Categorías
NUESTRO PLANETA

EVITANDO MALOS ENTENDIDOS RESPECTO AL ACIMUT COMUNAL

Escucha el artículo en Mp3 – Podcast, y, si te agrada el mensaje: compártelo en las redes sociales – gracias 🙂

 

Ninguna etiqueta que nadie intente colgarle, le servirá, dado que se trata de un esquema completamente innovador, inexistente en cualquier etapa anterior. Nada se le parece porque responde a las necesidades de hoy y parte del desafío actual. El acimut comunal es único y se irá adaptando a cada municipio con sus pertinentes particularidades. Imposible un estereotipo, si no es la misma palabra NUEVO.

Se trata de una estructura de organización que aparece después de sufrir por dos años una situación incoherente a nivel global, donde los seres humanos han sido presas de las instituciones y sus leyes, marginados de la información privilegiada. El acimut comunal se ve y se oye porque hombres y mujeres empiezan a hablar sobre la necesidad de protegerse de una acción agresiva por parte de los gobiernos mismos que gestionan sus derechos.

Nunca puede haber un equívoco en el planteamiento, dado que se trata de una respuesta que es clara y directa: desafía la ficción jurídica con una acción creativa exenta de violencia. Jamás puede haber ninguna clase de confusión ante unos ciudadanos que se defienden legítimamente de una serie de engaños e irregularidades y situaciones forzadas que atentan contra la misma declaración universal de los derechos humanos. Por ello recurrimos a la ley natural y los principios humanistas que garantizan la armonía convivencial.

Que se van a tergiversar las ideas y el concepto mismo, ya lo sabemos. Pero nos centramos en los miembros de las comunidades naranja, en los hombres y mujeres que hablan de dignidad y libertad, amor y verdad, virtud y ética en la administración pública, la alianza que se establece entre ciudadanos y representantes, es una visión conjunta de afinidades y lealtades. Aquí es imposible que se invente una equivocación, dado que el error equivale a la negación de la consciencia de unidad y la fraternidad. El acimut está por el bien común, el apoyo mutuo y la ayuda recíproca, para la alegría que se comparte entre los habitantes de un territorio concreto determinado en el mapa geográfico conocido.

Si nos oponemos a algo.. es a la violencia y la mentira, la autoridad arbitraria y el abuso de poder, el gobierno central totalitario y la dictadura digital. Porque lo descrito implica vulnerar lo más básico para el ser humano que está descrito en el estado de derecho. Solo que nosotros, no practicamos la hipocresía y, sí confiamos en nuestra integridad física y espiritual, por lo que la figura de una institución central o una máquina o algoritmo que compute nuestro destino, nos parece una atrocidad. Además de un fraude.

La comunidad naranja inició con esporádicas campañas «brazalete naranja» para exponer la voz popular desde la libertad de expresión recortada y censurada, eliminada del debate público, que sin embargo, gracias al elemento y la distinción, señalaba una actitud de desafío ante la farsa. De ahí a la eco-aldea hay un simple paso. El trueque y el intercambio fluido desde la base del afecto y el respeto. La cooperación que habla de amor solidario y de evolución altruista, entendiendo que sin un pie en la administración local, el otro pie se hundiría en el barro. El acimut comunal es una estructura sólida que habla de estabilidad.

Partimos de la igualdad de oportunidades para todos, sin excepción. Pero sobre todo, del libre albedrío, de la soberanía individual como don natural inalienable por nadie. En consecuencia, hay que reforzar la confianza en uno mismo e impulsar la comprensión de la potencialidad humana. El descubrir las habilidades y destrezas particulares, tanto como el propósito vital o vocación o misión del alma. De ahí la aparición de la figura de la Escuela Alternativa para apaciguar la educación obligatoria que adoctrina, alejando al ser humano de su propia naturaleza genuina.

Ninguna sociedad puede ser libre si los ciudadanos que participan, mantienen su vibración energética restringida o recortada, como es el caso del sistema actual que fabrica piezas exactas, para que encajen en la maquinaria que arrolla las almas humanas. El sistema habla de vida miserable, de la promesa de felicidad y de una falsa seguridad. Pero sobre todo, de la obediencia ciega a una autoridad que lo lastiman. Mientras que el acimut comunal habla de integridad individual y de existencia a plenitud de facultades. De una sociedad que se mejora a sí misma, desde la base y hacia arriba, lejos del concepto piramidal.

La premisa del libre albedrío, lamentablemente, se enreda con la idea de libertad. Libertad como derecho que gestiona la institución del gobierno, quien te la quita o te la da, en función de sus intereses, no de la mejor opción para el ser humano. Al ignorarse el libre albedrío, don natural con el que se nace, que debería ser inalterable, sin embargo, los atributos de hombres y mujeres han sido coaccionados, condicionados, para someterlos y dominarlos.

La hermosura del acimut comunal es que con su practica se alcanza, inmediatamente, la paz. Nunca se necesitan guerras para defender la paz. Esta es una idea falsa. El enemigo de la paz es la ausencia de amor y verdad. Hay guerras, porque se incrusta el odio en el corazón de los patriotas. Un ejército que prepara a las personas como armas de matar. Pero el odio es como una inyección que inocula ese odio, mucha ira y rabia y todas las emociones que hacen del soldado un ser insensible y nada compasivo, capaz de actos atroces, en nombre de la obediencia a una orden indecente que indica sangre y muerte y destrucción.

El acimut comunal logra mantener intacta a la paz que se da como consecuencia del fluir, de la unión y reunión basada en complementarse y socorrerse, sobre todo, al encontrar los puntos que unen, en vez de los que separan y encienden la mecha del conflicto. Los Juicios populares evitan que cualquier situación se enrede tanto que se pase a los golpes y la trifulca bélica. Eso degrada al ser humano capaz de razonar y comunicarse con la mano amiga tendida para el auxilio y la cooperación, en vez de la agresión y el enfrentamiento encendido de pensamientos violentos.

Aunque el Sistema te diga que la igualdad y la libertad son ideas opuestas.. por favor, no te lo creas. Es su discurso pero es un discurso equivocado, falso, que está tergiversado. Fíjate que es un comentario que viene, de un planteamiento que afirma que el orden existe por la ley, y que sin ley, habría caos. Sin mencionarte que es precisamente la ley, la autoridad que diseña la ley, quien dibuja el tipo de orden específico, el tipo exacto de comportamiento ciudadano, la dirección del destino para nuestra especie. El sistema actual refuerza la idea del centralismo de la decisión de una élite, que afecta a todo el ser viviente del planeta. ¡Esto es el globalismo! La desigualdad, dado que unos pocos afectan a la población mundial, y, los afectan de manera que su libertad está recortada, diseñada para que obedezca solamente a los intereses de la élite, nunca en favor del bienestar y la plenitud de la ciudadanía planetaria.

El detalle está en el matiz.. igualdad de oportunidades.. ¡no la igualdad! Dado que es precisamente está la trampa: somos individuos. Individuos indivisibles, íntegros, con tesoros internos y atributos que nos hacen ser únicos. Singulares y peculiares, cada uno con las propias convicciones y el carácter que es el conjunto de aptitudes y actitudes reflejadas en una conducta que confecciona la vida de la comunidad. Una comunidad que identificamos como «naranja» para señalar que descartamos eso que el sistema llama «libertad» para mencionar al libre albedrío, es decir, la voluntad consciente del ser humanos para emerger con su totalidad. Por ello es imprescindible que las Escuelas Alternativas muestren como sucede el abrazarse por dentro para conciliarte con la naturaleza, la esencia del ser. Para ser y estar en el mundo a plenitud de facultades.

Una posibilidad que se da cuando se participa en las Asambleas Ciudadanas Libertarias, donde se organizan las mociones que se aprueban en el pleno del ayuntamiento. Todo dentro del marco legal vigente. Siguiendo la constitución y las reglas de juego del mismo sistema.. pero redactando «las nuevas leyes para la Ley» que están en sincronía con los principios humanistas y la simbiosis de las almas enamoradas de la vida digna.

El argumento habitual de que.. «si tienes más igualdad entonces tienes menos libertad».. de nuevo es un grave error. Una falsedad que contribuye a confundir a los ciudadanos que están sometidos bajo mucha presión, al enfocarse en «ganarse la vida para llegar a fin de mes». La mayoría de los ciudadanos carece de tiempo para reflexionar y meditar y cuestionar, por lo que se vive desorientado, ante la ausencia del diálogo interior. Sin embargo, de ahí a saltarse la responsabilidad del control de sus vidas, para el sosiego y la tranquilidad íntima, es una situación que acentúa la pasividad y la tolerancia que deviene aceptación y concesión, hasta que el conformismo y la resignación que se instaura de manera habitual en la población en general.

Igualdad de oportunidad y libre albedrío caminan de la mano en el acimut comunal. Sin embargo, es imposible que nada saludable y pacífico avance con el sistema que rige las cosas del mundo, mientras hable de una igualdad que es una trampa (porque se sostiene en el abuso de la autoridad de unos pocos sobre el resto, creando a la víctima y el verdugo), y, una libertad que es una ficción jurídica (porque se inventa la capacidad de arrebatarle la libertad de movimiento y pensamiento a la población). Si degradas el libre albedrío (a la voluntad consciente del ser humano) en favor de una libertad regida desde instituciones y gestionada desde una ley vigente que vulnera los dones naturales del ser humano, entonces, marginas la posibilidad de la plenitud de los ciudadanos. Los condenas a una vida miserable donde son coaccionados mediante procedimientos coercitivos y expeditivos.

Es una paradoja: el sistema actual realiza su discurso «de igualdad» al tiempo que impone la forma más eficaz para la opresión que garantiza la obediencia y la renuncia obligada de los tesoros internos de cada uno. ¿Cómo puede ser que un sistema autoritario te hable de igualdad? Mejor dicho: ¿cómo puede ser que la población se crea semejante incoherencia? ¿Cómo puede ser que consientan a diario tanta hipocresía y vejación? Permitir la humillación es indigno, ¿qué le pasa a la gente?

Disfraza su discurso con la narrativa oficial de la «diversidad» que abre la puerta al transhumanismo y el Internet de las cosas, que en última instancia, habla de ciudadanos-computadora, de robotización en el pensamiento y la mecanización de las emociones, es decir, de lo estándar del comportamiento uniforme, por lo que ¡sí es igualdad! Son piezas iguales.. perfectamente idénticas. Pero que nacen empujadas por una autoridad que defiende una pluralidad encubierta que sólo beneficia sus intereses y motivaciones. Alguien está fuera del organigrama y enreda todo, ¿cierto?

¡Claro que el sistema de hoy falla! Por supuesto que debe corregirse, ¿quién lo hará?..

Cada ser humano necesita comprender la realidad de nuestra época y, posicionarse en esta decisiva década de jaque mate. El acimut comunal es una alternativa que no destruye el sistema, lo corrige, desde el amparo de una autoridad HUMANIZADA, desde la democracia DIRECTA, desde la política VANGUARDISTA y la ECOALDEA que nos re-conecta a la tierra y la Naturaleza.

Sugerimos la revisión del PDF «ACIMUT: éxodo a la plenitud».

Antecedentes en PDF «CREANDO JUNTOS LA SOCIEDAD MEJORADA».

Material pedagógico para las Escuelas Alternativas:
Descraga pdf TEOREMA para evolucionar
Descarga pdf Fórmula AVE FÉNIX

Más información – Email: contacto@acimutcomunal.info

Es la posibilidad de la libertad real, un motor para nuestro desarrollo como especie, pero una verdadera libertad del individuo que debe estar sincronizada a la libertad de la comunidad. La comunidad que se organiza para convivir armoniosamente en el territorio. La comunidad que se estructura a través de un esquema que respeta la legislación vigente y que sin embargo, propone la transgresión de aquello que no funciona. Encontrando la mejor manera para eliminar el abuso de poder. Fusionando los dos ámbitos, política y ciudadanía. Asegurándose de que los habitantes que se planifican conscientemente, consigan defender sus justos y legítimos derechos amparados por la ley. Este es el espíritu del acimut comunal.


-- Descargar artículo EVITANDO MALOS ENTENDIDOS RESPECTO AL ACIMUT COMUNAL as PDF --


Por CIUDADANO COSMICO

Método NACIÓN GLOBAL ENERGYS es un movimiento de innovación social que parte de la base de la sociedad civil y se convierte en el acimut comunal. Surge de la necesidad de recuperar los principios humanistas que el actual Sistema ha extirpado de la vida cotidiana. Su finalidad, además de recuperar la libertad y la dignidad de los seres humanos, es promover el empoderamiento ciudadano que viene determinado por conceptos como “aunar esfuerzos" y "vibrar en la misma frecuencia", así como la "economía de cooperación” y la “anarquía del alma” que se concretan en La Agenda Ciudadana para la Armonía Planetaria, de la cuál el Programa de Humanidades ÉXODO Podcast es su altavoz, al igual que las canciones de consciencia del género musical Rockaware que compone e interpreta el artista Ol Sasha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.