lo que quieran y como quieran, las veces que les venga en gana. Esto es renunciar al libre albedrío y someterse a un régimen perverso, dado que se utiliza para presionar y empujar y lastimar, en vez de orientar y coordinar y dirigir a la población mundial a un espacio y tiempo de tinieblas, pudiendo optar por el paraíso.

Sí hay un complot de las entidades de inteligencia avanzada que son alérgicos a la verdad y adictos a la codicia y la violencia. Pero la auténtica conspiración está en el grueso de la población que lejos de escuchar el propio palpitar, atiende la influencia externa y acepta la degradación, la constante agresión y el ultraje de su integridad física y espiritual. Demasiados hombres y mujeres en una ficción jurídica, en una zona de confort que jamás les ha proporcionado seguridad y felicidad, pero si miedo y angustia y desconcierto y confusión.

Si hay una AGENDA 20-30 a manos de los globalistas totalitarios despiadados, ¿por qué no va a existir la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora como respuesta?…

Si hay un grupo reducido empeñado en someter a la población a unos dictados que los restringen y limitan, para que un “nuevo orden” siniestro y perverso se instaure y perpetúe en el futuro. Si hay una estructura de organización en la que las naciones desaparecen como países independientes, al igual que las respectivas culturas e identidades de la ciudadanía.

Si se avecina la posibilidad de que a los seres humanos se nos despoje de nuestra soberanía individual y de los dones naturales legítimos e inalienables que disponemos al nacer en la Tierra.

Si los recursos del planeta pasan a ser gestionados únicamente por unos nuevos propietarios del mundo, pasando los gobiernos y sus ciudadanos a ser propiedad de corporaciones industriales y gigantes del Internet en la nueva era de la dictadura digital.

Si todo estoque viene, son los muros de la prisión que se están construyendo frente a nosotros.. ¿cómo evitar una respuesta que sea la solución para evitarlo?.. A menos, claro, que la mayoría prefiera una cárcel planetaria donde consumir y trabajar y entretenerse con cuestiones frívolas que enfrían el alma y robotizan el sentir natural del ser humano. Si esta resulta ser la decisión que eligen y, contribuyen a respetar y cumplir con las directrices asesinas… El autosuicidio ¡existe! Existe cuando renuncias voluntariamente a la vibración de la propia energía vital. Cuando cedes a otro, la capacidad de tu vida y consciencia, tu amor y sabiduría, tu dignidad y libertad. Si dejas a otro que decida por ti, ¿crees que lo hará para tu beneficio?

¿Cuáles son las ventajas de un gobierno globalizado donde la tiranía sea la nueva normalidad?…

¿Cómo será la vida cuando el punto de salida indica que “mucha gente sobra” en esta nueva normalidad?…

Desde marzo del 2020 se han venido remarcando en rojo y mayúsculas las inminentes acciones. Se está estrechando el cerco, para que entremos en un callejón sin salida. Vivimos en la decisiva década del jaque mate, ¿juegas con fichas blancas o fichas negras?

La ideología de género, la legalización de las drogas, el aborto y la eutanasia. Son medidas muy efectivas para que nazcan muchas menos seres humanos, en una época en que se implantan chips y el transhumanismo está a la vuelta de la esquina.

La tesis del calentamiento global que pasa a la «urgencia climática» es una tergiversación de los ciclos naturales del planeta y, un argumento de peso que consiguen que juegue a favor de la restricción de los movimientos con la excusa de la «huella de carbono». Resulta que con el pretexto de que “el mundo se va a acabar” están planificando coartar los viajes a la población.

A través del constante adoctrinamiento magistralmente ejecutado desde las instituciones educativas y de un permanente bombardeo desde lo mediático y la narrativa oficial que engaña y miente, logran que sea prácticamente imposible cuestionar los fundamentos de todas las imposiciones por decreto y ley marcial.

Aquellos hombres y mujeres que llevan más de dos años clamando por «la verdad» y mencionando la «divergencia» como alternativa a la demencia implantada en la sociedad, han sido tildados de insensibles y radicales. Muchos son disidentes controlados, dado que solo hablan de lo que pasa, publicitando lo que se avecina para ir preparando el patio, acostumbrando a su audiencia como influencers de la paranoia.

Sin embargo, también están los forajidos del Sistema que lejos de seguir colaborando, han comenzado a sabotear la influencia negativa que afecta al libre albedrío humano. Se han unido y reunido alrededor de la alternativa, de la herramienta que consigue una sociedad que se mejora desde la base y hacia arriba, sin un cúpula que presiona como una bota militar contra la mejilla del debilitado ciudadano tendido en el suelo.

¿Son exageraciones? O.. ¿realmente hay razones para preocuparnos y temer lo peor?

Veamos. Analicemos. Reflexiones juntos. Repasemos los datos objetivos que disponemos y están al alcance de todos los que quieren saber y averiguar, para reaccionar desde la convicción particular. Información veraz que anuncia la dirección hacia el cruce de caminos. La situación inmediata a la que se enfrenta la humanidad. Comprendamos el escenario geopolítico que dibuja nuestra época, a menos que activemos el ACIMUT COMUNAL.

CUÁLES SON LOS PUNTOS CLAVE DE LA AGENDA 20-30

Objetivo 1) Fin de la Pobreza. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

EI Ingreso Mínimo Vital de los gobiernos está, no para alimentar a los ciudadanos. Existe solo para que no se diga que se mueren de hambre. Es un chantaje que proporciona el malvivir que no es bienestar, para los amansados ciudadanos a los que se sigue domesticando y anestesiando con los cupones de alimentos y subsidios de vivienda que los conviertan en declarados esclavos voluntarios.

La estrategia es que los gobiernos seguirán penalizando hasta que consigan la extinción total y final de los autónomos, emprendedores, profesionales, activistas, agricultores y empresarios independientes que buscan su propia autonomía y libertad laboral y financiera.

La económica y la prosperidad individual sin limosnas del Estado, es posible en las comunidades naranja donde el trueque y el intercambio favorecen las relaciones de afecto y respeto, sensibilidad compasión y frugalidad, en la evolución altruista que legitima la identidad del lugar.

Mientras que muy cerca, el gobierno mundial seguirá creando a masas invertebradas que busquen sólo el sobrevivir en la «vida miserable» con la obediencia como estandarte y la sumisión en sus miradas inexpresivas, cabizbajos y con la desidia tatuada en la piel. Obedientes a los soldados del Sistema que ejecutan las directrices de los organismos internacionales.

Obedientes y sumisos ante el abuso de un gobierno que los lastima deliberadamente al evitar promover los talentos particulares de los seres humanos, ciudadanos-computadora, personas con la máscara del código QR. Eso sí.. con sus comidas y sus bebidas, racionadas, de segunda clase, con fecha de caducidad vencida. Pero a todas luces: alimentados y con la “sanidad pública” prefabricada, envenenados por los medicamentos de efectos secundarios nocivos.

Objetivo 2) Hambre Cero. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

Aunque el hambre espiritual, el hambre de amor y verdad, el hambre de libertad y dignidad, tanto como el hambre de bondad y caridad dejará de ser un tema de conversación.

La realidad será la destrucción de los empresarios agrícolas autónomos, capaces de suministrar alimento fresco y natural. Por ello la ecoaldea de las comunidades naranja, respaldadas por los gestores públicos, portavoces de los habitantes del territorio, disponemos de una oportunidad para protegernos de la influencia administrativa e institucional y defendernos desde la ley y las ordenanzas municipales y los decretos del alcalde en los territorios donde la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora existe para la armonía convivencial.

Mientras los alimentos se ponen en manos de las multinacionales y las corporaciones, nosotros existimos sin dañar o perjudicar, simplemente, autoabasteciéndonos desde la autonomía, gracias a que nos empoderarnos desde las Escuelas Alternativas Solidarias y las Asambleas Ciudadanas Libertarias que definen nuestro destino.

Las semillas prefabricadas genéticamente, están descartadas en nuestro territorio. Un territorio fértil que sembramos y cosechamos con amor a la Madre Naturaleza, sin destruir la parte del planeta Tierra que ocupamos con agradecimiento y veneración, conectados al suelo y la tierra, salvaguardando la biodiversidad.

Mientras en lo general en casi todos los rincones del mundo, se destruirá a la agricultura convencional y los productos autóctonos desaparecerán, para dar lugar a todo tipo de productos químicos en pro de aumentar la producción para alimentar a la población acostumbrada a tomar las cosas de las estanterías de las grandes superficies, en vez de recurrir a sus manos y lo artesanal y natural que deviene saludable y pacífico para la Tierra.

El mundo estará plagado de productos transgénicos a los que llamarán «alimentos» que evitan el hambre. Pero no habrá en el ambiente globalista ni una mención a la Ley Natural o los principios humanistas y la necesidad del diálogo interior y la meditación o el reiki.

Objetivo 3) Salud y Bienestar. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

De nuevo el concepto que barajan, nada tiene que ver con lo saludable y natural y, mucho menos, con la plenitud existencial. Como norma con el argumento falso «del bien general» se implantarán calendarios masivos de vacunación por infinidad de motivos y, las inoculaciones contendrán sustancias que nadie sabrá que son en realidad. No habrá consentimiento de parte de la población, tan solo sometimiento. No habrá información, pero si firma de cláusula de exención de responsabilidades y, sin prescripción médica tutelada por un profesional que ha realizado el juramento hipocrático de defender la vida, enfermero y practicantes suministraran las dosis de autosuicido y asesinato consentido.

Con los diversos relatos amañados, se controlará la población mundial para prevenirlas de enfermedades y, se apartará a papá y mamá de toda posibilidad e intervenir en la decisión, de manera que una autoridad sanitaria dirá cuando y cómo y las veces que los niños y adolescentes deben pincharse e inyectarse las dosis de obediencia y experimento química en sus venas, siendo conejillos de indias de experimentos no informados. Se participa sin saber los daños colaterales y los perjuicios futuros en el cuerpo y los cuerpos de las generaciones venideras.

La familia y los tutores legales de los infantes, no podrán evitar que se inyecten los chips y poco a poco se impondrá el transhumanismo que convierte en androide al ciudadano. Sucederá bajo coacción y mediante los procesos coercitivos que chantajean y amenazan con sanciones o penas de arresto y pérdida de patria potestad. Por consiguiente, los niños y las niñas serán propiedad del gobierno central, sin que nadie pueda hacer nada para evitarlo.

La responsabilidad de los hijos, ya no estará en manos de los padres y madres, y, con la excusa de buscar la salud mundial de la población, se realizarán campañas para disminuir la natalidad en el mundo.. en pro de la salud y el bienestar.. ¡claro está! Manteniendo la ficción y el fraude total. Así se fomentará la destrucción anímica del cuerpo del ser humano, tanto como la cohesión de la estructura familiar tradicional.

El Gobierno Central Global difuminará los lazos sentimentales y los niveles de relación familiar para estandarizar a las personas como códigos QR sin ninguna posibilidad de rebeldía o rebelión, salvo en el caso de las comunidades naranja donde más que enfrentarnos a la tiranía, nos ocupamos en vibrar y practicar la Ley Natural y los principios humanistas, enfocados en nuestra autenticidad y libre albedrío.

Aunque en el resto del mundo, continuarán dictando quienes son los robots obedientes que tiene derecho a vivir (malvivir porque sobrevivir en una vida que lastima la dignidad del ser humano capaz de elegir y posibilitar su propio existir). Una población aletargada, aborregada, anestesiada, aplastada, recibirá la opción del autosuicidio en vida, estando en la vida sin reñir ni jugar ni divertirse ni respirar. ¿Cómo podrá oxigenarse el alma?

El Gobierno Central Global especificará cómo y cuando se nace, pero también dónde, y no será en el seno familiar. Será en un laboratorio científico, tipo Mundo Feliz. Establecerán cuando se viene al mundo y cuando es el momento de abandonarlo, asignando los motivos por los que fallecer y asistiendo en el morir con una breve inyección letal. Mientras se ha estado por años en el mundo del Gran Hermano de 1984.. durante el siglo XXI.

Objetivo 4) Educación de calidad. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

De nuevo la manipulación, dado que quienes determinan lo que es «calidad» desarrollan los intereses que motivan ese tipo de calidad, y, ninguna otra más. Desde hace décadas se ha ido instaurando en las aulas una serie de relatos falsos y de historia engañosa que atentan directamente con la verdad y la belleza de la sabiduría desnuda, sin adulterantes ni conservantes.

A la fuerza, la historia inventada por el “establishment” está dirigida a una re-educación de las masas para consolidar conceptos e ideas, adoctrinando, en vez de fomentar el espíritu crítico y el debate, la conversación constructiva y plural que enriquece los resultados. Pero la intuición y la imaginación, tanto como la creatividad y la innovación, están presentes en las escuelas alternativas de las comunidades naranja, dado que se fomenta la curiosidad y la confianza en la propia alma que expresa sus dones y manifiesta sus talentos.

El SISTEMA ha tendido siempre a fabricar piezas perfectas que encajan en la maquinaria que arrolla las almas. Piezas intercambiables entre si para que jamás se detenga su funcionamiento. Por décadas los pequeños ciudadanos han sido empleados en fábricas para aprender a ser obedientes y sumisos ante la autoridad. Se ha impedido la aventura y el desafío, la comprensión del juego divertido. Se ha evitado toda herencia directa, mostrando en una aula cerrada, atados a las sillas y las mesas, entre cuatro paredes por ocho horas y, además, más tareas como deberes para el día siguiente.

Sin embargo, los niños de las comunidades naranja serán intrépidos y audaces porque han disfrutado de la inocencia infantil que resulta atrevimiento, de manera que las Asambleas Ciudadanas estarán llenas de líneas rojas que se transgreden, obstáculos que se saltan o se bordean, porque la introspección infantil ha favorecido que sus almas vibren y su voluntad consciente se expanda desde sus habilidades individuales y destrezas particulares.

Abrazarse por dentro y conciliarse con la energía es confiar en los propios atributos y descubrir los tesoros íntimos que nos son propios a cada uno. Más que razonar, sentimos, vibramos, emergemos con nuestra mejor versión y proyectamos el propósito vital en la comunidad. Somos seres que estamos en el momento presente para ser la mayor evidencia de nuestra humanidad y, nada puede contrariarnos o doblegarnos, mucho menos, la autoridad que únicamente muestra sus garras y su telaraña para atraparnos y devorarnos.

Mientras la mayoría sucumbe, derrotada, vencida por su pasividad y apatía, por el conformismo y la resignación porque han afirmado las instituciones: esto es así y nada se puede hacer al respecto. ¡Pero es una gigantesca mentira!

El globalismo totalitario del gobierno mundial que estrecha el cerco y da otra vuelta de tuerca, es un fraude. Se trata de una ficción jurídica que existe porque los hombres y las mujeres le dan valor y atención, al tiempo que se traicionan a sí mismos y muestran un gran irrespeto por sí mismos.

Igual que escribió George Orwell, hay una policía del pensamiento que se mueve en el ciberespacio a través de las etiquetas y los trolls y los algoritmos y los bots, para que la Big Data sea fácil de computar. La red de Internet es uno de los factores de educación más efectivos y, sobre todo, más sencillos, gracias a la adicción a los dispositivos electrónicos. Pero es la informática el ministerio de LA VERDAD, dado que estructura, aprueba o elimina, censura o promociona, aquellos relatos y las noticias que redacta como veraces la computación digital. El mundo falso de lo virtual.

Objetivo 5) Igualdad de género. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

Quien dijo que una máquina podía tener género. Pero a las máquinas se les asignan propiedades humanas, igual que antes se ha hecho con la empresa que son «personas jurídicas». Qué sentido tiene que se aprueben leyes que regulan los derechos de los dispositivos electrónicos. Se iguala al plástico y los circuitos y las ondas electromagnéticas .. a los seres humanos. ¡Definitivamente el sistema ha perdido la cordura más elemental! Quienes organizan las cosas del mundo.. ¡están dementes! No son sólo sociópatas y desalmados, incapaces de misericordia. El mundo de nuestra época es un teatro en llamas.

¡Que arda! Que las llamas extingan todo, para que de las cenizas renazca el ave fénix de la humanidad. La vitalidad de la energía que vibra en los cuerpos humanos libres de sustancias inoculadas y de chips insertados y de influencia electromagnética.

La única igualdad de la que se puede hablar y, de la que hablamos en las comunidades naranja, es la igualdad de oportunidad. Porque los seres humanos no somos iguales. Cada uno es diverso y extenso, infinito en sus posibilidades. Claro que somos iguales, idénticos, en los aspectos físicos: los mismos órganos realizan las mismas funciones, dos piernas y dos brazos, una nariz y una boca y una lengua, dos manos, dos pies, dos ojos y dos cejas. Somos iguales y… también somos completamente diferentes, y, en esa individualidad indivisible es que está el carácter singular de cada ser humano. En su libre albedrío y el uso que le da sus talentos, es que está la existencia humana, el proyecto vital, del propósito existencial.

El Gobierno Central Global quiere una falsa igualdad, para engañar y, así, implantar la ideología de una única forma de concebir las cosas y organizarlas, desde su regulación, para sus intereses y beneficios. Resulta que la supuesta «igualdad» es un estándar, una unificación de criterios en los que no caben las opiniones discrepantes a la doctrina y, por ello, se convierte en criminales a los hombres y las mujeres por el simple hecho de proteger su autenticidad, defendiendo lo que es legitimo, dada la soberanía individual.

Se ha confundido a los adolescentes desde hace veinte años con las series de televisión, Todas las series que se estrenan tienen su pareja de homosexuales o lesbianas, para acostumbrar, pero con la evidencia exacta que en el barrio y la empresa o la actividad social, no existían esa clase de parejas. Hasta que se ha vuelto la moda y la norma y una generación de jóvenes están confundidos y desorientados. Sin embargo, lo peor no es que se contrae matrimonio legal entre androides y personas. Es que se tiende a lo asexuado, a la ausencia de la poesía del romance y la seducción y la conquista, buscando que no pueda darse el encuentro y la relación íntima entre dos seres capaces de procrear.

Hay una caza de heterosexuales, se persigue a quienes no son ambiguos, se lastima públicamente a quienes condenan las aberraciones transgénero. Para qué se han aprobado más de 112 identidades sexuales. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) certifica que el género.. no está determinado por el sexo (macho o hembra), sino que es una categoría social que el individuo construye a su libre elección y que es considerada un derecho humano en virtud del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. ¡Destruyen la esencia genuina de la vida natural!

ONU & OMS son organismos internacionales con capacidad de influir en los Estados y la población mundial. Están consiguiendo una sociedad autodestructiva, donde no exista la propiedad privada. Donde se viva de alquiler y dependiendo del Estado. Un Estado servil que implanta leyes de control de los precios de alquiler. Se fomenta la expropiación de la propiedad legal de los ciudadanos. Las soluciones habitacionales, solo las puede proporcionar el Estado.

Objetivo 6) Agua limpia y Saneamiento. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

Las grandes multinacionales están tomando el control (propiedad y titularidad) de los manantiales, ríos y embalses. Los lugares desde donde se proporciona y se suministra el agua a la población, y todo ello con la excusa de que el agua llegue a todo el mundo. Con argumentos enredados, asegurando que es un bien escaso que debe ser colectivizado (administrado por ellos). Porque, afirman, que su tenencia en manos privadas, perjudica a la agricultura tradicional (sin mencionar cuantas hectáreas de terreno fértil han mandado quemar). Se ha estado creando el discurso que criminaliza a los agricultores del consumo indiscriminado del agua en el mundo (sin mencionar nada acerca de los campos de golf), para así, tener «la verdad» de su lado y poner ese bien preciado, sin más dueño que la Naturaleza, a disposición de los Estados y de las grandes corporaciones, títeres y comparsas del Gobierno Central Global.

Existe la autoridad. La consecuencia de la autoridad, sin embargo, nunca tiene que ser forzosamente la obediencia. Obedecer es una decisión particular. Una elección que tiene relación con el libre albedrío y la dignidad del individuo. Cuando se niega obediencia a una ley injusta incoherente o innecesaria, entonces surge la violencia, que aparece como chantaje y amenaza o coerción. La violencia es vigilancia y control para someter y dominar. Asegura el abuso de poder que explota a los ciudadanos. Por consiguiente, la autoridad es un evidente artilugio que daña y perjudica. No se trata de una acción natural.

Obedecer es una posibilidad, que resulta imposible, cuando se trata de autoridad arbitraria ejercida por la fuerza y sin diálogo crítico para mejorar. Sin el consentimiento ciudadano, la autoridad sirve para esclavizar disimuladamente, por la aceptación de la costumbre y la resignación, la apatía y la pasividad que anulan la existencia humana a plenitud de facultades.

Objetivo 7) Energía asequible y no contaminante. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

Se ha abusado de las energías fósiles (petróleo y carbón), sin embargo, las llamadas energías verdes, son ruinosas a nivel económico, dado que precisan de subvenciones permanentes que quiebran al país. Además que los productores son corporaciones alineadas al poder globalista, las cuales se aseguran del subsidio del Estado para sobrevivir. Todas las grandes empresas productoras de energía verde, están en manos de ex-cargos públicos y políticos corruptos que pasan de la administración al sector público. Quienes están por la Agenda 20-30 mantienen su salvavidas personal, tanto como el renacimiento de nuevas empresas.

La energía renovable es mucho más que instalar turbinas eólicas y placas solares. El elemento fundamental de la transición energética, es la reforma de la red eléctrica. Lo que ocasiona varios negocios multimillonarios en la construcción de la gran autovía energética, con sus peajes y la indignación social por las comisiones y los sobrecostes enormes innecesarios. Porque la energía verde y los vehículos eléctricos, son una falacia irrealizable sin cambiar la red eléctrica, por lo que el asunto, sirve para desviar fondos a los amigos del globalismo. Así se sostienen los grandes imperios industriales, sobre las espaldas de los contribuyentes ciudadanos.

Sin energía nuclear y sin reformar la red, el mundo seguirá quemando combustibles fósiles, mientras que a la vez se hace publicidad de las energías renovables. Una farsa mediática y una traición al pueblo.

Objetivo 8) Trabajo decente y crecimiento económico. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

Hay que aprender a leer entre líneas y advertir el contexto, lo que no se dice explícitamente pero está implícitamente señalado ante los ciudadanos. Al final, los gobiernos son charlatanes de feria y, la mayoría de políticos, encantadores de serpiente que usan su verborrea para nunca decir nada concreto y de valor.

Eso de que el «trabajo dignifica» es mentira. Una actividad en la que el ser humano como artista, logra imprimir su huella, su autenticidad, su singularidad, convirtiendo la acción y el resultado de la acción en algo que habla de su humanidad, de su ser y del estar en la comunidad, es una obra de arte, un aporte de gran valor. Sin embargo, el trabajo ¡embrutece! Cuando se trabaja por trabajar, por ganarse la vida, para sobrevivir, por un salario que señala a quien se alquila.. el individuo que regala su tiempo por casi nada, este tipo de actividad, lejos de engrandecer al ciudadano, empobrece al ser humano ¡tanto como a la comunidad!

El salario mínimo establecido por Ley consigue que desaparezcan las opciones laborales dignas. La implantación obligatoria del salario mínimo logra que desaparezcan sectores enteros. Imponer a las empresas la contratación por cuotas para insertar a la fuerza a los trabajadores LGTBI, convierte al mercado laboral en un enredo mayúsculo orquestado desde el gobierno, pero dirigido por el globalismo autoritario que lleva al cierre masivo de empresas y al desempleo desorbitado, ¿para qué? Para empujar a miles de parados a la nueva económica del ingreso mínimo vital que da tan solo para la vida maltrecha. Una vida que crea y sostienen los Estado, pero también los sindicatos que, igual que los políticos, actúan de espaldas a los trabajadores a quienes juraron defender y proteger.

Se inventan nuevas legislaciones amparadas en modelos de subvención encubierta a la población sin tiempo para leer los acuerdos y las leyes de los congresos de diputados y decretos del gobierno, reforzando al Gran Hermano de la dictadura digital. El objetivo es teledirigir a la economía y a las empresas desde los gobiernos estatales que son oficinas satélite de los organismos internacionales, sucursales del Gobierno Central Global. Aquello del Trust que se castigaba y el Monopolio que se perseguía, para evitarlo, ahora deviene regla mundial.

Objetivo 9) Industria, innovación e infraestructura. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

Es imposible la creatividad cuando se restringe la intuición e imaginación del niño, recortando su capacidad de curiosidad y la experiencia de emprender e inventar. Hablar de innovación en un mundo donde está castigada la autonomía y donde se penaliza la idea que se escapa de la tendencia oficial y la directriz de «los jefes» que mandan, es ensalzar la hipocresía como mentira que se viste de verdad, pero aún hermosa, huele a falsedad, artificio, engaño total. Si la energía del ciudadano y la potencialidad del ser humano están relegadas, arrinconadas, prohibidas.. entonces.. ¡todo es un fraude!

El Producto Interno Bruto (PIB) de los países, nunca ha incluido el grado de satisfacción del país, jamás se ha mencionado el nivel de plenitud de su población. Se habla de los «recursos humanos» en vez de hablar del Talento Humano o la Energía Social como medida lógica y comprensiva para enumerar la ecuación del progreso y el desarrollo de la civilización.

Igual que el hombre y la mujer es un número que se refleja en su pasaporte o documento de identidad, también los países son un número que cotiza en bolsa y que sirve para formar acuerdos secretos y pactos mercantiles y comerciales, bajo el amparo de una ficción jurídica que regula la estructura del Sistema actual.

Los países endeudados (todos los del planeta) no son libres para tomar decisiones políticas, por lo que hace tiempo que perdieron su independencia y soberanía. Hoy están bajo el influjo del FMI y del Banco Mundial, quienes llevan décadas señalando los parámetros de lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer, jugando a un Monopoly Mundial mientras se burlan de los ciudadanos que nada saben ni comprenden.

Todo ha seguido la estrategia desde 1971 en que apareció públicamente el NOM al desaparecer el patrón oro. Son muchos años preparando el terreno para la implantación de la Agenda 20-30. Con la excusa de aumentar el desarrollo, siguen contribuyendo al más y mayor endeudamiento de las naciones, pero sobre todo, a la pérdida de su identidad y responsabilidad en el destino de la nación y su pueblo. Todo pasa a estar a favor de las corporaciones industriales y los organismos internacionales y las agencias de inteligencia. Todo en un cuello de embudo que pasa a manos de la Inteligencia Artificial.

Hay un sin fin de suculentos negocios en esta tarea de construcción para posibilitar las enormes infraestructuras recomendadas desde el FMI y el Banco Mundial, a los que tienen acceso, únicamente, los desalmados y los sociópatas, las entidades de inteligencia avanzada (torpes en el amor).

Objetivo 10) Reducción de desigualdades. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

Subidas masivas de impuestos para las clases medias, para su constante y completa destrucción, con la excusa de que paguen más los ricos. Pero los ricos de verdad, aquellos a quienes les salen las finanzas por las orejas y a los que tildan de filántropos.. ¡nada! A esos ni tocarlos, por supuesto. Están muy bien resguardadas sus economías obscenas detrás de accionariados y paraísos fiscales y entramados complicados que aún y ser detectados, la burocracia de la justicia paraliza cualquier esclarecimiento.

Subidas de impuestos a las Pymes hasta su desaparición, y la implantación de los impuestos de sucesiones y patrimonio para llegar a confiscar los bienes de las familias. Se trata de un atraco a mano armada.. ¡de leyes injustas! Injusticia social legalizada, amparada por el Sistema que arrolla las almas humanas y dejan en ridículo la Declaración de los Derechos Humanos. ¡Un ultraje al pueblo! El objetivo mezquino es evitar que las propiedades y posesiones familiares, pasen de padres a hijos, por eso complican los procesos administrativos y gravan con porcentajes impositivos que hacen que sea imposible heredar. Así se va destruyendo el patrimonio familiar. Así se está colectivizándose toda propiedad ciudadana bajo el puño de hierro de la autoridad que confisca y expropia.

Los Estados colectivizan la riqueza de las familias, para regalársela a los fieles soldados del Sistema y a los sicarios del régimen totalitario. Es siniestro, pero muchos mandos intermedios se dejan domesticar para traicionar a sus hermanos, a sus semejantes, a ciudadanos débiles e indefensos, cuyos derechos son violados a cada paso del proceso judicial. Son los cómplices receptores de las ayudas y las subvenciones, quienes penalizan a los que trabajan y en verdad son creadores de riqueza. De una riqueza que esta más allá del llamado progreso. Un hecho que se constata en las comunidades naranja.

Objetivo 11) Ciudades y comunidades sostenibles. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

El Gobierno Central Global debe desarmar a la población. Debe retirar todas las armas de caza y deportivas, bajo la excusa de la defensa de la fauna. Pero lo que nunca jamás puede conseguir una institución o ley, es que los seres humanos renuncien a su humanidad y libre albedrío. Su dignidad y la responsabilidad de su destino, permanecerá con los hombres y las mujeres.. a menos que cedan y consientan, trasladando su voluntad bajo la orden de la autoridad, igual como antes cedieron su voluntad al señor Dios (los creyentes), orquestado por las Religiones y las Iglesias. Siempre hay un escenario con efectos especiales para ilustrar la traición.

Se han dado en los últimos años unos nuevos Reglamentos de Armas en la mayoría de países. Tener acceso a las armas, no significa que hay tiroteos y matanzas en las escuelas. En Estados Unidos han sucedido verdaderas masacres atroces, pero en Canadá también se dispone de libre acceso a las armas y, por su temperamento y civismo, se utilizan de otra manera, con resultados muy diferentes. Basta con analizar lo que consiguieron los camineros canadienses al inicio del 2022. Se lograron resultados, sin derramamiento de sangre. Protestaron pacíficamente, sin utilizar una arma ¡sin disparos! Y el clima estaba encendido, había gran crispación por las reiteradas medidas de corte marcial.

La prohibición de la tenencia de armas en la población, y la unificación de los cuerpos policiales en uno solo y sumiso a la OTAN.. ¡el ejército globalista! Es el objetivo para controlar a las poblaciones y a los ciudadanos anti-sistema. Para que no se alcen contra el poder en el momento en que se encuentren sin trabajo ni alimento, sin vivienda y sin posibilidad de movimientos. Se estrecha el cerco, se penaliza el acceso a las zonas rurales que se escapan del control, porque son las grandes urbes cárceles donde se domina bien a la población.

Por tal motivo las comunidades naranja hemos tomado la iniciativa y la ventaja, adelantados en el calendario de los acontecimientos siniestros que se avecinan. Producimos nuestros propios alimentos básicos, sin lastimar a nadie, alejados de los dictados del gobierno. El ACIMUT COMUNAL dispone de un paraguas jurídico, de una legitimidad legal e institucional, de un sostén público que determina nuestro carácter y esencia genuina. Somos autodidactas, versátiles, vanguardistas, promotores de los principios humanistas con los que levantar la sociedad mejorada. Nuestros cimientos son sólidos y están respaldados por los dones naturales, inalienables, que están implícitos y son intrínsecos en los ciudadanos que aplican su libre albedrío, su voluntad consciente, sus atributos y talentos particulares.

A quienes disponen de Agenda Ciudadana Municipal Transformadora en el municipio, disponen de una oportunidad gigantesca. Además de los propios medios para crear riqueza de manera autosuficiente, mantienen el equilibrio y la armonía convivencial desde el afecto y el respeto, siguiendo la dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica que garantiza la evolución altruista y la frugalidad.

A esta clase de seres humanos, protegidos por la misma Constitución que avala las leyes del estado y el gobierno, defendemos todo intento de expropiación. Los terrenos comunales pertenecen a los municipios y, los municipios son la extensión de sus habitantes. En las zonas rurales que clasificamos como parques naturales y espacios protegidos para la vida admirable por sus prodigiosas cualidades.

Que los esclavos y los autómatas y los ciudadanos-computadora sean quienes se sometan en las ciudades, forzados a traicionar su carácter y autenticidad, dejando en manos de otros el propio destino a cambio de la promesa de una falsa seguridad y una errónea búsqueda de felicidad que no estará jamás en el estilo de vida que se promueve. Abrimos los brazos a los seres humanos que recuperan su consciencia y abandonan la apatía y la resignación. Abrimos nuestras almas para la sinergia y la simbiosis, con aquellos ciudadanos que descartan someterse un minuto más, conformes con una zona de confort plana y superficial.

Somos ciudadanos que construimos el cielo en la tierra, mediante infraestructuras en las zonas rurales, pero sobre todo, a través del desplegar nuestros tesoros internos y expresar nuestra vitalidad, manifestando el amor y la verdad, el compromiso y la responsabilidad de nuestra actividad.

Nosotros sabemos que para el globalismo, es más fácil controlar a las poblaciones de esclavos establecidas en grandes guetos, macrópolis de vigilancia policial estatal, desde las ondas electromagnéticas diseminadas por la tecnología 5G. Por ello carecemos de los dispositivos electrónicos que son como el chip impreso en la piel. El código QR tatuado en el corazón, ese musculo que deja de bombear sangre y aturde a la persona que deja que su máscara gobierne en el mundo.

Nosotros comprendemos que nuestros territorios, son más nuestros, por habitarlos, que de otro que nunca lo pisa o lo conoce. Vivimos en comunión con la Naturaleza.

Objetivo 12) Producción y consumo responsables. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

Hablar de «responsabilidad» mientras se ejecutan planes absolutamente siniestros y mezquinos, es signo de demencia o perversión.

Lo anticipamos. Hubo subidas de impuestos en el consumo de la energía y seguirán aumentado todos los precios. Señalando como insolidarios a quienes consuman más de lo que el Estado establece. Los gobiernos indican los índices del consumo máximo, pero únicamente para la población, son datos y directrices que no se aplican a un gran número de ciudadanos e instituciones y empresas «amigas».

Por supuesto que todas las macrópolis vivirán mucho peor que cualquiera de las humildes comunidades naranja que, con poco, pero bien administrado y compartido, se gestionan para subsistir con lo básico e imprescindible, sin lujos. Enfocados en la necesidad, nunca en el deseo o la codicia o el afán de más.

Por primera vez los hijos vivirán en peores condiciones «de bienestar» de lo que vivieron sus padres y abuelos. Los jóvenes de esta decisiva década, son las primeras generaciones de muchas otras que vendrán para ir en retroceso en la calidad de vida. Los niños y los adolescentes se criarán en peores circunstancias que sus antepasados. Sin embargo, este estilo de vida será elogiado por las grandes campañas que el gobierno y, también, aplaudido por los atemorizados autómatas que como objetos robotizadas se reúnen entrono a la tecnología y la dictadura digital, en vez de hacerlo entorno al fuego para intercambiar relatos de amor y unidad.

¡Sí! Una ciudadanía alimentada y anestesiada, subvencionada por el Estado que domestica y encarcela a la población, mientras los medios de comunicación entorpecen la realidad y el entretenimiento sigue envenenando las mentes, para que las ideas naturales y creativas, tanto como el pensamiento crítico y desafiante, sean imposibles.

Una ciudadanía sin expectativas, sin capacidad para jugar y divertirse en el desempeño de la aventura. Vivir es un desafío, hay que insistir, aceptar el reto de avanzar hacia el misterio de lo desconocido, hacia el secreto que jamás se desvela sino se intenta la hazaña. Los niños y adolescentes de las comunidades naranja son intrépidos y audaces, porque han aprendido en las escuelas alternativas a confiar en sí mismos, en sus habilidades y destrezas y, las han puesto en práctica en la Asambleas Ciudadanas que dan forma a su devenir. Al propio, tanto como al de la comunidad.

En las grandes ciudades reinará una extraña satisfacción por la precariedad. Sucederá porque los algoritmos que son los «ministerios de la verdad» difundirán en las aplicaciones los anzuelos que se muerden desde las redes sociales que programan los comportamientos generales a base de etiquetas y preferencias y corrientes diseñadas para que desde el botón que se presiona, cada usuario desde su arquetipo diseñado, actúe previsiblemente y según se ajusta al patrón fabricado por la Inteligencia Artificial.

Los niños-computadora del transhumanismo se mofaran de sus abuelos y antepasados, gritando con una demencia adquirida (enajenados de sí mismos) .. «Ustedes vivieron mucho peor que nosotros» .. lo dirán convencidos mientras alaban «la protección» del estado dictatorial plagado de tiranía invisible para los adoctrinados seres.. que ya no podrán denominarse HUMANOS.

Androides del nuevo orden mundial que asumen la verdadera libertad, como la pobreza en la que viven. Al que así no lo vea, simplemente, se lo desenchufará del sistema digital, eliminando su código QR. Mientras se incrementa la existencia de comisarios de barrio para localizar a los descontentos con el “statu quo” vigente. A unos se los castigará y a otros se los premiará. A quienes veneran a la autoridad, se les recompensará y, durante el acto, se traicionarán a si mismos, tanto como a los demás, sus semejantes y hermanos, pero el alma estará tan encogida y arrugada que se habrá enfriado del todo la capacidad de vibrar.

Objetivo 13) Acción por el clima. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

Hace tiempo que desde lo mediático se dirigen los comportamientos, pero pronto quedará instaurada la ‘verdad obligatoria’ sobre el calentamiento global, prohibiendo cualquier otra opinión contraria, científica o no, denominándolo negacionismo de la verdad oficial que claman las máquinas, los dispositivos electrónicos, las ondas electromagnéticas y la dictadura digital.

Incluso el Papa Francisco se unió a esta «engañosa verdad» que tergiversa datos y hechos para elaborar el relato que le interesa al globalismo. El Vaticano contribuye apoyando la urgencia de abordar el calentamiento global, a través de la encíclica “Laudato si” publicada en mayo de 2015. Llamó a una conversión de la mentalidad cristiana y los creyentes, abrazaron el mecanismo económico y productivo del nuevo orden mundial. La encíclica tiene un apartado dedicado al clima, en el que se apoya sobre un pretendido consenso científico sobre el papel del ser humano en el calentamiento global. Pero abocarnos al frenético consumo y el temperamento materialista fue siempre una acción premeditada desde el adoctrinamiento y la publicidad, la televisión y la radio y la prensa y las celebridades.

Se procura la destrucción de los automóviles privados, obligando al uso de los transportes públicos en las ciudades, claro, nunca será posible en los campos y los valles y las playas. Por ello el contacto con la tierra, con el suelo, con la naturaleza, es lo que promovemos en las comunidades naranja. Con ello se controlará la hora de salida y de entrada de los ciudadanos a sus viviendas, las horas de movilidad y los toques de queda obligatorios. Cuestiones que no existen en el ACIMUT COMUNAL.

El Estado sancionará y criminalizará a los que incumplan los horarios establecidos. Si utilicen medios de transporte individuales, también. Se establecerán cuotas individuales de consumo de energía, restringiendo la probabilidad por la «huella de carbono» y, así se abren paso al crédito social, el premio por ser obediente con puntos para tener acceso a libertad, algo que por naturaleza dispone de manera natural todo ser humano, claro, si forma parte de una comunidad naranja.

Objetivo 14) Objetivo vida submarina. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

Los océanos siempre fueron «patrimonio de la humanidad». La ficción de las líneas de los mapas que dibujan fronteras que no existen cuando sobrevuelas en avión la Tierra, pretenden ahora escenificarse en los mares del planeta. Para prohibir la pesca en el océano profundo, con el objetivo de que disminuya, aún más, el volumen de alimentos en el mundo. Porque así se deja en manos de las grandes corporaciones alimentarias la fabricación y distribución de alimentos para la gente del mundo. Esta escasez provocada, intencionada, traerá una inflación de precios de los alimentos. Convertirá a los Estados distribuidores de los mismos, en todopoderosos controladores de la alimentación de las masas ciudadanas hambrientas, pobres, obedientes, esclavizadas.

También se prohibirá el uso de embarcaciones artesanas de pesca, dejando los medios de producción pesqueros y los navíos, en manos de los gobiernos bajo mandato expreso. Toda una organización de estructura piramidal. Por consiguiente, las grandes corporaciones serán las propietarias de las granjas marinas de producción de pescado. Se expedirán licencias de pesca a instancias de los funcionarios «amigos» que determine el gobierno de turno.

Objetivo 15) Vida y ecosistemas terrestres. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

Todo tiene su semilla en el Programa XXI de la ONU. Promueve el desarrollo sostenible, sin demostrar la sostenibilidad y el acierto de tales prácticas. Elevando a la categoría de dogma, el hecho de que existen interrelaciones físicas inevitables entre las actividades humanas y el medio ambiente (la biosfera en la que vivimos) resulta ser un sistema complejo, ¿qué están diciendo exactamente?

Que la Naturaleza es un sistema dinámico, está claro. También está claro que es sinérgico con el entorno, y que resulta incierto para el ser humano, muchas de sus maravillas y procesos. Por supuesto que existe una interdependencia mutua entre el ecosistema y el sistema socioeconómico. Claro que exige una mutua adaptación de ambos. Pero de ahí a satanizar al Hombre moderno por haber sido tan malísimo, cuando los desechos tóxicos provenían de las fabricas y laboratorios, nunca de los hombres y las mujeres a los que se les quita la opción de la bolsa de plástico para guardar la compra en el línea de caja. Sin embargo, la compra lleva toda clase de productos de plástico y envases con plástico. Nunca se penaliza a la industria, exigiendo el vidrio. Jamás se castiga a las corporaciones. Siempre el ciudadano, el individuo que es consecuencia de un sistema, sin que intervenga en el botón que presiona el inicio que pone en marcha la maquinaria que funciona a favor del poder y el globalismo.

Se obliga a abandonar los bosques y los espacios naturales, porque saben que somos incontrolables si rompemos la estandarización y nos repartimos como setas en el bosque. Se pretende el confinamiento constante y total en las grandes urbes, controladas por la tecnología y supervisados los ciudadanos por los gobiernos convertidos en policías guardianes, carceleros verdugos.

Grandes urbes donde estará prohibida la vivienda de propiedad. Se controlará a los dueños de bienes inmuebles, porque la propiedad privada de la tierra, le pertenece al globalismo. Todo debe estar en manos de unas pocas grandes multinacionales que serán las que controlarán la agricultura desde los Estados sucursales del Gobierno Central Global.

El objetivo es que las poblaciones no sean autosuficientes, que siempre necesiten del gobierno para ser alimentados porque han olvidado como cazar y sembrar, para los niños: un pollo, no será el pollo en una granja (será un pollo con papas en un plato).

Se penalizará a las pequeñas producciones agroalimentarias, tanto como el modo de vida rural, pero solo a quienes carecen del ACIMUT COMUNAL. Las comunidades naranja están a salvo de una multa o sanción, incluso de la invasión del ejército.

Objetivo 16) Paz, justicia e instituciones sólidas. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

La justicia es imparcialidad, significa lo equitativo. Pero los tribunales de justicia son tremendamente injustos, porque parten de leyes aprobadas que deben respetar los jueces y abogados y, que en la mayoría de caso, distorsionan el papel de la autoridad y los intereses de su aplicación. Muchas de las leyes vigentes atentan contra las Constituciones y violan claramente la declaración universal de la ONU sobre Derechos Humanos. Con semejante panorama, la situación actual es un fraude.

La situación que se avecina detalla el control de los jueces por parte de los globalistas. Con el control del Poder Judicial, los gobiernos se aseguran la impunidad de ellos mismos, de sus colaboradores, los sicarios. Además de que se darán pronto las comisiones de excepción contra los insumisos y rebeldes a los postulados de la Agenda 2030. Porque el objetivo es el control del sistema judicial nacional y global: la creación de cortes internacionales de justicia, desde las que dictar sentencias de ámbito universal. Para que la impunidad de los grupos afines esté garantizada. Se fomenta así la delincuencia institucional que obliga a los ciudadanos a refugiarse en sus hogares, para evitar ser señalados y acusados. Así serán controlados los hombres y las mujeres por el Gobierno Central Global.

La justicia es una excusa, un instrumento, otra mentira. Una ilusión del sistema, como lo es la educación o el dinero. Lo mediático dejó de ser el cuarto poder. Pronto deja de ser un tercer poder aquello que se llamó justicia popular, para convertirse en un apéndice del poder omnipresente y omnipresente del globalismo totalitario.

Desde el poder se dictan normas y reglas y regulaciones y protocolos y decretos. A la vez que se establecen las formas de impartir la justicia y, sobre todo, de juzgar, a quién juzgar y cómo juzgarlo. Es un círculo cerrado.

Objetivo 17) Alianzas para lograr objetivos. ¿Pero cómo debe interpretarse realmente?

La comunidad naranja entiende que encontrar las afinidades es la manera de establecer una alianza. Una alianza para juntos, en igualdad de condiciones, dirigirnos en dirección a la visión. Celebrando el viaje, tanto como el desafío que se convierte en una aventura estimulante. Se parte del lazo sentimental, de la necesidad existencia, de la base de los principios humanistas que como cimientos, garantizan un templo establece. Hablamos de ser y estar desde la humanidad, con los demás seres humanos en armonía convivencial. Por supuesto que no hablamos de máquinas o instituciones.

Pero el «poder» se institucionaliza. Se instauran órganos de poder supranacionales que solapen las decisiones de los seres humanos, quienes desde su humanidad y energía vibrante que despliega los tesoros del alma, deben dar forma a las naciones soberanas.

El Gobierno Central Global controla ya el comercio mundial de todo tipo de productos, recursos y armas. Dejando todo el poder a las grandes multinacionales y corporaciones que son instituciones sin rostro, sin alma. El objetivo es anular las leyes de propiedad intelectual y fomentar los monopolios internacionales, dejando en manos de la ONU la posibilidad del desarrollo en una u otra dirección, según convenga. El comercio en el planeta, se premia o se sanciona según el interés y la motivación del globalismo. Los organismos internacionales sancionando a los países que no aceptan los dictados de estos órganos internacionales, es decir, del Gobierno Central Global.

Es por todo lo anteriormente expuesto, que pasar del círculo al espiral es lo que conviene en nuestra época. Dejar de lado la geopolítica, para centrarnos en «lo local» es una media sabia. La LOCALÍTICA es lo que hacen las comunidades naranja. En vez de habitar el ciberespacio, habitamos el territorio que respetamos y amamos. En vez de lo artificial y virtual, buceamos el alma, para hallar la audacia de lo natural, en medio de la Naturaleza.

El mundo y la humanidad están hoy en manos de una dictadura mundial. Tal como afirma el documento de la ONU: “Nos comprometemos a trabajar incansablemente para la plena implementación de esta Agenda para el año 2030”. Esta agenda redactada por una institución, cuyos miembros no han sido electos democráticamente por la población del planeta, está siendo considerada como obligatoria para todos los ciudadanos del mundo. Por lo tanto, aquí está la contradicción, la hipocresía, la demente acción del organismo que redacta y aplaude la Declaración Universal de los Derechos Humanos.. ¡que vulnera deliberadamente!

En la AGENDA 20-30 no se protegen los derechos inalienables de los ciudadanos. Los dones inherentes al ser humano, son violados y masacrados públicamente por la leyes. De hecho, al individuo, ni siquiera se lo nombra en todo el documento, porque es visto como cosa, elemento, nunca como ser humano.

Con la AGENDA 2030 se desarrolla un gobierno mundial bajo el eufemismo de la «sostenibilidad», sin definir qué significa esta palabra ambigua. Una «jefatura» mundial nos va a dictar qué hemos de pensar, qué hemos de decir y, además, cuando debemos nacer y cuando morir. Un modelo de -pensamiento único-mientras las riquezas están en manos de unos pocos elegidos, autoproclamados amos y dueños de la Tierra.

A través de las máquinas y la dictadura digital, la Inteligencia Artificial terminará comiéndose al Gobierno Central Global. El panorama es impresionante, es avanzar hacia el despeñadero para dejarnos caer en el abismo del infierno más terrorífico.

Sin embargo, alejados de la influencia externa y de las torres y los wifis, de las multinacionales y de los oligarcas, los niños de las comunidades naranja reciben cariño de sus progenitores, enseñanzas y abrazos, risas y relatos y propuestas de iniciativas para que descubran su potencial energético, alcanzando la pureza de su carácter. La actitud y conducta que espontáneamente emerge y se expande en la relación con los demás en un territorio tranquilo y pacifico.

Hay más piezas en el puzle. Por un lado, está claro el sistema financiero basado en la Escuela de Chicago. En parte, en el modelo «Keynesiano» cuyo destino es colapsar. Por otro lado, ante esta situación aparecen unos «cabalistas sociópatas» que a través del Foro de Davos pretenden imponer la tiranía mundial concebida en la Agenda 2030. Sin embargo, esto es hablar de Occidente, jamás del planeta entero.

Los Chinos van por su lado. Tienen su Proyecto de la Nueva Ruta de la Seda. Es un proyecto comercial a nivel global. No tienen interés en influir en el modelo económico- social del resto de los países. Se bastan con ser quienes tiran de los hilos. Mientras que Rusia apuesta por lo que denominan el proyecto EuroAsiático, de la mano de Pekín. Al tiempo que los Estados Unidos tratarán de volver a recuperarse, para luchar por la hegemonía con China por la vía económica, no por militar y lo bélico.

En Europa.. ¡la tumba de siempre! .. es carne de cañón de la Agenda 2030 igual que en la anteriores dos guerras que se llamaron «mundiales» y solo devastaron a Europa. La Unión Europea está condenada al fracaso, pero hasta que se caiga por sí misma, hará un daño irrecuperable en décadas en cada país que la compone.

Es la ausencia de la democracia PURA y de la política VANGUARDISTA lo que imposibilita la autoridad HUMANIZADA. Mientas las piezas se acomodan y, todo estalla, en las comunidades naranja disfrutamos del existir a plenitud de facultades en armonía convivencial, conectados a la Tierra.

Aunque muchas son las personalidades detectadas en este circo, con nombres y apellidos. Mientras el teatro en llamas se desploma y surge la nueva etapa de la especie humana, de entre las cenizas, en este mundo de ruinas y escombros. Los hombres y mujeres que participamos del ACIMUT COMUNAL, aún y merecerlo, no perdemos tiempo y energía en señalar a los sociópatas responsables. ¡Podrían ser juzgados por delitos de lesa humanidad! pero sería enredarse en la telaraña del monstruo que termina por devorarnos a todos.

Sabed, amigos y amigas… Me gusta el cine. He escrito guiones y obras de teatro. Quizás por ello me guste la metáfora, porque sé de lo que hablo, y señalo que antes, las películas tenían una presentación, el nudo de la trama y un giro inesperado que ofrece el desenlace. El espectador vivía una historia que iniciaba y terminaba. Sin embargo, en las series actuales, prima la constante de los conflictos que llegan de todos lados permanentemente, porque no hay un protagonista. Hay diversos arquetipos, tipologías de etiquetas salidas de las tendencias impuestas por la ingeniería social. Veinte años atrás, habían risas y romances apasionados, pero hoy, en todas las series hay parejas de homosexuales y lesbianas, para acostumbrar a la población a una circunstancia que sucede con menos constancia de la que obligan al espectador a aceptar. Al final, se trata de relatos que moldean la costumbre y el comportamiento de la audiencia. Particularmente, escribo el relato que late en mi interior, a esto se lo denomina cine de autor. Frente a la opción del relato por encargo, cuya historia es la acción y el conflicto, en vez de la humanidad del personaje y su dilema. Hoy hay intereses camuflados en la ficción, igual que hay intenciones infames en la narrativa oficial.

 

HUMANIZANDO LA AUTORIDAD

ACIMUT es la herramienta social más potente y versátil de los últimos tiempos. Por su cualidad creadora para ser y estar, existir y vivir ¡completamente! como seres humanos en las esferas donde se legislan las reglas de lo convivencial.

Hablamos de constituirnos en co-creadores de la realidad cotidiana del lugar. Dejar de estar hipnotizados por las «cortinas de humo» del Sistema del gobierno central. Abandonar la anestesia de la charlatanería que los algorítmicos y sus etiquetas y tendencias, las cuales transmiten a todas horas para ahogar al usuario en el océano de la confusión de la Internet. ¡Desconexión! Introspección. Explorar con la mente abierta y el corazón bombeando amor para posibilitar elecciones sin imposiciones, decisiones simples, prácticas, de sentido común y aceptadas por quienes van a cumplirlas, dado que provienen de las mismas soluciones propuestas por ellos y ellas.

Otras medidas a considerarse desde el plano humano, sensible, consciente, intuitivo, imaginativo.. ¡creativo! No hay creatividad, cuando se espera al silbato del líder autoritario para seguir la disciplina del voto del partido que es quien dirige. La fuerza política que como martillo puede clavar un clavo para construir algo hermoso. O también.. puede destrozarle la cabeza a un individuo que quiere pensar por sí mismo.. con el martillo del partido de la vieja guardia. Las siglas y las ideologías y los estatutos que han permitido la situación de descalabro asistido por la telemedicina del mando a distancia de la inyección.

Líderes naturales son los participantes de la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora. Hombres y mujeres que reconocen a sus portavoces en los cabildos municipales como la «autoridad de la ética y la virtud» que va más allá del carisma y le magnetismo o la oratoria del candidato estrella. Su trayectoria como seres humanos, ha dejado un rastro en la comunidad. Por lo que sus antecedentes, dotan a su actitud de la percepción sutil que complementa la racionalidad suficiente para descartar todo impulso coercitivo y abusivo. Desempeñándose desde lo democrático y unánime, gracias a la propensión natural del ser. En armonía con la belleza de los principios humanistas fundamentales que favorecen la actuación honesta y valiente.

El cargo público de ACIMUT es el líder natural, disidente del viejo Sistema que contribuye a transgredir, para reciclar y mejorar, desde la sensibilidad ante el lienzo que pinta. Se trata de la autoridad humana y consciente que se practica desde las bondades del alma compasiva que le agrada servir y complacer a los demás. Sintiéndose útil a través de una misión honorable. Dejando huella en la historia.

Votantes y candidatos ACIMUT son «el poder del pueblo» en el primer órgano de gobierno, el más inmediato y versátil. La actividad plenamente validada como facultad, como mando de control de la ciudadanía del territorio que se expresa mediante la nueva configuración de procedimientos dinámicos que desafían la burocracia e ineficacia de la política clásica y tradicional de la vieja guardia. Porque existe el carácter objetivo del reconocimiento tácito y táctico de los mismos creadores y usuarios que muestran avances y mejoras frente a los demás grupos de autoridad y estamentos públicos. Justamente, por el cumplimiento de las leyes que garantizan un marco jurídico estable y con visión de futuro que nacieron en las escuelas alternativas y maduraron en las asambleas libertarias.

Hombres y mujeres decidiendo desde afuera y adentro del hemiciclo popular del municipio, con la capacidad de meditar y discernir al mismo tiempo. Con el hallazgo de las acciones que nunca antes fueron previstas. Jamás presagiadas o sospechadas, porque se alejaron de lo más esencial de la genuina esencia del ser humano: consciencia de la vida, amor por la vida plena, desempeño con amor en la vida cotidiana que descarta el ego y la codicia y la violencia. Hablamos de aptitudes impresas en el ADN humano. Gestos y posiciones adecuadas para dinamizar la energía que vibra con intensidad. Actos concretos apropiados, ajustados a la realidad que reclama atención, sin inventar monstruos. Conductas que configuran nuevos escenarios en los que somos actores y técnicos detrás de bambalinas. Protagonistas y espectadores, los guionistas y directores de la escena. Una escena que se hace más simple y sencilla, sin apenas complicaciones.

Juntos desarrollamos tareas necesarias que se realizan desde la posibilidad resolutiva que proporciona la independencia y la autonomía de obrar con la genialidad que caracteriza al ser humano. El ciudadano que no se deja atrapar por la armadura que le obliga a llevar el escudo y la espada afilada para luchar a todas horas. ACIMUT es el hogar, es la familia, es el paisaje donde ocurre la vida que se llena de las fabulosas características. La manera de expresarse y participar de la vida del territorio, con la manifestación de la vida que nos palpita en el interior. ¡Bondad en cada paso!

Los ciudadanos del acimut comunal nunca obedecen a nadie. Son hombres y mujeres y niños y ancianos que cumplen las propias normas elaboradas, las decisiones aprobadas en la asamblea ciudadana que ratifica el pleno del cabildo que anota en el registro la disposición que todos conocen y aplauden, porque proviene de la misma ciudadanía: de su propia necesidad e interés que se detecta y se promueve en las escuelas alternativas. Necesidad que se transforma de parte de los representantes elegidos, cuya ideología es el bien común y la sinergia y la simbiosis de las almas. El color político es el de los principios humanistas que hasta la fecha, ni Estado ni gobierno dirigido por los políticos de la vieja guardia, han puesto en marcha por desinterés. Pero es el interés de ACIMUT.

La figura de la autoridad humanizada es la política vanguardista que representa la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora que legitima la población del territorio. Cualquier otra expresión, deviene tiranía institucional, a manos del gobierno central que defiende su propio control y protege el mando que ostenta para actuar de espaldas al pueblo. Se trata de la disyuntiva. De la nueva coyuntura legal convivencial que se relaciona con la integridad espiritual del ser humano que habita la Tierra.

Volvemos al sentir antiguo de la aldea y la tribu. A entender el territorio como el hogar y a los seres vivos que lo habitan como nuestros hermanos. Una familia unida, guardando el calor del fuego que renace como ave Fénix de las cenizas del actual Sistema. Cantando en las noches reunidos alrededor de la fogata bajo la bóveda celeste estrellada, ancianos escuchando a los niños. Niños escuchando a los ancianos. Hombres y mujeres cantando y bailando en un mismo ambiente y con la misma melodía palpitando en sus entrañas.

Sin policías que velen por la paz, porque el único delito es la mentira. Esa excusa del enemigo inventado para portar el arma que apunta a los inocentes y dispara a los desvalidos. Nunca tuvo sentido luchar por la paz, haciendo la guerra. El crimen es la desconfianza en el amor y la bondad y la virtud humana, que en un entorno apropiado, consigue la tranquilidad adecuada para fluir desde el afecto y el respeto y la empatía que promueve el bien común y la alegría compartida. ¿Utopía?..

La utopía es el lugar al que nunca antes se ha llegado, jamás es un imposible. ¿Anarquía del alma?..

La anarquía nunca es el caos del que habla el Sistema. Jamás el vandalismo es «anarquía». Porque la naturaleza de la anarquía, su origen y símbolo verdadero, es la ausencia del gobierno externo. La nula presión de otra influencia que no sea la propia. Por consiguiente, anarquía es la mayor expresión del libre albedrío. Es la total manifestación de la iniciativa de la convicción interna. La independencia de cualquier presión ejercida por la fuerza. La autonomía en la actitud que deviene conducta en la comunidad. El empoderamiento del alma que guarda tesoros inmensos y los despliega amablemente y con generosidad.

La anarquía del alma son los atributos innatos del ser humano. Los dones naturales y los talentos particulares puestos al servicio de la comunidad. Una comunidad a la que se regala algo y de la que se obtiene algo. Un perfecto equilibrio que da sentido al existir a plenitud de facultades, siendo la facultad de vibrar, el actuar en sociedad desde la dignidad y la libertad, la primera premisa que debe encabezar cualquier lista y conversación.

Todos los que comprendan tal planteamiento disponen de la oportunidad de la quinta dimensión, que da comienzo en la alcaldía y el ayuntamiento. En el pleno que ratifica la asamblea ciudadana, el consejo de sabios que sustituye a los tribunales del viejo reino.

Quienes comprendemos que las reglas nunca son de obligado cumplimiento. Porque pueden existir normas, que son indicaciones que nos place respetar y aplicar con agrado y benevolencia. Porque así hacemos del mundo un lugar más simple y sencillo. Las únicas soluciones, son aquellas que se protagonizan con el anhelo de gestionarlas para sumar a la comunidad, en vez de obedecer por miedo ¡humillados! al traicionar el propio sentir.

Basta de ser hipócritas con nosotros mismos. Es por esta circunstancia que hay tantos vicios y drogas y entretenimiento escapista. Para escapar de la prisión del malestar. Del actuar conforme al designio que causa el dolor y el sufrimiento en la cárcel planetaria. La vida lastimosa del autómata que se niega a tomar firme el timón de su navío.. pero que puede encontrar el camino hasta la isla paradisíaca.

Las soluciones para los inconvenientes cotidianos son cosa de quienes los conocen y los padecen y saben dónde está el mejor desenlace para resolver el asunto. Las medidas que se aplican desde la lejanía del gobierno central, para todos los municipios por igual, habla del mismo error en la educación. A todos los niños se les enseña las mismas materias. Pero no todos los niños disponen de las mismas capacidades y habilidades. Algunos tienen fenomenales inclinaciones que si se investigan y se profundiza, proporciona genios en la materia. ¿Se aprovecha la opción del potencial humano?

Se fabrican piezas exactas, intercambiables entre sí, para que funcione la maquinaria que arrolla las almas. De igual forma se actúa mecánicamente en todos los municipios, imponiendo la cúpula de la pirámide, automáticos reglamentos que en la mayoría de las ocasiones son innecesarios en el territorio. Son medidas imprudentes, en la actividad de la población que día a día, y desde hace décadas, ha visto como traiciona su íntima convicción. La cuál no puede trasladar a su acontecer general. ¡Esto es un crimen! Se trata de un delito contra la Humanidad. En vez de solucionar problemas, inventan los problemas.

Es falso que LA AUTORIDAD es la necesidad de los grupos humanos de contar con órdenes superiores que regulen, administren y resuelvan los problemas entre los individuos. Tal es el engaño que hace posible al Estado y la Religión. Quienes organizan las leyes y las creencias populares reunidas en los dogmas y los mandamientos. Jueces en los tribunales donde se aplican condenas injustas y veredictos absurdos que sin embargo, actúan como dioses. Árbitros superiores que nunca han resuelto los problemas. Los han creado: diablo, infierno, competición, rival, enemigo, prisión. Por ello es que el Juicio popular desde los protagonistas y afectados por el caso encuentran la tribuna y el altavoz en ACIMUT.

LA AUTORIDAD ha sido desde hace al menos siglo y medio, la urgencia de un grupo reducido de entidades biológicas de inteligencia avanzada, incompetentes para la ética y la transparencia, inventando las órdenes que consolidan su egoísmo cruel y despiadado. Regulando y administrando el diseño de la gestión que protege únicamente sus intereses. Nunca se defiende la vida digna. Jamás se defiende la libertad de los seres humanos, a quienes se pisotea igual como si fueran hormigas insignificantes.

Sin embargo, la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora ha diseñado un esquema convivencial de táctica municipal donde el diálogo entre las partes acerca las posiciones y, desde el respeto y el afecto, con la asertividad que no se enseña en los colegios, se consigue ver los puntos que unen. Puntos que siempre son más numerosos, que los puntos que separan y dan forma a la discordancia o el malentendido. El conflicto está en la obligación de obedecer el dictamen de un tercero que resulta que no suele ser favorable para ninguno de los afectados. Jamás deviene del agrado de las dos partes protagonistas. El intruso es quien impone la resolución. ¿Tiene sentido?

ACIMUT coincide en el hecho de que toda sociedad debe estar liderada por una autoridad. Pero la autoridad debe ser «humanizada». El liderazgo debe ser naturalizado. Si seguimos con autoridad arbitraria y un liderazgo que impone a base de un golpe, en vez de sugerir y consentir el debate que enriquece la pluralidad de las posibilidades, entonces la cárcel planetaria de barrotes invisibles es la prisión virtual que nos engulle en el ciberespacio de la estupidez. Una muestra evidente de continuada torpeza y de total falta de entendimiento para comprender la verdad del amor en libertad.

La autoridad arbitraria es el arma. El líder autoritario es la mano que dispara. La bala es la vida miserable que estalla en nuestra civilización. Son comportamientos propios del demente que censura la bondad del alma y restringe la energía humana en favor del petróleo y el carbón y la energía eléctrica que da vida a la Inteligencia Artificial. La imbecilidad actual de los puestos de gobierno y autoridad, refleja mucha inteligencia, pero se comporta con absoluta negligencia al dejar al margen de la ecuación de gestión de gobierno a la verdad y la creatividad y la consciencia del amor como potencia universal.

Por lo tanto, la importancia de la influencia de la energía que vibra en la sociedad, nunca es una cuestión filosófica o intelectual, y mucho menos, lo es de índole emocional. Se trata del reconocimiento del alma y el gozo de la sabiduría del ser humano impresa en el ADN. El innato saber intrínseco del individuo, que intenta alterar y modificar la Inteligencia Artificial, como antes lo hizo el Sistema desde la ingeniería social.

ACIMUT deviene la alternativa de unir y reunir las opiniones diversas. Se convierte en la oportunidad de organizar el «saber popular» que ha sido arrinconado por décadas. Ofrecer el espacio para que emerja y trascienda la bondad del alma, en virtud de las cualidades y los méritos de cada habitante del lugar.

Descartamos la autoridad central que consideramos ilegítima, si no cuenta con el beneplácito y la aceptación de la población. Descartamos la autoridad tradicional de las fuerzas políticas que han representado los grandes partidos organizados piramidalmente, sin debate interno, y con la obligada disciplina de voto de sus cargos electos. Descartamos la autoridad racional-legal-carismática, que obteniendo el apoyo popular, sin embargo, traiciona a sus partidarios con los acuerdos superiores suscritos con las cúpulas situadas fuera de los organigramas.

La POLÍTICA VANGUARDISTA es la única que democráticamente está sustentada legítimamente. Proviene de su carácter honorable y de la condición honrada, impulsada por la voluntad que le otorga el habitante del municipio a su representante, y, esto es la PUREZA DE LA DEMOCRACIA. La naturaleza de su origen y finalidad única, es precisamente la armonía entre el representado y su interlocutor en la administración pública. Hablamos de fidelidad, compromiso, responsabilidad. Intervención transparente y fluida entre ambos, con la misma conexión que el día y la noche, en un incesante baile que refleja la oxigenación y la respiración. ¡La vida en movimiento!

En las próximas elecciones, la población de los municipios que aceptan la aventura de la AUTORIDAD HUMANIZADA, mediante el voto popular ejercido con la masiva participación. Una visita a las urnas que jamás antes se ha visto en la historia de la democracia, cuyo elevado índice señala la urgencia de frenar el abusivo proceder del Sistema corrompido. Desafían la condena del siniestro régimen, dándole la vuelta a la tortilla, poniendo boca abajo a la pirámide. Participando de la reducción del exceso de tecnología intrusiva en la administración local. Considerando así, con su voto determinante, que el ACIMUT es el mejor ejercicio de las funciones de gobierno suscritas al territorio y a sus habitantes. Sobre todo por esta magistral característica de implementar la democracia directa gracias a los avances tecnológicos.

De su parte, la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora suscribe el acuerdo. Pacta con la población el estudio y análisis y tramitación de todas las cuestiones y asuntos y materias relacionadas con el ámbito de la dignidad y la libertad de los seres humanos. Asume el contrato, con pleno respeto por el marco jurídico que se diseña y se organiza para obtener la mejor versión activada desde las escuelas alternativas y la asamblea ciudadana. Evitando cualquier intromisión de los poderes fácticos del globalismo y el centralismo gubernamental. Elementos que se detectan como obsoletos y dañinos por estar en manos de corporaciones industriales y foros filantrópicos anuales y organismos internacionales ¡perjudiciales! para el saludable y pacifico desarrollo social del territorio, que en última instancia, es lo único vital y lo único que se ha estado marginando hasta la fecha.

Los líderes naturales, disidentes del viejo Sistema, se pronuncian de manera soberana y auténtica a lo largo y ancho del acimut comunal. Desde la identidad del lugar, con el alma desplegada al viento, vibran las comunidades naranja del mundo. Desatendiendo cualquier intromisión o forma de chantaje y coacción que represente el abuso de poder. La agresión y la amenaza de un poder situado fuera del territorio, será documentada y transmitida a la población, abiertamente y sin restricción. Para que los hechos, hablen por sí mismos, sin opción a la tergiversación habitual de parte de medios de comunicación y campañas mediáticas de sello oficial. Porque ACIMUT reconoce la «humanidad» de la autoridad y la política de vanguardia que asienta la pureza de la democracia. Nunca más las prácticas sistemáticas y vejatorias de la vieja guardia.

La capacidad para ejercer las competencias del cabildo municipal, están detalladas en las Constituciones y el Régimen de Organización Municipal. ACIMUT no inventa nada nuevo, no sacamos un «as» escondido en la manga. Simplemente, incorporamos la consciencia y el sentido común a la interpretación de los reglamentos y las leyes vigentes, de manera de percibir, más allá de lo rutinario, sugiriendo alternativas creativas que conforman la nueva legislación: la leyes.. ¡de la ley tradicional!

Los representantes de la población del territorio, se caracterizan por sus cualidades éticas y la virtud que los caracteriza, nunca por la estética de la vanidad que se relaciona con el temperamento materialista. Las cualidades que implican honestidad y coraje, veracidad y compromiso, ejemplo y testimonio, sacrificio y esfuerzo, perseverancia y entusiasmo, afecto y respeto.. ¡son nuestro estandarte! Es la responsabilidad ante estas cuestiones que tanto faltan en el proceder de los gobiernos y las instituciones de administración pública, que asumimos el reto con la satisfacción por la oportunidad de contribuir a mejorar el mundo y la vida de la ciudadanía planetaria. ¡Somos motores! El combustible es la vibración de la energía ciudadana. El vehículo que se mueve es el alma del mundo.

Movimiento de referencia mundial. Herramienta versátil capaz de implantarse y reproducirse en cualquier lugar. Una semilla que se replica. Propaga el sentido común que descarta lo «políticamente correcto». Nada es más perfecto que trasladar la vibración al fluir de la comunidad.

ACIMUT se asienta en los dos factores primordiales: la capacidad del poder y la legitimación de los actos poderosos. El apoyo popular es la potestad de actuar y la opción de hacerlo «diferente» consolida la facultad de la política vanguardista.. ¡operando en la comunidad naranja! La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora se sostiene gracias a los hombres y las mujeres que toman el control de sus vidas, situándose allí donde se organiza la vida auténtica y con significación. Cada familia tiene un hijo o un abuelo con posibilidad de ejercer su criterio. Cada barrio dispone de un vecino con la capacidad de actuar poderosamente desde la potencialidad del alma que relega al ego y las adicciones a los dispositivos electrónicos y el metaverso que se traga toda posibilidad de plenitud humana.

Cada habitante del territorio actúa como si fuera el representante de la norma, promotor de su disposición, por el beneficio que ocasiona. La ventaja está en que los ciudadanos, nunca son ajenos a las normas que cumplen. Cada hombre y mujer es partícipe del acuerdo formal convivencial, que suscribe, mediante su desempeño. El cuál transmite a sus hijos, a través del ejemplo. Un ejemplo basado en la participación y la co-creación de la vida del mundo, en vez de la obligación de pautas y reglamentos y procedimientos, en los que no se ha intervenido y, a menudo, son desconocidos por la mayoría.

Habitantes locales y políticos «de vanguardia» en los cargos del territorio, mantienen una saludable y pacífica costumbre que permiten regular el hábito de la convivencia armoniosa como norma, sobre la que cualquier acontecimiento se puede asentar. Porque es la base solida del conformismo que no es resignación y apatía. La relación de los individuos con su proyecto vital, se relaciona con la actividad cotidiana que armoniza con los proyectos existenciales de cada uno. Aumentando el sentir y el vibrar, en vez de las emociones y los deseos que comportan infelicidad e inseguridad.

Basándose en las necesidades y las posibilidades que se dan, para equilibrar las distintas fuerzas en acción, en los diferentes ámbitos de reunión, es que ACIMUT se convierte en un estilo de vida, en un modelo innovador revolucionario que únicamente contempla el amor. Ninguna expresión de rabia u odio o envidia. Cero violencia y rencor.

Al final, la idea de «autoridad» equivale a accionarse desde adentro. Mediante un acto que se transforma en una situación en la que que se incluye a otros seres vivos. Un acto que puede ser el acompañamiento en el gesto, de la mejor actitud del ser humano. El impulso natural que deviene la conducta que en modo alguno será fea o triste o insalubre, si proviene del alma, del organigrama de las propias convicciones y los principios humanistas.

Si cada ciudadano se comporta desde la mutación, desde la realización íntima de la mejora que quiere ver reflejada en el mundo. Si pone en marcha sus tesoros internos, desde la herramienta de innovación social que es ACIMUT.. ¡TODOS GANAMOS!

Para contribuir a mejorar nuestra época y civilización, es indispensable dejar de hacer cuanto se ha hecho hasta la fecha y optar por una alternativa en la que se pueda confiar. ¿Confías en ti?…

Confías en la comprensión de la importancia de distinguir entre lo saludable y lo nocivo, entre lo pacífico y aquello que envenena, para extraer la violencia que de manera innata, no posee el ser humano. ¿Sí?
Puedes entender algo tan simple y obvio como es la diferencia entre el bien y del mal. Debes hacerlo, sin recurrir a otro «experto» que te lo explique a su manera y bajo sus condiciones y criterios. Entenderlo sin que tengas que someterte al dictamen de un reglamento. O a la burocracia de una institución que consigue tu propia traición.

La lealtad a tu alma, antes que a cualquier forma de autoridad externa, es lo que debes priorizar de ahora en adelante. Comprométete a enseñar el valor del vínculo con uno mismo, así como la comprensión de que todo es una y la misma sola cosa: energía.

Cada ciudadano es una célula del organismo vivo llamado especie humana. En verdad, la única Ley debería ser la siguiente: nunca jamás bajo ningún concepto, dañar o perjudicar a un ser vivo. Entendiendo a los valles y los océanos y las montañas y el aire que respiramos, además del planeta Tierra que nos acoge como vivienda.. ¡como seres vivos latentes!

La responsabilidad de la propia existencia, procede directamente del libre albedrío. De su comprensión y de su aplicación como dinámica espiritual creativa. La cual indica inequívocamente, el sendero invisible que se va haciendo visible con cada paso que das.

Abrázate por dentro. Concíliate contigo y abandona la cueva. Deja atrás la cárcel. Sal a danzar y cantar con la política vanguardista que marca la melodía de los parámetros del acontecer extraordinario que aleja los peligros y resguarda a las almas enamoradas de la vida. La vida esencial de propiedades innatas.

La Sociedad Mejorada se sustenta por cuatro inequívocos pilares que se complementan entre sí: escuelas alternativas, asambleas libertarias, agenda municipal transformadora, y en el juicio popular, cuyo veredicto es vinculante ya aceptado por los habitantes del territorio. Hay que aprender del error y corregir las fallas, además de premiar la virtud y estimular conductas éticas. Esto es el «juicio popular soberano» porque el sistema actual impone comportamientos basados en los protocolos que anulan el vigor del alma.

 

JUICIO POPULAR SOBERANO

El mundo.. ¡es injusto! Hay que aceptarlo. Quién espere justicia de los llamados tribunales «de justicia» se llevará una gran decepción. Aunque la hubiera, la supuesta justicia, llegaría tarde (después del daño ocasionado). Las nuevas tretas que perjudican deliberadamente a los demás, seguirían sin estar reguladas. Incluso.. ¡serán desconocidas por sus víctimas! Por lo tanto, serán desconocidos los actos criminales, igual que los malvados perpetradores. Así aumentan las víctimas que aún y con toda la razón del mundo, jamás obtienen la verdadera justicia. ¡Porque no existe! Nuestro mundo.. no es imparcial. Tampoco es equitativo. Hay que acostumbrarse a esta peculiaridad en la Tierra.

Más que esperar una compensación, luego de haber sido heridos, lo adecuado es prevenir. Hay que prever, anticiparse, para evitar el daño. Por lo que en algún punto, hay que olvidar los agravios pasados y centrarse en el ahora mismo, invirtiendo toda la energía en descartar nuevas agresiones y más violencia, para centrarse en resolver cómo evitar que nunca más vuelva a suceder. ¿Estamos de acuerdo con esto?
Hay demasiados procedimientos coercitivos que lastiman a la ciudadanía planetaria. Pero no todos los hombres y las mujeres del planeta lo ven con claridad, confundidos por el adoctrinamiento recibido desde temprana edad que premia la obediencia.

El juicio popular es el examen del asunto.. un acto legítimo ¡soberano! Se trata de analizar las causas reales, más que el móvil que concreta los intereses en el hecho acontecido. Ahondar en los motivos de los que parte el perjuicio que genera el conflicto. Revisando lo sucedido desde el inicio, sobre todo el ambiente que rodea al acto que se concreta en el daño y el agravio, justo antes de ser un hecho horrible. Comprendiendo como se gesta y ensucia a la sociedad, consiguiendo detectar donde estaban las señales de alarma y, por consiguiente, la negligencia.

En mi opinión existen dos categorías de seres humanos: los humildes y los pretenciosos. Los humildes mantienen esa condición de sumisión a la élite, mal llamados poderosos. Los pretenciosos, mantienen una autoridad abusiva, con el afán de aprovecharse de los demás, y, ante su debilidad, quieren controlarlos. Pretenden dominarlos, y, consiguen explotarlos. Para esclavizarlos, porque le han encontrado gusto a la humillación que proporciona sensación de superioridad. Pero nunca logran su triunfo porque sean poderosos. Logran cada una de sus metas, porque los planes que imponen y las directrices a las que obligan, están respaldadas por las armas. Armas en forma de instituciones y leyes y algoritmos.

La paradoja reside en que ambos seres humanos son poderosos, pero jamás en el sentido clásico del poder. Tanto el humilde, como el pretencioso, cuando consiguen abandonar al ego y el temperamento materialista. Si los dos dejan atrás la tercera dimensión, conectados a la vibración de sus almas. Es cuando pasan del círculo a la expansión del espiral, entonces liberan su energía y aprenden a vibrar. Descubren que no hay diferencia entre ambos y que los dos, humildes y pretenciosos, pueden convivir en armonía y vivir en permanente paz.

El obstáculo es la sabiduría. La piedra en el camino es la lección que se aprende o se niega y menosprecia. Relacionarse con el desafío que propone la vida, es la única lucha. La pelea está en nuestro interior, en la comprensión de la vida del mundo y nuestra relación con ella. Se trata de un combate amigable, porque en definitiva, es igual que una danza. Una conversación íntima desde nuestra esencia en la sinergia y la simbiosis ciudadana. Así surge la evolución altruista. Así es como se da la sociedad mejorada: desde la excelencia humana activada.

En tu caso, apreciado lector: ¿Avanzas o te empujan? ¿Te dejas empujar o tomas el control? ¿Te rebelas ante la injusticia o te sometes con una sonrisa obediente?

El juicio popular significa que esta actual combinación entre el poder ejecutivo y el poder legislativo y el poder judicial, los tres ejes para el complot del abuso de poder ¡se quiebran! Estamos proponiendo ratificar las leyes del gobierno central en cada territorio municipal. Señalamos la posibilidad de rechazarlas, dado que son propuestas de «contrato social» que deben ser conocidas y aceptadas por el interesado (la población). Queremos aprovechar los avances tecnológicos en favor del pueblo, para que a través de la democracia directa se realicen los referéndum básicos imprescindibles para garantizar la armonía convivencial, en vez del sometimiento constante a la regla globalista que impone una tiranía encubierta.

Tú, ¿te rebelas contra algo? ¿Para qué?…

El rebelde se rebela contra lo que no le gusta, sin embargo, el salvaje.. únicamente se enfoca en su necesidad. Se centra en su sentir y ¡actúa! Al margen de todo lo demás. Una vez ha logrado ese clic interno.. ¡se proyecta! Emerge y se expande para trascender en sociedad.

El «disidente del Sistema» disiente y se aleja, pero adopta la pasividad. El disidente que no activa su alma, es un disidente ¡controlado! Sigue atenazado por el Sistema. Porque nunca desarrolla su propio plan de acción que parte de su íntima convicción. Jamás despliega la vida del mundo que anhela por falta de confianza e intrepidez. Sin embargo, es posible que una responsabilidad audaz y sublime sea su realidad cotidiana, sobre todo si encuentra el espacio apropiado y las alianzas e interacciones adecuadas.

Esta clase de -disidencia- del hombre o la mujer que admite haber despertado, pero que poco o nada realizan para reflejar su palpitar, siguen dentro de la maquinaria que arrolla las almas humanas. En este caso sucede desde la pasividad, porque aunque empiezan a hablar de fe y esperanza y de imaginar y resistirse ante la opresión del sistema.. no activan su potencialidad. Su esencia genuina no se traduce a actos concretos. Han tomado consciencia y, a continuación, se cruzan de brazos. Sin embargo, el ciudadano divergente se sale por la tangente: escapa del laberinto de la ignorancia. Huye de las ilusiones del Sistema, superando la inanición para situarse «detrás del horizonte».. en esa zona señalada como prohibida, pero que es de fácil acceso. Es sencillo cruzar sus líneas rojas para re-inventarlo todo con el afán de mejorar. ¿Cómo lo consigue? Simplemente, lo consigue vibrando con la energía que es suya. Lo consigue desde su alma inmaculada que ninguna religión o gobierno te podrá arrebatar jamás.

En vez de mirar a los lados y quejarse, tendidos en la cama o el sofá frente a la pantalla plana.. basta con sentir el palpitar interno y emerger con la potencialidad que nos caracteriza. Trascender en la comunidad y expandir la visión particular, compartiéndola con aquellos seres humanos con quien se tiene afinidad. La vinculación es inmediata. Surge la sinergia, la simbiosis de las almas. Entonces se inicia ese aunar esfuerzos que conlleva la sociedad mejorada.

Un ciudadano, una familia, una comunidad, una ciudad entera.. todos mantienen el mismo impulso inicial: enfrentar cualquier tipo de agresión que pone en peligro la existencia humana ¡desde la vitalidad del alma! ¿Seguro sucede así en la época actual?

La decadencia de nuestra civilización es una realidad, cada vez más fea y desagradable y, de repente, está la opción de ponerse unas gafas virtuales y entrar en «otro mundo». Una forma de entretenimiento «para el escape» al más alto nivel. ¿Vivirá la población conectada al ciberespacio?

La autoridad del Sistema juega a ser Dios (igual que sucedió con lo genético). Ahora hay una realidad artificial que sustituye a la vida que se ha ensuciado y dificultado abruptamente, para empujar a las nuevas generaciones a vivir permanentemente enchufados a la tecnología. El Internet de las cosas y el transhumanismo están definiendo una civilización forzada ¡teledirigida! desde la dictadura digital. ¿Es justo que podamos negarnos a colaborar? ¿Puede el ciudadano común escapar de la tiranía de los algoritmos?

¿Cómo evitamos la adicción de los niños y los adolescentes?…

El Metaverso.. ¡mata la poesía de la vida a plenitud de facultades!

El libre albedrío es la clave, pero.. ¿saben los pequeños ciudadanos lo que significa libre albedrío?

Los «malos» tratan de manipular. Tratan de engañar. Mienten descaradamente, pero la última palabra la tiene la conducta ciudadana, la elección del individuo. El impulso innato de cada ser humano o.. la robotización del ciudadano-computadora adoctrinado por la ingeniería social para ser predecible y automático.. suscrito al código QR como IP de la Inteligencia Artificial.

El principio trascendente, pasa por la espontaneidad y la intuición, desde la percepción natural que descarta lo mecánico y los procesos programados a base de protocolos que burocratizan el sentir. La intromisión, en vez de la introspección. Ahí está el punto de inflexión.

Las creencias nunca son puras. Están siendo instauradas, sin embargo, las convicciones, parten de la comprensión íntima del ser. Del estar.. eligiendo ser nuestra completa totalidad. Para que las potencialidades humanas vuelvan a estar presentes en la actividad cotidiana, hacen falta las escuelas alternativas y la asamblea ciudadana, además del juicio popular que supervisa la evolución altruista para el mundo saludable y pacífico y solidario.

La justicia emana de los principios humanistas. Las leyes no siempre son justas. La mayoría de las veces sólo castigan, en vez de atender las causas e investigar las soluciones para evitar que se cometan nuevamente los errores y las fallas. Este es precisamente el punto de origen del acimut comunal.

 

NOCIONES BÁSICAS SOBRE LEY NATURAL

¿Se trata de una moda pasajera o de un concepto antiguo?…

La ley natural es tan ancestral como queramos, dado que es el reflejo de los grandes asuntos. Ley natural es la gravedad, por ejemplo. Pero también es ley natural aquello que solía denominarse «sentido común» y que hoy es el menos común de los sentidos: saber qué está bien y qué está mal. ¿Necesitamos de un gobierno lo señale? ¿Muestran los colegios de educación obligatoria en sus programas de enseñanza lo que es bueno y lo que es malo?

Existe una LEY. Se trata de la ley verdadera. Vinculada a la Naturaleza. Conforme a la energía vital universal. Presente en las galaxias y los planetas y en cada ser vivo de la Tierra. Una dinámica acorde consigo misma, atemporal, inmutable, universal. Inalterable por los gobiernos y el sistema que rige el mundo de los seres humanos de la Tierra, así como las leyes jurídicas redactadas por los hombres y las mujeres.

Ignorar esta LEY es un sacrilegio. Menospreciar esta ley eterna de la naturaleza, es un grave error de consecuencias fatales. ¿Por qué no se enseña en los colegios? La ley natural es el mejor maestro, es la soberanía de los seres vivos que vibran. Sin embargo, los ciudadanos de nuestra civilización no se alinean con la ley natural. No la comprenden.. ¡porque la desconocen! La naturaleza humana es un secreto para los ciudadanos de nuestra época.

La distancia del individuo respecto a la ley natural implica el embrutecimiento de los seres humanos. La condición humana deja de serlo porque se arrincona el alma, por lo que se suceden una serie de actos y acontecimientos desalmados. Sin la presencia natural de la energía que da vida a todo lo que un ciudadano es capaz de intuir y percibir, imaginar e inventar, concebir y establecer como actitud y conducta que deviene en el existir.

Cuanto menos respeto y afecto le tengamos a la ley natural, más distanciados estamos de la plenitud. En la actualidad, los individuos en general, están dejando de comportarse como seres humanos y se acercan más a la posición del autómata teledirigido. El exceso de tecnología y la adicción a los dispositivos electrónicos pone el futuro de la especie en manos de la Inteligencia Artificial.

Despreciar la ley natural es despreciarnos a nosotros mismo, a la ética de la virtud humana, a los dones naturales que se nos regalan al llegar a la Tierra. Dado que los seres vivos están dotados de la posibilidad de su vibración energética, así pues, el tesoro más valioso son los atributos cósmicos que se despliegan en forma de talentos particulares. Las destrezas y las habilidades singulares que nos caracterizan a cada uno, deben de reflejarse en la comunidad. ¿Sucede en nuestro modelo de civilización occidental?

Por ello es que el acimut comunal se presenta públicamente para ofrecer un esquema ágil y flexible que canalice los principios humanistas en las áreas de relación e interacción de los seres humanos que habitan un territorio. Desde el aunar esfuerzos para la evolución altruista. Pasando de la expresión «políticamente correcto» a la acción directa del «humanamente adecuado» y «naturalmente apropiado». Así es como se alcanza la excelencia humana y la existencia en la Tierra a plenitud de signos peculiares que son la exacta singularidad. La dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica es lo que distingue a las comunidades naranja que se alzan para transgredir al sistema que falla. Corregimos los errores, regresando a lo natural, lejos de lo artificial y lo virtual, para disfrutar juntos de la armonía convivencial en el mundo saludable y pacífico y solidario.

¿Para qué has nacido?… No es algo que te ayuda a responder el sistema que rige las cosas del mundo. Al globalismo totalitario y la dictadura digital no le interesa la reflexión profunda o que entiendas el sentido de la vida. La ingeniería social de los algoritmos está presente en la actividad ciudadana para evitar la introspección del abrazarse por dentro para conciliarse con la intimidad. La identidad de la esencia genuina que es la autenticidad. La autonomía del libre albedrío que es la soberanía individual.

En las Escuelas Alternativas del acimut comunal se indaga en el Propósito vital, tanto como en el Proyecto existencial que el mismo interesado y protagonista alcanza desde la voz interior, para proyectarse en su comunidad a plenitud de facultades desde su carácter formal. Nunca desde la personalidad manipulada fabricada por el adoctrinamiento de la autoridad arbitraria que instruye en los colegios las informaciones que procesar memorizar y recitar.

Los habitantes deben vivir según su naturaleza, en armonía con la Naturaleza, la vivienda que nos acoge: la Tierra. ¿Para qué sirves? ¿Con qué clase de actividades disfrutas? ¿Qué es lo que tú haces mejor que otros? ¿Cuál es tu vocación?

Hay siempre una actividad que fluye espontáneamente y de manera natural, que sin embargo, suele agarrotarse porque uno mismo la ahoga por no ser rentable y productiva, analizada desde el temperamento materialista y la ganancia económica, el éxito y la fama ¡tonterías! Vibrar es expresarse. Vibrar es emerger con toda la potencia innata. Desplegarse, para trascender completamente. ¡Expandirse! El ánimo y el propio aliento ¡el entusiasmo! ¿Dónde queda? ¿Dónde está la iniciativa particular?

Mientras late el corazón y puedas recuperar tu consciencia, dispones de la oportunidad de regresar al sentir natural de tu ser, como ser humano que actúa con humanidad bajo el propio influjo, ajeno a los dictámenes de la ficción jurídica de un sistema corrompido. ¿Eres cómplice de las cosas del mundo? ¿Eres un artista que protagoniza su existir?

Sensibilidad en vez de frialdad. Compasión en vez de egoísmo. Bondad en vez de codicia. Amabilidad en vez de violencia. Son cuestiones simples que no se practican, ¿por qué? De nuevo la ingeniería social para embrutecer, pues ya en los colegios oficiales se fomenta la competición y se impulsa la mente y la razón como armas para la distancia espiritual. ¿Así le corresponde actuar al ser humano?…

El acimut comunal se enfoca en la voluntad consciente como punto de partida. Nadie hace lo que no quiere realizar, no hay imposición ni coacción, sólo amor y verdad. Confianza en los principios humanistas: la consciencia de unidad, la empatía y la fraternidad, el apoyo mutuo y la ayuda recíproca, el bien común y la alegría que se comparte. Compromiso con los principios que humanizan a la comunidad. La acción directa de la responsabilidad traducida al devenir en el que se actúa como artista protagonista desde el propio guion.

El vocablo «autoridad» tiene su origen antiguo en el concepto de autor. La autoridad crea el entorno y la forma de relacionarnos con ese entorno. El entorno actual y «las cosas del mundo» que promueve la autoridad, ¿son creaciones buenas? ¿Pueden mejorarse los resultados de la vida en la Tierra? ¿Deben corregirse algunas fallas? Tienen que hacerlo quienes nos han llevado hasta las puertas del abismo.. o deben hacerlo los mismos afectados, hoy, víctimas del abuso de poder, ¿qué opinas?

Cuando los hombres y las mujeres no actúan conforme a su palpitar interno, sometiéndose a los dictados de otro individuo, entonces, actúan contra sí mismos, agrediéndose, lastimando su dignidad y perjudicando su libre albedrío. Cuando los ciudadanos se someten a las instituciones y las máquinas, renuncian a su divinidad, a su consciencia y capacidad de obrar como artistas protagonistas del devenir. Así aceptan el acontecer de la influencia externa que degrada al alma a la nada. ¡Pero el alma lo es todo! En ella está nuestra totalidad, así como el devenir innato ¡intacto! En estado latente, aguardando.

El hecho de que por décadas se ha anulado a la ley natural de parte de los estamentos que regulan la vida del mundo, no significa que carezca de validez. La ley natural está por encima del Sistema y los Estados y las Religiones. La ley natural concibe los dones, en vez de los derechos que el hombre y la mujer enajenados de sí mismos, se han inventado para forjar la desigualdad. El abuso para la explotación y la esclavitud de la mayoría de la población, de parte de quienes ostentan el cetro de la autoridad.

La decisión siempre es individual, un acto intransferible que nadie puede tomar por otro. Sin embargo, cuando el recién llegado alcanza los barrotes de la cuna e intenta mantener el equilibrio, lo que ve, es lo que copia. Los niños que gatean y logran caminar, lo hacen copiando a sus mayores. Ignoran la ley natural porque están en un laberinto que levanta muros a su alrededor. Abandonan sus atributos naturales y la potencialidad de su ser porque crecen ¡hechizados! por las ilusiones del sistema que fabrica piezas exactas que encajan en la maquinaria que arrolla las almas. Es una realidad que cada vez se inscribe con mayor violencia a temprana edad, basta con ver a los pequeños ciudadanos con sus dispositivos electrónicos que los alejan de la vibración de su genuina esencia.

Todos los seres humanos nacemos iguales. Pero no todos pueden comportarse de igual manera, dado que la ficción jurídica establece las distancias: víctima y verdugo. Formas parte de «la autoridad» o formas parte de quienes la obedecen como súbditos cautivos y lacayos. Este es el punto de partida que el acimut comunal rompe para que la ley natural ocupe su lugar óptimo. Dado que la condición humana es la misma para todos (no tiene sentido el rey o el papa). Un uniforme o un premio o un arma.. ¡nunca deberían ser elementos que distancian!

La energía es innata, está intrínsecamente vinculada a cada ser vivo, y, es inalienable. Pero la posibilidad de que la energía vibre, tiene que ver con factores que se inculcan a temprana edad. Los rasgos del carácter natural se diluyen conforme la cultura y la narrativa oficial se impone en la infancia. Se desenfocan los tesoros internos y se adoptan criterios externos, corrientes de opinión que anulan lo singular del individuo ¡indivisible!

La naturaleza del ser humano es siempre la misma. Lo que cambia es su comportamiento. Varía su desempeño, en función de la fuente de la que bebe. El sistema actual es una fuente envenenada, puesto que fomenta la anestesia del alma. Disminuye la energía natural del ciudadano que sin darse cuenta ¡la ahoga! Porque está entretenido, distraído, ocupado en cuestiones insignificantes y frívolas.

El ser humano será «humano» cuando entienda su potencialidad y se empodere. El ciudadano será «humano» cuando comprendiendo su naturaleza, confecciona las actitudes que derivan en la conducta que elige, al margen de regulaciones e imposiciones que vulneran su condición legítima como individuo soberano. El exceso de ordenamiento jurídico no ha existido para el orden y la paz. Ha existido para fortalecer el orden de la vigilancia y el control que somete a los ciudadanos. Este sistema apenas tiene unos trescientos años.

El primer punto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos señala que nacemos iguales y en igualdad de derechos ¡falso! Inmediatamente se vulneran, desde el mismo instante que se mantiene a la monarquía en algunos países. Si «debemos comportarnos fraternalmente los unos con los otros» .. ¿por qué hay guerras? ¿Por qué los que mandan abusan de los demás? ¿Por qué el Papa vive rodeado de opulencia en el Vaticano?

El último punto deja firme constancia de que no se confiere derecho alguno al Estado o grupo o persona para violar los derechos humanos establecidos y redactados en la Declaración. Sin embargo, la autoridad se impone arbitrariamente a través de las leyes, los uniformes y las armas burocráticas institucionales. Los gobiernos de los países actúan de espaldas a sus ciudadanos. Una élite actúa por encima de los hombres y las mujeres, para humillarlos y explotarlos. Incluso asesinarlos impunemente.

Como anécdota, un compañero de estudios con el que jugábamos a la hora del recreo en el colegio, me guardaba rencor porque la chica que le gustaba, estaba más interesada en mí. Nunca soportó que me eligiera a mí. Tampoco le agradaba que yo corriera más que él durante las carreras de atletismo. Veinte años después, un oficial de policía me detuvo y me multó por cruzar la calle a dos metros del área marcada para el peatón. Era él. ¿Había cometido un grave delito? ¿Puse en peligro la vida de otras personas? ¿Hay que respetar el semáforo en rojo cuando en la madrugada no hay tránsito?

Si un juez te condena a una multa y no quieres pagarla porque consideras que la norma es injusta o absurda, ¿debe pagarse por obligación? Según el artículo uno: Todos somos iguales. El policía o el juez pueden argumentar que representan al Estado. Pero el artículo 30 señala que ningún Estado puede vulnerar los derechos de la Declaración Universal. ¿En qué quedamos?…

Ningún Estado puede quebrantar la ley de la gravedad, y, del mismo modo, ningún Estado debe poder agredir la dignidad y el libre albedrío del ser humano. Pero el ciudadano-autómata del sistema ¡NO ES HUMANO! Así lo demuestran los hechos cotidianos en nuestra época. ¿Dónde está la trampa?…

El artículo 6 detalla que «Todo ser humano tiene derecho al reconocimiento de su personalidad jurídica». Atentos al detalle PERSONALIDAD (de persona). Persona proviene de la antigua Grecia «per» .. «sonar» para sonar y hacerse escuchar. Era la máscara que los actores se ponían en el escenario para que todos pudieran oír lo que se decía. La personalidad jurídica es la clave, pero cuidado, porque habla de que «se tiene derecho». Por consiguiente, nunca se trata de una obligación. Se trata de una opción libre. Resulta una elección particular intransferible.

Por CIUDADANO COSMICO

Método NACIÓN GLOBAL ENERGYS es un movimiento de innovación social que parte de la base de la sociedad civil y se convierte en el acimut comunal. Surge de la necesidad de recuperar los principios humanistas que el actual Sistema ha extirpado de la vida cotidiana. Su finalidad, además de recuperar la libertad y la dignidad de los seres humanos, es promover el empoderamiento ciudadano que viene determinado por conceptos como “aunar esfuerzos" y "vibrar en la misma frecuencia", así como la "economía de cooperación” y la “anarquía del alma” que se concretan en La Agenda Ciudadana para la Armonía Planetaria, de la cuál el Programa de Humanidades ÉXODO Podcast es su altavoz, al igual que las canciones de consciencia del género musical Rockaware que compone e interpreta el artista Ol Sasha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.