Categorías
NUESTRA CIVILIZACIÓN

TRANSICIÓN a la nueva etapa de nuestra especie

Escucha el audio de la colección «SORBOS DE ENERGÍA» compártelo entre tus amistades – gracias 🙂

 

exodopodcast SPOTIFY

exodopodcast IVOOX

exodopodcast YOUTUBE

Si no es nuestra alma quien se manifiesta en sociedad, ¿quién es que está viviendo en el Sistema actual?

Si no es mi energía la que vibra en la comunidad y, solamente importa la autoridad, ¿puede sentirse el ciudadano un ser humano con voluntad propia?

Y si no es ahora que reacciona la población mundial ante el siniestro régimen que se avecina, entonces… ¿cuándo será?

Reflexiones sobre el acimut comunal

Y dijo la fuente universal a los hombres y las mujeres de la Tierra: Te he dado a ti, ser humano, ciudadano, más a ningún androide o algoritmo, la oportunidad de expresarte para encontrar tu puesto estratégico en el mundo. Sin una determinada función más que aquella que sientas propia, útil, favorable para el conjunto de tu especie. De ti depende asumir la aventura, el desafío de la responsabilidad. Encuentra la visión íntima que gurda tu alma, que habla de armonía convivencial y empatía con los demás. Para que conserves intactos tus dones y talentos, tu vocación de servicio y tu compromiso con la sociedad de tu época. Las leyes que son inaceptables e inapropiadas, deben modificarse urgentemente. Las instituciones y los organismos que atentan contra la dignidad y la libertad, deben ignorarse. No hace falta pelear para suprimir. Basta con una alternativa suficientemente potente que sirva para enderezar las cosas que han perdido su equilibro natural en el planeta.

La energía que vibra desde la integridad espiritual del ciudadano es suya. El alma le pertenece a cada hombre y mujer que habita la Tierra. Las normas deben ser dictadas para fluir, desde los principios humanistas en cada gesto y acto que deviene circunstancia y acontecimiento. El ambiente lo forja la simbiosis de las almas conectadas enamoradas de la vida. La sinergia equivale a la sociedad que se mejora a sí misma desde la base.

El ser humano, en su fuero interno, nunca viene determinado por nada ni está condicionado por nadie. Sin embargo, hoy, la ciudadanía planetaria está amenazada por la restricción de su energía y la limitación de movimientos e ideas. El carácter individual se atenaza en un puño de hierro que rigen las ondas electromagnéticas y, esta situación.. se resuelve o destruye la existencia humana a plenitud de facultades en favor de la vida miserable y la dictadura digital.. a menos que la voluntad consciente de los hombres y las mujeres se active para dejar que la voz interior se escuche en la administración pública que rige la vida en el territorio.

Los seres humanos jamás estarán limitados por barrera alguna, más que aquellas que ellos y ellas levanten como reglas. Pero las reglas, deben ser siempre sugerencias e indicaciones del saber popular que existen para orientar, en vez de imposiciones que obligan a base de fuerza y chantaje y amenaza de castigo. Dios o la fuente universal que rige las cosas del cosmos, nos ofrece libre albedrío para que disfrutemos de la vida en su máximo esplendor. Confía en nuestra integridad y visión, para que las afinidades nos unan y reúnan en la consciencia de unidad y la fraternidad universal. Sin embargo, qué tipo de mundo se está construyendo. Qué tipo de sociedad que proviene de una autoridad arbitraria legitimada por la Inteligencia Artificial, está indicando el pensamiento y la tendencia de comportamiento. Hoy, se ahoga el alma humana, se anestesia al pueblo con distracciones y entretenimiento que nos aleja del propósito vital y el proyecto existencial.

Somos mucho más de lo que el Sistema nos ha dicho. Con cada nueva generación, se ha ido construyendo un laberinto cuya salida se ha estado tapiando con las ilusiones del Sistema. Pero los ciudadanos estamos cada uno en el centro del huracán y somos inmunes a todo si nos abrazamos por dentro. Si nos conciliamos con nuestra esencia genuina. Si exploramos y descubrimos el propio palpitar. De manera que alcanzamos las ideas particulares que definen nuestras convicciones exentas de influencia exterior. Así es como logramos trascender y expandir la vitalidad de nuestra alma, mediante la dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica. La innovación social que se ajusta al nuevo ciclo de nuestra especie está en las manos de cada ser humano.

Tú y yo, hermano, juntos, estamos en el planeta con una misión. La misión de experimentar la plenitud. La tarea del ser y estar, en vez del tener y acumular, empujado por las directrices de la autoridad que asfixia la energía vital que habita nuestros cuerpos. Todo cuanto existe y todo cuanto sucede es resultado de la armonía o la desarmonía en el flujo de la energía. Las relaciones interpersonales deben sustentarse en la responsabilidad de la autonomía, en la iniciativa por el amor y la verdad. Así se emprenden los desafíos del camino, eso hace interesante la vida del mundo en la Tierra.

Si cada hombre y mujer consigue mirarse adentro y verse completamente, la totalidad individual que suma a la comunidad, florece al fin. Si los ciudadanos logran escuchar su voz interior y oír lo que susurra con calma el alma, las actitudes se reflejan con el fin de construir el entrono apropiado para la armonía convivencial. Si cada uno actúa con honestidad y valentía, fácilmente observa donde es que se sitúa la solución a cada conflicto que aparece. Porque la vida equivale a un juego divertido que se puede disfrutar.

El sendero invisible se hace visible con cada paso acertado que damos. Pero hay que darlo, aunque veamos ante nosotros un profundo abismo, porque es la única manera que hay para descubrir que dispones de alas inmensas para volar por encima del laberinto que el Sistema ha construido. Somos soberanos de nuestros cuerpos. Nuestras ideas son todas legítimas, cada acción nuestra contiene la premisa siguiente: todo es una y la misma sola cosa, energía. La energía puede vibrar en alta o baja vibración, depende de la elección de cada uno.

Aquello que hacemos o dejamos de hacer, es lo que nos define. Los actos hablan de quienes somos. Nunca lo hacen las palabras o las publicaciones en la red. Jamás son los comentarios de terceros o los avales documentales de una institución lo que dice quien es cada uno en su intimidad. Por lo que esa expresión es la que debe emerger y situarse en la sociedad para ofrecer la mejor versión de cada uno de nosotros.

Somos artistas. En nuestra naturaleza está impresa la herencia de nuestra especie. El ADN contiene valiosa información que no está en Internet. Nuestros cuerpos contienen partículas cósmicas que el Sistema anula de diversas formas. Pero somos hijos de las estrellas y podemos comprender la única ley que debe regir en la sociedad: nunca jamás, bajo ningún concepto, dañar o perjudicar a un ser vivo y, por ser vivo, entiendo también al árbol o el río, la montaña o el aire que respiramos.

¡Artistas! Pero la mayoría de personas llevan caretas y se rigen por las apariencias. Visten su armadura de ego y levantan su afilada espada, en vez de levantar el estandarte del amor que crea las cosas y la fraternidad que las mantiene en equilibrio. El emblema del apoyo muto y la ayuda recíproca para garantizara el bien común y la alegría compartida. Esta es la premisa de los seres humanos conscientes de su voluntad y libre albedrío.

Demasiados actores interpretan el papel que se les asigna, ya sea como obedientes víctimas o como verdugos, sicarios de la autoridad de la cúpula de una pirámide que existe para formar bandos y peleas, separando a la gente porque escriben el guion y difunden la narrativa oficial. Dirigen a los diferentes actores, poniendo el foco donde quieren y cortinas de humo allí donde se ocultan las sombras siniestras para gobernar sin piedad ni compasión.

Artífices de nosotros mismos, podemos hacer la diferencia. Podemos arrinconar esa disidencia controlada por la pasividad. El ciudadano divergente que se sale por la tangente es aquel que lo entiende. Entiende que cada uno es una célula del organismo vivo llamado especie humana. Pero sobre todo comprende la amenaza de lo artificial. Lo virtual se nos impone como educación digital que diseña la mentira y el engaño a falta de capacidad para sintonizar con la energía y sincronizarse con lo hermoso de la vida.

El compromiso con uno mismo, el mantenerse enfocado en favor de la comunidad es lo que garantiza la vida saludable y pacífica. La cooperación entre seres humanos con la misma visión fraternal que aúna esfuerzos en la sinergia de la afinidades que dinamizan las habilidades y destrezas de cada uno, es la puerta de salida a la trampa del Sistema. Basta con empezar a vibrar y dejar atrás la pesadilla y la tragedia, para flotar en un ambiente de paz interior y sosiego territorial.

Plasmar nuestra ideas y convicciones en la comunidad. Mediante las actitudes libres y soberanas que devienen una conducta digna y constructiva. El desempeño sin presión de reglas absurdas y que únicamente benefician a una élite. Es tiempo de las mayores ventajas para los ciudadanos ordinarios capaces de acciones extraordinarias.

Igual que el escultor capaz de apreciar la belleza en la roca todavía por tallar, hombres y mujeres deben atenderse en su intimidad y actuar, desde adentro, hacia afuera y nunca más al revés, obligados por una fuerza y unos armas que hablan de poder. El verdadero poder reside en la autenticidad, en la totalidad individual que permite que toda se potencialidad se refleje en la comunidad de la que se participa construyendo la mejor sociedad.

Unos y otros elegimos a diario si sumar o restar. Decidimos como desempeñarnos, estableciendo relaciones de conflicto o armonía. La igualdad de oportunidades debe plasmarse en la administración pública que organiza las cosas del mundo. Las decisiones colectivas deben partir de una acción lineal desde el clamor popular y con la intervención de los auténticos expertos. Esto es posible, y es, justamente, lo que hace viable la civilización, y no este chiste de incivilización que refleja la actual sociedad enferma de nuestra época.

Tú puedes generar tu aporte de diversas maneras. Pero todo pasa por dejar de ser cómplice del Sistema. No hace falta una guerra o la sangre de los agresores. Tampoco la venganza jurídica que solo hace perder tiempo y energía. Concéntrate en tu propio compromiso de favorecer la alternativa que se concreta con cada acción acertada. Enfócate en rodearte de ciudadanos que hablan poco y hacen mucho en silencio, sin necesidad de aplausos y reconocimiento.

La transición a un nuevo ciclo de nuestra especie está aquí, frente a nosotros. Será la decisión de cada uno lo que decante la balanza hacia uno u otro lado. El jaque mate es inevitable. La encrucijada está servida en bandeja. Nos quedamos atrapados en la tercera dimensión o logramos trasladarnos a la quinta. Así de simple están todo. Así de fácil debe ser tu comprensión. Pero rápida tendrá que efectuarse tu implicación en uno y otro sentido.

La población mundial es un gigante dormido que si despierta y se levanta, será imposible ser controlado y dominado. Pero si permanece la mayoría presa de la apatía y el conformismo. Si continúa la negligencia con uno mismo y la misma sociedad, la resignación someterá a nuestra especie a un período de frialdad y mecanismo de piloto automático. Robots y zombis, en vez de seres humanos que dialogan ríen y cantan y bailan.

Replanteamientos esenciales. Exploración vital y cuestionamiento interno. Es lo que precisan los tiempos actuales. Asimila la situación, pero analizando el bosque completo, no únicamente un árbol aislado. Regenerarnos, actualizarnos, como forajidos del sistema que apuestan por la sociedad mejorada ¡es un viaje apasionante! El éxodo al alma humana. El éxodo a la utopía. Sabiendo que la utopía, es solamente el lugar al que todavía no se ha llegado. Nunca un imposible.


-- Descargar artículo TRANSICIÓN a la nueva etapa de nuestra especie as PDF --


Por CIUDADANO COSMICO

Método NACIÓN GLOBAL ENERGYS es un movimiento de innovación social que parte de la base de la sociedad civil y se convierte en el acimut comunal. Surge de la necesidad de recuperar los principios humanistas que el actual Sistema ha extirpado de la vida cotidiana. Su finalidad, además de recuperar la libertad y la dignidad de los seres humanos, es promover el empoderamiento ciudadano que viene determinado por conceptos como “aunar esfuerzos" y "vibrar en la misma frecuencia", así como la "economía de cooperación” y la “anarquía del alma” que se concretan en La Agenda Ciudadana para la Armonía Planetaria, de la cuál el Programa de Humanidades ÉXODO Podcast es su altavoz, al igual que las canciones de consciencia del género musical Rockaware que compone e interpreta el artista Ol Sasha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.