EPÍLOGO CONCILIACIÓN

Aquí finaliza una serie de extractos de Mi Cuaderno de Notas. Cada uno de los relatos son “una pieza” independiente, incluida en el PUzZLE. Recomiendo el texto a los hombres y las mujeres que necesitan entender el mundo y la vida. Concluyo con la placidez de haber sido honesto, y de haber tenido el suficiente coraje y la perseverancia de llegar hasta el final. Ya puedo morir en paz.

Ahora que lo he remachado, con la revisión que pone en su justo lugar cada una de sus piezas (4 marzo 2022).

Nota: un individuo (que es indivisible) cuando permanece puro, intacto por la influencia externa, se da cuenta que es muchos individuos a la vez, dado que somos la sabiduría de nuestros ancestros, además de un singular abanico de posibilidades, destrezas y habilidades que bien pueden combinarse para optar a tu mejor versión como ser humano.

DESCARGA ARCHIVO COMPLETO ©  CONCILIACIÓN:  EL HOMBRE QUE SE ABRAZÓ POR DENTRO – Epílogo ®

El Hombre que se abrazó por dentro - Ol Sasha

Hoy 31 de diciembre del 2015, al repasar mis notas, me doy cuenta de lo siguiente…

Está prevista la mutación en cada persona. Pero la asignatura pendiente, NO es únicamente volver a la esencia de lo universal.

La última frase escrita en el momento de iniciar mi viaje (Prólogo), fue esta pregunta:  ¿Qué será lo que encontraré al final del camino?

Hoy me consta que no se trataba, ni de la comprensión del mundo, ni de la comprensión de la vida y la aceptación de la muerte. Solo necesitaba encontrar mi alma… ¡abrazarla! y, al conciliarme conmigo, descubrí en un instante el Cosmos, y mi misión en la Tierra. ¿Sabes tú cuál es la tuya?…

Será mejor que volvamos al Hombre que se abrazó por dentro, tal vez tienes interés en averiguar cuál fue el desenlace de los personajes de la historia…

Se llevó peticiones y sugerencias de Organizaciones No Gubernamentales nicaragüenses para crear en España la asociación «Nicaragua corazones abiertos». Y como puente entre los dos países, intercedió en la obtención de recursos para el desarrollo. Defendió ante prestigiosas instituciones un singular proyecto ecológico en colaboración con la fundación «Entre dos mundos». Así pudo ampliarse la escuela de la isla, mejorarse la enfermería que se convirtió en hospital, y con la acertada presión a constructoras internacionales, consiguió que se asfaltara la única carretera que da la vuelta a Ometepe. Estableció convenios para hermanar a las ciudades de Granada y León de Nicaragua, con las mismas ciudades en España.

Durante muchos años trabajó en lo que no le gustaba en busca de un salario alto. Trabajó en lo que no le gustaba por dinero, pero después de la experiencia en Tikal, hacía cuanto le agradaba y con lo que disfrutaba. El dinero carecía de importancia. No tenía cargas, ni obligaciones económicas. Quería lo justo para vivir. Y subsistió con muy poco realizando tareas que le llenaban de gozo.

Se había separado de su pareja. Obtuvo su bendición ante el nuevo estilo de vida. No podía arrastrarla a una vida incierta sin morada fija. Y todo fue mucho más fácil porque no habían hijos de por medio. Y vagaba sin estructura familiar por Centro América. Y no quería traer hijos al mundo si el mundo que los acogería seguía siendo un caos inhabitable. Y sus hijos fueron todos los niños y las niñas ya nacidos, desvalidos hambrientos y despojados de hogar.

Prefirió ayudar a criar a todos los pequeños con los que se relacionaba hasta convertirse en un soplo de aliento. Y comenzaron a llamarlo el principie del viento. Con su visita a la aldea llegaba la alegría de un payaso, las leyendas de un viejo sabio, la sonrisa de un niño grande que portaba conocimientos y sacos plenos de comida y enseres y ropa y juguetes. Saltaba de poblado en poblado intentando fundar un colegio y una clínica. Enseñaba primeros auxilios y se marchaba una vez cubierta la precariedad de algunas familias. Implantó una sencilla idea que consistía en recuperar la comida que restaurantes y hoteles no habían utilizado en el día. Recolectó en fábricas los productos de primera necesidad, justo antes de la fecha de caducidad, dinamizando una entrega de urgencia en las zonas aplacadas por la extrema pobreza. Y lo más atinado: fue formando cada vez a más personas para que dieran seguimiento a la iniciativa, haciendo que cada célula operativa fuera autónoma y eficaz. No regala peces… ¡Enseña a pescar!

Quién sabe qué clase de actividad desempeñará al cabo de los años, por el momento esto es lo que le apetece. Y sus actos lo colman de humanidad.

 

Aquél fogonazo de luz resplandeciente electrocutó su sueño. En su visión multicolor corrían caballos en libertad por un monte de arcilla mientras una joven sostenía algo pequeño. 

Regresó de Guatemala acompañado por un matrimonio maya que conoció en Tikal. El hombre, un diestro domador de caballos, y su mujer, la mejor cocinera que podía encontrar, vieron la oportunidad de iniciar una nueva vida en España y, el romance, les pareció una bendición a pesar de la diferencia de edad. Y ahí estaba Tania con su pequeña Milena. Así fue como Oscar saludó al nuevo milenio con la singular paternidad de una bebé de ocho meses, fruto de la violación de un desvergonzado familiar contra la indefensa sobrina.

Nunca perdió la fe y la confianza en la vida. Cierto que le hubiera gustado fundirse en un tremendo y prolongado abrazo como aquél día frente al teatro, con la mujer que siempre portaba la cadenita prendida al cuello, y que fuera Ana quien sostuviera en sus brazos protectores una hija legítima, pero no se produjo el reencuentro, no se materializó la esperanza acumulada en su imaginación. Ana había fallecido. Igual que había fallecido Beatriz. Oscar superó sus muertes y la Muerte.

Cerró su despacho profesional. Buscó un lugar donde implantar su recién hallada filosofía y, así, «El Farell de Santa Eugenia» se convirtió en un centro de ayuda internacional. El rehabilitado hotel de montaña se transformó en punto de encuentro para la gestación de proyectos humanitarios. Una zona tranquila para que se reunieran distintas asociaciones relacionadas con la auto-superación personal; una sede donde impartir formación, donde tratar a exdrogadictos y adolescentes con problemas de bulimia y anorexia. Un espacio para celebrar tertulias y conferencias y fue la plaza donde se originó la Fundación VIHda. Ahí instaló su actividad para vivir al margen de esa sociedad que no asumía como propia, con el estilo de vida que consideró adecuado, porque todos los seres humanos están llamados a la santidad. La magnífica unidad brotaba en la tierra húmeda y fértil del lugar.

Antes de la inauguración, hizo grabar en una enorme piedra del camino: «Permanecer salvaje y vivir en libertad, en paz con uno mismo, no es imprescindible. Es primordial». Estas palabras saludaban a cada visitante antes de llegar.

Finalmente encontró los piñones entre la pineda. Y retornó a la meditación. Y todo se lo mostraría a Milena, a la que educa hoy como a la hija deseada, símbolo de la generación rescatada de las zarpas del monstruo de la extrema pobreza.

 

A su llegada a España se encontró con sorprendentes novedades. Por un lado, su anterior partido lo solicitaba. Era el mejor cartel electoral. Por el otro, el grupo minoritario de la coalición catalana lo quería en cabeza para secundar al actual alcalde que mayor y cansado, veía acertada la propuesta. Era el relevo necesario para la próxima legislatura. Esta circunstancia representaba asegurarse el puesto como número dos, convirtiéndose Iván en el segundo hombre más poderoso del municipio. Sin embargo, no atendió ni a unos ni a otros y mantuvo firme su voluntad. Creó y registró la nueva fuerza política Gestión Independiente de Centro Catalán, para correr libremente en las elecciones municipales.

Y las urnas dieron tal resultado que ni con las combinaciones más extrañas ningún partido obtenía la mayoría absoluta para hacerse con el poder. Las dos grandes tendencias quedaron empatadas. El destino lo puso nuevamente en el punto de mira. Y quedó al descubrió su perfil conciliador. Y se convirtió en la única opción que los dos bloques mayoritarios enfrentados vieron con buenos ojos para ejercer, no sólo como mediador, sino como alcalde durante los próximos años. Pero Iván no aceptó tomar el bastón de mando hasta que todos los partidos incluidos los minoritarios, aceptaran su programa de trabajo que consistía en una peculiaridad: nadie se quedaba fuera y todos participaban en la toma de decisiones.

Los dos grandes partidos obtuvieron importantes competencias de gobierno y los cuatro minoritarios, áreas decisivas, y, él, junto a sus dos concejales de la nueva generación de dirigentes políticos, coordinaron, ejerciendo el verdadero poder sin necesidad de ocultarse detrás de las sombras. Fue el primer Fue el primer ayuntamiento del país sin oposición municipal. ¡Nadie quedó eliminado!

Todavía a tiempo de salvarse, se dejaba absorber por el sistema y lejos de fabricar otra máscara, perfeccionó la propia, elaborando una coraza con el código descubierto en Tikal. Aprendería a diluirse como el azúcar en el agua caliente. Iván se dedicaba a la única cosa que podía hacer bien. Para lo único que servía. Y lo hará con gran maestría permaneciendo en la selva de los sentimientos sin extraviarse en el laberinto del poder.

Y triunfa hoy en la política y en los próximos meses, se presentará al Parlamento de Cataluña. Disfruta sobreviviendo en la jungla de asfalto mientras Susana está en estado de gracia. Pronto nacerá Jonathan. Ágata brinca de alegría porque tendrá un hermanito. Y luego vendrá el senado y la presidencia.          

A menos que una persona renazca en vida permanecerá como una página en blanco en el Libro de la Creación. La persona sometida que puede escapar de su cárcel y no lo hace, es un cobarde.
Aquél hombre o mujer que no se rebela contra la opresión, es injusto consigo mismo, pero también es injusto con el conjunto de la raza huma.

A medida que fueron sumergiéndose más y más en su consciencia, a medida que fueron descubriendo que sus necesidades no se reducían exclusivamente a la propia satisfacción y el prestigio personal, sino a las propias necesidades existenciales que se extendían al enriquecimiento de las vidas de cuantas personas los rodeaban y con las que se relacionaban de una u otra forma, fueron concentrándose con amor fraternal sincero en las necesidades prioritarias de su prójimo más cercano, de igual forma a como lo habían hecho con los suyos propios hasta la fecha. Con la expansión de la consciencia, liberaban el torrente de energía cósmica que trasforma el mundo.

La energía cósmica hasta entonces obstruida emergió para colmar de júbilo el entorno. Irrumpió. Y su luz traspasó sus pechos desde adentro, pero… ¿sirve de algo encender la luz si a continuación uno cierra los ojos?

Con ese rayo llegó el bautismo y con el bautismo el génesis. La energía cósmica es su evangelio. Ya no son peregrinos del viento, son misioneros del alma. ¿Cuál será su suerte? ¿Y la suerte de la humanidad?… ¡El ser humano se juega su eternidad en cada existencia!

 

Desde el ventajoso suceso, se entregaron por completo a la tarea manteniendo alto el ánimo sin esperar resultados inmediatos. Algo hermoso surgirá de las profundidades del mar de los acontecimientos venideros porque alumbrados desde su mismo centro, fundida la vida con la muerte, se encuentran en permanente alianza con el espíritu universal.

Llegaron a la negación de sí mismos en favor de la energía cósmica sin codicia y con humildad, alimentándose de todo lo bueno que acontece y que prevalece. Y porque intuyeron el esplendor del porvenir que les aguardaba, contentos aún en el dolor y la dificultad, sobrios y desprendidos, amantes de la sencillez, decidieron llenar sus días de los sueños materializados, y sus noches de cantos marineros.

Descubrieron quienes eran en su esencia verdadera. Descubrieron hacia donde debían avanzar. Y la paz y la alegría se abrazaron en el seno de sus almas. Se revelaron a sí mismos espléndidos y especiales.

Cada uno encontró su verdadera intimidad. Y terminó su búsqueda. Averiguaron que, esencialmente, son pura energía viva cubierta de un cuerpo físico que se desgasta. No solamente humanos con esporádicas experiencias espirituales, sino seres enteramente espirituales que disponen de vivencias humanas.

Ese Yo más elevado, por lo que tiene de hondo, de oculto, de absoluto, es grande siendo intangible, pequeño siendo inalterable, y bajito, dado que para muchos permanece en la distancia, pero cuando uno logra acercarse suficientemente, crece la figura hasta conmoverte por lo grandioso de su palpitar.

Encerrado en su interior, a menudo en el propio laberinto construido con desamor y desdicha, todo cuerpo guarda un pasadizo secreto al lugar que pocas personas se atreven a visitar; pero cuando lo hacen, experimentan la oportunidad de beber del agua de la Fuente de la Creación.

           

Ese rayo bajó del cielo rompiendo sus pechos para tomar en un puño sus corazones. Luego besó sus frentes, arrancándoles todo aquello que era inútil, para depositar en sus entrañas magníficos tesoros que descubrieron sus alas de cielo. Y purificados permanecen en comunión con la energía cósmica porque recibieron luz para enmendar su situación y fuerza para ensamblarse a la unidad. ¡Nacieron tres criaturas nuevas como inicio de una generación cósmica en la nueva era de la humanidad!

Y se preguntaron, ¿podré adaptarme? ¿Me gustará?

¿Mi vida será mejor que antes?

Cada uno tuvo su oportunidad para elegir. Y cada uno eligió ser una mejor persona. Su voluntad se manifestó a través de la acción apropiada. Rogaron que en sus almas anidara la bondad y la verdad. Escucharon el llanto sigiloso de las gentes reclamando amparo en su soledad. Y sonaron las trompetas con estrépito.

Y todo apunta a que mediante la expresión permanente de la energía cósmica en libertad, crearán riqueza en cantidad.

Si este impulso hubiera sido posible durante su juventud… Si la voluntad se hubiera declarado desde el inicio… Pero hay tantas turbulencias en la sociedad.

 

Después de zanjar un capítulo de sus vidas, fecundan la tierra con beneficiosas semillas. Y al hacer lo que deben hacer, esto supone un inmenso estímulo para los tres. ¡Cómo se marchita la vida cuando no la alimentamos!

Variaron sus hábitos de conducta. Ahora proceden con innegable acierto y convicción, no forzados por alguna ley o presionados por terceras personas. Se han convertido en lo que realmente son, impulsados por la vibración interna y el amor incondicional a todo. Y serenos permanecen invencibles porque el alma del romántico poeta habita en su corazón. El alma del culto filósofo mora en su memoria. El alma sensible del escultor reside en sus manos. El alma del dulce cantor vive en su respirar. El alma del inteligente científico permanece en sus retinas. El alma del perceptivo músico se aloja en sus oídos. El alma del hábil cocinero anida en su paladar. El alma del diestro cirujano se oculta detrás de cada uno de sus actos. Y el alma de la exquisita bailarina late en sus cuerpos recordando la magia de la danza.

¿Son infalibles ante la aventura?

Son molinos de viento que se sirven de su fuerza bombeando agua de sus profundidades para dar de beber al sediento, para irrigar el enorme cultivo sin dejar de abastecerse ellos mismos. Y ponen energía cósmica al servicio de la humanidad porque así se preguntaron: ¿Cómo puedo ayudar? Comprendieron que si no vives para servir, no sirves para vivir, y a partir de este punto de inflexión operaron avanzando en el auxilio y el favor, protegiendo, orientando.

Cada vez que entran en contacto con alguien, sencillamente… ¡se dan mediante el abrazo fraternal de las almas amigas! Ninguno cierra el acceso. Y se dedican con empeño a su labor. Y se evidencia que han enterrado una frase extremadamente común: ¿Qué gano yo con esto?

Apenas un tiempo atrás, la pregunta pertenecía al diálogo del Ego, sin embargo, luego del fabuloso acontecimiento en El Mundo Perdido, desde la consciencia plena de unidad, en contacto con la energía vital del Cosmos, desde la universalidad de todas las cosas, ya no les interesa “qué ganan”. Se enfocan en favorecer al conjunto de su especie, y, mediante esta acción, crecen y se proyectan.

 

Los tres son alquimistas especializados en trasladar al plano real la fantasía del mundo espiritual. Cada uno pertenece a un grupo reconocible. Oscar pertenece a los que están desorientados, porque saben de lo que hablan pero no saben bien cómo explicarlo, puesto que el lenguaje espiritual está dirigido al corazón y nunca al intelecto. Iván se suscribe entorno a los que son confusos porque no saben exactamente de lo que hablan, pero hablan, y mucho, desde una intuición que parece la ingenuidad de un niño. Y el Jaguar pertenece al grupo de los magos que nunca habían oído mencionar el mundo espiritual y sin embargo, consiguen la piedra filosofal a través de su propia experiencia vital.

Los tres dejaron atrás su Ego y, automáticamente, cayeron esas caricaturas del Yo-grotesco que limitaba su creatividad, su libertad, y por ende, su autonomía y su dicha. Entraron en la hermosa campiña de la unidad fraternal aprovechando al máximo sus facultades para las cuales solamente la voluntad es necesaria.

Prestaron atención a los detalles más insignificantes con elegante precisión y una inteligencia inalterable y definitiva. Se preguntaron en qué sentido estaban bien dotados y maniobraron sin detenerse a continuación. Evitando distracciones. Sin ninguna clase de interrupción. Y como esta comunicación sublime, a modo de manifestación, se corresponde con lo que reclama en este instante el Alma del Mundo, fluye espontánea la fuerza que viene de adentro, de la cual, sin distinción de sexo, edad, raza y credo o idioma, cada hombre y mujer alberga, pues la chispa de toda creación proviene de la energía cósmica de cualquier persona y acontece en cada suceso, en todo momento el magnífico evento sustentándose con amor en el amor que albergan todas las almas.

Buscar. Encontrar. Actuar. ¡Todo ayuda!

El templo amenaza ruina. Pronto, ¿todo terminará?

La responsabilidad individual, pánico o inanición…

Pero ellos se dijeron:  El cambio tiene que iniciarse en alguna parte, ¿por qué no en mí?

Las cosas no se concluyen así no más, pero lo que debe cumplirse, la tarea última y determinante, llega antes del fin vestida de misterio… de secreto desvelado… de oportunidad que demanda el Libre Albedrío.

El proceso a menudo es largo y penoso como un largo túnel oscuro donde no se divisa una punta de luz. De nada sirve el temor de la inseguridad. Las crisis son necesarias para toparse con el nivel superior de uno mismo.

Nada aprenden mejor las personas que aquello que aprenden por sí mismas gracias a la experiencia directa y particular. Lo que exige un esfuerzo personal de búsqueda y de riesgo y de asimilación y de agradecimiento por lo aprendido. Únicamente pueden vivir con naturalidad los hombres y las mujeres que en verdad saben, y saben que saben, sin necesidad de abundancia. El ser humano alberga una porción del Cosmos para que proceda en el medio que lo rodea. Después de un tiempo, esa porción del Cosmos fallece. Pero contiene el ser humano energía cósmica suficiente para ordenar y armonizar esta vibración en la Tierra.

Ellos tuvieron un instante de plena mutación que operó para que se transmutara la sabiduría. La voluntad del cielo contribuyó a que cruzaran el abismo de un lado al otro y, el planeta, este organismo vivo embarazado de ternura, aguardó gozosamente el parto de semejante acontecer que el viento, velozmente llevó de aquí para allá. No fue necesaria la intervención del fuego para propagar la noticia. Todavía albergan los océanos la risueña dicha del mayor tesoro del mundo: el futuro que puede enmendarse en el “ahora mismo”.

Hubo señales, mensajes, y la separación. La retirada de la herencia, el rechazo de la tradición y los patrones obligados hasta la puerta abierta a la unidad fabulosa.

Llegó la iniciación provocada por la necesidad. Y no estuvo exenta de dolor y complejidad. Fertilidad. Fecundidad. Renacer. ¡Segundo nacimiento!

Pero el nuevo comienzo, la apertura y el despliegue de los dones y talentos,  no fue posible sin el accionarse para la evolución. Se estableció la comunicación y la reunión. Todo estaba en marcha. Y aterrizaron cada uno de los tres en un país diferente, atiborradas sus entrañas de energía y expectativa, transformándose con cada paso en cada actividad, fuertes, sin ser rudos, amables, sin ser frágiles, correspondidos, sin ser serviles. Discretos sin ser tímidos. Y con la sagacidad interna suficiente para seguir interpretando las señales y los mensajes, sabiendo que no hay manera de alterar el tiempo para la cosecha.

Los tres forman parte de un grupo peculiar de personas que disponen de paciencia, concentración y disciplina. Exclamaron: la dicha no está al final del camino si no durante el trayecto. No en vano obtienen los regalos en su fuero interno.

Progresan en el amor. Y sus obras son nobles y bellas. Y su excelente ejemplo es crucial para edificar la Gran Obra.              

Solamente un ser en plenitud puede trascender los límites sin divorciarse del mundo. Vivir de acuerdo a la sociedad y sin embargo, no sufrir por ello. Imposible sin la previa conciliación.

Tocamos las fibras de lo sobrenatural cada vez que nuestra razón se extravía en la confusión de la imaginación, revelándonos la fragilidad que existe ante lo desconocido. He notado incluso en personas de inteligencia y cultura elevada una falta de coraje preocupante para comentar ciertas experiencias psicológicas de índole extraña. La gran mayoría prefiere desecharlas y olvidarlas. El mundo interior puede resultar inquietante, y a la vez cautivador cuando vociferan desde el subterráneo las propias voces del alma. Y es mejor no amordazarlas cuando el milagro llega. Fuerzas misteriosas, monstruos y fantasmas encarnan… ¿una utopía?

Aunque suele ignorarse existe la dualidad. Cuando miramos una hoja en blanco con un dibujo tenemos dos opciones. Podemos considerar el dibujo o podemos considerar las partes en blanco. Cuando escuchamos música clásica, podemos escuchar la pieza musical porque existen los espacios entre la notas. También se puede considerar el silencio de la música. Se puede atender el silencio o la pieza, y la suma de ambas es la música. O concentrémonos por un momento en todo el espacio vacío de una habitación. Hay dos posibilidades, la primera es apreciar el mobiliario, y la segunda apreciar el espacio vacío. Sin embargo, algunas personas nada más atienden los rasgos del dibujo, las notas, el mobiliario, y su concepción del mundo es parcial. Quienes son capaces de percibir conscientemente el blanco del papel, el silencio de la música, el espacio vacío de la habitación, comprenden la dualidad y acceden a otra dimensión del mundo y la vida.

Lo trágico y lo cómico. Lo cotidiano y lo misterioso. La crueldad y la bondad. La contradicción está un peldaño por debajo de la inteligencia, un peldaño más arriba se encuentra la dualidad. Antiguo o moderno, radical o conservador, figurativo o abstracto, negocio o poesía, amargo o dulce.

La expresión de la dualidad es la suma de los opuestos. Apariencia y evidencia. Invierno y verano. Plantar y arrancar lo plantado, destruir y edificar, llorar y reír, abrazo y separación, extraviar y hallar, callar… y hablar.

En toda acción, desde la más insignificante hasta la más trascendental, el dilema a enfrentar es la capacidad para armonizar dos estados aparentemente incompatibles: la máxima actividad y el máximo relajamiento. Ahí radica la potencia del estado puro que enriquece. 

Despejar la mente. Domesticar el corazón. Percibir el alma. ¡Se puede! Adelante. Puedes hacerlo tú también. No argumentes. No busques excusas. Dentro del próximo instante, puedes ser cósmic@, ¡salta hacia adentro!

La  dualidad  entre el mundo del pensamiento y el mundo de la percepción extrasensorial (a veces inconcebible), es un abismo difícil de salvar (pero no imposible). Solo hay que dar autorización a nuestra mente para que asimismo, deje participar a todo lo demás. El excesivo apego a lo “científico” castra la entrada de verdadera Luz. No todo se puede medir y pesar y una alucinación, muy bien puede salvarte la vida. Las teorías que atentan contra el orden racional son por norma descalificadas, pero y a mí que más me da. Que rayos me importa. ¡Yo quise escapar! 

Y con todo, esta novela ha sido escrita para invitarte a reflexionar, abriéndote la puerta a un poético mensaje al que tú escogerás acercarte para abrazar la interioridad del ser humano o te negarás a hacerlo, ahora detente antes de continuar…

¡Sonríe antes de actuar! Tendrás motivos de alegría. Porque si escoges acercarte, podrás elevarte desde lo mundano y lo terrenal (demasiado artificial) para determinar nuevos actos singulares que darán sentido a tu vida (tu obra).

Verás, yo erigí el mundo inmutable de las ideas con Oscar (quién siempre se preguntó ¿quién soy?), frente al mundo sensible del devenir con Iván (quién siempre se preguntó ¿a dónde voy?). Hasta que conseguí la completa fusión entre ambos, lo que los maestros de la alquimia llaman conjuctio, tras jugar al escondite en París Grecia y Egipto. Ha sido al comprender que las cualidades de las ideas resplandecen en las experiencias que percibimos y constituyen a su vez, la esencia de los actos, que he acariciado finalmente la verdad. No hay un gris, ese punto intermedio entre lo blanco y lo negro, sino un negro que es blanco y un blanco que es negro al mismo tiempo. Y cuando se actúa de un lado, se hace consciente el contrario. Es en la unidad que existen el par y el impar, la lluvia y el sol, el mundo infantil y el adulto. Lo uno no tiene sentido sin lo otro. Si no conviven juntos… ambos extremos no existen. Cada uno por separado nada son… deben “coexistir”. El uno necesita al otro y, nada se produce en verdad sino es en la unidad. A esto llamo yo totalidad en libertad. No hay tristeza sin alegría, una necesita a la otra para existir, igual como la noche necesita que le sobrevenga el día y a la vida, la muerte.

En mi caso particular, la búsqueda del verdadero yo se presentó como una tensión dinámica entre dos polos. Por un lado estaba la vida interior de la reflexión y el autoanálisis. Por el otro lado estaba la vida de las relaciones con el mundo exterior y las personas. El carácter de un polo hizo que Oscar tuviera una respuesta rutinaria y previsible, carente de espontaneidad creativa, y no estando de acuerdo con el mundo, fue un perfecto conformista por la ausencia de acción.

El carácter del otro polo hizo que Iván no quisiera reprimir su magnetismo consiguiendo imponer su carisma hasta perderse en un complejo galimatías.

Cada persona vive en tres esferas: mental, física, y espiritual. Oscar el silencioso se movió básicamente en un nivel mental, entorno a la necesidad de saber y de comprender el mundo. Para ello se encerró en la torre de su mansión defendiendo la siguiente tesis: debo resguardarme de toda agresión extranjera.  Y es cierto. Tenemos que escudriñar el entorno y prepararnos para cualquier eventualidad. Pero su gran sentido de observación responsable terminó por amordazarlo y atarlo de manos y pies hasta inmovilizarlo en la cima de la montaña. Iván el distinto se movió básicamente en un nivel físico, entorno a la necesidad de placer y de experiencias emocionantes. Para ello protegió su libertad defendiendo la siguiente tesis: somos seres con libre albedrío que solemos intentar evitarnos la libre elección, pero es nuestra, tenemos la última palabra. Y es cierto. A pesar de los obstáculos heredados o representados por el entorno a modo de prueba, cada uno de nosotros, tomamos en último extremo las decisiones que conforman las características de nuestras vidas. Pero su gran sentido emprendedor no le permitía terminar nada.

Durante años, Oscar e Iván (esas dos partes de mí), afinaron sus instrumentos por separado. Pero la vida puede ser un maravilloso laboratorio donde experimentar…

 

Debo reconocer que mi dualidad era el trabajo interior de autorrealización y el trabajo exterior de servicio al prójimo.

No cabe duda lo precisos que son los métodos de verificación para la interpretación de las percepciones, y el acierto de frecuentar la meditación caracterizó a Oscar. Por el contrario, Iván llegó a conocerse a sí mismo a través de la participación en la vida material a través de las relaciones personales y el servicio a los demás.

Las dos manos deben encontrarse y conocerse para cooperar. Una mano sola no puede aplaudir. Necesita a la otra. Cuando ambas manos se juntan, no puede saberse cuál de las dos provoca el mayor sonido. El sonido es el espíritu de ambas manos que se deja oír… ¡magia!

Hay un dicho que reza: Que tu mano derecha no sepa lo que hace tu mano izquierda. Que no lo sepan ellas… ¡pero que al menos lo sepas tú! También suele decirse que hay dos maneras de ver la botella: medio vacía o medio llena. Pero en mi opinión existe todavía una tercera: verla completamente llena; llena del líquido y el resto de la botella llena de la energía del Cosmos.

 

Ya solo quedaba reunir a Oscar e Iván para que emergiera… porque cuando los músicos ocupan sus correspondientes asientos y comienzan a tocar los instrumentos desde adentro hacia afuera, el estado creador se pronuncia como caja de resonancia que capta todos los tonos de los elementos aislados. Eso sucedió en Tikal.

En los tiempos platónicos, al hombre se lo representaba en un carro arrastrado por dos fuerzas. Una simbolizada por un caballo blanco: la fuerza constante de la inteligencia, que le empuja hacia arriba tan cerca del sol como para abrasarse. La otra representada por un caballo negro: la fuerza salvaje de los instintos que intenta hacerle caer a los abismos de la animalidad. ¿Existe una tercera fuerza equilibradora que compensa las dos fuerzas contrapuestas?… ¡la fuerza evolutiva de la consciencia!

No sólo se habían intercambiado los guantes por años, Oscar e Iván, también se los habían puesto del derecho y del revés y nada podía librarlos de que los atravesaran las afiladas garras del Jaguar.

  

La tarea de Oscar e Iván era tan singular como la oportunidad concreta de llevarla a cabo, por tal motivo emergió el Jaguar.

Dos motivaciones de carácter opuesto y de igual intensidad, ¡conflicto! Unirse desde los extremos hasta la misma fusión para conferir sentido a su existencia… libertad, verdad, amor. El par se acopló al impar, el contenido se ensambló a la forma, la sustancia se adhirió al accidente, lo etéreo se soldó a la materia, la potencia se empalmó al acto, y la esencia se unió al Ser formando el ideal.  Como el negativo de una fotografía que lentamente se revela en todas sus partes…

La aportación de aquel intruso no fue un mero acto de presencia, fue un asomarse a la vida para contemplarla en su magnitud, uniendo la investidura de salida como prueba para que se propiciara sobresaliente la propia singularidad de la historia.

La historia es la leyenda de un pasado que se proyecta en el porvenir. Porque donde uno iba llevaba al otro consigo. Iván arrastraba a Oscar. Oscar llevaba de la mano siempre a su inseparable Iván. Y ahí… en Tikal estaba el Jaguar.

  

Es con frecuencia el alma un campo de batalla donde combaten la razón y la pasión, y si por sí sola reina la razón, abrevia todo esfuerzo de riesgo y aventura, y si por sí sola reina la pasión, abandonada a sí misma, es fuego que arde hasta su propia destrucción. Es necesario un pacificador que temple la rivalidad para que la discordia halle la armonía en la unidad. Sabía el Jaguar que no puede honrarse más a una que a otra, porque quien permanece únicamente en un solo lado de la balanza, pierde la confianza en ambos. Un ala no nos sirve sin la otra, pero aún y teniendo estabilidad gracias a las dos… se hace imprescindible el rugir del motor.

Y cuando el Jaguar hizo su ingreso en escena para rugir, no solamente ofreció y recaudó un discurso. Se propuso como árbitro midiendo los testimonios. No solo poseía la facultad de actuar y actuó. También emitió veredictos.

Mientras Oscar observaba, Iván se mostraba sin pudor. Mientras uno aguardaba prudente el otro hacía y deshacía. Mientras uno escuchaba el otro hablaba y hablaba sin parar, sin embargo, ni uno ni otro sabían a quien se destinaban los silencios y los sonidos, las imágenes y las sombras, las conjeturas y las evidencias. Luego de dos garantes de un decir, llegó el interventor para estimularlos. El Jaguar tenía las raíces de Oscar y las alas de Iván. Y en sí mismo, era como un árbol que da fruto desafiando la gravedad creciendo hacia el cielo.

Lo que fue un sujeto y un antisujeto que se alternaba, un protagonista y su antagonista (aunque no todo el tiempo), pasivo uno, activo el otro, configuraron los dos planos distintos de un mismo Ser. Uno a través de la constante restricción, Oscar desarrolló una facultad operativa que le valió para interiorizar, mientras que Iván había sido empujado a la acción por la necesidad de su cumplimiento, y actuó por decisión propia y con suma valentía al margen de la amenaza de sanciones.

Yo necesitaba descubrir lo que ya intuía: que el enemigo exterior no es sino un reflejo de algo interior que hasta el momento no había querido reconocer porque nunca supe cómo combatirlo y someterlo hasta restringirlo. Mi peor enemigo era YO. Mi incomprensión. La negación de mi autentica naturaleza.

Actuaba como Oscar cuando quería ser Iván. Actuaba como Iván cuando quería ser Oscar. Uno miraba al otro hasta que alguien los miró a los dos fijamente.

Oscar e Iván sabían el uno del otro, de sí mismos el uno del otro, pero en vez de abrazarse hasta fundirse en uno solo se enfrentaron como se enfrentan las piezas blancas a las piezas negras en el tablero de ajedrez.

  

Y de quién era la mano que movía las piezas… sino mía!!

Dichosos los que deciden mutar y se aceptan como elegidos protagonistas, perfectos escapistas de un mundo caótico a causa de un Sistema que niega la energía cósmica.

Osado conseguir el genio necesario para erigirse genial y serlo en verdad, genial. Jaguar. Jaguar, sí, jaguar. Mente… sentimientos… y conciencia ¡JAGUAR! Figura a utilizar aunque asombre a la gente y acabe en catástrofe o pura blasfemia.

Apunto un tal vez un a lo mejor y un soberano quizás. Apunto un quién sabe y un jaguuuaaaaaar.  La vida autentica está al alcance de la mano. Al alcance de la mano que alcanzamos para abrir la ventana cuando una zancadilla nos hace caer de rodillas al suelo como copa de cristal que en pedazos se rompe. No era necesario abrir la ventana y admirar la vida desde la ventana. Hacía falta lanzarse uno mismo por la ventana y lanzar en seguida la ventana entera. ¡Lanzarse a sí mismo con tal violencia que termine el salto en los brazos del alma que nos aguarda!

Toda tentativa de explicar algo fracasa por un motivo que puede comprenderse sin esfuerzo, y es que para definir y entender hay que estar al margen, fuera de lo que se define y se entiende y sólo así se interpreta la verdad: en la intuitiva percepción consciente exenta de todo y llena de nada. Y únicamente en el juego te sientes ya seguro al conquistarte a ti mismo, cuando armas el puzzle y lo contemplas desde la distancia, cuando delegas el misterioso secreto a una sola revelación y a los lados, ni por encima ni por debajo, no hay nada que no sea amistad, amor, energía que arranca vertiginosamente recorriendo como el viento de una avalancha sendas pasillos montañas y laberintos, adiós a cualquier estafa. Infusiones de verdad. La mía. La verdad absoluta que vibra entre las articulaciones de mis huesos, bajo la piel. ¡Refugio y libertad! El sol que llega tras la noche oscura. En el mayor punto de locura se encuentra la lucidez. En el mayor punto de padecimiento se encuentra lo hostil y, entonces, se obtiene el alumbramiento… o también… la posibilidad de renunciar al verdadero existir… pero que sea una elección consciente, y no el resultado de una manipulación por parte de quienes inventan el Sistema.

Francamente, creo que hay ocasiones que de reconocerse, mutan la manera de ser y estar en la Tierra. Yo tuve tres “instantes mágicos”. El primero cuando reconocí desde adentro mi dualidad permitiendo que Oscar e Iván se dieran la mano. El segundo cuando ambos salieron unidos al exterior en forma de Jaguar y dialogaron unidos. Y el tercero, sucede ahora que asimilo mi conciliación y me desprendo de ellos tres quedando totalmente libre… en estado puro! Y soy capaz de vislumbrarme como un alma antes de adaptarme nuevamente al cuerpo.

Han sido largos años de aislamiento en los que he estado tranquilo, sin molestar a nadie y, sin embargo, los tentáculos del Sistema me han alcanzado para incomodarme desde marzo 2020 en que truncaron mi nueva etapa (ACOTACIÓN 4 de marzo 2022).

Sí. Me he encontrado a mí mismo. He necesitado desprenderme de mi vieja piel para renacer nuevo transmutado a un ser definitivo y completo. El alma es palpable mediante una actitud de plena consciencia en unidad fraternal.

La cacería no tiene fin cuando se mata la presa ni finaliza al comérsela. Termina luego de la digestión, cuando sale definitivamente de tu cuerpo y tú lo sabes. Y no te hace falta verla en el retrete, pero yo quise mirar y ver y así, entender como se había dado todo el proceso. Necesito compartir la experiencia para estimular…

Ya puedo regresar al mundo del que escapé. Me empujo para entrar a este mundo en el que debo existir de la mejor manera porque la imagen del existir actual ya no es borrosa ni tenebrosa, no está desenfocada. Tiene contrastes y matices.      

 

Basta un instante para que nazcas como ciudadan@ cósmic@; un instante de lucidez, de honestidad, de coraje, de amor a ti mismo, tanto como al resto de la especie humana.

¿Puede alguien advertir su existencia apartando la cortina?

Como un niño al que se le permite ver la representación, a quien se le muestran los trucos y como se producen los efectos especiales, me quito los zapatos y entre bastidores, rebobino la cinta y proyecto, tres dos uno…

Plano general. Escena final. El último fotograma. Todos los protagonistas y actores secundarios están plantados frente a ti con la mirada fija. Han dicho aquello que debían. Y en este instante se escucha la voz en off que te habla directamente a ti. Porque el Lector no es ajeno al texto, como el espectador no es ajeno a la película.

La novela ha sido una interpelación. Una invitación a participar. Una llamada sonora para que intervengas. Te reconozco como parte integrante del Cosmos y, desde el afecto y el respeto, te solicito que te reconozcas a ti mismo como interlocutor inmediato y componente para la elaboración de la sociedad cósmica. Para quién he esculpido este mensaje si no para ti que has seguido la crónica de mi viaje personal… De quien espero una señal de entendimiento si no eres, ¿tú?… Espero seas un cómplice sutil de cuanto se vive en esta plataforma on line. Un soci@ amig@ al que confío una tarea a realizar poniendo todo mi empeño como herman@.

Yo he sido, primero mi enemigo, pero a su vez, comprendí que soy mi mejor aliado. Y es esta alianza, en la comunión de las almas, que nos convierte a ti y a mí en fraternales parientes pertenecientes a la familia estelar del Cosmos.

Fundido a negro. Banda sonora. Títulos de crédito. Se apagan las luces de la proyección y se encienden las luces de la sala del mundo. Comentarios y, a caminar. ¿Hacia qué dirección?…

Mi petición es sencilla y, por tal motivo es tan difícil de satisfacer. Todo lo que pido es que un ser humano -con humanidad- viva. Y sin embargo, a causa de las circunstancias que rodean a todo hombre y mujer en la actualidad, resulta más fácil y cómodo deformar y adulterar la propia alma que vivir de acuerdo a la Ley Fundamental del Universo… todos somos una y la misma sola cosa.

Probablemente, en algún párrafo de la novela has podido verte como protagonista en ese que evidencia la observación y la escucha (Oscar). Has logrado ver y has sabido escuchar porque te pertenecen estas capacidades.

En algún otro párrafo, te habrás identificado con la interpretación de quien construye su propia versión de los hechos a partir de cuanto se le ofrece, y como Iván, construyes la vida a partir de cuanto te ha sucedido.

Y tal vez con la aparición del Jaguar, de conformidad con lo insólito de la vida, has podido emitir tu opinión y un veredicto que todavía no es definitivo. Ya lo verás. Volverás al texto, a la historia, a tu evolución particular, hasta poderme premiar o castigar por cada frase y párrafo escrito. A ti te corresponde reconocer cuanto se ha redactado en estos PDF que puedes descargar y compartir con tus amistades. Te corresponde posicionarte, actuar. Y la multiplicidad de comportamientos, garantiza la pluralidad de la especie, la diversidad, tanto como la unidad.

Puede ocurrir que alguien vea más de cuanto explico, y sin embargo, puede que no vea lo esencial. Puede que alguien vea lo que no hay, y sin embargo, lo vea. Puede ocurrir que la indecisión genere un gran vacío, y sin embargo,  puede que sea la mejor opción. La casualidad de este artículo en tus manos no obedece a un capricho.

Lectores distraídos, lectores insatisfechos, lectores ridiculizados, lectores dolidos, lectores frustrados, lectores que pierden el hilo de la historia, lectores que no entienden nada, lectores que pretenden comprenderlo todo, lectores perezosos, lectores que repiten frases para ellos carentes de sentido, lectores imprudentes que se sirven de aparentes incongruencias para dilapidar lo que se presenta como una verdad… que interpretan como una amenaza. Porque afirmo que el presente texto es una amenaza. La amenaza de la concordia.

Como autor lo veo claro: los protagonistas han emitido sus opiniones, han decidido determinada actuación y dicen aceptar cuanto se les ofrece. Como persona, después de la valoración de los hechos, me atribuyo el premio, solamente si además del propio logro individual de terminar la novela consigo incidir con mis inquietudes en el mundo inmediato. Quien se pronuncia aguarda tu receptividad, y un pronunciarse mediante la actividad y el comportamiento que demanda el reto. Abre los ojos de tu mente y abre también los oídos de tu corazón. Penetra en el mensaje que he esculpido con las yemas de mis dedos que transpiran el alma de mi ser.

Lector, ahora pasas de simple espectador que atiende a fuente de imágenes y señales, en una palabra, a fuente de vida con la jarra llena.

Me he exiliado, retirado durante años, ahorrando mi valiosa vitalidad que he sembrado en estos artículos. Una vitalidad que yo antes malgastaba, y que intuía podía aprovechar sabiamente (por esto realizo la tarea en Samaná). Y sin apenas apreciarlo, refuerzo mi sistema inmunológico, lubricado mis órganos vitales. Se han ampliado mis instintos. Mis sentidos se agudizan en esta dimensión que habito.

El acelerado modo del vivir actual en las ciudades y en la mayoría de países, conduce a la tensión y la ansiedad, a la insensibilidad, a una existencia falsa y superficial que conlleva estrés y depresión. Esta trepidante prisa agobia por todos lados; empuja, estropea, provoca, influye, afecta, pero yo soy inmune (estas cuestiones pertenecen a la tercera dimensión). Todo ese exceso de cosas ya no están en mí.

Avancé durante años a trompicones, hasta comprender que la meta de todo arte es llevar gradualmente la disciplina hasta el momento de la calma total y del éxtasis genuino. Sin una paciencia infinita, no hubiera podido acceder hasta el punto donde cobra la vida mayor significación. Esta actitud de apertura es la base para celebrar la Gran Obra (la concordia humana). Pero no hubiera sido posible sin reducir el vigor físico, las constantes prisas, la velocidad exigida al esfuerzo intelectual. Reducir hasta detener completamente. Cambié de marchas con delicadeza y cariño de la más rápida hasta la más lenta, hasta que conseguí detenerme y abandonar mi vehículo. Me salí de la autopista. Abandoné la calzada.

Camino sin ninguna clase de coraza por el campo abierto de mi naturaleza. Y al vivir con calma, me permito la capacidad de decidir libremente. Esta habilidad asombrosa me maravilla. Y no por ello dejo de ser dinámico.

Ahora que acepto los desafíos de mi época, los persistentes problemas del mundo me parecen superables. Dispongo de creativa energía dentro de mí, y me comprometo a encontrar maneras de contribuir a resolverlos favorablemente. No voy a permitir que la aflicción me consuma. ¡Atrévete tú también! Si eres ambicios@, sin duda quedarás saciad@. Puede suceder que la marea interior de tu naturaleza cambie el curso actual de tu vida cotidiana para romper el círculo y hallar un sendero invisible que se hace visible para crecer en espiral.

 

Apreciado Lector, gran parte de lo leído llegarás a comprenderlo plenamente sólo después de meses, y sólo como resultado de la experimentación. Sólo entonces me recordarás. Cuando llegue ese instante mágico, por favor, compara lo que te sucede con el contenido de las distintas Secciones de la plataforma y, automáticamente, cobrará vida cada uno de los mensajes diseminados en los artículos.

Cuando hayas llegado a servirte del estado de creatividad para tu acontecer diario, aprenderás a observar y valorar tus propios sentimientos dentro de la vida y el mundo, censurando la imagen que protagonizabas, y dibujando la actividad que de manera natural necesitas desplegar. Amplía tu conocimiento de la literatura y la filosofía y otros aspectos del saber, para demostrarte que puedes utilizar tus dones particulares en el arte de vivir la vida a plenitud.

La mayoría de personas viven extenuadas y confundidas, repitiendo las palabras de líderes políticos o religiosos o deportivos y cumpliendo las normas que imponen las instituciones sin alma. Arrastradas por la corriente de una conducta  ajena a su placidez existencial, olvidan a menudo que tan fácil es comprender la hermosura de la energía cósmica con los ojos anegados de lágrimas; ya sean lágrimas de alegría, ya sean lágrimas de tristeza… Las lágrimas, siempre limpian el alma.

La única manera de justificar nuestra existencia es amando y trabajando con lo mejor que hay en nosotros, no obstante, no siempre se hace. Hay dos posibilidades: la simiente intacta o la simiente que rompe su cáscara. Sólo la simiente capaz de romper su cáscara y mostrarse desnuda al mundo será capaz de lanzarse a la verdadera aventura de la vida. Por cierto, esta aventura requiere de una osadía insólita.

Hay que detenerse por completo y divorciarse del mundo entero. Tomar consciencia de la propia naturaleza, reconocerse, esclarecer la necesidad. Sucede el viaje-mutación cuando conectamos con las fuerzas que soplan desde nuestro interior, cuando dejamos de ser peregrinos del viento y nos convertimos en misioneros del alma.

 

Si el ser humano se enriquece con su energía cósmica, la sociedad entera se enriquece con ella, en cambio, si la niega, desfallece el individuo, tanto como la sociedad y la misma especie humana. A la respuesta de si el Sistema actual que rige la vida del mundo, restringe la vibración humana… La respuesta es afirmativa. 

Cuando el ser humano se ha nutrido de la consciencia universal, su voluntad consciente debe reflejarse para la propia plenitud, pero también, hay responsabilidad en la necesidad de favorecer la plenitud de los demás.

Es impresionante como de repente, todo toma sentido y, hace falta una interrupción para que reacciones y salgas de tu escondrijo. Esto ha sido el empujón, por dos años, zarandeados con mentiras y engaños.

De la «ficción jurídica» y la amenaza del globalismo totalitario impulsado desde la dictadura digital, paso a responder como ciudadano cósmico.

Este abrupto cierre de la «pandemia» me hace pasar de la introspección, a la acción más contundente, forjando el ACIMUT COMUNAL. La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora que aúna pueblo con administración local. Individuo con sociedad, sociedad con gobierno, Oscar con Iván. El Jaguar.. con la esencia genuina de mi ser… para ser UNO con la Ley Natural.

El propósito vital es convertirme en «facilitador» para mostrar y demostrar como la energía humana enriquece a la sociedad entera. Mi proyecto existencial aúna esfuerzos, une y reúne afinidades para la visión posible de la armonía convivencial.

 

No hay instrumento para la mejora más determinante que la vida bien vivida; una vida sencilla, plena de amor, de verdad y belleza en libertad.

A lo largo de la historia de la Humanidad, ha habido varios cambios revolucionarios y sin embargo, ninguno ha traído consigo la paz y el amor que la nuestra raza necesita. No creo que ninguna otra acción, por brillante que sea, contribuya más beneficiosamente que la energía cósmica en acción… activada… ¡actívala tú también!

Trabajemos desde el anonimato, adecuadamente y en solitario, con un mismo propósito que nos une y, sin poner el dedo en el ojo ajeno, sin decirle al vecino lo primordial que es reformarse, sin mirar afuera permaneciendo en el exterior. Miremos hacia adentro, comprendiendo el propio interior. Seamos un ejemplo. Que cada uno empiece por sí. ¿No es un mensaje al que merece la pena acercarse? ¿No es uno mismo su mejor amigo? Y, preguntémonos y respondámonos honestamente… ¿Nos conocemos lo suficiente para afirmar que no estamos enfermos?

La armonía con el entorno y la armonía con el prójimo empiezan con la armonía en nuestro propio interior, una tarea que nadie puede realizar por nosotros y que si a nosotros mismo no nos importa, ¿a quién le va a importar?

Nuestra sociedad está preparada para despojarse de su vieja piel; como las serpientes… antes de que se asfixie. Nuestra especie está preparada para desprenderse de la obsoleta definición acerca de quiénes somos y en qué podemos convertirnos… si tú estás preparad@.

 

Cuanto más a menudo aparezcan personas en la sociedad que actúen de manera falsa y no de acuerdo con los verdaderos dictados de su naturaleza, más se irá alejando la misma sociedad de la Ley Fundamental del Universo.

La voluntad consciente entraña un compromiso que si no lo respetas… te traicionas.

En vez de alarmarme, me conduje sosegado al descubrir que yo estaba enfermo. Y al aplicarme la cura he aprendido que la voluntad es en sí misma la expresión de la libertad… la libertad de sumar, en vez de restar. Y sabes, te estoy hablando de tu propia intervención en la vida, Lector, de tu implicación, mediante tu fuerza, tu confianza, tu dignidad, y la expresión de tu intima naturaleza gracias al libre albedrío.

Y permíteme decirte que la facultad fundamental de la voluntad es la capacidad de ser, de autogobernarnos, y cuando decidimos situar nuestra atención en un aspecto concreto, podemos expresarnos por el canal de la energía cósmica. La totalidad del despliegue del alma radica en la voluntad, y desde nuestra alma, proyectamos alimento para la comunidad. No te parece una propuesta interesante… Es una estimulante sugerencia, ¿cierto?

Un libro no habla, se pronuncia. El que habrá de hablar serás tú, Lector. ¡Habla pues! ¿Qué dices? ¿Te apetece convertirte en miembro de la generación cósmica? ¿Te animas a practicar el secreto que desarrolla tu misterio? ¿Lo conoces ya?

 

Lo mejor de nosotros es lo que perdura. La energía cósmica permanece en nuestras obras; en las pinturas, las canciones, los libros, las películas, las sonrisas, las caricias, en un apretón de manos y en cada abrazo, en toda mirada que no es fingida.

Se nos recuerda por los regalos que dejamos a nuestros hijos. Lo mejor que puede ser un hombre es padre. Lo mejor que puede ser una mujer es madre. Hermanos, espero marcharme como la abeja que deja clavado su aguijón. Espero ser como Aldous Huxley fue para Oscar, y como Dale Carnegie fue para Iván, y como Audrey Hepburn fue para el Jaguar. Y como Ol Sasha lo es para mí…

Una piedra arrojada a un estanque provoca ondas concéntricas que se ensanchan sobre su superficie… ¡expansión! Eso es lo que promulgo. Planteo. Propongo. Porque ha llegado la hora de cambiar la inevitable historia que amenaza de llegar con su cara más grotesca. El mundo necesita una inmediata conciliación. También a la sociedad debe caérsele la máscara.

 

Si no te agrada nuestra sociedad, transfórmala. Pero únicamente podrá cambiarse la sociedad si antes cambias tú

¡Abrázate por dentro!

La mano más amiga la encontramos al final de nuestro brazo. A medida que crecemos a nivel humano y nos desarrollamos espiritualmente, apreciamos que disponemos de dos manos.

Una para ayudarnos a nosotros mismos, la otra es para ayudar a los demás.

La voluntad se atrofia cuando no salvas la humanidad a cada paso.

Con las dos manos accionadas, aplaudo para que el sonido alcance a las almas activadas enamoradas de la existencia humana a plenitud de facultades.

4 de marzo 2022

He creado en mí la mutación para la Sociedad Mejorada.

 

AHORA… Si has disfrutado del contenido, dispones de estas opciones situadas en el encabezado, Mi Viaje:

Plataforma Ciudadano Cósmico


-- Descargar artículo EPÍLOGO CONCILIACIÓN as PDF --