Categorías
DESPERTANDO

La necesidad de saber cuál es el sentido de la vida – Sesión 1

Escucha el artículo RESPUESTAS a preguntas fundamentales – Escuela alternativa solidaria – SESIÓN 1

Muchos hombres y mujeres que se llaman despiertas y conscientes, sin embargo, son incapaces de responder a esta simple pregunta. Alexandro Energys nos brinda su opinión particular a través de una respuesta clara y directa.

exodopodcast SPOTIFY

exodopodcast IVOOX

exodopodcast YOUTUBE

¿Cuál es el sentido de la vida?…

Mi respuesta es inmediata: encontrarle sentido a nuestra existencia humana. Preguntarse: ¿Para qué estamos aquí?

La cuestión del «sentido de la vida» conlleva diversos interrogaciones. Se necesita un punto del que partir para comprenderlo. Dado que el significado de la existencia humana, incluso del Universo, mantiene un impulso concreto, ya sea que partamos de uno u otro lugar.

De manera que surgen preguntas, a la pregunta más básica y central. Cuestiones y consideraciones que actúan como desencadenantes, para lograr el esclarecimiento particular. Se obtienen respuestas que alumbran la vida del individuo. Pero cada uno se formula aquellas preguntas que quiere y como sea que quiera formularlas, salvo en el caso de quienes no cuestionan y ven pasar la vida, en vez de participar de su propia existencia, sumidos en la pasividad y la irresponsabilidad.

¿Por qué estamos en el planeta Tierra?

El sentido de la vida, está profundamente enraizado al lugar donde se nace, a la cultura y la tradición del lugar donde se aterriza como pequeñas criaturas que somos, y, en ese lugar es donde se moldea al pequeño ciudadano que se adapta al entorno. Pero se adapta, a lo que el lugar le ofrece, sin partir del lugar auténtico y genuino: su alma.

Se mezclan en su prematuro aprendizaje las concepciones culturales y religiosas del lugar que habita, sin habitar su esencia genuina. Ese íntimo lugar que nunca es la mente y jamás son los pensamientos, y, en armonía con su propia naturaleza, relacionarse con la vida y el territorio que habita. Porque la existencia, el sentido de saberse vivo y palpitar con el latido de la vida que se refleja en el mundo, es la oportunidad de ser co-creadores del acontecer cotidiano. Pero la acción está supeditada a la información que la civilización ha insertado en la mente del individuo, ha través de la razón y la lógica, influyendo en la estructura de pensamiento y, en nuestra época, alterando la consciencia colectiva, a través de la manipulación de la información que transita por la Internet.

Aparecen conceptos como felicidad y miedo y odio y violencia, que son cuestiones aprendidas. Cuestiones que no están implícitamente relacionadas con la pureza del alma y su energía, la misma energía cósmica del universo. El cuerpo humano contiene polvo de estrellas, somos hijos de los astros. Un pizca de universo reside en los cuerpos de carbono.

Pero este detalle, no se enseña en los colegios. Tampoco en las escuelas muestran cómo averiguar quienes somos y para qué servimos en nuestra sociedad. Se liman las piezas que devienen autómatas que encajan en la maquinaria del Sistema que arrolla las almas. Es la influencia externa que se impone, en vez de que la vibración energética fluya en el exterior cotidiano, afectando amablemente y saludablemente a la comunidad.

Así se llega a la atroz idea de que el valor de una vida africana, no es el mismo, que el valor de la vida de un occidental. En un tiempo, los hombres y las mujeres de piel negra, eran considerados animales a los que se podía raptar de sus aldeas y esclavizarlos. Pero hoy, blancos negros y amarillos asumen sus caretas de Ego y las armaduras que el Sistema les ha proporcionado, afilando sus espadas para corromperse por dentro, en vez de florecer con todos sus tesoros internos.

En la educación obligada de las escuelas, en función del país, se habla del significado simbólico y la odontología, sin mencionar el propósito vital de la existencia humana. Se habla de la ética y del bien y el mal que se relaciona con la autoridad legal y la autoridad religiosa, pero poco o nada se menciona respecto al libre albedrío.

Sin embargo, en algún punto de la vida adulta, se regresa al lugar. A nuestra esencia genuina. A la energía que fluye en el universo y nos habita a cada uno. Por consiguiente, ya seas un adolescente un adulto o un anciano, hay que regresar al punto. Situarse de nuevo en la casilla de salida. El lugar del que se debió partir inicialmente, porque la vida y su sentido, es algo que nadie te puede explicar. Es algo que cada uno debe descubrir y experimentar.

Entonces, la propuesta es centrarse en el: ¿Para qué estamos aquí? Me refiero a encontrarle un propósito. Una utilidad que le otorga un significado a la vida. Un significado que va más allá del nacer y crecer, reproducirse y fallecer. Porque la existencia humana tendrá significado, si mantiene un propósito. Ahí está el sentido de tu propia vida. En elegir tu propósito. En decidirte por la ocupación vital que te caracteriza.

El «sentido» proviene del sentimiento. Es la vibración del alma humana que se expresa, por lo que se manifiesta en el devenir cotidiano con un sentimiento. Un sentir que si es honesto y valiente, deviene el compromiso de la responsabilidad con la vida y el mundo, a partir del sentido que le damos a nuestra existencia humana.

La clave está en el existir. En el ser la totalidad de nosotros, más que en tener y acumular objetos y posesiones. Mantener la consciencia activa de la verdad que nos rodea y en la que participamos activa o indirectamente. Pero más allá de la realidad física o mental y, por supuesto, alejados del mundo virtual, el cual ha inventado la vida paralela que es falsa y engañosa porque únicamente sucede en la red de Internet.

No es cierto que las ideas existen en la mente. Cualquier idea puede llegarnos como una epifanía, como el resultado de un sueño lúcido o una visión repentina y asombrosa. Tiene mucho que ver con la intuición y la percepción. Porque en la mente, se han insertado procedimientos y manuales operativos y protocolos de actuación que devienen ciudadanos predecibles. Hombres y mujeres teledirigidos, convertidos en autómatas. Pero el ser humano es por naturaleza creativo. La innovación social existe cuando no se restringe o limita la potencialidad de los seres humanos.

Muchos ciudadanos disponen de vidas miserables. Hombres y mujeres sin la plenitud en su devenir cotidiano. Tener vida propia y no saber vivirla es un insulto para nosotros mismos. Una traición a los atributos cósmicos que cada uno disponemos. La vida, sin la consciencia y el libre albedrío, jamás puede considerarse existencia humana. Equivale a prisión, si los hombres y las mujeres no pueden expresar sus convicciones y desarrollar sus destrezas y habilidades particulares.

El significado se relaciona con aquello que existe, pero que ha sido descubierto. Si te lo ponen en bandeja de plata o te lo imprimen en la infancia, se trata de control y manipulación para llevarte a otro lugar que no es el que de manera natural te corresponde. Equivale a una agresión. El significado está en tu interior. Está en el abrazarse por dentro y conciliarte con la energía cósmica que nos habita. El ámbito en el que se puede existir es la consciencia de unidad y la fraternidad universal que sin embargo, una estructura artificial de Estados y Leyes ha permitido guerras y sufrimiento en gran parte de nuestra especie.

El significado que cada ser humano le otorga a la vida y la manera de relacionarse con ella, nunca puede ser una idea prefabricada. Jamás debe ser un concepto impulsado desde una autoridad externa al ser, ya sea desde una forma de gobierno o una cultura y religión familiar. El significado existencial va más allá de que los elementos lingüísticos, como palabras, expresiones o textos que se memorizan. Hay que emerger con lo genuino de cada uno, con la propia sabiduría impresa en el ADN.

La mente, los conocimientos aprendidos, las emociones y los deseos, así como el uso de etiquetas que conforman prejuicios. Todo este amasijo de estorbos que distraen, confunden y desorienta y dificultan la vibración del alma humana que no descubre quién es y para que sirve, por lo que le será complicado averiguar aquellas actividades que puede realizar durante su estancia en la Tierra.

Los diccionarios recogen el significado de las palabras. Pero cada día deben inventarse palabras nuevas que proporcionan información de la diversidad y la divergencia y la pluralidad de ideas para el debate plural. Pero en la civilización actual, sucede que se tergiversan los conceptos y se usan cada vez menos palabras. La gente ya no lee buena literatura y las nuevas generaciones se comunican a base de emoticonos.

El propósito de la vida es entender que La Vida es una compañera con la que se danza. Una compañía que emerge de nuestro interior. El propósito es la determinación firme de hacer que esa vida se lo máximo. Vivirla con intensidad, significa, sentirla desde adentro, impulsándose hacia a fuera, y no al revés, como viene sucediendo a una gran mayoría de la población mundial.

Por lo tanto, el objetivo de la existencia humano, no es otro que el de existir a plenitud de facultades. Se trata de alcanzar la esencia de la vida misma, para que desde nuestra propia esencia, dancemos y fluyamos armoniosamente en el mundo en el que participamos, igual que los astros participan de las galaxias que configuran el universo.

Después de tales consideraciones, es más fácil encontrar el «proyecto vital» que da sentido al trayecto que se realiza en la Tierra. El paseo por nuestro planeta, puede tener un rumbo y un ritmo marcado por cada uno. O puede ser el resultado de que los seres humanos sean empujados y zarandeados por el Sistema que organiza la vida del mundo. Incluso por los algoritmos de la Inteligencia Artificial.

En mi caso particular, prefiero el cosmos. Me inclino por la fuente universal y la armonía que favorece la vida natural del ser humano en nuestro planeta. Por ello afirmo que el sentido de la vida está íntimamente relacionado a un acto concreto: Dotar al implacable minuto de sesenta segundos dignos de su transcurso.

Saber para qué se hace lo que se hace y, comprender, si lo que se hace, suma o resta a la comunidad. Armonizar consciencia y realidad, con la vitalidad de la existencia humana. Confirmar que somos de provecho, y que nuestro valor está a disposición de los demás, de acuerdo a la propia naturaleza, al libre albedrío de la expresión total.

El sentido de la vida, únicamente se alcanza, cuando curioseas en tu intimidad y descubres tus propios misterios. Quedan al descubierto tus atributos internos. Dejan de ser un secreto para el resto de la especie. Entonces se manifiesta una utilidad, un servicio, un regalo que hacemos a la vida y el mundo que apoyamos con nuestro aporte particular.

Es al indagar en el significado de nuestra esencia, que se aprecian los tesoros que se pueden compartir. Nos revelamos y nos desplegamos en la comunidad. Sin avergonzarnos. Sin temores. Generosamente. Al margen de lo que digan o piensen algunos egos mecanizados.

Esta es la tarea: averiguar qué sentido le das a la vida y el mundo que construyes con tus gestos y tus actos. ¡Tú! Cada uno lo desvela por sí mismo. Es un viaje individual intransferible. Nadie puede hacerlo por otro y, sobre todo, ningún estado o religión puede proporcionar el dato y señalar el sentido íntimo de la propia misión. La tarea durante el trayecto por la Tierra es saber, desde tu propia voz interior, para a continuación, celebrar la vida, participando con ella. Fluir en el mundo, que deviene la manifestación de tu alma.

Por consiguiente, entiende que sin indagarte, te será imposible comprender cuál es el sentido de la vida. Porque te será imposible convertirte en tu mejor versión, dando al mundo y tus semejantes, la versión de la mejor vida y del mejor mundo que está dentro de ti.

Al descubrirte, logras la oportunidad para expandirte en la comunidad. Cuando haces con amor aquello que amas, el cosmos sonríe y la vida te guiña el ojo. Es ante esta posibilidad de emerger, que optamos a darle sentido a la vida. Será al expandir lo mejor de nosotros, que somos de utilidad para el mundo que habitamos y nuestro planeta. El Sistema que rige el devenir de los acontecimientos, nunca es la única opción. Siempre hay una alternativa.

Quizás, la mejor manera de finalizar es con otra pregunta: ¿Cuál es el sentido actual del Sistema en nuestro planeta?


-- Descargar artículo La necesidad de saber cuál es el sentido de la vida - Sesión 1 as PDF --


Por CIUDADANO COSMICO

Método NACIÓN GLOBAL ENERGYS es un movimiento de innovación social que parte de la base de la sociedad civil y se convierte en el acimut comunal. Surge de la necesidad de recuperar los principios humanistas que el actual Sistema ha extirpado de la vida cotidiana. Su finalidad, además de recuperar la libertad y la dignidad de los seres humanos, es promover el empoderamiento ciudadano que viene determinado por conceptos como “aunar esfuerzos" y "vibrar en la misma frecuencia", así como la "economía de cooperación” y la “anarquía del alma” que se concretan en La Agenda Ciudadana para la Armonía Planetaria, de la cuál el Programa de Humanidades ÉXODO Podcast es su altavoz, al igual que las canciones de consciencia del género musical Rockaware que compone e interpreta el artista Ol Sasha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.