ENSEÑANZA

Admitamos que la escuela de hoy no sirve para los niños y las niñas

Teniendo en cuenta la nueva circunstancia económica surgida a partir del 2008, que afecta a todos los países y que define un nuevo panorama mundial, la educación que se enseña en los colegios y las aulas no tiene mucho sentido. Si algo ha demostrado la crisis que se vive en todas las ciudades del planeta es que se trata de una situación crónica, es decir, una nueva realidad. Nadie puede definir cómo será la sociedad de la segunda mitad del siglo 21.

En la escuela transmiten la mentalidad del empleado que trabaja para el rico. No nos entrenaron para activar una mentalidad que nos permita ser los dueños de nuestro propio negocio. El propio sistema de negocio académico se caería si las personas no acudieran en masa a las universidades, si no se inscribieran a los Máster y terminaran complicados Doctorados que alimentan la falsa idea de que cuanto más grande es el título más alto es el salario. Esto es rotundamente falso. Si quieres SER RICO (entorpecer el flujo de tu energía cósmica y embrutecerte tu alma con la indecencia y la indignidad), debes jugar con las reglas de los ricos, porque los ricos son quienes hacen las reglas del juego y la mayoría de leyes que esclavizan a la población. Las leyes están escritas por la Jefatura Negativa para beneficiar a los componentes de las Jefatura Negativa. La escuela no enseña cómo ocuparnos de nuestros propios dones y talentos. Nos enseñan a ocuparnos del correcto funcionamiento de los negocios de los ricos como perfectas piezas del engranaje de la maquinaria del Mecanismo Económico.

No se puede resolver el futuro que viene con el velo de la incógnita mediante métodos antiguos que valían para el siglo XX. Estamos viviendo otra era, una nueva concepción dela manera de ser y estar en el planeta que implica nuevas formas de desempeño laboral y de relaciones interpersonales cuya prioridad debería ser la comunión de las almas y la conciencia de unidad.

A los niños y las niñas de hoy ya no se les puede engañar. No se creen la historia que nos contaban a nosotros “Si estudias mucho y obtienes buenas calificaciones y te especializas a través de una carrera conseguirás un empleo estable”. No es cierto. Ninguna titulación garantiza el trabajo. ¿Cuántos médicos son taxistas?…

El sistema de educación actual fue diseñado, concebido y estructurado, para una época que se quedó atrás. El modelo tradicional del siglo XX ya no sirve. Antes de la mitad del siglo IXX, durante la revolución industrial, en la etapa de la cultura intelectual de la ilustración, no había educación pública obligatoria para todo el mundo. La posibilidad de una educación gratuita, pagada con los impuestos del pueblo, partió con la siguiente premisa: los niños y las niñas pobres son incapaces de leer y escribir, ¿por qué perder el tiempo con ellos? Y se crearon dos niveles o líneas de acción para determinar dos perfiles laborales: los académicos y “los otros”.

La estructura social de entonces y las suposiciones sobre la capacidad de las personas, filtró el modelo intelectual de la mente, el cual proporciona la idea de que la verdadera inteligencia deriva de la capacidad de razonamiento deductivo y un conocimiento amplio de la cultura clásica, en resumen: lo que se denomina como la capacidad académica. Así se marcó una línea divisoria y excluyente entre las personas académicas y las NO-académicas, por consiguiente, entre quienes se licencian con una titulación y los demás a los que se margina. La consecuencia de semejante planteamiento es que muchas personas brillantes y con dones suficientes para enriquecer con su aporte a la sociedad creen que no sirven o son inútiles, y a menudo se convierten en inadaptados al no encontrar su lugar estratégico en la sociedad.

Muchas personas han sido evaluadas siguiendo un concepto no apto para evaluar su talento. Este modelo de los académicos y los No-académicos ha causado un daño irreversible.

¡Es tiempo para detenerse y reflexionar!

LA EDUCACIÓN DEL SISTEMA ES UNA AGRESIÓN A LA VOCACIÓN CÓSMICA

Enseñanzas desde el alma y aprendizajes desde la energía cósmica

La vocación cósmica es incompatible con las normas del sistema de educación actual, sin embargo, es lo que está demandando la raza humana que sigue su proceso evolutivo en una civilización que se ha estancado en patrones obsoletos.

La capacidad innata del ser humano para utilizar el tercer ojo, en vez de incrementarse desde la cuna, se deteriora al ingresar en las escuelas y conforme avanza la edad y el nivel de estudios aumenta, de manera que el resultado es la anulación de la conciencia alerta que queda sepultada por gran cantidad de escombros (cosas aprendidas que no sirven para casi nada, si no es la obediencia al Sistema).

El tercer ojo permanece abierto durante el jardín de infancia y va empequeñeciéndose al tiempo que aumenta la presión de la educación (adoctrinamiento). Ante la posibilidad de enseñar desde el alma y aprender desde la energía cósmica, la realidad de las escuelas de hoy (inútiles para los niños y las niñas de mañana), sucede que persiste la ampliación en los grados de complicación, ensanchándose la distancia entre la verdadera esencia que no la constituye la mente (lo hace el alma) y las personas orquestadas que se logran fabricar según los requerimientos del Sistema.

Debería de ser al revés, debería de existir una estrategia para facilitar el abrazo por dentro en vez de obligar a los seres humanos a enfundarse en armaduras de metal que encajan a la perfección como engranajes de la maquinaria del Mecanismo Económico. Si fuera de otra manera, no estaríamos obligados a re-nacer (despertar), porque lo que se hace es arrullar a un sueño hipnótico que niega los dones y los talentos personales.

Lo lógico sería empezar no siendo muy despiertos e ir progresando hasta la toma de conciencia que nos libera de los reducidos cinco sentidos y la preponderancia del cerebro, es decir: pasar de buenos a mejores desde un sentir universal. Pero la influencia del modelo académico del siglo IXX ha coartado la vocación cósmica del niño y la niña creando hombres y mujeres perfectos para robotizarse en la sociedad de consumo que ejerce la Jefatura Negativa mediante el Mecanismo Económico.

Los exámenes obligan, excluyen, seleccionando a los que no podrán ser “autómatas de la sociedad” y a ese grupo se lo rechaza y arrincona con la etiqueta de rebeldes o inadaptados. El estudiante que no alcanza la nota media, es considerado No Apto para formar parte de la sociedad adulta. Cuando no se hacen las cosas de una manera concreta, esa persona tiene problemas y es tildado de anormal y problemático o conflictivo (al desafiar la autoridad que lo limita). Pero, ¿qué significa ser “normal”? ¿Por qué se condena al que por algún motivo es diferente? La singularidad de cada persona es su mayor tesoro, y tiene que ver con la expresión de su energía cósmica. Nos pasamos diez o más años en la escuela escuchando que solo hay una manera de ser y estar en el mundo. ¡No es cierto!

Dibujo emblema de Ol Sasha


-- Descargar artículo ENSEÑANZA as PDF --


Una respuesta a «ENSEÑANZA»

Escuela tiene que dar pronunciado cambio y adaptar no ya intelecto sino cualidad de vida, enseñar junto naturaleza y cosmo, dimensionalidad del Ser tal preconizaba Maria Montessori, Rosseau,Yaco Abdala,Ellyn Cddy,RUdolf Steiner y más contemporáneo: Alex Abadal Lienas con su propuesta Método ENERGYS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.