Categorías
LA PERSONA

EXODO PODCAST y el sentir de la DIGNIDAD VITAL

exodopodcast SPOTIFY

exodopodcast IVOOX

exodopodcast YOUTUBE

Y .. si vinculamos la responsabilidad que cada uno tiene con su propia existencia humana, a la dignidad de ser y estar en el mundo a plenitud de facultades.

Y .. si comprendemos que el respeto hacia nosotros mismos es la clave para entender el sentido de la dignidad, la totalidad ¡vitalidad del alma humana!

Y.. si consideramos la especial manera de palpitar bajo la piel, acompañada de cierta sumisión a la energía cósmica, pero nunca a ninguna clase de autoridad que viene impuesta por ley o la fuerza militar de las armas.

¿Cómo te tratas tú? Cómo te tratas a ti mismo. ¿Cuál es la relación que mantienes contigo?

Tu ser. Al ser de tu ser, de tu manera de ser, ¿lo respetas? ¿Le permites ser toda su potencialidad? ¿Desarrollas todas las actividades de las que eres capaz en tu intimidad?

El acatar permanentemente las normas y reglas y el estilo de vida del Sistema actual de nuestra civilización, ¿te hace sentir bien? ¿Te gusta el mundo en el que vives?

Tú, te consideras intrépido y audaz, ingenioso y valiente, estableciendo tus propios criterios y convicciones en la comunidad. O te sometes a las costumbres y la tradición para alinearte con eso que suele denominarse «ser normal».

Consideras que te estás causando una ofensa a ti mismo. Incluso, daño y perjuicio, al dejarte controlar por las influencias externas que te dominan. ¿Sabes cuáles son las influencias que te empujan en determinadas direcciones, sin que aprecies la presión?

Porque la trampa.. ¿sabes dónde está? La trampa radica en que se le explica al niño que deviene ciudadano adulto que algo es digno y debe ser tolerado, porque proviene del Estado o la Religión. Sin embargo, ahí está la famosa Declaración Universal de los Derechos Humanos y, a diario se pisotea. Se atropella a varios grupos de hombres y mujeres del planeta con impunidad legal.

Por consiguiente, mencionar la dignidad, junto a la palabra libertad, deviene la ecuación que ofrece la plenitud al ser humano, aunque únicamente, a aquellos ciudadanos que impregnan su autenticidad y vitalidad en la sociedad. ¡Así de simple es!

Es imposible la vida plena si los tesoros internos desaparecen de la esfera pública. De ahí el acimut comunal en la presente década. Para posibilitar la plenitud de los hombres y las mujeres en el territorio.

Descarga PDF «ACIMUT: éxodo a la plenitud»

La dignidad humana significa que un individuo, siente respeto por sí mismo y se valora, se aprecia, se estima. Al igual que valora aprecia y estima a los demás. Respeta al prójimo. Se vincula a sus semejantes desde la verdad del amor en libertad. La acción que promueve la innovación social que habla de armonía convivencial y evolución altruista.

De practicarse este sencilla manera de danzar con la vida en buena compañía, la violencia y la disputa ¡desaparecerían! Ante la opción de los principios humanistas, se configura la sociedad que se mejora a sí misma desde la base, desde la mejor versión de los hombres y las muejres que fluyen con toda su energía vibrando en la comunidad.

La dignidad implica la necesidad de que todos los seres humanos sean tratados, nunca como iguales ¡esto es una ilusión! Una total falsedad. Ni hay igualdad, ni tampoco la habrá jamás. Porque los seres humanos somos individuos únicos cada uno de nosotros. Compartimos los mismos dones, igual que las semejanzas en el cuerpo físico: dos piernas y dos brazos y dos ojos y dos orejas. Una nariz una boca una mente un corazón y una alma. Pero las características de nuestras destrezas y habilidades particulares, los dones que perfilan el carácter de los seres humanos son únicos e intransferibles. Por consiguiente, lo único que sí puede y debe existir siempre es la igualdad de oportunidades para todos, independientemente del lugar de nacimiento y el color de la piel. ¡Así de fácil es!

La -dignidad- es la cualidad de ¡digno! que significa valioso. Nada que ver con aristócrata o noble o poderoso. Todos somos valiosos ¡sin excepción! La dignidad nada tiene que ver con el honor y el merecer o no merecer algo.. premio, posición, estatus, salario, servicios, recursos, información, etc.

El término dignidad deriva del vocablo en latín dignitas. Es fácil apreciar la dignidad del mayordomo inglés que sirve con amor y respeto al Señor del palacio, amándose y respetándose, sin rebajarse a algo que pueda considerar obsceno o que lastime su integridad física y espiritual. Realiza su labor desde el afecto y la dedicación.

A la hora de cumplir con los compromisos asumidos, la dignidad se refiere a la formalidad, a la honestidad, a la confianza que inspira la persona que no se esconde detrás de su armadura fría y metálica. Un ser que se asume desempeñarse honrada y decentemente. Con lealtad hacia su cometido y responsabilidad. Pero sin traicionar su voz interior ¡su vibración!

El respeto a los demás, sin duda es una actitud digna. Pero el respeto a las leyes, nunca puede considerarse un acto de dignidad, sobre todo si las leyes lastiman. Si el cumplimiento nos daña a nosotros mismo o perjudica a los demás miembros de la especie humana, hay que hablar de inconsciencia y negligencia. Una orden que deliberadamente empuja a lesionar a otro ser vivo (por gusto) o herir al medio ambiente (por egoísmo) debe atajarse de inmediato, y sin embargo, en nombre del progreso, se han cometido crímenes atroces y seguirán existiendo graves horrores mientras los parámetros de rentabilidad producción y beneficios, constituyan la prioridad de los comportamientos en la Tierra.

Un ciudadano es digno al honrar los compromisos adquiridos con el Sistema, para garantizar la ley y el orden. Pero si las normas y las reglas que imperan, son desagradables y van en contra de los propios ideales, es imposible que se pueda hablar de dignidad. Porque se obtiene la vida miserable, la renuncia a la esencia genuina, el doblegarse ante la autoridad que existe para degradar y humillar, en vez de proveer de satisfacción y prosperidad, bienestar general y plenitud ciudadana.

Se es digno cuando se enfrentan las responsabilidades. No hay mayor responsabilidad que la vida.. la vida plena, en un mundo que respire alegría y bondad. ¿Asó sucede en nuestra época? La civilización de la que participamos, en la que estamos colaborando a diario con nuestro desempeño, ¿es la mejor versión?

Una persona digna nunca miente. Jamás falta a la verdad, dado que sería un acto indigno. Un gesto que traicionaría la belleza que guarda su alma.

A pesar de cualquier tipo de circunstancia, el ciudadano digno, jamás es falso. Nunca engaña. Porque nunca colabora con las mentiras. Acepta las consecuencias de su conducta, una conducta que es espléndida por fluir con naturalidad. Excelsa por su autenticidad, la cual desnuda ante los demás para sentirse bien. A pesar de que en ocasiones, vaya contra la normativa del Sistema o la autoridad con la ha crecido. En el desafiar a la amenaza, es en el responder ante la agresión, donde justamente está presente lo que hace al ser humano ¡humano! Soberano de su individualidad. La consciencia de los actos, y, los actos adecuados en cada momento, legitiman lo apropiado de la actividad.

El ser digno es una cualidad innata, que vive en cada ciudadano. Sin embargo, es un rasgo poco habitual en la presente década. Se trata de un singular valor que disponen los ciudadanos despiertos, que han activado sus almas, tomando consciencia de las realidades que nos afectan desde el pasado marzo 2020. Un tipo de ordenamiento mundial que pasa por dos ejes que definen el complot contra la dignidad y libertad de la ciudadanía planetaria: el globalismo totalitario y la dictadura digital. Que pueden identificarse con acciones indignas, exentas de amor y respeto por la vida a plenitud de facultades.

Dignidad, al final, se refiere al mérito que tiene un ser humano y.. lo tiene por el simple hecho de estar en la Tierra, con sus dones naturales y sus talentos particulares. Los cuales tendrá que aprender a desplegar en sociedad. Algo imposible, a menos que las Escuelas Alternativas y las Asambleas Ciudadanas Libertarias emerjan para que la energía de los hombres y las mujeres se proyecte en los territorios del planeta.

Desempeñarse desde la energía que vibra es ¡dignidad! Acciones que realizan algunos hombres y mujeres en beneficio de su especie. De la sociedad que juntos construimos con cada decisión que alcanzamos. Eligiéndola ¡nosotros! libremente. Si nos fuerzan a elegir determinadas opciones, dentro de un grupo concreto de opciones que nos restringen la creatividad, limitando las posibilidades y otras alternativas. ¿Qué dices tú al respecto?…

Si hay desmedida presión y malvada intención. Si las motivaciones son otras que las que se exponen públicamente. Si los intereses, resulta que en verdad, son la codicia legalizada y la barbarie que embrutece a la población mundial, dado que parte de un proceder desalmado siniestro y perverso, entonces.. ¿el mundo va en buena dirección?

El Programa de humanidades ÉXODO sostiene que cuando los ciudadanos toman decisiones adecuadas y actúan en armonía con su intimidad, son dignos de respeto y aprecio de parte del resto de habitantes del planeta. ¿Qué opinas tú amable lector?

Alexandro Energys señala que el Sistema que gobierna el mundo actual, está forzando a los ciudadanos a realizar múltiples acciones inapropiadas, que interfieren en su desarrollo humano y el crecimiento espiritual de la población, a la que se mantiene en el temperamento materialista de los deseos constantes. El reconocimiento de los gobernantes, hacia el valor como individuos, ¿existe? Apreciados amigos y amigas: quienes mueven los hilos desde arriba, ¿confían en la humanidad de los ciudadanos o la desprecian?

Todavía profundiza más sobre el asunto, para enfatizar: ¿Quién es el responsable? La responsabilidad del mundo «demente» de hoy, de esta sociedad enferma de hipocresía y vanidad, ¿en manos de quién está?

Dignificar significa reconocer el valor inherente del ser humano. Pero si somos consideramos números en una estadística o una simple IP, ¿podemos hablar de dignidad?

Las personas de los tiempos actuales, están siendo menospreciadas de parte de las leyes y las estructuras de organización, así como de los organismos internacionales. ¿Qué opinas?

El ser humano pierde su dignidad si deja que otros lo utilicen. Cuando se convierte en un instrumento para los fines de las instituciones y el Sistema, se lo está ofendiendo, igual como si fuera un apuñalamiento. El globalismo totalitario y la dictadura digital actúan con gran hostilidad hacia la dignidad de los seres humanos, a los que se computa como usuarios o piezas de la maquinaria que hace funcionar al Sistema que se perpetúa.

¿Te sientes agredido por la obligación de ciertos modos de comportamiento?.. ¿Logras fluir en tu devenir cotidiano?

Francamente lo afirmamos ¡con énfasis! Constituye una expresión del máximo respeto, la consideración por sí mismo y por lo que significa ser ¡humano! Sin ninguna clase de artificios o interrupciones o intrusos en la vida y el cuerpo del ciudadano.

Hoy, la virtud de la condición humana se derriba, se restringe ¡se ahoga!

La virtud de la dignidad está fundamentada, no únicamente en la responsabilidad y el respeto, si no y, sobre todo, en la independencia y la autonomía y de ahí, esta extraña disyuntiva. Dado que los seres humanos, no conseguimos conservar la dignidad intacta, mientras estamos siendo respetuoso con el Sistema y respetuosos con la autoridad. ¿Qué clase de sociedad estamos construyendo? Debería ser una autopista de doble dirección.

La independencia y la autonomía está fundamentada, expresamente, en la autenticidad. En la capacidad de abrazarnos por dentro y conciliarnos con nuestros atributos genuinos. Para expresar nuestra esencia peculiar en las jornadas de eclipse dorado. Pero la autoridad arbitraria ejerce tácticas de distracción para la intoxicación. Establece tendencias para la desorientación, al tiempo que ofrece relatos oficiales fáciles de estructurar y comprender desde la mente que razona en la lógica, lejos de la vibración del alma.

Los ciudadanos podemos comportarnos con total respeto a través de los principios humanistas. Amando los atributos cósmicos impresos en nuestro ADN, en vez de seguir con las directrices de unas directrices oficiales que constantemente nos ponen entre la espada y la pared, en un callejón sin salida. ¿Hay que saltar el muro y desaparecer? Huir al campo y el bosque y la montaña, lejos de las grandes urbes, ¿sí?

Sabías que la plenitud, más que grandes cantidades de abundancia por doquier, tiene que ver con algo tan fácil de comprender como es el apogeo. El permanente éxtasis. La diferencia con el apego que de tanto identificarse con las posesiones y los objetos, convierte en autómatas a los ciudadanos-computadora. El apogeo llega con ese matiz entre sentimiento y emoción, pero sobre todo, con el esclarecimiento de la diferencia entre deseo y necesidad. Son pocas cosas las que de verdad necesita el ser humano y, las pocas que necesita ¡las necesita muy poco! Pero necesita reír y jugar y divertirse. El estado anímico tiene mucho que ver con la autoestima y el respeto por uno mismo.

Este constante júbilo que es una mezcla de dicha pare el auge, el esplendor ¡de la totalidad! Es la vibración que se alcanza en la quinta dimensión, en la actividad del acimut comunal. Hay una confesión.. un testimonio que te sugerimos. Un viaje que en sí mismo es una aventura.. la tuya, si aceptas dotar al instante presente de significado real. Lejos de las simulaciones y las apariencias y lo virtual del ciberespacio. Cerca de ti, en ti.

Es curioso. El ser humano es Total. La Totalidad nos habita, es la potencialidad que se expresa y se manifiesta en la sociedad, cuando emerges desde tu intimidad y trasciendes. Vibrar es la plenitud misma. Te sientes pleno, listo, total, mientras estás vibrando con intensidad.. desde tu misma inmensidad. ¡Acéptate!

No se trata de un instante mágico o un momento de ¡máxima perfección! Se trata de un desarrollo constante, de la evolución que llega con la mutación (el segundo nacimiento). Ese acto de iniciación que es el encuentro de uno con el cosmos y la fuente universal.


-- Descargar artículo EXODO PODCAST y el sentir de la DIGNIDAD VITAL as PDF --


Por CIUDADANO COSMICO

Método NACIÓN GLOBAL ENERGYS es un movimiento de innovación social que parte de la base de la sociedad civil y se convierte en el acimut comunal. Surge de la necesidad de recuperar los principios humanistas que el actual Sistema ha extirpado de la vida cotidiana. Su finalidad, además de recuperar la libertad y la dignidad de los seres humanos, es promover el empoderamiento ciudadano que viene determinado por conceptos como “aunar esfuerzos" y "vibrar en la misma frecuencia", así como la "economía de cooperación” y la “anarquía del alma” que se concretan en La Agenda Ciudadana para la Armonía Planetaria, de la cuál el Programa de Humanidades ÉXODO Podcast es su altavoz, al igual que las canciones de consciencia del género musical Rockaware que compone e interpreta el artista Ol Sasha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.