Categorías
NUESTRA CIVILIZACIÓN

UTILIDAD Y SENTIDO DE LA CUARTA DIMENSIÓN

exodopodcast SPOTIFY

exodopodcast IVOOX

exodopodcast YOUTUBE

«Las dimensiones tienen que ver con la percepción, no es que te vayas a otro lugar, es mucho más simple. Cuando escuchas música, una canción determinada, de repente te trasladas a ese momento y sensación particular. Lo mismo que le sucede al fan del artista que se sumerge entre la multitud de un concierto. Igual para el seguidor de un deporte que llega a la final y entra en el campo, conectando con ese furor ambiental. Es la concreta atmósfera de paz que subyuga a los creyentes cuando están dentro de una iglesia. En cada caso se está habitando otra dimensión, celebrando una sensación que será imposible de percibirse por aquellos a quienes no les gusta la música el deporte o la religión» – Alexandro Energys Éxodo Podcast.

La «cuarta dimensión» es el puente que conecta la tercera y la quinta dimensión. La opción previa a definirse, para el desempeño concreto de una actividad. Significa la oportunidad de la voluntad que «decanta la balanza» hacia un lado u otro. Se trata de un espacio de doble dirección, en donde se elige libremente.

La «cuarta dimensión» es donde la voluntad consciente muta la realidad en la que participamos con nuestra presencia. Es el lugar donde determina cada uno su autenticidad, impulsándose hacia el existir a plenitud de facultades o situarse en el vivir una vida miserable centrada en intentar sobrevivir para «ganarse la vida» rodeado de miedo y angustia e inseguridades. Es en esta circunstancia que definirá el devenir y el acontecer donde órbita la sabiduría innata del ser humano que, desde la honestidad y el coraje, expresa su identidad favoreciendo el libre albedrío.

La «cuarta dimensión» es un lugar etéreo, porque es donde radica la consciencia pura. Siempre estamos en la cuarta dimensión, antesala de la tercera o la quinta. Antes de que la acción surja y se manifieste, justo cuando las actitudes se convierten en conducta y devienen actos y situaciones y acontecimientos. La diferencia entre ambas dimensiones está en que sólo una nos permite crear. Únicamente en quinta ¡somos artistas!

La «cuarta dimensión» es la antesala de nuestra vida. A su vez, es el punto de partida de la historia de nuestra civilización. Es un lugar que no puede conquistarse o dinamitarse. El espacio que nadie te puede arrebatar por mucho poder y armas que tenga. Es patrimonio exclusivo de cada hombre y mujer, igual que la herencia genética impresa en el ADN.

La «cuarta dimensión» te lleva a dos realidades muy diferentes. En la tercera, la mayoría son actores y actrices interpretando un rol predeterminado. Apariencias suscritas por la actuación que detalla el guionista. Son pocos los que escriben sobre el personaje que debe actuarse, pero muchos menos, los que dirigen las películas que se proyectan en el teatro de la vida preconcebida que traiciona la soberanía individual. Tan solo unos pocos producen el proyecto de la vida falsa y engañosa que, únicamente desde la posición que nos permite acceder a la mejor versión de uno mismo, sucede, legítimamente, que la emancipación prevalece al margen de cualquier tipo de influencia externa. Porque la cuarta dimensión equivale al inicio de la voluntad consciente que expresa lo genuino del ser ern el espacio y el tiempo.

El protagonista de la quinta dimensión, siempre es uno mismo. Mientras que los protagonistas de la tercera dimensión, son todos los demás. Cualquier forma de influencia externa que excluya la gestión intransferible y particular de la consciencia pura implica tercera dimensión. La vida miserable o la existencia humana a plenitud de facultades son dos opciones distintas que dependen directamente del renunciar o del potenciar la cuarta dimensión donde se origina la vida auténtica. Rendirse a esta posibilidad es fallecer. Vivir una vida insulsa, vacía de energía y vibración, exenta de consciencia y verdad, amor y belleza, alegría y libertad.

La conciencia, es el conocimiento de la propia existencia.. ¡de manera parcial! La con-ciencia está suscrita a la ciencia. Está concebida desde la racionalidad. Se trata de una creación de la mente para la lógica de la razón. Nunca es la consciencia pura que nos conecta a la fuente universal del cosmos.

Los pensamientos son ideas y conocimientos insertados en la mente, igual que un dispositivo electrónico al que se le instalan aplicaciones. El ciudadano tiene una visión del mundo y la vida que es resultado de la educación oficial, de la programación cibernética, de la propaganda mediática, de la jurisprudencia del Estado y sus gobiernos, que sirven para el adoctrinamiento que desde el Sistema perpetúa la autoridad. Por lo que la consciencia «del sí mismo» está alterada y se modifica con presión y mecanismos sutiles de ingeniería social.

Se ha manipulado desde la infancia. Se sigue condicionando desde la dictadura digital. Los algoritmos imponen los criterios de sus desarrolladores y diseñadores de algoritmos, a través de la informática y la tecnología que dicta una élite con oscuros intereses, cuya perversidad está demostrado que su objetivo es anular la esencia genuina de los individuos que componen la población mundial en favor de un globalismo totalitario.

La con-ciencia es el conocimiento personal de una cosa determinada, como un deber o la obediencia a una ley o reglamento. Sin embargo, la consciencia, jamás puede relacionarse con una persona que se viste de ego. Las «personas» son autómatas que llevan la armadura del Sistema. Una armadura provista de prejuicios implantados por etiquetas y creencias populares. Tendencias organizadas para confundir y desorientar, además de enfrentar a colectivos, separando a la gente que puede tener puntos en común saludables y afinidades para el acuerdo pacífico.

La CON-S-CIENCIA siempre es responsable. Se sitúa en el lado de la balanza donde están los sentimientos y las necesidades, en vez del lado de las emociones y los deseos. Promueve las destrezas y habilidades particulares, en vez de copiar y repetir los vicios de otros y los errores de un tipo de relaciones tóxicas, que afectan negativamente a la fraternidad.

Mientras la con-ciencia es la capacidad de reconocer la realidad circundante y de relacionarse con ella, la consciencia es la capacidad de ser completamente «uno mismo» y observar, más allá del árbol, para sentir y percibir la vida auténtica. De manera que se contempla la amplitud del bosque y se actúa en base a la propia convicción, así como el propósito vital y el proyecto existencial que reflejan el carácter del ser humano.

Básicamente, la con-ciencia es el conocimiento inmediato, además del comportamiento «lógico» que el Sistema ha estructurado y la mayoría de personas realiza de forma predecible y automática. Jamás equivale a la conducta espontánea y natural que confecciona la consciencia. Porque en la consciencia, hay un libre acceso a la sabiduría. Una conexión a los dones naturales que nos vincula a los talentos que le son propios a cada uno de individuos ¡individuos que son indivisibles! Pero la ciencia de la ingeniería social que se ha aplicado por décadas para el control mental, ha logrado tergiversar algo tan simple y obvio, de manera que la población mundial, se identifica con espejismos que ingresan a los ciudadanos en una permanente cárcel planetaria.

¡Hechizados por las ilusiones del Sistema!

Somos energía que habita cuerpos físicos. Almas encarnadas en seres humanos, cuya finalidad es disfrutar de la vida en el plano físico. Sin embargo, esto se ha visto afectado por el temperamento materialista y el exceso de tecnología que conecta los cuerpos a las máquinas y el Internet «de las cosas». El transhumanismo, más allá de reparar una discapacidad, es un error abominable que convierte al ser humano en una extensión de la red igual que una IP. Dado que el individuo es un ente indivisible y, pretender conectarlo a otra cosa que no sea la energía y el órgano natural, resulta un artificio de consecuencias nefastas.. es ahí donde todavía siguen presos la mayoría de los hombres y las mujeres: en el laberinto de la ignorancia.

Como almas que se encarnan en cuerpos físicos, la tarea consiste en dotar al trayecto existencial del sentido y la utilidad suficiente durante el paseo por la Tierra. Dotarlo de una función estimulante y enriquecedora que nada tiene que ver con la ficción jurídica del sistema actual corrompido por unas élites. Una serie de entidades de inteligencia avanzada, torpes en el amor, que se sitúan detrás de los organigramas de las grandes corporaciones industriales y los organismos internacionales.. ¡para mover los hilos!

Desde largos siglos atrás, el habitante del planeta ha estado arrinconando su vibración, así como el amor incondicional y la fraternidad, la virtud humana y la ética de la verdad, además del afecto y el respeto que genera empatía y bien común. Pero sobre todo, se ha marginado el compromiso con la responsabilidad, en favor del egoísmo y la competición, la codicia y la insensibilidad, la violencia y la crueldad que embrutece nuestra humanidad.

Las almas de nuestro planeta, visten «el avatar» del cuerpo para saborear la experiencia de los sentidos físicos. ¿Qué sentido tiene trasladarse al metaverso?…

La especie humana ha sido incapaz de convivir en armonía con sus miembros y la Tierra. Intentar trasladarse a Marte o instalarse en la Luna, es continuar dando prioridad a lo material, en vez de lo espiritual. Despertar la vibración del alma es activar una sociedad que se mejora a sí misma desde la base, sin restricciones ni interrupciones.

La presencia del metaverso es la moraleja del fracaso de nuestra especie. Se penetra en este espacio de realidad virtual para experimentar. Sin embargo, este espectacular viaje del ser humano, empezaba con el alma que se vestía de cuerpo humano para experimentar en la Tierra. Pero los principios humanistas y la armonía convivencial han brillado por su ausencia.

Se escapa a un mundo extendido, aumentado, paralelo, que no representa a la verdad de nuestro planeta. Esto que se avecina, simboliza perfectamente, tanto el fracaso, como el error de los primeros usuarios del espacio cibernético.


-- Descargar artículo UTILIDAD Y SENTIDO DE LA CUARTA DIMENSIÓN as PDF --


Por CIUDADANO COSMICO

Método NACIÓN GLOBAL ENERGYS es un movimiento de innovación social que parte de la base de la sociedad civil y se convierte en el acimut comunal. Surge de la necesidad de recuperar los principios humanistas que el actual Sistema ha extirpado de la vida cotidiana. Su finalidad, además de recuperar la libertad y la dignidad de los seres humanos, es promover el empoderamiento ciudadano que viene determinado por conceptos como “aunar esfuerzos" y "vibrar en la misma frecuencia", así como la "economía de cooperación” y la “anarquía del alma” que se concretan en La Agenda Ciudadana para la Armonía Planetaria, de la cuál el Programa de Humanidades ÉXODO Podcast es su altavoz, al igual que las canciones de consciencia del género musical Rockaware que compone e interpreta el artista Ol Sasha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.