TRABAJO

DIFERENCIAS entre TRABAJO y OCUPACIÓN VITAL

Una cosa es el TRABAJO y otra muy distinta es LA OCUPACIÓN VITAL. El Trabajo es obligado, requiere de un esfuerzo y te suele cansar bastante. La Ocupación Vital es aquello que realizas con una sonrisa, una actividad que disfrutas y no te aburre nunca. La ocupación vital es desplegar los dones y talentos, por el contrario, trabajar es limitar el desarrollo de las potencialidades humanas a cambio de un salario. Trabajar es alquilar nuestro tiempo para obtener ingresos. La Ocupación Vital se realiza con agrado, a pesar de que no exista la ganancia económica.

Un trabajo es ir al puesto laboral, es desempeñar un empleo en un sector que seguramente nada tiene que ver con las propias habilidades naturales y las destrezas naturales de cada ser humano en particular.

La ocupación vital es un conjunto de actos que van en armonía con nuestra esencia y se desarrollan al margen del reloj y del calendario.

Dispositivo ENERGYS facilita que se generen ingresos a partir de los DONES y TALENTOS.

El actual Sistema seguirá triunfando y se perpetuará hasta el infinito, a menos que cada ciudadano alcance el empoderamiento del alma. ¡EL ÉXITO DEL SISTEMA ES LA RUINA DE LA RAZA HUMANA! – Alex Abadal Lienas

Las actividades verdaderas serán imposibles si nos desconectamos de nuestras necesidades esenciales

El  trabajo es la ejecución de tareas que implican un esfuerzo físico o mental que tienen como objetivo la producción de bienes y servicios para atender las necesidades humanas, por consiguiente, es la actividad a través de la cual el hombre y la mujer obtienen sus medios para la subsistencia. Pero… ¿por qué se necesita pagar por vivir en el planeta dónde hemos nacido?

El precio de un producto o servicio debería estar sujeto a la cantidad de trabajo que lleva incorporado, pero la realidad demuestra que esto no se cumple; por ejemplo, hay bolsos similares que conllevan el mismo trabajo y sin embargo, no tienen el mismo precio. Todo por una marca, y cuando la adquisición del objeto se realiza en una tienda de lujo, eso constituye otro incremento en el precio. La publicidad encarece los productos, pero también los desvirtúa mediante la exposición de falsedades.

Vivimos en una sociedad centrada en el consumo, con una mentalidad materialista poco dada a la espiritualidad y a determinar el valor sensato del trabajo. Para entender el concepto de felicidad, es necesario analizar el sentido de satisfacción de la actividad que garantiza el sustento a la persona que percibe un salario a cambio de su esfuerzo. Los conocimientos, la habilidad, la experiencia, son elementos fundamentales que deben conjugarse, pero también la bondad del acto y el placer que transmite su desempeño, algo que puede ponerse en duda en el caso de las fábricas de armamento bélico.

Cada trabajador suma con su aporte personal. Hay que prestar atención tanto a la actividad como a la intención para la cual la actividad es llevada a cabo, y el amor con el que se desarrolla dicha actividad. Pero el Sistema que hemos inventado no considera “personas” a los empleados. En el organigrama no están los nombres personales. Figuran los cargos, el diseño de los puestos, las funciones, las responsabilidades. Las personas son números. Seres sin identidad (intercambiables entre sí). Obreros que ejecutan los manuales y siguen las normas establecidas sin posibilidad de aportar valor añadido. La prioridad de lo industrial ha matado lo que de artesano del alma tiene la actividad laboral.

No es lo mismo lo público que lo privado. El trabajo autónomo productivo (profesiones liberales o freelance), ha crecido significativamente durante los últimos cincuenta años (más allá del trabajo informal de supervivencia). Esta opción se ha convertido en símbolo de independencia y libertad.

El trabajo está esencialmente relacionado con la creación y el uso de herramientas, y por lo tanto, relacionado con la técnica y la tecnología, así como con el diseño de los procedimientos de gestión del trabajo. En un sentido amplio, el término empleo se utiliza como antónimo de desempleo y designa todo trabajo por el cual se genera un ingreso económico.

La esclavitud está presente en el Sistema que hemos inventado

La naturaleza colectiva del trabajo «humano» es un complejo sistema de relaciones sociales que conforma el Sistema de nuestra civilización actual.

Cada grupo (célula social) desarrolla un tipo específico de relaciones interpersonales para atender la actividad laboral que impacta decisivamente en las características de la sociedad y en la cultura y forma de vida de sus habitantes. La constitución misma de la humanidad como especie social está vinculada al desarrollo de relaciones cooperativas en el trabajo.

A partir de la segunda mitad del siglo XIX, gracias a la aparición de la democracia y el sindicalismo, la esclavitud fue disminuyendo pero la verdad es que nunca ha llegado a desaparecer completamente.

Cada ciudadano suma con su aporte personal. Hombres y mujeres tienen la responsabilidad de aportar a través de sus dones y talentos un valor añadido a la sociedad. No somos piezas que puedan reemplazarse sin más, pero los organigramas dan prioridad a las cadenas de montaje de lo industrial. Se mata lo artesanal y toda manifestación creativa individual. Se estandariza y, desaparece la esencia característica de lo singular.

Sin embargo, la actividad laboral no tiene únicamente el esquema que impone el actual Sistema que condiciona a los habitantes de un planeta marcado por el capitalismo que prioriza el consumo para asentar el Mecanismo Económica por encima de cualquier otra cosa.

Felicitamos a los ciudadan@s cósmic@s que entienden la voluntad consciente que dignifica a cada ser cuando expresa su verdadera naturaleza.

Si el trabajo es la ejecución de tareas que implican un esfuerzo físico o mental, y que tienen como objetivo la producción de bienes y servicios para atender las necesidades humanas, a su vez, se afirma que es la actividad a través de la cual se obtiene la manera de subsistir. Pero el esquema de nuestra época refleja que se vive para trabajar, y no para desempeñar tareas de utilidad que sumen a la comunidad. Solo unos pocos viven en la ociosidad, gracias al trabajo de los demás, como auténticos parásitos despiadados. ¿Dónde queda la concepción de la vocación? ¿Dónde está la consciencia de unidad? ¿Puede haber fraternidad en el mundo laboral? O tan solo, una condena permanente hacia la competencia brutal que embrutece a quienes participan en la actividad?

¿Cómo quiero que sea mi futuro?

Desde la cuna nos adoctrinan, alimentándonos de información que ahoga la creatividad, sin alentar la confianza en nosotros mism@s. Confiar en uno mism@ o estar seguro de quién soy y a dónde voy es tildado de prepotencia o arrogancia por parte de grupos con intereses oscuros. Defienden la necesidad del trabajo duro y asfixiante, del sacrificio y el sufrimiento, el conformismo y la resignación ante las circunstancias de la vida (que provoca el Sistema). Suelen afirmar que soñar es absurdo. Están convencidas que todo lo que no sea estudiar una carrera para obtener un título y conseguir un empleo (y un seguro de vida y una pensión para la vejez) es un acto de locura o un comportamiento inmaduro.

Las actitudes y los comportamientos, tanto como las habilidades y los conocimientos, suelen llevarnos a un círculo cerrado de rutina que designa una serie de acontecimientos que se convierten en la zona de confort. Pero hay que ampliar la visión del mundo; viajar a otros países, descubrir otras culturas, aprender idiomas, disfrutar de nuevas sensaciones, enriquecerse con otros puntos de vista, hacer nuevas amistades, en síntesis, abrir las puertas del alma para que penetre aire fresco en la rutina que logrará enriquecer nuestro existir. Observar. Experimentar. Reflexionar. A muchas personas esta aventura les apasiona y, por el contrario, a una gran mayoría de la población mundial los asusta cualquier tipo de cambio.

El diseño del Sistema, por parte de la Jefatura Negativa (entidades de inteligencia superior que son muy torpes en las cuestiones del amar y la fraternidad). Personas cuya actividad consiste en hacer que los demás trabajen para ellos, en algunos casos, hasta la explotación. La esclavitud está presente en el Sistema que rige hoy las cosas de la Tierra.

Son grupos mundiales de presión al ciudadano común que utilizan a sus aliados (prensa, publicidad, propaganda, legislación del gobierno) para difundir una serie de creencias que la gran mayoría de la población asume y practica sin cuestionarla porque está permanentemente anestesiada. ¿Te gusta ser esclav@?

Corporaciones Industriales, Sociedades Secretas, Religiones, Partidos Políticos, Naciones, Estados, todos tienen una concepción muy similar: no quieren que el individuo sea sabio, porque cuando el ser humano es consciente de su sabiduría ya no puede ser oprimid@. Cuando las personas desarrollan su inteligencia, no pueden ser manipulad@s. Estos grupos institucionalizados del Sistema quieren seguir forzándonos a vivir mecánicamente.

La libertad viene de la sabiduría. Pero los “poderosos” no quieren que seamos libres. Para la Jefatura Negativa si tú eres demasiado inteligente te vuelves peligroso para SU Sistema y para la estabilidad de todos los miembros ocultos en las sombras del poder.

¿Quieres seguir siendo un siervo@ del Sistema?

Aspira vivir en libertad. Una persona que ha despertado (tomado conciencia) y descubierto el potencial de su sabiduría (energía cósmica) es fuego viviente y luz esclarecedora para los demás ciudadan@s cósmic@s. La generación cósmica no se vende ni regala su vida.

Encuentra el punto donde encajas en NACIÓN GLOBAL ENERGYS – El Proyecto SOCIEDAD CÓSMICA.


-- Descargar artículo TRABAJO as PDF --


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.